23-05-2016 Noticias NFL Primero y Diez.com

Noticias NFL Primero y Diez.com

¿Cómo mantendrá el buen nivel la defensiva de los Denver Broncos?

Jorge Tinajero

mayo 16, 2016

No hay comentarios

742 Vistas

Destacado, Noticias de la NFL, Offseason NFL 2016

Es bien sabido a estas alturas del año que la defensiva de los Denver Broncos perdió piezas muy importantes en la Agencia Libre, especialmente salieron dos jugadores que fueron desarrollados en el equipo, quienes llegaron a un nivel tal que pareciera que serán muy extrañados.

Estas bajas sin duda pudieran afectar lo mostrado la temporada pasada por el equipo y hacer que sus fans se olviden de toda esperanza por ser contendiente este año, a menos que el Head Coach Gary Kubiak transforme su ofensiva en el Offseason, lo cual no parece tarea fácil por el tema de su Quarterback y la nueva línea ofensiva rumbo al 2016.

Las dos piezas a las que me refiero son el DE Malik Jackson y LB Danny Trevathan, quienes llegaron a ser tan importantes en el esquema defensivo de Wade Phillips que muchos coinciden que su ausencia en la defensiva de Denver podría afectar a la unidad y convertirse en un cuadro sencillamente bueno y dejando atrás la excelencia que lograron en 2015.

Jackson fue seleccionado en la quinta ronda del Draft 2012 y Trevathan en la sexta ronda en ese mismo año. Ambos fueron desarrollados bajo el mando de John Fox y Jack Del Rio en el sistema defensivo 4-3 donde Trevathan destacó pronto y fue tomando mayor participación en el terreno de juego gracias a su agilidad para quitarse bloqueos y buena cobertura de pase, que es algo que en lo personal considero que será difícil de conseguir. En cuanto a Jackson, su rol fue situacional y aunque no lo hacía mal, siempre tuvo la sombra de otros pass rushers encabezados por Von Miller. Al final creo que fue uno de los jugadores que se vieron más beneficiados por el cambio de esquema defensivo que implicó la llegada de Phillips y la realidad es que lo hizo muy bien como Defensive End 3-4 gracias a su estatura, la longitud de brazos y fuerza, que le ayudaron para mantener su mirada sobre los linieros y en el balón, convirtiéndose así en pieza importante tanto para detener el juego terrestre como para presionar al QB y batear balones en la línea de golpeo.

 

¿Cómo sustituirán a Danny Trevathan?

Pensando en números, Trevathan tuvo 73 tackleadas en 15 juegos, donde además consiguió dos intercepciones, seis pases defendidos y contribuyó al marcador con un touchdown. Se ve complicado pensar que alguien pueda tener esos números, pero sabiendo lo que lograron con este linebacker, no me resulta difícil de creer que alguien viene atrás progresando en sus habilidades.

John Elway no seleccionó a ningún linebacker en el más reciente Draft y menos contrató alguno vía Agencia Libre. Parece que confía mucho en el personal actual y entre los jugadores de la posición dentro del roster actual están Corey Nelson y Todd Davis, quienes tuvieron actividad el año pasado, incluso Davis comenzó como titular dos juegos el año pasado cubriendo lesiones de Trevathan y Brandon Marshall. En cuestión de números no pondría mis esperanzas en ellos cuando Davis logró 11 tackleadas y Lerentee McCray únicamente siete. Claro que esto va en relación a la cantidad de jugadas en las que participaron pero si esta defensiva tuvo problemas para remplazar jugadores fue en la posición de safety donde se notaban las ausencias de Darian Stewart y TJ Ward.

La estrategia es clara; Brandon Marshall continuará siendo clave en esta defensiva y potencialmente volverá a terminar como el líder en tackleadas, mientras que la otra posición de linebacker central estará basada en mucha rotación hasta que un jugador destaque entre los demás. No me sorprendería ver también entre ellos a Zaire Anderson viniendo del Practice Squad.

 

¿Cómo sustituirán a Malik Jackson?

Malik Jackson deja un gran hueco. El año pasado logró 34 tackleadas, 5.5 sacks y siete pases defendidos desde la línea de golpeo (el cuarto en el equipo solo detrás de Aquib Talib, Darian Stewart y Bradley Roby) y jugó como titular en todos los partidos de la temporada 2015 incluyendo Playoffs, además de ser pieza importante en el Super Bowl 50. A pesar de ello, creo que Denver buscó jugadores con características más apegadas a la posición de defensive end 3-4 y el hecho de contar con grandes pass rushers, incluso Shane Ray y Shaquille Barrett viniendo de la banca, hace que las líneas defensivas se preocupen más por ellos que por los linieros defensivos. Esto ayudó a Malik a jugar mucho tiempo enfrentando a un sólo bloqueador. Eso seguirá ayudando al siguiente en turno.

