Noticias Variadas de AS NFL.com (2)

Mike McCarthy no es un exitoso entrenador de football

Mike McCarthy no es un exitoso entrenador de football

AFP

El modelo Mike McCarthy-Dom Capers está totalmente agotado. Así de simple. Ninguno de los dos tiene nada que ofrecer a esta plantilla.

La primera jugada del partido frente a los Colts fue un retorno para touchdown de 99 yardas. El primer ataque del partido frente a los Titans, saliendo desde la yarda 49 del equipo local fue un tres y fuera. Acto seguido, la primera jugada defensiva de los Packers fue una carrera de Murray de 75 yardas para touchdown. Si después de estar toda una semana preparando un partido, el rival te anota nada más tener el balón en sus manos con suma facilidad, algo no va bien. Incluso podríamos decir que las cosas van rematadamente mal. El modelo Mike McCarthyDom Capers está totalmente agotado. Así de simple. Ninguno de los dos tiene nada que ofrecer a esta plantilla.

Soy un exitoso entrenador de football”. Esto es lo que McCarthy soltó en la rueda de prensa celebrada el pasado lunes. ¿Para qué va a decir más? A mí, personalmente, me importa un “bledo” lo exitoso que haya sido en su carrera si no es capaz de entrenar bien al equipo. Y McCarthy lleva mucho tiempo sin hacer su trabajo de una manera correcta. Es más, esta prepotencia de la que hizo gala el lunes puede ser una de las causas de su mala praxis desde la banda. Es inaceptable que Green Bay quede retratado como lo hizo frente a los Titans. Que nadie me entienda mal, los Titans pueden, perfectamente, ganar a los Packers, lo que no se puede permitir es la falta de recursos, la pobre ejecución y la desidia que vimos este último domingo. Eso, “Señor Exitoso”, es el reflejo de un equipo que no sabe a lo que juega y que no cree en el game plan.

El ataque lleva siendo un problema desde mediados de 2015 y eso es algo que se ha ido tapando con distintas excusas. Los receptores no ganan separación, la línea ofensiva no funciona, no hay tight ends, Lacy está gordo o, incluso, Rodgers ya no es lo que era. Vale, es cierto que nadie en esa plantilla ha jugado al nivel que se le presupone regularmente, pero después de un año y pico, si los problemas siguen siendo casi idénticos, hay que empezar a mirar a la banda. Pero claro, a cada derrota, la respuesta sigue siendo la misma: “pequeños detalles, nos falta más energía, hacer jugadas más limpias, mejorar la ejecución…”. Por favor, máteme usted, pero no me mienta, como decía El Sabio de Hortaleza.

Porque cuando algo se empieza a derrumbar, termina llevándose todo por delante. En este tiempo que el ataque ha ido desapareciendo poco a poco, hemos alabado la defensa de Capers (y yo el primero). Realmente me gustaba lo que veía. El veterano coordinador defensivo parecía haberse adaptado a los mimbres que Ted Thomson le iba “drafteando” (sí, no vaya a ser que haga dos o tres fichajes en la Agencia Libre y se rompa la línea del espacio/tiempo que hace funcionar el sistema solar), consiguiendo una defensa difícil de batir, dura y que mantenía al equipo en los partidos. Incluso a principios de año, esa unidad se permitía el lujo de ser la defensa que mejor jugaba contra la carrera. Justo en ese momento les llegó la apisonadora de la liga (la línea ofensiva de los Dallas Cowboys) y a Capers le cambió el chip. Un mal partido, y las muchas lesiones sufridas en la secundaria (vamos a darle ese chance), nos han dejado con una defensa que ha recibido 109 puntos en los últimos tres partidos. Más de 36 puntos encajados por partido en estas tres fechas. Absolutamente demencial. Absurdo. Mortal.

Pero aun peor es la sensación (e impotencia) de saber que tanto Falcons como Colts iban a anotar en ese último drive que decidiría el encuentro. Es muy triste saber de antemano que tu equipo, favorito a muchas cosas hace dos meses, va a ir a jugar a Tennessee y va a perder. Porque esto lo pensaban muchos seguidores queseros, no solo yo. Si algo es evidente en el mundo del football son los equipos que empiezan a autodestruirse. Dejan su sello en un determinado momento, en un instante, en una jugada que deja bien claro que hasta aquí han llegado. Y eso es lo que yo veo en los Green Bay Packers.

¿Y cuál es el verdadero problema de todo esto? Muy sencillo. Cuando miramos la clasificación, vemos que los Detroit Lions, actuales líderes de la división, están solamente a un partido. Es decir, es posible que ganando 3-4 partidos de los siete que quedan, con unos Vikings en caída libre y unos Lions de los que se puede esperar cualquier cosa (aunque, ahora mismo, yo los veo muy sobrios), estos Packers puedan acabar siendo campeones de la NFC Norte y consiguiendo el pase a playoffs, con lo que volveríamos a tener al “Señor Exitoso” sacando pecho y vistiendo el verde, al menos, un año más. Terrible.

