Noticias Variadas de AS NFL.com (3)

¿Tiene Dallas el mejor ataque libra por libra de su historia?

¿Tiene Dallas el mejor ataque libra por libra de su historia?

TOM PENNINGTON

AFP

Es difícil mejorar la ofensiva de los Cowboys entre 1993 y 1996, pero el ataque actual del equipo tiene potencial para ser considerado entre los mejores de siempre.

A nuestros padres les encantaba recitar alineaciones de equipos de fútbol como si fuera la carta de Reyes Magos. Era otra época en la que en las escuelas estaba bien visto aprenderse las cosas de memoria, y había un hábito y un placer en hacerlo. La gente se sabía los ríos, las montañas, los cabos, y por el camino caía la alineación de sus equipos favoritos.

Y así, de tanto escucharlo desde bebés, todos sabíamos que Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento formaron la mejor delantera de la historia de fútbol, algo que los aficionados del resto de los equipos negarán indignados mientras recitan su favorita, que coincidirá exactamente con la mejor del equipo de sus amores.

Si hablamos de NFL, muchos estarán de acuerdo en que uno de los mejores ataques de la historia lo formaron los Dallas Cowboys de 1993/1994. QB: Troy Aikman, RB: Emmitt Smith, FB: Darly Johnson, WRs: Michael Irvin y Alvin Harper, TE: Jay Novacek, LT: Mark Tuinei, LG: Nate Newton; C: Mark Stepnoski, RG: Kevin Gogan/Derrek Kennard, RT: Erik Williams/Larry Allen. Parece imposible reunir más estrellas con el mismo uniforme sobre un emparrillado. Y para llegar a la Super Bowl XXVII (que ganaron a Buffalo), tuvieron que dejar por el camino a los Packers de Favre y a los 49ers de Steve Young, dos equipos que en aquel momento quizá también tuvieran el mejor ataque de su historia.

Por supuesto, no quiero decir que ese equipo de Dallas tuviera la mejor ofensiva de siempre. Aunque sí podría entrar en el debate en ese momento. Más tarde llegaron los Rams de 1999, los Patriots de 2007, los Vikings de 1998, o incluso los 49ers de 1994, para abrir una discusión que podría alargarse hasta el infinito.

Volviendo a los Cowboys de 1993/1994, cuatro jugadores de su ataque están ahora en el Hall of Fame: Troy Aikman, Michael Irvin, Emmitt Smith y Larry Allen. En una NFL en la que no existía el límite salarial, Jerry Jones no reparaba en gastos para reunir un grupo de jugadores casi inmejorable que ganó tres Super Bowls en cuatro años, que bien podían haber sido cuatro en hilo de no mediar un tal Steve Young y unos increíbles 49ers.

Sin embargo, quizá haya llegado un equipo capaz de destronar a aquel bloque mítico como mejor ataque de la historia de los Cowboys. Es verdad, es pronto para afirmarlo, pero los mimbres están ahí y los resultados empiezan a llegar. Será difícil que el bloque se mantenga íntegro en esta NFL en la que el límite salaria impide los Dream Teams, pero la euforia ha llegado a Dallas y, más allá de títulos, que previsiblemente llegarán, se nos antoja difícil imaginar un grupo ofensivo que libra por libra mejore el que están reuniendo.

Quarterback: Dak Prescott

Sentar a Tony Romo, uno de los mejores quarterbacks de la NFL en el siglo XXI, para darle el relevo a un novato, podría parecer una locura. Y más suponiendo que Romo, independientemente de sus problemas físicos, mantenga el talento y la genialidad de siempre. Sin embargo, Prescott ha irrumpido como un quarterback serio y seguro, y se ha integrado perfectamente. Tal vez hoy sea el eslabón más débil, pero si sigue jugando así, será el quarterback franquicia de los Cowboys durante muchos años.

Running back: Ezekiel Elliott

La NFL ha redescubierto el juego de carrera con un corredor cuya elección con el cuarto pick del draft fue muy criticada y que está demostrando cada domingo que podía haber sido el número uno perfectamente. A pesar del Emmitt Smith, no es muy habitual que un running back pueda jugar en la élite durante muchos años, pero si Elliott es capaz de mantener el nivel actual durante algunas temporadas, entrará en las quinielas de los mejores de la historia. No solo es que corra; bloquea en el backfield como un jugador de línea y hasta tiene buenas manos. ¿MVP en su temporada de rookie?

