May 26

Oakland Raiders

Los Oakland Raiders (español: Saqueadores, asaltantes, atracadores, de Oakland) es un equipo de fútbol americano profesional con base en la ciudad de Oakland, California. Actualmente juegan en la División Oeste de la American Football Conference (AFC) en la National Football League (NFL). Los Raiders empezaron a jugar en 1960 como el octavo miembro de la antigua American Football League (AFL), donde ganaron un campeonato y tres títulos de la división. El equipo se unió a la NFL en 1970 como parte de la fusión de la AFL-NFL. Desde que se unió la NFL, los Raiders han ganado doce títulos de la división y tres Super Bowls, y han participado en otras dos Super Bowls. El equipo tiene trece miembros consagrados en el Salón de la Fama (Pro Football Hall of Fame).

Durante sus primeras tres temporadas, los Raiders tuvieron problemas dentro y fuera del campo. En 1963, Al Davis fue traído al equipo como Head Coach y gerente general. Davis convirtió a los Raiders en ganadores inmediatamente, y de 1963 hasta 2002 el equipo ha tenido sólo siete temporadas con un balance negativo. Él inició también el uso de eslogans del equipo tales como “Pride and Poise,” “Commitment to Excellence,” y “Just Win, Baby” —todos los cuales son marcas registradas.[1] [2] [3] Excepto una etapa breve como Comisionado de la AFL en 1966, Davis ha estado continuamente con el equipo. A su regreso a Oakland en 1966, se convirtió en socio manejador de la franquicia.

Después de unos pocos años de batallas legales, Davis trasladó el equipo de Oakland a Los Ángeles, California en 1982. Mientras permanecieron en Los Ángeles, los Raiders ganaron su tercera Super Bowl, pero hicieron apenas participaron en dos ocasiones en los play offs en el resto de los años ochenta. En 1995, Davis trasladó al equipo de vuelta a Oakland. En 2000, el entrenador en jefe Jon Gruden dirigió Oakland a su primer título de la división desde 1990. Con el entrenador en jefe Bill Callahan, Oakland se enfrentó a los Tampa Bay Buccaneers, dirigidos por Gruden en la Super Bowl XXXVII, donde perdieron con un abultado 48-21.

Deja un comentario

Your email address will not be published.