En temporada baja, los Broncos contrataron al DE Jared Crick de Texans y en el segundo día del pasado Draft NFL 2016 seleccionaron al DE Adam Gotsis de Georgia Tech, quien tenía un valor de quinta a sexta ronda en la mayoría de los boards de analistas, pero no en el de John Elway.

Ambos jugadores se suman a Derek Wolfe y potencialmente a Vance Walker quién tuvo rol de backup pero que cuando ingresaba a jugar conseguía hacer su trabajo. El puesto titular del lado opuesto a Wolfe bien podría estar en disputa entre Walker y Crick mientras Gotsis trabaja en su adaptación y desarrollo en la NFL.

Veo, igual que en la posición de linebacker, que el peso para remplazar a Jackson caerá sobre la buena rotación que tengan. Me gustaría ver a Kenny Anunike si las lesiones se lo permiten. Este jugador cuenta con características físicas que podrían ayudarle en la posición y no me sorprendería si tiene participación en la rotación en algún momento de la temporada.

 

¿Cuál es la mayor debilidad de esta defensiva?

Sin duda diría que los safeties. Y no porque Darian Stewart y T.J. Ward sean el problema. Mejor dicho creo que la falta de profundidad en la posición y el trecho tan grande que existe entre la calidad de ambos jugadores y sus reemplazos. Stewart jugó 13 encuentros como titular y Ward en 12, terminando a pesar de ello como el tercer mejor jugador en tackleadas. Tanto Josh Bush como  Shiloh Keo tuvieron actuaciones decentes, pero no de la calidad que aportaban los titulares y hay que mencionar que el mejor safety viniendo de la banca, David Brutton, quedó fuera todo el año tras una lesión y no contarán con él en la siguiente campaña por firmar con Washington como agente libre. Un ejemplo de lo que digo fue aquel encuentro ante Steelers en temporada regular donde no jugaron los titulares y terminaron permitiendo más de 30 puntos, la mayoría en la segunda mitad. Otro ejemplo fue el segundo tiempo de la Final de Conferencia cuando Stewart y Ward salieron lesionados y por poco termina el juego en tiempo extra.

En temporada baja recontrataron a Keo pero en el Draft gastaron dos selecciones para ayudar a la posición; Justin Simmons en la tercera ronda y Will Parks en la sexta, quienes serán los encargados de ayudar a mejorar la defensiva secundaria y contribuir en diferentes paquetes defensivos que Wade Phillips suele ocupar en su estrategia. Salvo una sorpresa, Simmons será quién tenga mayor participación en la temporada 2016 sabiendo cubrir buen terreno de juego y dejando a Ward más libre para detener el ataque terrestre.

 

¿Qué debemos esperar de esta defensiva en 2016?

Me parece que lo que buscó John Elway contratando a Gary Kubiak es darle mayor peso a la estrategia y a los esquemas ofensivos y defensivos que a la dependencia de buenos jugadores. Claro que tener a Von Miller o Chris Harris, por mencionar ejemplos, hace la diferencia. Mi punto es que en esta liga donde no puedes asegurar por mucho tiempo al mismo personal base, debes buscar que el siguiente hombre en la posición haga su labor y cumpla una función similar a lo que hacía el jugador que ocupaba ese lugar.

La defensiva seguirá con la mayoría del personal del año pasado y, lo importante por el momento, con el sistema que los llevó a ser campeones del Super Bowl una vez más. Será el segundo año del staff de entrenadores con mayor cantidad de jugadores que se ajustan a lo que necesitan por lo que creo que no deberían tener una estrepitosa caída. Al contrario, este grupo ahora cuenta con más experiencia y sobre todo mucha juventud. Aqib Talib y DeMarcus Ware son los únicos jugadores en el roster que tienen 30 años o más (Britton Colquitt tiene 31 años y parece que sus días están contados en el equipo). Esperen mejores cosas de este equipo en 2016 aunque la competencia será mayor, comenzando en la división.

“El mejor partido jamás jugado”. El juego que lo cambió todo

Oscar Aguileta

mayo 16, 2016

1 Comentario

2.943 Vistas

Destacado, Historia de la NFL

La popularidad de la NFL en nuestros días es increíble, una verdadera industria se ha desarrollado a través de ella, ridículas cantidades de dólares son invertidos por tan solo un segundo de publicidad en el Super Bowl. La NFL ha logrado exprimir su producto al máximo y aun en el Offseason es capaz de seguir entreteniendo y ganando dinero a través de sus eventos como el Scouting Combine, la Agencia Libre, la revelación del calendario y por supuesto el Draft.

