Los Packers sufren un severo correctivo frente a Titans

Los Green Bay Packers no pudieron recuperarse del fulgurante inicio de los Titans y acabaron perdiendo, en Tennessee, su tercer partido consecutivo.

Los Green Bay Packers no pudieron recuperarse del fulgurante inicio de los Titans y acabaron perdiendo, en Tennessee, su tercer partido consecutivo de la campaña, por un abultado 45-27. A pesar de la derrota, que los dejó con una peligrosa marca de 4-5, los Packers se mantienen a solo un partido del liderato de su división, ya que los Lions descansan esta semana y los Vikings cayeron en su visita a Washington. Por su parte, los Titans mejoraron su récord a 5-5, situándose en la carrera por los puestos de playoffs en la AFC.

Desde el comienzo, Mike Mularkey, un entrenador que no fue bueno para los Jacksonville Jaguars hace cuatro años, puso todo la carne en el asador, iniciando el duelo con un onside kick. Aunque no pudo sorprender en esta acción a los Packers, Mularkey sí que lo consiguió más adelante, cuando el corredor DeMarco Murray lanzó el primer pase de su carrera profesional, completándolo con el tight end Delanie Walker, en un espectacular touchdown. El pase de anotación de Murray fue el primero lanzado esta temporada por un jugador que no es quarterback en la NFL.

Los Titans llegaron a la end zone de los Packers en sus cuatro primeros drives del encuentro y marcaron 35 puntos en la primera mitad, algo que la defensa de Green Bay no permitía desde la temporada 2004. Walker lideró a los locales con nueve recepciones y 124 yardas, mientras Murray arrasó por vía terrestre a la mejor defensa contra carrera de la NFL esta campaña, sumando 123 yardas y un touchdown en 17 intentos. El joven quarterback Marcus Mariota también dirigió con maestría a un ataque que no perdió un solo balón, pasando para 295 yardas y cuatro touchdowns.

Los Packers cayeron con la cabeza muy alta, intentando en todo momento remontar un partido que se puso demasiado cuesta arriba desde la primera mitad. Aaron Rodgers lanzó para 371 yardas y dos touchdowns, pero fue interceptado en dos ocasiones. El ataque visitante acabó perdiendo tres balones durante el encuentro. Los receptores predilectos de Rodgers fueron los wide receivers Jordy Nelson y Davante Adams. Con doce recepciones, Nelson estableció una marca personal, firmando además 126 yardas y un touchdown. Adams continuó su genial campaña, con seis balones atrapados y 156 yardas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.