Noticias Variadas de ESPN (1)

Los Raiders brindaron una pequeña prueba de su futuro en México

MÉXICO — Los Oakland Raiders tienen el mejor récord de la Conferencia Americana.

Vale la pena pausar por un momento y pensar en ello.

Sí, este equipo está empatado en la cima de la AFC con los New England Patriots, pero mientras que los discípulos de Bill Belichick no han sufrido una campaña perdedora desde el 2002, los Raiders son la franquicia espejo: no han culminado con registro positivo desde el mismo año.

Oakland todavía tiene muchas cosas por mejorar si piensa en un viaje al Super Bowl. Eso quedó de manifiesto en el Estadio Azteca, con todo y que los Raiders rescataron el triunfo gracias a una remontada que incluyó dos touchdowns en el último periodo para superar a los Houston Texans.

Derek Carr completó los 11 intentos de pase que lanzó a sus corredores —Jamize Olawale, Latavius Murray y Jalen Richard— para un total de 199 yardas y dos touchdowns, y también pudo conectar cuatro veces con Amari Cooper para 57 y el touchdown que selló el triunfo, pero erró algunos pases muy accesibles que pusieron en riesgo el juego para Oakland, incluyendo un descuidado envío por el centro del campo que resultó en intercepción al inicio del segundo medio. La entrega de balón se convirtió, a la postre, en un touchdown ajeno.

Derek Carr terminó el partido en el Azteca con 295 yardas por aire y tres anotaciones Getty Images

Michael Crabtree sólo pudo atrapar tres de los siete pases que lanzó Carr en su dirección, para un total de 5 yardas, además de sufrir un balón suelto. La línea ofensiva, considerada ampliamente como una de las tres mejores de la NFL, tuvo problemas para controlar a los frontales defensivos de los Texans, sobre todo a Jadeveon Clowney, quien se hizo notar en el encuentro.

Pero sobre todo, la defensiva necesita dar el paso al frente.

En la noche, los Raiders dejaron caer dos intercepciones claras de las manos: una cortesía de Shilique Calhoun y otra más tarde del profundo de Pro Bowl, Reggie Nelson. Permitieron a Houston y a Brock Osweiler tomar confianza con el transcurrir de los minutos, y por momentos el nivel de juego mostrado sobre el campo estaba lejos de reflejar una marca de 8-2.

«El 8-2, eso es grandioso para nosotros», dijo el apoyador/ala defensiva Khalil Mack al término del partido, antes de acotar, «Al principio nos estaban pegando. El N° 10 [DeAndre Hopkins], hombre, le estaban entregando el ovoide».

El mariscal de campo hizo eco a esos sentimientos.

«Significa [la marca de 8-2], que estamos haciendo las cosas del modo correcto», expresó Carr. «Significa que vamos en la dirección correcta, que nuestro proceso y nuestro plan está funcionando, pero Khalil se parará aquí y les dirá lo mismo: no estamos ni cerca de donde queremos estar ni donde vamos a estar».

La primera excusa a la vista es obvia: se trata de un equipo joven. Es cierto y es válido. Sin embargo, también es cierto que en la NFL las condiciones cambian con tal rapidez que no es sencillo para un equipo brindarse el lujo del tiempo. Equipos que en el pasado reciente parecían estar en el mismo escalón que ocupan ahora los Raiders, como franquicias jóvenes que solamente requerían un poco de tiempo de maduración, se han venido abajo estrepitosamente.

¿Recuerdan el 13-3 de los Atlanta Falcons en el 2012?

Es equipo ni siquiera tiene ya al mismo entrenador en jefe.

¿Y los Indianapolis Colts del 2014?

Acumulan un registro combinado de 13-13 desde entonces.

Ganar no es sencillo en la NFL. Los Raiders lo están logrando, aunque quizás más sufrido de lo deseable. El siguiente paso en el desarrollo de la franquicia debe ser ganar confiadamente los partidos que deben ganar, es decir, aquellos ante rivales inferiores; como fueron los Texans.

Contenido Patrocinado

Comentar

Big Ben aconseja a Luck que «cuide su futuro»

PITTSBURGH — El quarterback de los Pittsburgh Steelers, Ben Roethlisberger, «absolutamente» espera que Andrew Luck esté en el campo con los Indianapolis Colts el jueves por la noche, pero le aconsejó al quarterback titular que se inteligente mientras esté dentro del protocolo de conmociones.

Las palabras de Roethlisberger vienen por su experiencia de más de 12 años en la liga y tras pasar por varias situaciones con conmociones.

«Con el cerebro no se relaja», dijo Roethlisberger a los reporteros de Indianapolis en una llamada de conferencia. «Él es joven y tiene una larga carrera por delante».