Pero todo este imperio que han logrado construir se lo deben a un partido en particular, un juego donde el football logró poner en entredicho el debate por el pasatiempo americano favorito, poniendo las cartas sobre la mesa ante el que ese momento era considerado El Rey; el baseball. Aquél juego fue el campeonato de la NFL de 1958: “The Greatest Game Ever Played”, el juego que lo cambió todo.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, el mundo sufrió de una tensión con la Guerra Fría y también incrementó la tasa de natalidad, dando lugar a lo que se conoce como  la generación de los ‘Baby Boomers’ durante los años 50. Por otro lado, en el contexto tecnológico los televisores se popularizaron en los hogares americanos y la NFL rápidamente adoptó dicha tecnología para incrementar la popularidad de su liga para poder competir contra la MLB haciéndole frente como el pasatiempo americano por excelencia.

En 1958 se disputó la temporada número 39 de la liga, los Baltimore Colts dirigidos por el legendario coach Weeb Ewbank, ganaron la Conferencia Oeste con récord de 9-3. Los New York Giants por su parte, no tuvieron un camino tan fácil, pues en la última semana de la temporada regular tenían un juego de desventaja ante los Cleveland Browns, quienes tenían registro de 9-2 y solo necesitaban un empate para asegurar su pase al Juego de Campeonato (cabe recordar que el tiempo extra en temporada regular no existía en aquella época), mientras que los Giants necesitaban una victoria para aspirar a cualquier cosa.

Con una gran actuación de Pat Summerall, Kicker y legendario comentarista, los New York Giants lograron derrotaran a los Cleveland Browns 13-10 y forzaron un juego de desempate, el cual terminarían ganando 10-0 para colarse al Juego de Campeonato.

Los Giants eran un gran equipo, apenas en 1956 habían ganado el campeonato de la NFL, dirigidos por Jim Lee Howell, quien tenía como asistentes a dos de las grandes mentes de la próxima generación, Tom Landry como Coordinador Defensivo y Vince Lombardi como Coordinador Ofensivo.

No podía haber un mejor escenario, el legendario Yankee Stadium, el primer juego en ser transmitido por televisión a lo largo de los Estados Unidos, además de contar con 12 futuros miembros del Hall of Fame entre sus filas: Por los Giants estaban Rosey Brown OL, Frank Gifford RB, Sam Huff LB, Don Maynard WR, Andy Robustelli DE y Emien Tunnell DB. Los Colts entre sus cartas presentaban a Raymond Berry WR, Art Donovan DL, Gino Marchetti DL, Lenny Moore RB, Jim Parker OL y el gran Johnny Unitas QB.

Fue un partido bastante accidentado, ocho fumbles entre ambos equipos y una intercepción para Johnny Unitas. Pat Summerall abrió el marcador para los Giants 3-0, Alan Ameche corrió dos yardas para darle la ventaja a los Colts 7-3, posteriormente Johnny Unitas conectó con Raymond Berry un pase de 15 yardas para extender la ventaja de los Colts 14-3.

Ya en el segundo tiempo los Giants se acercaron 14-10 con un acarreo de una yarda por Mel Triplett, en el último cuarto el QB Charlie Conerly conectó un pase de 15 yardas con Frank Gifford para dejar a los Colts contra las cuerdas 17-14. Los Colts tuvieron dos intentos de respuesta pero en ambos se fueron sin puntos. Los Giants en cuarta y pulgadas por avanzar en su propia yarda 40 decidieron patear dejando a los Baltimore Colts en su propia yarda 14.

Johnny Unitas intentaría ejecutar una serie de dos minutos, la primera de ellas, cuando no se le conocía como tal. Iniciando con dos pases incompletos, Unitas logró conectar en tercera y diez con Lenny Moore para una ganancia de 11 yardas, posteriormente completó tres pases a Raymond Barry para una ganancia de 62 yardas y colocarse en la yarda 13 de los Giants. Finalmente, Steve Myhra conectó un gol de campo de 20 yardas para mandar el juego a tiempo extra.

Los jugadores de ambos equipos estaban a la expectativa de qué seguiría. El oficial pidió que un capitán de cada escuadra se acercara al centro del campo para realizar un volado que determinaría quién recibiría el balón para abrir el tiempo extra. Los Giants ganaron y fueron los primeros en tener posesión del balón, pero luego de un tres y fuera tuvieron que despejar, dándole oportunidad a Unitas quien, llamando sus propias jugadas durante toda la serie, ejecutó de manera magistral la ofensiva avanzando 79 yardas en 12 jugadas, siempre buscando el touchdown cuando solo necesitaba un gol de campo para ganar. Luego de una recepción de 6 yardas por Jim Mutscheller, quien no logró mantener el equilibrio y salió a una yarda de ganar, Alan Ameche le dio el campeonato a los Colts tras correr con el balón una yarda.

