Sólo las lesiones detienen al mejor Rob Gronkowski

El tight end de los New England Patriots se perderá el duelo contra 49ers, pero se está mostrando más explosivo que nunca.

Rob Gronkowski, tight end estelar de los New England Patriots, es una de los ‘juguetes preferidos’ de Tom Brady y una de las armas que tiene a su disposición el maestro Bill Belichick en sus complejos entramados ofensivos, en los que este jugador cambia la dinámica de un partido en cualquier instante.

Así de determinante es Gronko.

Sin embargo, en la campaña más desequilibrante por parte del tight end, las lesiones nos están privando de su participación con demasiada frecuencia, un hecho que le está dejando en la banca o excesivamente mermado durante no pocos encuentros, circunstancia llamativa ya que siempre se ha mostrado como un ejemplo de constancia con 15 encuentros disputados como mínimo en cinco temporadas de las siete que lleva de profesional.

Otra cosa es cuando Gronko se encuentra en un estado de salud razonable, porque cuando es el caso… el asunto cambia y de forma radical.

Las últimas noticias nos dicen que Gronkowski no podrá actuar en el encuentro que sus Patriots van a disputar en el Levi´s Stadium de Santa Clara por un problema en el pulmón que sufrió en el partido anterior de su equipo, la derrota en Foxboro ante los Seattle Seahawks.

El punto positivo que se puede sacar a todo esto es que el pulmón no se ha perforado, tal como afirman los servicios médicos del club, pero la precaución es fundamental porque el papel de Gronko volverá a ser determinante una vez más cuando lleguen los playoffs.

Lo que no se puede olvidar es que su 2016 estaba siendo fabuloso en términos de explosividad. Cierto es que no tendrá tiempo material de superar las 1327 yardas en 2011, su segundo año en la NFL o los 17 touchdowns de aquella misma temporada.

No, en lo que está brillando Gronko es en su promedio de yardas por recepción, ya sea porque el club está jugando en profundo con enorme efectividad o porque una vez atrapado el envío, no hay manera de llevarle al suelo.

La presente temporada está viendo una marca de 21.6 yardas por captura, superando en cinco yardas su mejor promedio conseguido hasta la fecha, logrado el año pasado con 16.3. Eso es una barbaridad.

De hecho, tan espectacular es ese dato que lidera a toda la NFL en esa categoría entre todos los receptores cualificados y es, junto a Delanie Walker de los Titans, el único tight end que se encuentra en el top 10 de recepciones de más de 20 yardas con 12 cada uno, al mismo nivel que Antonio Brown, pero con muchas menos oportunidades para lograrlo.

Es verdad que su presencia en la end zone no se está saldando este año con muchos touchdowns, únicamente tres, pero el resto de compañeros se están beneficiando de las dobles o triples coberturas que acapara esta pesadilla andante para las defensas.

Y nadie lo está haciendo mejor que otro tight end que hay en la plantilla que responde al nombre de Martellus Bennett, que lleva ya 38 recepciones para 504 yardas y cuatro touchdowns.

En el duelo que enfrentará a Patriots con San Francisco 49ers volverá a asumir galones, pero pocas cosas hay más sugerentes para el ataque de New England que poder contar con Gronko y Bennett de forma continuada.

Sin olvidar los sudores fríos que provocan en los rivales, que todo hay que decirlo.

1 comentario

    • Rey Cowboy en 26/11/2016 a las 10:30 am
    • Responder

    Sin dudas una bestia,pero los Pats es una maquinaria de jugar Futbol sin el,sin Tom Brady se las arreglan para ganar,otra temporada mas que son de los grandes favoritos para llegar al SB.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.