Ben Roethlisberger aconsejó a Andrew Luck que tomará las precauciones de rigor mientras estuviera bajo el protocolo de conmociones. AP

Roethlisberger, de 34 años, dijo que espera que Luck, de 27 años, juege porque Luck es un «competidor fuerte» y «uno de los mejores en el deporte». Pero no criticaría a Luck for quedarse en la banca de ser necesario.

Los Tennessee Titans capturaron a Luck dos veces y lo golpearon ocho veces en la victoria de los Colts el doming, con el golpe que le propinó el tackle defensivo Austin Johnson en el cuarto final probablemente causando que Luck entre en el protocolo de conmociones.

Luck necesitaría un alta médica antes de jugar. Scott Tolzien es el quarterback suplente. En la temporada, Luck está promediando 3.5 capturas por juego.

Roethlisberger estuvo en el protocolo la temporada pasada tras ser golpeado por el tackle defensivo de los Seattle Seahawks, Michael Bennett, en una derrota en la Semana 12. Jugó en el próximo con seis completos para recuperarse contrato a Luck, quien solo tendrá tres días. Roethlisberger dijo que después de ese partido no tenía una conmoción. En su carrera, Roethlisberger ha sido capturado en 453 ocasiones, 34 de ellas en las últimas dos temporadas. El historial de conmociones de Roethlisberger data desde el 2006, cuando estuvo cuestionable para un partido ante los Oakland Raiders tras sufrir un golpe en la cabeza.

Cuando los reporteros de Indianapolis le preguntaros si tenía un historial de sus conmociones, Roethlisberger dijo: «No tento idea. Quizás demasiadas».

«Yo he jugado este juego por mucho tiempo y en mis días al comienzo de mi carrera, yo no me quería perder un juego y hubo muchas ocasiones en las que no le dije a nadie que no me sentía bien o que sentía que tenía conmoción», dijo Roethlisberger. «Mirando hacia atrás, desearía que no lo hubiera hecho. Uno tiene que ser inteligente cuando se trata de tu cerebro porque uno juego futbol americano por un corto periodo de tiempo en tu vida. Cuando uno tiene familia y personas con quien uno va a estar a largo plazo, uno tiene que asegurarse que uno cuide su salud».

Contenido Patrocinado

Comentar

La pasión y el fervor por el fútbol americano a flor de piel en México

CIUDAD DE MÉXICO – Por estos lados lo llaman Tony Pomo. Si, rima con Romo. “Pero es más que eso”, apunta Roberto García, utilizando su mano derecha para imitar lo que uno haría mientras toma un trago de una bebida alcohólica.

Ya ven, García explica, “pomo” es un apodo para una botella de licor fuerte.

Mientras tanto, Tony Romo, el quarterback estrella de los Dallas Cowboys que actualmente se ve relegado a ser suplente, desde hace rato les hace acordar a varios aficionados mexicanos – incluyendo a García – a un hombre que ha tomado mucho “pomo”.

Ya saben, por todas sus lesiones.

“Siempre está lesionado”, García dice entre risas. “Siempre está fuera de comisión”.

La NFL regresó a México con el juego del lunes por la noche entre los Houston Texans y los Oakland Raiders, organizando un festival para simpatizantes que duró por tres días antes de la patada inicial de este. Ellos aman a su fútbol americano, aún si el balompié sigue siendo el deporte rey. Ellos miran, alientan, discuten y se divierten generando apodos graciosos para los mejores jugadores de la NFL.

¿Mike Singletary? El Oso.

¿Todd Christensen? Hombre Lobo.

¿Dave Casper? El Fantasma.

¿Andrew Luck? El Hipster (por alguna razón).

Esos son inofensivos. Por alguna razón, la gente de México D.F. se la agarra con la apariencia física de Ben Roethlisberger, el mariscal de campo de los Pittsburgh Steelers.

Sus apodos van desde El Cachetón a La Hamburguesa o simplemente El Gordo. Es una labor de amor.

“Nosotros simplemente amamos a la NFL aquí”, dice José Antonio Bohon, un fanático ardiente de los Vikings. “El hecho de que esté aquí, de regreso en México, es simplemente increíble”.

Se estima que México cuenta con una base de unos 23 millones de seguidores de la NFL, la más amplia fuera de los Estados Unidos y un número que supera a la población combinada de Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Filadelfia y San José.

Más de los 76,743 concurrentes hubiesen llenado las gradas del Azteca si no hubiese sido por las renovaciones recientes al estadio. Los dos partidos con más concurrencia en la historia de la NFL justamente se disputaron en el Azteca con 112,376 y 106,424 personas en 1994 y 1998 respectivamente, y eso era para la pretemporada.

