La ciudad de Cleveland ha roto el maleficio, ¿y los Browns?

Si contamos a los Barons de la NHL, la ciudad de Cleveland vio disputarse 147 temporadas de deporte profesional, sin ganar ninguna liga.

LeBron James y compañía terminaron en la madrugada del domingo a lunes con una de las penitencias más duras que ha arrastrado una ciudad en Estados Unidos en el terreno deportivo. Pocas aficiones son tan fieles y leales como la de Cleveland, sin embargo, desde que los Browns se alzaran con el título de la NFL en 1964 (todavía ni siquiera existía la Super Bowl), la segunda metrópoli más grande del estado de Ohio no había podido celebrar un solo título en ninguna de las grandes ligas norteamericanas.

Si contamos a los Barons de la NHL (más tarde pasaron a ser los Minnesota North Stars), la ciudad de Cleveland vio disputarse 147 temporadas de deporte profesional, entre fútbol americano, baloncesto, hockey hielo y béisbol, antes de que los Cavaliers concluyeran con la nefasta racha. A pesar de ello, los seguidores jamás se han rendido. De hecho, cuando los Browns fueron trasladados a Baltimore en 1996, las continuas manifestaciones públicas obligaron al entonces Comisionado de la NFL, Paul Tagliabue, a retener el nombre del equipo en la ciudad y garantizar la vuelta de la franquicia para 1999.

Desgraciadamente, desde entonces, los Browns solo se han clasificado una vez a los playoffs, de la mano del ex quarterback de los Barcelona Dragons, Kelly Holcomb, cayendo en la vigilia de Reyes de 2003 ante los Pittsburgh Steelers, 36-33, en la ronda de wild cards.

Es cierto que en ningún deporte es tan sencillo construir un equipo alrededor de un jugador como en el baloncesto. También es verdad que deportistas como LeBron James no suelen encontrarse con facilidad. De cualquier manera, el draft de este año tiene a todo el mundo en Cleveland soñando con los Browns.

El camino no será sencillo ni los resultados llegarán de la noche a la mañana en una franquicia que se ha equivocado prácticamente en todas las decisiones que ha tomado en los últimos tres lustros. Sin embargo, parece que el equipo que representa a Cleveland en la NFL comienza a hacer las cosas bien. Quién sabe qué pueda ocurrir… probablemente ningún aficionado al baloncesto soñaba hace cinco años con que sus Cavaliers acabarían finalmente conquistando el título de la NBA.

Cinco cosas que pienso:

1. Siento salirme de la NFL –última vez que lo hago- pero ya que estamos en el tema, pienso que LeBron James no jugará en Cleveland la próxima temporada.

2. Entrando en NFL –aunque haciendo referencia a la NBA- pienso que las historias de Carolina y Golden State fueron paralelas. En sus respectivas temporadas regulares, los Panthers rozaron la perfección; los Warriors batieron el récord de los Bulls. Pero el partido final, el que decidió todo, acabó siendo una enorme decepción para ambos equipos.

3. Pienso que los Panthers todavía mejorarán con la vuelta de Kelvin Benjamin.

4. Pienso que Thomas Rawls será uno de los jugadores clave en la próxima temporada.

5. Pienso que los americanos son unos genios vendiendo su producto. Atención al siguiente noticia: Waiting for Sunday Night se ha acabado. Sí, la canción de entradilla del partido de la semana, que retransmite cada noche la NBC, cambiará esta temporada, según ha anunciado la propia cadena. Carrie Underwood, quien ya cogió el relevo de Faith Hill como interprete del Sunday Night, se encargará también de cantar por primera vez la sintonía sorpresa en el duelo entre Patriots y Cardinals el 11 de septiembre de 2016. Pienso que será un éxito.

1 comentario

  1. He escuchado esa canción en la presentación de los partidos de Sunday Night Football on NBC. Una gran coincidencia en la que no había reparado entre el destino de Warriors y Panthers, pues Curry es aficionado de Carolina y en el Super Bowl 50 se le vio vestido con un pulover de Newton tocando una especie de Gon previo al partido.

    Curiosamente ambos equipos perdieron en la final a pesar del record de victorias.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.