El juego había terminado, cientos de personas entraron al campo para levantar en hombros a sus ídolos luego de tan dramático encuentro, pero lo más importante es que 45 millones de personas a lo largo de los Estado Unidos habían quedado maravillados por el espectáculo de la NFL, había nacido un gigante, la NFL no sería la misma después de este partido.

La NFL nació como la conocemos aquel 28 de Diciembre de 1958, su popularidad aumentaría exponencialmente en la próxima década y se convertiría en el gigante que hoy es. Gracias a historias como la de este juego, las que estaban por escribir en Weeb Ewbank y Johnny Unitas, Vince Lombardi y su dinastía con los Packers, Tom Landry y el America’s Team, entre muchas otras, los millones de televidentes y seguidores de la liga, la NFL es el mejor producto de entretenimiento a lo largo de los Estados Unidos.

Roethlisberger – Bell – Brown, la tercia más explosiva de la NFL

Luis Obregón

mayo 19, 2016

No hay comentarios

981 Vistas

Destacado, Noticias de la NFL, Offseason NFL 2016

En la NFL existen equipos con gran potencial ofensivo, algunos de ellos por hacer excelentes planes de juego y ejecutar perfectamente su esquema y otros por la cantidad de talento que tienen a la mano. El caso de los Pttsburgh Steelers llama la atención debido a que sus tres principales playmakers son de lo mejor en liga; Ben Roethlisberger como Quarterback, Le’Veon Bell desde la posición de Running Back y Antonio Brown como Wide Receiver consolidan la que probablemente es la tercia más explosiva de la NFL.

Al inicio del Training Camp el año pasado, Roethlisberger hizo una declaración que pareció atrevida, diciendo que su equipo, esa temporada, podía anotar más de 30 puntos por partido. Incluso Jorge tinajero realizó un artículo al respecto que todavía pueden leer por acá.

Al final no lo lograron, quedándose en 26.4 puntos por partido, aunque en su favor se puede argumentar que en distintos momentos de la campaña hubo ausencias de varios de sus elementos ofensivos, ya sean los tres mencionados o el WR Martavis Bryant e incluso el RB suplente DeAngelo Williams.

El problema radica en que hemos visto poco de la combinación Roethlisberger-Bell-Brown, siendo la temporada 2014 la muestra de mayor tamaño e importancia para evaluar su potencial.

El año pasado esta tercia estuvo al mismo tiempo en el campo en sólo dos encuentros de toda la temporada, primero en una victoria sobre de los Rams, en un partido en el que sólo generaron 12 puntos y luego contra los Bengals cuando sufrieron una derrota en la que fueron capaces de generar sólo 10 puntos a la ofensiva.

A pesar de lo desalentadores que pueden resultar los anterior datos, los rasgos son realmente alentadores cuando pensamos que los tres jugadores están entre los tres mejores de toda la liga en sus respectivas posiciones. Basta con revisar lo hecho entre la semana 7 y 9 de la temporada 2014 en donde anotaron 124 puntos en sólo tres partidos, para luego sumar otros 101 de la 11 a la 13. Estas dos estampidas de puntos fueron sólo disminuidas en la semana 10 donde sufrieron una derrota ante los Jets anotando sólo 13 puntos.

Desde 2013, año en el que Bell llegó al equipo siendo la más reciente adición de la combinación, la tercia de jugadores ha estado presente en 31 encuentros, obteniendo un récord de 20-11. Lo que resulta curioso es que nunca han estado juntos en un partido de postemporada, lo que claramente ha afectado las aspiraciones del equipo al enfrentar a defensivas de alto calibre en enero.

Estando los tres presentes, los Steelers promedian 25.4 puntos por partido, cantidad bastante respetable y que suele ser suficiente para pelear la victoria. Simplemente es cuestión de que estén disponibles y que las piezas alrededor de ellos estén en sincronía para que esto resulte en una explosión.

 

¿Qué aporta cada uno al ataque de los Steelers?

Desde la llegada de Todd Haley a la posición de Coordinador Ofensivo en 2012, el ataque del equipo de Pittsburgh ha cambiado significativamente. La cantidad de talento que tiene a su disposición, además de los tres nombres centrales en este artículo, es por demás interesante y lo mejor es que ha sabido sacarle el mayor jugo posible.

Ben Roethlisberger aporta el liderazgo y la fuerza a esta triada, desde la posición de Quarterback le da una dimensión importante a su ofensiva. Con Haley dirigiéndolo ha madurado bastante y ha llegado a su mejor nivel. Aquellas características de aguantar los golpes y extender la jugada siguen estando presentes en su juego, pero ya no son la parte central del mismo; ahora, en cambio, ha desarrollado una gran anticipación y  el timing ideal con sus receptores, que sumado a su muy buena puntería, lo hacen letal.