Receptores: Dez Bryant, Cole Beasley y Terrance Williams

Es posible que Dez Bryant sea el mejor receptor contemporáneo menos valorado. Mitos como Julio Jones, Larry Fitzgerald, Antonio Brown o A.J. Green oscurecen un poco su legado, pero el de Dallas tiene un talento innato para conseguir big plays y lapas en las manos para coger los balones más difíciles. Parece que el resto de receptores no está a su altura, pero Cole Beasley ha irrumpido como un tornado. Tiene unas manos de oro, consigue muchas yardas tras la recepción, y tiene el perfil de esos nuevos receptores de slot pequeños, muy rápidos, y capaces de romper la cintura a media secundaria, que tan de moda y tanto éxito están teniendo en la actualidad. Terrance Williams no está al nivel de ambos, pero como tercero en discordia suele aparecer cuando hace más falta.

Tight end: Jason Witten

probablemente entraría en la quiniela de los 5 mejores tight ends de todos los tiempos, y ya es aspirante a entrar en el Hall of Fame. Pero lo más increíble es que ahora, a los 34 años, está viviendo una segunda juventud, convirtiéndose en el cinturón de seguridad preferido por Prescott.

Línea ofensiva: LT – Tyron Smith; LG – Ronald Leary; C – Travis Frederick; RG – Zack Martin; RT – Doug Free.

Es curioso que cuando se busca la mejor línea ofensiva de todos los tiempos, en la mayor parte de los rankings aparecen sobre todo formaciones de los70’y80’. Las más modernas que suelen nombrarse suelen ser la de los Cowboys del 93/94, y la de los Broncos del 98/99. Por tanto, estamos hablando de que Dallas tiene, sin ninguna duda, la mejor OL de los últimos 20 años, y que quizá podría competir por el trono de todos los tiempos con aquella mítica de los Raiders que formaron Otto, Upshaw, Shell, Buehler y Bob Brown. Excepto Buehler, todos están en el Hall of Fame. si siguen jugando así, Tyron Smith, Travis Frederick y Zack Martin van por el mismo camino. Lo mejor es que Doug Free, la teórica oveja negra, no desentona en absoluto. El que sí estaba decepcionando era La’el Collins, pero ahora está en ‘injury reserve’ y Ronald Leary, jugador no drafteado de 2012, por culpa de una lesión degenerativa que auguraba una carrera corta y problemática, le está supliendo de maravilla. Hasta el punto que podría birlarle el puesto para los restos.

Todavía es muy pronto para meter a este ataque entre los mejores de todos los tiempos, pero ya escala puestos de honor en la historia de una franquicia que siempre ha sentido devoción por la ofensiva. Seguro que si el ‘Equipo de America’ termina la temporada conquistando el ansiado Lombardi, este se convertirá en uno de los grandes debates del largo trayecto por el desierto de la offseason.

Ben McAdoo y el arte de no complicar lo sencillo

Ben McAdoo y el arte de no complicar lo sencillo

AL BELLO

AFP

La valía de un entrenador principal se ve en los partidos que su equipo gana por pocos puntos y, en este apartado, los Giants son el conjunto número 1 de toda la NFL.

Para el afamado redactor de la revista Sports Illustrated Peter King, la jornada 10 fue la mejor de la temporada de la NFL hasta ahora. Desde luego, no está desencaminado después de los partidazos jugados en Carolina, New Orleans, Pittsburgh, New England o el mismo Monday Night en el estadio de los Giants. Todos merecerían una columna, especialmente la acción de dos puntos anotada por los Broncos (me la guardo para más adelante, cuando me venga el síndrome del folio en blanco), pero a pesar de la remontada de los Chiefs, del fenómeno de los rookies Dak Prescott y Ezekiel Elliott y de la maravillosa venganza de la Super Bowl XLIX perpetrada por Russell Wilson & Co. en Foxborough, me quedo con la sencillez mostrada por Ben McAdoo para llevarse el partido ante los Bengals por la mínima, 21-20.

En una división en que brilla la pareja de novatos de los Cowboys, se consolida Kirk Cousins y resalta la figura de Carson Wentz, poco se habla de la gran labor que está realizando este head coach debutante al frente de los Giants. La NFC North es la mejor división de la NFL. Todos sus equipos tienen marcas positivas y los neoyorquinos -¡oh sorpresa!- se encuentran en la segunda posición con un récord de 6-3. La valía de un entrenador principal se ve en los partidos que su equipo gana por pocos puntos. Es decir, aquellos que se deciden al final, por una sabia decisión y, en este apartado, los Giants son el conjunto número 1 de toda la NFL. Con una diferencia de puntos de -2 (182 a favor y 184 en contra), todas las victorias el cuadro de la Gan Manzana han sido por un touchdown o menos de diferencia, incluyendo dos por un solo punto, en la primera semana en Dallas (20-19) y en este Monday Night (21-20).

