Pouncey tuvo que pasar siete veces por el quirófano

El center de los Pittsburgh Steelers sufrió una horrible lesión en agosto, pero su regreso a los terrenos de juego de la NFL no ha sido un camino de rosas.

Muchas veces cuando se habla de los distintos plazos que se dan sobre el tiempo de baja por el que tienen que pasar los deportistas (y los no deportistas) de élite y es que lo que viene a continuación es un recordatorio de que, en ocasiones, las cuentas adelantadas no siempre salen bien o hay que ser cautos antes de ver la luz al final del túnel.

Según ha comentado para ESPN, Maurkice Pouncey, center de los Pittsburgh Steelers tuvo que someterse a siete operaciones distintas para recuperarse totalmente de la horrible lesión que sufrió durante la pretemporada del año pasado cuando el safety de los Green Bay Packers, Ha Ha Clinton-Dix, cayó encima de su pierna y le partió el peroné. Para añadirle más dramatismo si es posible a aquel encuentro, Jordy Nelson se rompió el ligamento cruzado anterior en aquella cita del 23 de agosto.

Los Steelers siempre confiaron en que Pouncey pudiera estar de vuelta para la segunda mitad del año, a partir de la semana 8, pero el center tuvo una recaída en octubre y nadie pensaba que ese iba a ser, no el inicio sino la continuación de su particular calvario.

Resulta que esa recaída tuvo lugar cuando Pouncey se estaba preparando con sesiones de carrera en las instalaciones del club y se dio cuenta que algo no iba bien. Después de un examen más exhaustivo, se descubrió que la herida no había cerrado completamente y es que la culpable de ello era una infección por estafilococos.

Afortunadamente para Pouncey, la infección no había llegado al hueso, pero tuvo que pasar repetidamente por el quirófano, siendo una de ellas necesaria para hacerle un injerto de piel, dormir con una vía que le administraba los medicamentos apropiados y lidiar también con una infección por E. coli, que a pesar de no ser seria, se agregó al suma y sigue particular del jugador de los Steelers.

La buena noticia para él es que ya está participando en los entrenamientos del club, que las perspectivas son buenas aunque los técnicos le recuerdan que tampoco pasa nada por tomarse algunos días libres.

Pero Maurkice Pouncey, después de su ascenso particular al Calvario, ha tenido más que suficiente y quiere recuperar ese tiempo perdido. Y los Steelers lo agradecen, vaya que si lo agradecen.

La relación de amor y odio entre Los Angeles y la NFL

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.