En los últimos tres años Roethlisberger ha lanzado 81 pases de touchdown, de los cuales 31 han sido atrapados por Antonio Brown (más del 38%) y tres por Le’Veon Bell, por lo que juntos han atrapado casi el 42% de las anotaciones lanzadas por el Quarterback.

Le’Veon Bell es, para muchos, todo lo que debe ser un corredor en la era moderna. Un jugador con buena visión para correr entre los tackles, la velocidad suficiente para correr por fuera, excelentes manos para atrapar pases, inteligencia para identificar al defensivo extra al que tiene que bloquear en protección de pase e incluso tiene la versatilidad necesaria para alinearse como receptor creando duelos disparejos contra la defensiva en zona de goal.

Una de sus características más destacadas es su habilidad para cambiar de dirección de forma súbita casi sin perder velocidad, lo que provoca que los defensivos frecuentemente se queden con nada más que aire entre sus brazos al intentar tacklearlo.

La presencia de este corredor en la alineación ofensiva de los Steelers es clave para el éxito del equipo y hace que su ataque pase de ser muy bueno a ser prácticamente imparable.

Por su parte, Antonio Brown es el elemento más constante de esta tripleta. No se ha perdido ni un solo partido en los últimos tres años, de las seis temporadas que ha jugado en la liga, en cuatro ha superado las mil yardas y en los últimos dos años ha superado los 10 TDs.

Tiene un manejo de pies envidiable que lo hacen un gran corredor de rutas, además de poseer excelentes manos. Una de sus mejores características es que engaña perfectamente a los profundos en la parte más alta de su ruta mostrándoles que irá hacia un lado y cortando súbitamente hacia otro, lo que crea separación automática entre él y el defensivo.

Un dato interesante de resaltar es que los 31 touchdowns que ha atrapado Brown desde 2013 han sido lanzados por Ben Roethlisberger, lo que nos habla de un altísimo nivel de entendimiento, aunque también de una potencial dependencia.

 

Es casi un hecho que no hemos visto lo mejor de la combinación Roethlisberger-Bell-Brown. En la temporada 2016, salvo lesiones en el Training Camp, tendrán prácticamente todo a su favor para comprobarse de manera definitiva como la tercia más explosiva de la NFL.

Gerente de Bucaneros, motivado por Belichick para tomar a Aguayo

De NTX | Notimex – vie, 20 may 2016 4:29 p.m. EDT

Tampa Bay, EUA, 20 May (Notimex).- Jason Licht, gerente general de Bucaneros de Tampa Bay, aseguró que la elección del pateador Roberto Aguayo en la segunda ronda del Draft de 2016 fue motivada por el entrenador de Patriotas, Bill Belichick.

Luego de su paso como visor de talentos para Patriotas de Nueva Inglaterra, Jason Licht recordó una anécdota que lo inspiró a tomar al pateador de ascendencia mexicana Roberto Aguayo, ahora, como directivo de Bucaneros.

“En Nueva Inglaterra, Bill Belichik nos hizo a los visores hacer una lista de 53 hombres y nosotros teníamos ocho jugadores de los equipos de prácticas e incluso algunos en la lista de lesionados. Pero él quería que los ordenáramos del primero al último”, refirió.

Agregó que “ninguno tenía en su Top 10 al pateador Stephen Gostkowski. Después de que lo hicimos, Bill dijo: ¿Nadie puso a Gostkowski en su top 10? ¿Por qué? ¿Sólo porque es un pateador? Díganme otros diez jugadores que sean más importantes que él”.

Con aquella ocasión en mente, Licht tomó la decisión de hacer lo propio con Roberto Aguayo y escalar en la segunda ronda hasta la posición 59 para elegirlo en el Draft de 2016, a pesar de haber dado a cambio a Kansas City una tercera y una cuarta ronda por ello.

El cambio de regla para patear los intentos de goles de campo en la NFL desde la yarda 15, la posición podría tomar mayor importancia en el futuro, posible razón por la que Tampa Bay decidió invertir dos selecciones para tomar a Aguayo.

Roberto Aguayo anotó 198 intentos de punto extra y 69 de 78 intentos de goles de campo, en su paso con los seminoles de la Estatal de Florida, que lo convirtieron en el más acertado en la historia del futbol americano colegial con un promedio de .885 de efectividad.

Sin embargo, el gerente general aseguró que si esos intentos los hubiera realizado en la NFL habría concretado todos, pues “es más difícil anotar en el colegial porque los postes son más estrechos”.

La última vez que un equipo eligió a un pateador en la segunda ronda fue en 2005, cuando Jets de Nueva York eligió a Mike Nugent con la selección 47 global del Draft y sigue en activo, ahora para Bengalíes de Cincinnati.