En el último cuarto del duelo ante los Bengals vimos dos aspectos muy interesantes de la forma de dirigir de McAdoo. Quedan poco más de 12 minutos por jugar, Nueva York tiene cuarto down y dos para anotar, perdiendo por seis puntos. Lo lógico es chutar un field goal corto –sí de esos que se han fallado muchos en la NFL esta temporada-, para ponerse tres por detrás y, teóricamente, empatar con otro chut de tres puntos más adelante. McAddo, sin embargo, decide ir a por el touchdown. John Gruden, el entrenador que llevara a Tampa Bay a conquistar su única Super Bowl, cuestiona como comentarista de ESPN, la decisión del head coach de los Giants. Pero a Eli Manning y sus huestes les está costando mover el balón (de hecho no volvieron siquiera a estar cerca de anotar en el resto del partido) y McAdoo piensa “ahora o nunca”. Manning completa su tercer pase de touchdown de la noche con el rookie Sterling Shepard y, tras el extra point, los locales se ponen por delante, 21-20. Gruden rectifica y alaba el coraje de McAdoo.

Pero la magistral lección de sencillez del entrenador de los Giants no acaba aquí. Tras buenas jugadas defensivas, el conjunto neoyorquino recibe la pelota en su yarda 41 con 3:01. Cincinnati todavía tiene dos tiempos muertos. ¡Qué difícil es para muchos cerrar un partido así! Para Tom Coughlin era imposible la temporada pasada…

McAdoo tira de manual. Los Bengals llenan la caja en primer down, Rashard Jennings corre para una yarda. Cincinnati para el reloj. Segundo y nueve, los visitantes siguen presionando arriba, Jennings gana tres yardas por vía terrestre. Los Bengals usan su último tiempo muerto y se echan para atrás esperando un lanzamiento corto de Manning. Draw, el quarterback y la línea simulan pase, Jennings se escapa por en medio y consigue nueve yardas. ¿El partido está decidido? Bueno, quedan más de dos minutos (2:07) y hemos visto a entrenadores estropear situaciones así (por ejemplo, Mike Smith en Londres -Falcons contra Lions- hace dos años). Jennings corre por el centro, cero yardas. Pausa de los dos minutos. Jennings repite de nuevo por en medio, galopada de 25 yardas. Ball Game!!!

Cinco cosas que pienso:

1. Perdón a Thomas Rawls, pero pienso que C.J. Prosise demostró el domingo por la noche que será el corredor titular de los Seahawks por muchos años. Prosise posee una gran versatilidad y no es extraño –aunque es doloroso- que Seattle acabe de prescindir de Christian Michael.

2. Pienso que la grandeza de Patriots y Seahawks se resume en los dos jugadores que registraron sendos hat tricks de touchdowns en el partido del domingo. ¿Cómo llegó LeGarrette Blount a New England como agente libre sin que ningún otro equipo lo reclamara antes al quedar libre de su relación laboral con Pittburgh? ¿Cómo es posible que nadie eligiera en el draft a Doug Baldwin y acabara en Seattle?

3. Es cierto, perdió Minnesota y una victoria en Detroit en la última semana de la liga podría arreglarlo todo, pero pienso que la situación de Green Bay en estos momentos puede calificarse de dramática.

4. Pienso que en Chicago tienen que hacer el esfuerzo de olvidarse inmediatamente de Jay Cutler. Sus números esta temporada: cuatro partidos, tres pases de touchdown, seis turnovers y 13 sacks

5. Pienso que es curioso que la Federación de Fútbol Inglesa anunciara un lleno en Wembley en el partido entre Inglaterra y España, pero viéramos muchos más asientos vacíos, al principio y al final del partido, que los que contemplamos en los dos encuentros de la NFL disputados este año en el mismo recinto. Cuando marcó Isco el 2-2 no quedaban en Wembley ni la mitad de espectadores que caben en el gran estadio…

Jerry Jones habla sobre la buena relación entre Prescott y Romo

Jerry Jones habla sobre la buena relación entre Prescott y Romo

Wesley Hitt

AFP

El propietario de los Dallas Cowboys ve a Romo como futuro entrenador y alaba la labor de formación que el veterano está haciendo con Dak Prescott en los entrenamientos.

Uno de los debates de la NFL en las últimas semanas está siendo cuál debe ser el papel de Tony Romo en estos imparables Cowboys. Con el paso del tiempo, se ha diluido el primer clamor que pedía que el jugador fuera titular en cuanto estuviera sano. Prescott tiene una presencia en el campo, y una capacidad de recuperación mental, que hasta ahora le ha permitido sobreponerse a los momentos malos y difíciles, tanto para él como para su equipo. El toma y daca contra los Steelers, con siete cambios de liderazgo en el marcador, y con un último cuarto perfecto de Big Ben, es buena muestra de ello.

