Resumen de los Partidos-Semana 11 (AS NFL.com) Parte III

Lions 26 – Jaguars 19

Detriot Lions se impone a Jacksonville Jaguars

Los Detroit Lions vuelven a ganar y continúan al frente de la NFC Norte. Los Jaguars vuelven a mostrar que son una de las peores defensas de la NFL.

Detroit Lions continuará una semana más al frente de la NFC Norte. Sin ninguna duda es la mejor noticia para sus aficionados que han visto cómo sus jugadores sufrían más de la cuenta para vencer a unos flojos Jaguars. Matthew Stafford terminó el partido con 24/33 para 278 yardas, siendo Theo Riddick el mejor jugador de su equipo en ataque con 8 recepciones para 70 yardas y 13 yardas de carrera. Por su parte Blake Bortles concluyó el encuentro con 22/35 para 202 yardas, 2 pases de TD y 2 intercepciones. Chris Ivori realizó una gran actuación con 39 yardas de carrera en 17 intentos y 75 yardas de recepción en 6 pases atrapados.

El partido comenzó con las dos defensas imponiéndose claramente a los ataques. La batalla posicional estaba muy igualada y solo los Jaguars lograron llegar a distancia de field goal range en el primer cuarto para poner el 3 – 0 en el marcador. La jugada que ocasionó esta anotación fue un error del retornador de los Lions, Andre Roberts, que no logró coger el balón cuando estaba muy cerca de su end-zone. Esta era la única forma de romper la igualdad reinante, ante dos ataques inoperantes, especialmente en el juego de carrera.

Andre Roberts se resarció de su error retornando un punt para TD de 55 yardas en el segundo cuarto, los Lions fallaron el extra point sumándose a la fiesta que ha sido esta jornada 11 a este respecto. A partir de este momento un jugador empezó a sobresalir y llegaron los mejores momentos de juego de los Jaguars. Chris Ivori, quién probablemente realizó su mejor partido como Jaguar, empezó a imponer su poder y era capaz de mover las cadenas con fuidez. Bortles se animó ante este arreón de su corredor y conectó un par de buenos pases con Lee y Robinson, uno de ellos para TD de este WR.

Antes de llegar al descanso Matthew Stafford encontró a Golden Tate y Anquan Boldin en el slot un par de veces, sufiente para que Matt Prater anotase un FG de 27 yardas y pusiera el 9 – 9 en el marcador con el que nos fuimos al descanso.

Los Lions estaban dejando con vida a unos Jaguars que empezaron arriesgar viéndose capaces de llevarse la victoria. Nada más comenzar la segunda mitad los Jaguars cometieron el primer gran error del partido. Rafael Bush interceptó a Bortles en su propio campo y llevó el balón a la end zone. Los riesgos de Bortles suelen traer este tipo de jugadas, algo que limita mucho las posibilidades de victoria de Jacksonville. Lo que no se le puede negar a Bortles es que es un bombardero. Es muy valiente, confía mucho en sus receptores y en su propio brazo.

Antes de terminar el tercer cuarto y tras haber anotado un FG. Bortles conectó un pase profundo con Allen Robinson de 33 yardas que puso a su equipo en la red zone. Un nuevo pase, en esta ocasión a Marqise Lee, ponía a los Jaguars por delante para afrontar el último cuarto.

Los Lions no sabían cómo atacar. El juego de carrera estaba siendo inexistente y únicamente Theo Riddick hacía daño con su facilidad para salir del backfield y recibir pases. Pero la defensa de los Jaguars suele tener pájaras. Cuando más necesitaban estar concentrados dejaron un hueco enorme en un lateral que aprovechó perfectamente Eric Ebron para correr 61 yardas y llevar el balón a la red zone. El propio SE TE encargó de meter el balón en la zona de anotación en una jugada de carrera. Los Lions se volvían a poner por delante, lugar que no abandonarían en el resto del encuentro., gracias a que su defensa es bastante más seria que la de Jacksonville. En las postrimerías del choque Prater anotó un nuevo FG y Bortles fue nuevamente interceptado.