NTX/ASC/MGC

El apoyador Khairi Fortt se suma a la plantilla de los Seahawks

 

Khairi Fortt llega a su cuarto equipo en dos temporadas como profesional. AP Photo

16 may, 2016

  • AP

RENTON — Los Seattle Seahawks han firmado al apoyador Khairi Fortt después de cortar al también apoyador Christian French debido a una lesión.

Seattle realizó los movimientos de plantilla este lunes. French, un agente libre no reclutado procedente de Oregon, firmó con los Seahawks después del draft de la NFL. Aparentemente sufrió la lesión en el último día del minicampamento para novatos.

Fortt fue un recluta de cuarta ronda de los New Orleans Saints en el draft del 2014, procedente de California, pero fue cortado a la mitad de la campaña. Pasó tiempo con los Cincinnati Bengals y Jacksonville Jaguars más tarde en ese 2014, pero fue cortado por los Jags durante el campamento previo al inicio de la temporada del 2015.

Contenido Patrocinado

Comentar

Jay Ajayi se perfila como corredor titular con los Miami Dolphins

9:38 PM CT

  • Servicios de ESPN.com

A poco más de tres meses de iniciar la temporada regular del 2016, los Miami Dolphins parecen tener una duda menos en su plantilla.

De acuerdo al entrenador en jefe Adam Gase, Jay Ajayi se perfila como el corredor titular del equipo luego de su trabajo durante la temporada baja.

El corredor Jay Ajayi ha trabajado duro en la temporada baja con los Miami Dolphins. AP Photo

“[Ajayi] ha sido uno de esos jugadores que han estado aquí todos los días, hace todo bien”, declaró Gase durante una entrevista con la WQAM. “Pueden ver que está buscando mejorar. No dice mucho, simplemente sigue trabajando.

“El resto del grupo ha hecho un buen trabajo para tratar de estar a su altura, pero obviamente se ha separado del grupo en cuanto a consistencia en lo que hace día a día”.

Ajayi ha superado hasta el momento al veterano Daniel Thomas, quien ha iniciado tres de los 52 partidos que ha disputado para los Dolphins, además de Isaiah Pead, Damien Williams y el novato Kenyan Drake.

La temporada pasada, Ajayi tuvo una participación discreta con apenas 49 acarreos para 187 yardas y un touchdown.

Contenido Patrocinado

Comentar

Michael Bennett apunta al Jugador Defensivo del Año en Seattle

8:35 PM CT

  • Sheil Kapadia

BELLEVUE — El ala defensiva de los Seattle Seahawks, Michael Bennett, viene de la mejor temporada de su carrera en la que acumuló 10 capturas y se ganó su primer viaje al Pro Bowl.

En el 2016, ha establecido metas más altas.

Michael Bennett viene de su primera nominación al Pro Bowl en su carrera. Getty Images

“En verdad me siento digno del Defensivo Más Valioso en este momento, la manera en la que he estado entrenando, la manera en que se siente mi cuerpo”, declaró Bennett antes de organizar un evento para su fundación, que se enfoca en crear conciencia contra la obesidad infantil. “Creo que definitivamente tengo la posibilidad de estar allá arriba con los mejores jugadores, en ser uno de los mejores jugadores defensivos de la NFL. No me sorprendería si fuera el Jugador Más Valioso a la defensiva.

“Creo que la única diferencia entre los mejores jugadores y yo es que ellos hicieron un par de jugadas más que yo. Me faltaron un par de capturas. Esas capturas podrían haber puesto en la cima. Si hubiera conseguido 14, 15 capturas, estamos hablando de un gran jugador en la liga. Así que estadísticamente, golpes al pasador, tacleadas para pérdida de yardas, todo detrás de la línea de golpeo, eso es lo que hago. Soy el rey en eso. Así que quiero mejorar eso cada año”.

Selecciones Editoriales

Benson, instructor de psiquiatría clínica en la Escuela de Medicina de Harvard, pasó cerca de una hora con los jugadores primerizos de Seattle el miércoles por la tarde.

El ala defensiva de los Seahawks no comprende la postura de Bradford al no tener las credenciales para respaldarla.

Bennett ha dejado en claro que no está a gusto con su contrato actual, al que le restan dos años. Sin embargo, no tiene planes de ausentarse del campamento de entrenamiento.

El gerente general John Schneider ha señalado que los jugadores con un año restante en sus contratos, como el receptor abierto Doug Baldwin,tendrán prioridad. Pero Bennett indicó que las líneas de comunicación están abiertas respecto a la reestructuración de su acuerdo.