Esta pésima labor desde la banda no puede caer en saco roto. Alguien tiene que entender que estos dos señores están finiquitados en la franquicia. Es posible que encuentren trabajo rápidamente y que consigan éxitos en un nuevo conjunto, pero está demostrado que en Wisconsin están caducados. Gracias por todo, pero cierren al salir.

PD: Algún día habrá que hablar del modelo impoluto y fascinante de Ted Thompson. Puede que lo hagamos más pronto que tarde.

Evitar riesgos es esencial para ganar en NFL Fantasy

Evitar riesgos es esencial para ganar en NFL Fantasy

AFP

Tenemos jugadores que han rendido muy bien, incluso por encima de lo esperado, pero eso no quieren decir que lo hagan contra todas las defensas.

La NFL Fantasy no sólo se gana con los mejores jugadores y los más regulares. Además hay que tener muy en cuenta a que equipos se enfrentan tus titulares. Es cierto que cuando tiene en su equipo ni se plantea dejar a Julio Jones, Elliot o Gronko fuera de su equipo titular. Pero no es menos cierto que hay defensas que han dejado a este tipo de jugadores con puntuaciones alejadas de sus medias habituales. Todos os estáis jugando la temporada. Queda poco y cada punto perdido vale su peso en oro. Por ello vamos a analizar que jugadores de los importantes no deberías alinear, si tenéis una buena opción en el banquillo, para evitar perder vuestros partidos. Además, como cada semana un pequeño listado con jugadores que podrían ser importantes llegando desde la free agency de vuestras ligas.

Listado de jugadores para dejar en el banquillo en la semana 11 de la NFL Fantasy

Quarterbacks:

Dos nombres están por encima del resto, Carson Palmer y Ryan Tannehill.

Carson Palmer: El veterano quarterback de los Cardinals fue uno de los mejores la temporada pasada en fantasy. Muchos apostasteis por él y le habéis mantenido en vuestro equipo por lo bien rodeado que está. Pero esta semana los Cardinals se enfrentan a unos Vikings que quieren volver a s er la potencia defensiva que les llevó a liderar la NFL al principio de curso. Por ello Palmer debe ser carne de banquillo esta semana.

Ryan Tannehill: El QB de Dolphins, así como su equipo, lleva una temporada en claro ascenso. Las sensaciones son muy buenas y no le descarto para futuras semanas ser un buen sleeper, dicho esto esta semana juegan contra los Rams. Una defensa muy poderosa en el pass rush y que seguro harán muy difícil la labor de Ryan. Tannehill no es buena opción esta semana.

Ojo con Luck. Se enfrentan Titans y Colts en duelo divisional que puede marcar la temporada de ambas franquicias. La presión será tremenda y con ella las imprecisiones. Partido loco en el que cualquiera puede ganar. Luck es un más que posible «bust» para esta jornada.

Runningbacks:

Todd Gurley: tendrá un partido tremendamente complicado. La defensa de Dolphins, especialmente su front seven, ha sufrido una transformación tremenda en las últimas semanas y meten miedo de verdad. Además la llegada de Goff a la titularidad tiene demasiadas incógnitas como para confiar en este ataque.

Mark Ingram: Los Panthers son muy flojos en secundaria. Pero Luke Kuechly y Thomas Davis siguen siendo dos barreras casi infranqueables en el juego de carrera. Además el advenimiento de Hightower resta opciones al bueno de Ingram. El Thursday Night Football será un partido de altos vuelos.

Wide receivers

Deandre Hopkins: Sin duda lo que más me duele escribir. Pero ante los Raiders no sería mi primera opción. La secundaria de Oakland es muy “pilla” a la hora de cazar intercepciones, especialmente Reggie Nelson, además Hopkins no está siendo ni de lejos el del año pasado. Si tienes algún otro titular en tu banquillo quizá sea mejor opción.

3 nombres que han terminado con la paciencia de muchos managers de Fantasy. Jordan Matthews, Jarvis Landry y Marvin Jones. Son tres jugadores que han realizado actuaciones increíbles, pero entre drops, cambios de gameplan y pérdida de forma, respectivamente, han dejado de ser productivos. No pondría a ninguno esta semana, especialmente Matthews contra Seahawks.

Tight ends

Jason Witten y Kyle Rudolph son dos baluartes de la posición. Ambos reciben tanto como cualquier WR de sus equipos, pero esta semana tienen dos duelos durísimos contra defensas que han secado a otros buenos TE.