Millones más vieron el partido del lunes — el primero en la Ciudad de México desde el 2005, cuando un juego de domingo por la noche entre los Cardinals y 49ers convocó a 103,467 aficionados — desde el confort de sus casas. Además, el fan fest previo en el Parque Chapultepec fue todo un éxito con carreras de 40 yardas, patadas regresadas, camisetas probadas, fotos de anillos de campeón del Super Bowl y poses con el Trofeo Vince Lombardi. Cada fila era larguísima.

“La gente piensa que solo somos hinchas de fútbol”, expresó Eduardo Corrales, un hincha de los Patriots de 21 años de edad”.

“Yo pienso que esta es una oportunidad para que la gente en Norteamérica se dé cuenta de que aquí hay muchos aficionados, mucha gente a la que le gustaría ver más juegos de la temporada regular de la NFL. Esta es una buena oportunidad para que el fútbol americano siga viniendo y creciendo. Los mexicanos les están dando la bienvenida con gran placer”.

Uno no necesita buscar más allá de las camisetas que ellos visten. Es un espectáculo por sí solo.

Todos los nombres más reconocidos decían presente con varias camisetas de Peyton Manning, Aaron Rodgers, Tom Brady y hasta del mismo Cachetón. Sin embargo, también había camisetas históricas (Joe Theismann, Roger Staubach, Joe Montana, Jim Kelly), de jugadores estrella no tan reconocidos (Tiki Barber, Zach Thomas, Patrick Willis, Tedy Bruschi) y hasta de ídolos en equipos anteriores (Albert Haynesworth en los Redskins, Drew Brees con los Chargers, Brian Dawkins con los Broncos, Randy Moss con los Raiders) junto a otras muy raras (¿Matt Cassel? ¿Todd Heap? ¿Dwayne Bowe? ¿Aaron Dobson?) .

“El apoyo está creciendo para cada equipo”, dijo Josué Álvarez, un joven de 22 años de edad. “Simplemente crece y crece involucrando a cada vez más equipos. Aquí puedes encontrar aficionados de cualquier equipo”.

Como el mismo Álvarez. Él primero se interesó en los Packers porque realmente le gusta el queso (su “obsesión”) y ahora se sabe a cada jugador del equipo de memoria. O como Bohon, vestido con los colores de los Vikings de pies a cabeza ya que él creía que Fran Tarkenton era un “adelantado a su tiempo” cuando era niño.

O Erick Colin Mena, un hombre de 36 años que se ve fascinado por la ciudad de Boston y contaba con un sweater puesto que decía “Yo Podré Vivir en México Pero Mi Equipo Está en New England”.

O Mario Hernándes, de 26 años y vistiendo un disfraz de los Raiders porque su mamá le compró una mochila de aquel equipo que lo enamoró a primera vista hace nueve años.

“Los colores negro y plata cuentan con un encanto que los mexicanos simplemente aman”, explicó Roberto De La Vega, otro fan disfrazado completamente como Raider.

“Son un equipo que cuenta con una especie de magia”.

Ellos llaman a los Raiders “Los Malos” con orgullo.

Y sus seguidores estaban por todos lados el pasado fin de semana.

Cuando un grupo de jóvenes adolescentes posaron para una foto de quinceañera enfrente del Ángel de la Independencia, unas 100 personas se metieron en medio de la toma y empezaron a gritar “¡Raiders!”. Cuando ellos se enteraron de que el equipo llegaría a las seis de la tarde del domingo, fueron al Hotel Hyatt Regency a recibir a los jugadores.

También formaron fila temprano cuando Tim Brown, miembro del Salón de la Fama, iba a firmar autógrafos. Y cuando un portavoz de la NFL les dijo que todavía faltaban siete horas para que llegue y deberían buscar algo para hacer mientras tanto, ellos básicamente dijeron “estamos bien”.

Este no fue simplemente el primer juego de lunes por la noche fuera de EE.UU. Estos eran dos clubes líderes de su división con el mayor porcentaje de victorias combinado para un juego internacional de la NFL. Este era un equipo cercano contra un rival con una afición numerosa jugando en un feriado nacional por la revolución mexicana. Todo esto sucedía en la ciudad con la población más numerosa del hemisferio oeste.

Las entradas se agotaron en 15 minutos.

“México está muy dividido”, dijo Nahima Choura, una periodista reconocida de Televisa Deportes. “Cuentas con la mitad de un país que ama y adora al fútbol mientras la otra mitad ama y adora al fútbol americano. Hemos contado con eventos muy importantes como el Clásico Mundial de Béisbol y la Fórmula 1, pero el que ha generado la mayor emoción y curiosidad fue la NFL”.

Contenido Patrocinado

Comentar

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.