“Creo que lo están, creo que John está abierto [a negociar]”, sentenció Bennett. “Pete [Carroll] está esperando. Obviamente, Doug está antes de mí y lo entiendo, y quiero que eso suceda. Creo que Doug Baldwin merece un nuevo contrato. Yo también. También Kam [Chancellor]. Así que todo es cuestión de esperar en la fila y no presionar demasiado y entender qué es lo que sigue”.

Contenido Patrocinado

Comentar

La afamada vestimenta de Ezekiel Elliott parece romper las reglas

2:58 PM CT

  • Kevin Seifert

Estamos contentos por Ezekiel Elliott, su estilo personal y su firme compromiso por mostrar su abdomen marcado. No hay dudas que el mundo aprecia ver su uniforme de los Dallas Cowboys ajustado conforme a sus gustos de moda.

Pero es muy probable que el distintivo atuendo de Elliott en la Premier de Novatos de la NFLPA (Asociación de Jugadores de la NFL), documentado en el siguiente tuit, no vuelva a ser visto. La larga lista de uniformes de la NFL deja claro que el ex estelar de Ohio State tendrá que portar jerseys regulares, igual que toda la liga.

Aquí está lo que indica la Regla 5, Sección 4, Artículo 3, Objeto 2 del libro de jugadas de la NFL sobre el estilo de los jerseys.

“El jersey debe cubrir todas las protecciones y otro equipo de apoyo portado en el torso y los brazos superiores, y debe estar confeccionado de forma apropiada para quedarse fajado dentro de los pantalones del uniforme”.

Lo sentimos, Zeke. Fue divertido mientras duró, pero si eres como el resto de nosotros, te hubieras interesado menos en enseñar los abdominales conforme envejecías.

Contenido Patrocinado

Comentar

Packers ganan en intercambio de mensajes en redes con Lions

20 may, 2016

  • Michael Rothstein

ALLEN PARK — Los Detroit Lions trataron de ponerse creativos este viernes en Twitter. Sin embargo, les salió el tiro por la culata, como era de esperarse.

El encargado de administrar la cuenta de Twitter escribió #NotAFacemaskFriday, con un GIF de Devin Taylor golpeando al mariscal de campo de los Green Bay Packers, Aaron Rodgers, en cámara lenta en donde se aprecia que no toca la careta del pasador en la última jugada de su enfrentamiento de jueves por la noche la temporada pasada.

Desde luego, Taylor fue castigado por sujetar de la máscara en la jugada, dando a Rodgers y los Packers una jugada extra. Casi todos saben qué es lo que sucedió después, Rodgers lanzó un pase de Ave María contra un pobre esquema defensivo de Detroit que terminó con una recepción de touchdown del ala cerrada Richard Rodgers para la victoria. Eso sepultó prácticamente las esperanzas de playoffs de los Lions y evitó que Detroit barriera a Green Bay por primera vez desde 1991.

La cuenta de Twitter de Green Bay respondió de inmediato a los Lions.

Eso habría sido suficiente. Pero publicaron otra jugada dolorosa para los Lions.

Los Packers tienen ventaja histórica en la serie 96-68-7. Pero bien pueden ser 97 victorias si contamos este intercambio en Twitter.

Contenido Patrocinado

El Bacardi Bowl, el tazón de futbol americano colegial que unió a estadounidenses y cubanos

Sí hoy en día te preguntaran cuál es la relación entre el fútbol americano y Cuba, probablemente pensarías en que no hay relación alguna.

El deporte de las tacleadas tiene una gran tradición en Estados Unidos, más si se piensa en las universidades. Con gigantescos estadios llenos, semanas de rivalidad y una razón para beber, el futbol americano colegial es casi tan importante y antiguo como ir a la iglesia para la comunidad norteamericana. Desde hace más de 100 años, las universidades se han enfrentado en partidos de campeonato, en tazones, en derbies estatales e inclusive fuera del territorio nacional.

Pocas veces hemos pensado en juegos de futbol americano colegial fuera de territorio estadounidense, lo más cercano sería el Hawaian Bowl, el cual tampoco podemos considerar que está fuera de territorio norteamericano pues dicha isla forma parte de nuestro país vecino.

No obstante, a inicios del Siglo XX fue común ver partidos entre universidades estadounidenses y equipos cubanos, los cuales no necesariamente representaban a universidades de la isla.

Fue en ese momento que inició el boom del futbol americano dentro de la tradición universitaria, comenzaban los clásicos entre Harvard Crimson y Yale Bulldogs, una oportunidad extra para que además del apartado profesional, se empezara a hacer negocio con las universidades. Ante el fervor de los duelos contra equipos cubanos, se veía en esos duelos una oportunidad de sacar algo de dinero pues aunque lo dudes, en aquellos tiempos, Cuba era prácticamente el campo vacacional preferido por los gringos, era para ellos, una extensión de su territorio.