Cameron Brate: Uno de esos jugadores que aparecen sin hacer ruido y terminan quedándose en tu equipo titular. Así ha sido la llegada de Brate a la NFL. Su equipo, Tampa Bay, se enfrenta a una de las defensas más serias y mejor entrenadas de la liga, no contaría con él en mi equipo para esta semana.

Listado de Sleepers para la semana 11 d3e la NFL Fantasy

No todo van a ser restricciones. Veámos que jugadores de la free agency pueden dar alguna alegría a vuestros equipos.

Tyrod Taylor: Se enfrenta a una defensa de Bengals que está pasando por el peor momento de los últimos años. Su versatilidad le hará ser una amenaza constante.

Entre los corredores Dwayne Washington debería tener una buena jornada frete a Jacksonville.

Lo sé, queréis que os hable de CJ Prosise y Christine Michael. Que deciros… Del primero que Thomas Rawls está entrenando con el resto de compañeros y Prosise, tengo la sensación que será un RB de terceros downs, es decir no llevará el peso. Pero todo dependerá de cómo este Rawls. En cuanto a C.Michael. Puede que se reparta los balones con Starks, lo que ya de por sí le resta valor en fantasy.

Los dos WR que llaman la atención esta semana son Eli Rodgers, one more time, y Marqise Lee, que está ocupando el puesto de Hurns. Pero si os digo la verdad estoy convencido de que Chris Hogan hará un partidazo contra 49ers, pero quizá no esté libre en vuestras ligas.

En la posición de TE os voy a hablar de una joven promesa. Vernon Davis. Este viejo rockero está aprovechando toda la atención que recibe Jordan Reed para anotar los TD de Washington, y ante la floja defensa de Packers tendrá más de una opción en la redzone.

Zach Miller es el principal receptor de los Bears. La baja de Jeffery deja a Meredith como WR 1, pero estoy convencido de que cambiaran el gameplan para hacer más presente en el ataque las buenas manos de Miller.

Las infravaloradas figuras de Atlanta Falcons

Las infravaloradas figuras de Atlanta Falcons

USA TODAY Sports

Falcons este año es sinónimo de vértigo y explosividad. De Ryan a Julio pasando por, Freeman e incluso Shanahan, pero son otros los que permiten que todo suceda y son los menos reconocidos.

Matt Ryan es el líder pasador de la NFL, Julio Jones el líder receptor, Freeman y Coleman son parte de la dupla más explosiva y mejor complementada de corredores. Gente desapercibida como Taylor Gabriel, Jacob Tamme o Aldrick Robinson, aparecen domingo a domingo haciendo 1 o 2 jugadas de alta calidad o producción sin que nadie sepa de donde han salido. Sanu, Hooper o Toilolo son grandes segundas opciones, el mismo Kyle Shanahan les debe la vida a los causantes de todo esto. Falcons es el equipo que mejor pasa el balón y el octavo que mejor lo corre. Todos los nombres mencionados anteriormente han recibido su respectivo reconocimiento en algún punto de la temporada, pero como siempre pasa en el deporte, hay posiciones ingratas de las que no acaparan reflectores y por ende se habla poco de ellos. Hoy seremos justos, le daremos el crédito que (merecidamente) reclaman los héroes anónimos de este gran aparato ofensivo que es Atlanta: línea ofensiva.

Nombres propios:

Jake Matthews, 1ra selección del Draft de 2014. Sus primeros años decir que fue un desastre podría sonar benevolente. Esta temporada ha madurado, mucho tiene que ver la ayuda que llegó, pero al fin luce como un jugador digno de ser tomado tan alto en un Draft. Protege a Ryan y éste se lo agradece. De acuerdo a las estadísticas de NFL, Atlanta gana 6.4 yardas cuando corre detrás del tackle izquierdo, 5ta marca más alta de la liga.

Andy Levitre, Agencia Libre 2015. Tras ser dejado en libertad por los Titans, fue firmado por Falcons y su experiencia ha sido factor importante para complementar la inexperiencia de Matthews. Se ha recuperado de lesiones y operaciones que no le permitieron jugar a su máxima capacidad y ahora rinde a un gran nivel.

Alex Mack, Agencia Libre 2016: ROBO. Así en mayúsculas, aún me cuesta creer la poca atención que atrajo Alex Mack en la agencia libre aunque se entiende las dudas por sus operaciones previas. Mack a sus 30 años ha sido una de las mejores firmas de agencia libre esta temporada y quiza de toda la historia (hablando de Falcons). Pro Football Focus lo tiene rankeado como el 3er mejor centro de la liga. Da clases de protección en el pase y es un tractor cuando se trata del juego terrestre. Un punto importantísimo: ha ayudado a Ryan a comunicar las indicaciones al resto del equipo (naturalmente enfocado en la linea) le quitó esa presión y ayudó a arreglar esa cuestión que temporadas anteriores fue un problema.

