Latinos en la NFL

Números pequeños, impacto grande

Jim Plunkett, mariscal que lideró a los Raiders a dos títulos del Súper Bowl. Y Joe Kapp, a quien el semanario deportivo Sports Illustrated llamó “el chicano más rudo”. Tom Flores. Joe Aguirre. E Ignacio Saturnino “Lou” Molinet, un cubano que estudió en la Universidad de Cornell y fue corredor para los Frankford Yellow Jackets en 1927.

El arco de latinos en el fútbol americano profesional, documentado en gran parte por el historiador Mario Longoria, tiene su origen en las primeras épocas del juego. Y cuando lo sigues, te das cuenta de que fueron la minoría pionera cuyo éxito en un deporte netamente estadounidense los convirtió en modelos a seguir. En algunos casos, son hijos de estadounidenses que estaban en América Central al momento de su nacimiento, como los miembros del salón de la fama Steve Van Buren (Honduras), Tom Fears (México) y Ted “La cigüeña loca” Hendricks (Guatemala). Pero también son oriundos de cada rincón de América Latina; desde México, donde han jugado fútbol americano desde la década de 1920, al Caribe y hasta Argentina, país de los hermanos pateadores Martín y Bill Gramática.

Sánchez, a quien su madre le llama Marco, es tercera generación mexicano-americano. Su bisabuelo Nicolás emigró de Zacatecas, primero a Texas y más adelante al sur de California, la cuna de muchas de las grandes estrellas latinas, entre ellas otro miembro del salón de la fama, Anthony Muñoz, posiblemente el mejor tackle ofensivo de la historia.

Ducasse, el guardia novato de los Jets, nació en Haití, pero su abuela es dominicana y sigue los pasos de Stalin Colinet, liniero defensivo nacido en Nueva York que jugó en el colegio secundario Cardinal Hayes, la Universidad de Boston College y con tres equipos de la NFL del 1997 al 2002. El padre de Colinet era haitiano y su madre dominicana, y él recibe el doble honor de ser el primer haitiano-americano y dominicano-americano en jugar en la NFL.

Después de Molinet, vinieron los hermanos Jesse y Kelly Rodríguez, dos inmigrantes españoles que se criaron en Virginia Occidental. Jesse fue corredor de fuerza para los Buffalo Bisons en 1929, mientras que Kelly fue corredor de los Yellow Jackets y los Minneapolis Red Jackets en 1930 y 1931.

La investigación inicial de Longoria resultó en el libro “Athletes Remembered: Mexicano/Latino Professional Football Players 1929-1970”. Longoria ahora está a cargo de la página dedicada a los jugadores latinos en el sitio web del Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional. Según Longoria, los siguientes “hechos sin precedentes” latinos en muchos casos se dieron años antes de que lo lograran jugadores y entrenadores de la raza negra y otros grupos minoritarios:

  • Primer jugador: Ignacio Saturnino “Lou” Molinet, 1927, Frankford Yellow Jackets
  • Primero seleccionado en el sorteo: Joe Aguirre de St. Mary’s College (CA), 1941, 9.ª ronda, Washington Redskins
  • Primero en liderar la NFL en cualquier categoría estadística: Eddie Sáenz, más yardas en devoluciones de saques, 1947, Washington Redskins
  • Primero en recibir honores All-League: Tom Fears, 1949, Los Angeles Rams
  • Primer mariscal de campo: Tom Flores, 1960, Oakland Raiders
  • Primer director técnico: Tom Fears, 1967, New Orleans Saints
  • Primero exaltado al Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional: Tom Fears, 1970
  • Primero seleccionado N.º 1 en el sorteo de la NFL: Jim Plunkett de Stanford, 1971, New England
  • Primer técnico en ganar el Súper Bowl: Tom Flores, SB XV (Oakland Raiders) y SB XVIII (Los Ángeles Raiders)

Números pequeños, impacto grande — ése es el legado latino en la NFL. Plunkett, un mexicano-americano con bisabuelo paterno alemán-irlandés, es el único mariscal retirado que conquistó dos Súper Bowls y no ha sido elegido al salón de la fama. Kapp, hijo de un obrero cuyos padres fueron de ascendencia mexicana y alemana, es el único en jugar en el Rose Bowl, el Súper Bowl y la Copa Grey, la final del fútbol canadiense. Fuera del campo de juego, Kapp enfrentó a la NFL en un caso antimonopolios, ayudando a allanar el camino para el sistema actual de jugadores libres.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.