En 1907 se jugó el primer juego de futbol americano colegial en Cuba. LSU aplastó 56 a 0 a la Universidad de la Habana, partido que se llevó a cabo en el Almendares Park, donde lo habitual era el béisbol. Debido al éxito de este choque, habría a posteriori una tradición de enfrentamientos la cual duró mientras las relaciones entre Estados Unidos y Cuba eran positivas.

Imagen del juego entre LSU y la Universidad de La Habana. Foto: Bacardi Bowl Blogspot

Este juego fue conocido como el Rumba Bowl o el Cigar Bowl, pero el apodo que realmente se quedó con el duelo entre estadounidenses y cubanos fue el Bacardí Bowl, básicamente porque era la forma en la que los gringos ubicaban a los caribeños, por su magnifica producción de ron Bacardi. Cuba ofrecía un excelente escenario para jugar, playas del caribe, un clima agradable y cantidades inhumanas de ron y habanos.

El 1ro de enero de 1910 Cuba logró su primera victoria contra una universidad visitante. El Club Atlético Cuba (CAC) derrotó a Tulane (universidad que desde ese entonces no destaca, pero que acaba de remodelar su estadio) y motivó a la sociedad cubana a seguir con este deporte… No obstante, la motivación muchas veces no es suficiente para lograr victorias.

A pesar que Cuba mejoraba año con año, aún eran muy disparejos los encuentros. Estados Unidos se llevaría cuatro de los siguientes juegos, dejándole dos victorias a los caribeños (solo el CAC honraría a la isla). Los nativos sin duda le agarraron más cariño al deporte y crecía la afición, tanto que dejaron el Almendares Park para llevar el tazón al estadio La Tropical, uno de los estadios principales de la isla donde además de beisbol, se disputaban varios juegos de futbol.

Eventualmente, todo lo que sube tiende a bajar. En 1921, Cuba obtendría su segunda y última victoria gracias a Ole Miss Rebels, una de las univerisdades más importantes de la NCAA en la actualidad. Y cuando el futbol americano cubano parecía estar en su apogeo, el tiempo de juego estaba por concluir debido a las tensiones políticas en la isla y el inminente ascenso al poder del Dictador Fulgencio Batista; posteriormente la Revolución Socialista terminó mermando las aspiraciones del futbol dentro de esta isla del Caribe.

Las alineaciones del juego entre Auburn y Villanova. Foto: Pro football Daily

En 1937 la idea de enfrentamientos entre univesidades estadounidenses y algún seleccionado cubano o la gran Universidad de la Habana quedó en el olvido; en ese año se disputó el primer partido entre universidades de Estados Unidos fuera de su territorio, lo cual molestó a los cubanos pues dejaban fuera a un equipo de su país, lo que era en cierto sentido el atractivo de este Bacardi Bowl. Muchos consideran que este fue el primer Bacardi Bowl debido a que jugaban universidades estadounidenses únicamente.

Existen muchos datos interesantes sobre estos juegos entre Cuba y Estados Unidos, uno de los que más atención llamaron fue cuando una Banda de Guerra de la Marina Cubana participó en uno de los juegos, más como un acto político que por un afán deportivo, todo, ideado por el gobierno del Dictador Batista.

En lo deportivo, otro recuerdo se dio cuando Alabama Polytechnic –hoy Auburn University, uno de los equipos más poderosos del futbol americano colegial en la actualidad- se enfrentó a Villanova University en uno de los bowls. El juego terminó en un empate a 7 y dejó mucho que desear para el público y que además, tuvo una de las peores asistencias que se tienen recuerdo (tan solo 3,000 aficionados). Aparte de todo esto, hubo un grave problema fuera de los emparrillados a causa de Fulgencio Batista quien estuvo a punto de cancelar el partido pues su rostro no figuraba en el programa del evento. Con esto, la sociedad cubana prácticamente se despedía del fútbol americano.

Todo llegó a su fin en 1946, una época difícil para ambas naciones. En ese momento se jugaría el último encuentro en territorio de la Cuba capitalista y dictatorial, previo a gestarse la Cuba socialista que rechazaba todo lo que viniera de los Estados Unidos.

En esta última ocasión, cada nación tuvo a su representante y por ende, el resultado fue considerado como determinante para la continuidad del evento. La Universidad de la Habana perdió 56-0 con Southern Mississippi; los cambios y tiempos difíciles en el mundo dificultaron los partidos en la isla y los hechos subsecuentes dieron como algo obvio que las relaciones estaban rotas.

Tazones van y tazones vienen, algunos desaparecen y otros simplemente esperamos que desaparezcan (Si, el Potato Bowl se tiene que ir). Y por más que se pida el regreso de algunos, la combinación de Bacardí y futbol americano colegial vivirá únicamente en los libros.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.