Pues claro que Osweiler no fue a la Casa Blanca con con Broncos

El nuevo quarterback de los Houston Texans declinó la invitación de su ex equipo, Denver Broncos, para acudir a la visita con el presidente Barack Obama.

Por su puesto que Brock Osweiler no acudió a la Casa Blanca con su ex equipo para realizar la recepción anual que el presidente de los EE.UU realiza a los campeones de la NFL. El motivo oficial fue que el jugador estaba entrenando con su nuevo equipo, los Houston Texans.

Mucha gente ha levantado una polvareda, a mi modo de ver absurda, por la ausencia de un jugador que estaba en la plantilla del equipo campeón, pero que hoy por hoy está totalmente centrado en hacer las cosas bien con su nuevo equipo. Acudir a la Casa Blanca para recibir el elogio conjunto dentro de una organización, de la cual no formas parte, y que te ha demostrado que no tiene confianza en ti, sería un sin sentido.

Osweiler fue seleccionado en la segunda ronda del draft de 2012, mismo año en el que llegó Peyton Manning a la franquicia de Denver. El jugador ha estado cuatro años trabajando y aprendiendo de uno de los mejores quarterbacks de la historia de la NFL, y cuando le llegó el momento salió al campo y demostró su valía. Esta temporada ha disputado ocho encuentros de temporada regular y logró un récord positivo de 5-3. Todo hacía indicar que 2016 sería el año en que, tras la retirada de Peyton Manning, cogiese las riendas del equipo y lo guiase en los años venideros.

Peyton Manning terminó la temporada siendo una burda copia de sí mismo. Aun así Gary Kubiac apostó por Manning en los playoffs, a pesar de que Osweiler había mantenido a flote al equipo durante los partidos que se perdió Peyton por lesión. El equipo sentó a Brock Osweiler el último partido de la temporada regular, cuando perdían contra los Chargers al descanso. Desde entonces no volvió a saltar al campo, por lo que el futuro quedó marcado.

John Elway decidió permitirle salir al mercado, donde recibió múltiples propuestas, para finalmente aceptar la de los Texans. Los Broncos intentaron realizar una última oferta para retenerle ofreciéndole todo el dinero que les quedaba en el cap, tras realizar las renovaciones pertinentes de los jugadores de su flamante defensa. Pero la maniobra fue en vano, y Osweiler puso rumbo a Houston.

Por lo que tenemos por un lado a un muchacho que ha demostrado que está preparado para guiar a un equipo de la NFL, y a un equipo que confía plenamente en él. Y por otro, un equipo que ha decidió apostar por un quarterback del draft, Paxton Lynch, y la veteranía de Mark Sánchez, para suplir la marcha de Peyton Manning

Los Broncos no consideraban a Osweiler su quarterback de futuro, y así se lo hicieron sentir, antes incluso de acabar la temporada. Debido a las múltiples ofertas recibidas por el jugador, sintieron esa extraña sensación de “haber si la estamos cagando”, e intentaron un último esfuerzo, pero Osweiler ya estaba con la mente puesta en el equipo que le va a dar la oportunidad de brillar, el tiempo nos dirá si lo conseguirá o no. Pero lo que es seguro es que Brock debe, y se debe, totalmente a los Texans. Su verdadero equipo, el que confía en él.

1 comentario

    • Rey Cowboy en 14/06/2016 a las 9:00 am
    • Responder

    A mi tambien me llamo la atencion la poca confianza que hubo en el por parte de los Broncos pese a que lo hizo bien.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.