El pasado martes, Jerry Jones, propietario de los Dallas Cowboys, fue invitado a una entrevista en el programa de radio The Fan del 105,3 del Dallas Morning News, y pudo dar algunas pistas sobre cuál puede ser el destino último para un Romo que aún tiene muchas cosas que aportar en esto del football americano.

Para Jones, Romo no es ahora un quarterback reserva y sería una locura creer que no va a recibir ningún ‘snap’ esta temporada, porque no está en ese punto en el que se convierte en un suplente. Además, mantenerlo en la banda por ahora no está siendo un lujo caro para el equipo, porque con su trabajo se está convirtiendo en un maestro para Prescott. “El otro día, Tony estaba recibiendo algunos snaps tras el center y se puso a fanfarronear sobre Dak. Dijo que el muchacho se las sabe todas. Lo observa todo y lo absorbe” (…) “La clave del asunto es lo que beneficiará a Dak observar como Tony recibe snaps en los entrenamientos como debe hacerse. La clave es lo mucho que Tony está ayudando a mejorar a Dak”.

Además, Jones piensa que Romo tiene un gran futuro como entrenador una vez que decida retirarse: “no me equivoco si digo que es increíble en ese aspecto. Tony va a tener opciones serias. Por supuesto que es todavía joven, pero tiene el talento para ser un gran coordinador ofensivo. Tiene una visión y una comprensión excepcional del football ofensivo. De hecho, hace dos años me senté con él y le dije: ‘te quiero dentro del proceso de búsqueda del quarterback de futuro del equipo. No quiero que termines tu carrera sin dejarnos el regalo de ayudarnos a encontrar ese quarterback y formarlo hasta que esté listo para jugar’. Cuando se lo dije, se le iluminaron los ojos y me dijo: ‘yo soy su hombre’”.

Durante muchos años hemos criticado la manía de Jerry Jones de intervenir en las decisiones deportivas de su equipo, dudando de su utilidad y considerándolo más bien un lastre. Sin embargo, en los últimos tiempos parece estar viviendo un momento dulce. Su draft de 2016 ha sido excepcional, y está claro que lleva su sello. Prescott y Elliott son los jugadores de moda en la NFL. Incluso la elección en segunda ronda de Jaylon Smith, que no podrá debutar hasta 2017, no está siendo tan perjudicial para su defensa, que está rindiendo a un gran nivel. Después de Smith fueron elegidos varios jugadores que parecían igual de interesantes y que tendrían un impacto inmediato en un grupo necesitado, pero pese a que varios de ellos están jugando a un buen nivel, ninguno apunta a gran estrella como Jaylon Smith si logra recuperarse.

Como guinda, Jerry Jones parece estar gestionando personalmente las relaciones en el vestuario entre Romo y Prescott, que en condiciones normales deberían estar saltando chispas. Sin embargo, parece que el propietario se ha convertido en una pieza clave a la hora de transmitir tranquilidad a una franquicia que después de mucho tiempo empieza a ver en el horizonte la luz del éxito.

Emiten recomendaciones para los Texanos de Houston en su visita a México

Emiten recomendaciones para los Texanos de Houston en su visita a México

AFP

A los jugadores del conjunto de Houston les recomendaron no ordenar nada en ‘Room Service’ ni salir del hotel.

Los Texanos de Houston parecen no tener mucha confianza en la Ciudad de México, ya que llevan ciertas reglas que deberán respetar durante su estancia en nuestro país, esto para mantener cierto control y evitar sanciones que puedan perjudicar a la institución.

De acuerdo con la Agencia AP, el conjunto de los Texanos de Houston recibió una circular en donde se mostraba una serie de reglas que recibió el equipo que tendrá el rol de visitante en el duelo del próximo lunes por la noche en el Estadio Azteca.

Y es que debido a que la NFL ha advertido acerca de que la carne en México podría tener clembuterol, una de las reglas que se les dio a los Texans, fue precisamente la de no pedir servicio a la habitación en el hotel.

Reglas para los jugadores de los Texans

1. No pedir servicio a la habitación

Por miedo a ingerir alimentos que podrían tener alguna sustancia prohibida, se les recomendó a los Texanos de Houston no pedir comida a la habitación, o el tradicional ‘Room Service’.

2. No salgan del hotel

El tema de la inseguridad está pegando duro a nivel internacional, por lo que además de que se les recomendó no salir del hotel, también se les advirtió de no salir con joyas caras y con mucho dinero en efectivo.

3. Beber sólo agua embotellada

Esta siempre es una medida que toman los jugadores cuando llegan a otros países, esto para evitar que esté contaminada

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.