Chris Chester, Agencia Libre 2015: You saw what they did there? Si, en 2015, un año después de seleccionar a Jake Matthews en el Draft, entendieron que necesitaban jugadores experimentados y firmaro tanto a Levitre como a Chester. Chris ha sido claramente el menos bueno de este departamento, pero es entendible por su edad (33 años), suele ser el que más sufre y por tanto, por su lado es por donde más capturas en contra se han realizado. Aún así, es una pieza sólida, no fundamental, pero si cumplidora.

Ryan Schraeder, Undrafted FA, 2014: Ya pasó el Draft y agencia libre, al no ser un equipo acostumbrado a hacer trades, la otra forma de reclutar talento es de la gente no seleccionada en Drafts. Eso es Ryan Schraeder, quien no es un tackle proyectado a tener un estatus de «tackle franquicia» como en ocasiones si parece Matthews, sin embargo año con año rinde mejor. Enfrenta los pass-rushers más competitivos de la liga y ha estado a la altura.

PFF tiene a la línea de Atlanta como la séptima mejor de la liga. Personalmente, creo que más allá de las estadísticas, el grado de complejidad que implica correr el esquema de Kyle Shanahan es lo que les da ese punto a su favor y, por tanto ubicarlos en esa segunda categoría me parece lo más indicado. Solamente detrás de líneas casi perfectas como Dallas y Oakland. Debajo de ellos, junto a Tennessee, Nueva Inglaterra y Green Bay.

Ellos son los héroes anónimos que permiten que en el Georgia Dome se monte un circo domingo a domingo.

Las lágrimas de Kuechly son las lágrimas de los Panthers

Las lágrimas de Kuechly son las lágrimas de los Panthers

GRANT HALVERSON

AFP

La conmoción cerebral del extraordinario linebacker de Carolina es una lesión de devastadoras consecuencias para el equipo

A falta de cinco minutos para acabar el partido, y con sus Carolina Panthers pidiendo la hora con agonía, Luke Kuechly se llevó un golpe brutal a medias entre su compañero Thomas Davis y su rival Tim Hightower. Se fue al suelo. Se quedó vencido. Y lo siguiente que vimos de él, ya sin casco, es su cara congestionada, pidiendo aire y llorando antes de ser sacado del campo en carrito con una aparente conmoción cerebral.

Fue muy duro.

Desde un punto de vista emocional dolió. Kuechly es uno de los mejores jugadores de esta liga. De entre los defensas, está en el top cinco perpetuo. Además, es el mejor jugador de una de las mejores unidades defensivas de toda la NFL. Pero, además, es un tipo estupendo que cae bien a todo el mundo. Por carisma, por comportamiento, por imagen, por tranquilidad, por saber estar. Es un ejemplo adorado por propios y extraños.

El año pasado se perdió tres partidos, los únicos tres de su carrera, por conmoción cerebral, así que la preocupación por él es alta a este respecto. De ahí que sus lágrimas fueran las de todos los que observaban, ya fueses en el campo ya fuese por televisión, su sufrimiento.

Pero es que desde un punto de vista deportivo su lesión parece la puntilla a una muy mala temporada de los Carolina Panthers.

Ayer ganaron a los Saints. Son rivales divisionales y se ponen con el mismo récord que ellos. Los Falcons les sacan dos victorias. Con los números en la mano no sería sensato borrarles de la pelea por entrar en playoffs.

Pero resulta complicado confiar en ellos sin Kuechly. Y, visto lo visto, deberían prepararse para estar sin una de sus estrellas en el futuro próximo.

Y sin Kuechly no tienen opciones.

La defensa se organiza en torno a a Luke. Su capacidad para parar la carrera es la que aporta ese plus que hace de la línea defensiva un muro. Su magnífica caída en cobertura ayuda a tapar los muchos agujeros que esa unidad genera. Su capacidad para emparejarse con tight end tanto físicos como rápidos, una auténtica ‘plaga’ en la actual NFL, es incomparable con la mayoría de linebacker. Sin él, esa defensa pierde su esencia y gran parte de su potencial.

Si se pierde un partido no estará en Oakland. Si se pierde dos no estará en Seattle. Si se pierde tres no recibirá a los Chargers. No pueden sobrevivir sin él a esta triada de partidos.

Es por eso que las lágrimas de Kuechly ayer marcan el final de la escapada y sirven como metáfora de lo que sintieron los aficionados de los Panthers al ver el partido, a pesar del resultado: se fueron con ganas de llorar.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.