Aqib Talib se enfrenta a ir a la cárcel igual que Plaxico Burress

El caso del cornerback de los Denver Broncos, que se disparó a sí mismo en la pierna, recuerda al del encarcelado receptor que ganó la Super Bowl.

Los problemas de Aqib Talib, cornerback de los Denver Broncos, no han terminado con el disparo accidental que él mismo se ha producido en la pierna. Según la legislación de Texas, podría enfrentarse a entre uno y diez años de prisión si la investigación concluye que su versión de los hechos es lo que realmente sucedió.

Talib estaba el pasado domingo a las afueras de un club de Dallas cuando se disparó a sí mismo en la pierna. Estaba tan borracho que no recuerda exactamente como fue. Esto es lo que contó a sus seres más cercanos en el hospital, del que salió por su propio pie a las pocas horas porque tuvo la fortuna de que la bala no le tocó ninguna arteria, ningún ligamento y tampoco se le quedó en la pierna.

Su caso recuerda al de Plaxico Burress. Este receptor estuvo once años en la NFL y jugó, entre otros, para los Steelers y los Giants. Con los últimos ganaría la Super Bowl XLII a los New England Patriots de la campaña 2007. Pues la temporada siguiente a aquella gran victoria se pegó un tiro de forma accidental en un club de Nueva York. Se habían jugado diez jornadas de la 2008 cuando ocurrió el accidente. El equipo le apartó y no volvió a jugar.

Fue condenado por tenencia ilícita de armas y por dispararla en un lugar público y se le impuso una pena de cuatro años, revisables a los dos en caso de buena conducta. Todo esto acorde a la ley de Nueva York, distinta de la de Texas. Burress cumplió año y medio e incluso volvió a jugar en la liga, aunque si en el brillo de su buena época.

Talib, en su caso, tiene que lidiar con dos puntos que juegan en su contra. Uno es el hecho de hacer uso de un arma en estado de embriaguez. De probarse ese extremo podría ir a la cárcel un año. Y el segundo, y más problemático, es discernir que el disparo se produjo dentro del local o fuera. En el primero de los casos la condena podría elevarse hasta los diez años y nunca ser menor de un par de ellos.

Se da la casualidad de que Talib, como Burress en su día, se ha ‘pegado un tiro en el pie’ justo tras ganar la Super Bowl.

Y es que, aunque hoy mismo el jugador ha sido visto en las instalaciones de los Broncos como uno más de la plantilla, y físicamente no tendrá problemas para jugar este año, está por ver si el final es tan negativo para su vida personal, y para su carrera, como el del receptor de los Giants.

2 comentarios

    • Rey Cowboy en 14/06/2016 a las 10:44 am
    • Responder

    Creo que se pierde esta temporada al menos y quien sabe

    1. Seería otra baja sensible para los Broncos. Es increíble cuan estúpidos pueden actuar algunos jugadores, armas y alcohol no ligan.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.