Los Lions, con más pena que gloria, continúan líderes de la división. Su defensa va mejorando y el regreso de jugadores como Ansah les permite soñar con llegar a playoffs. Eso sí su ataque debe reencontrar a Marvin Jones y Golden Tate que no están demostrando lo buenos jugadores que son. Los Jaguars continúan con una temporada aciaga de la que pocas cosas buenas se pueden extraer.

Bengals 12 – Bills 16

Los Bills, sin McCoy, corren por encima de los Bengals

El equipo de Cincinnati ve como su temporada se hunde en un completo ejercicio de futilidad ofensiva tras perder a A.J. Green.

Los Cincinnati Bengals, en su versión 2016, tienen un ataque muy limitado. La pérdida de, por orden, el coordinador ofensivo Hue Jackson, hoy entrenador de los Cleveland Browns, y de su pareja de receptores secundarios les ha dejado con la pólvora mojada. Una línea ofensiva lejos de sus mejores momentos ha contribuido para que el juego de carrera sea una sombra de lo que fue. Siendo así lo que les resta, lo que les ha ‘salvado’ durante todo el año ha sido la conexión entre Andy Dalton y A.J. Green, ambos completando una campaña mucho mejor de lo que sus números dicen. Rozando la heroica. Entonces: ¿qué sucedería si quitamos una de las dos partes de esta conexión?

Si vuestra respuesta es que se verían abocados a la catástrofe, habéis acertado.

Porque A.J. Green se retiró lesionado en el primer cuarto del partido entre los Bengals y los Buffalo Bills y lo que siguió fue un ejercicio de futilidad ofensiva de proporciones asombrosas. De esas que llenan la televisión de imágenes de aficionados desesperados y el estadio de silbidos. El resultado final fue de 12 para los Bengals y 16 para los Bills, a lo que les bastó con correr en ataque y quedarse quietos junto a los receptores en defensa para llevarse un partido que es gloria bendita para su clasificación.

Los Bengals no anotaron desde el segundo cuarto. Entraron en la end zone dos veces, una con el propio Dalton corriendo y otro con un pase a Tyler Boyd, pero en ambos casos fallaron el extra point, como parte de una epidemia global en la liga hoy. Desde ese momento lo que hicieron fue acumular tres y fuera como si juntando muchos te dieran un cupón de descuento en alguna peluquería.

En el último cuarto, y con la necesidad de anotar un touch down para ponerse por delante, la frustración alcanzó a todos los estamentos de la franquicia. Dalton gritaba, los corredores se culpaban, los receptores dejaban caer balones, los entrenadores reunían a los jugadores para echarles la bronca, los aficionados silbaban. Una vez tras otra. y tres y fuera.

Porque los Bills tampoco opusieron nada más que la carrera. Y eso que también se quedaron sin su mejore jugador, en este caso LeSean McCoy. No fue óbice para acumular 183 yardas terrestres y llegar a anotar cuatro field goals que se sumaron al único touch down de Buffalo conseguido, por supuesto, por tierra con un McCoy que entró en la end zone como un ciclista, brazos al cielo en gesto de celebración, mucho antes de cruzar la pancarta.

Los números de los quarterbacks hablan de lo que fue el juego aéreo en todo el encuentro. Tyrod Taylor, incapaz en los terceros downs y limitado como muy pocos titulares en esta liga, sudó tinta china para llegar a las 166 yardas y regaló una intercepción a Dre Kirkpatrick que tampoco tuvo ninguna importancia. Andy Dalton, por su parte, tuvo que lanzar 43 veces para llegar a las 201 yardas, más dos intercepciones a las manos de Stephon Gilmore.

La nada. La total y absoluta nada. Y sin A.J. Green y LeSean MacCoy, menos que nada. En Buffalo pueden estar contentos por la victoria y por la recuperación de una secundaria que se había dedicado a defraudar a la BillsMafia todo el año; pero que no se lo crean mucho, porque es que los receptores de los Bengals no son capaces de irse de nadie.

La temporada de Cincinnati se hunde. Con tres victorias tras once jornadas sus opciones son casi nulas, y sus sensaciones son aún peores. Si, además, se quedan sin Green, apaga y vámonos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.