Dentro del Emparrillado (5)

SEATTLE 40-7 CAROLINA

Costoso y contundente triunfo de Seahawks sobre Panthers

Seattle ofreció su partido más completo del año pero perdió a Earl Thomas el resto de la temporada en el proceso

La buena noticia para los Seattle Seahawks es que finalmente carburaron todos los cilindros en un camino que irremediablemente parece conducirlos a playoffs. La mala noticia es que tendrán que recorrer el resto del trayecto sin Earl Thomas.

Russell Wilson comandó a una vertical ofensiva, Thomas Rawls tuvo dos touchdowns por tierra y los Seahawks dominaron 40-7 a unos Carolina Panthers que la noche del domingo alcanzaron un nuevo nivel de miseria en su decepcionante temporada.

Y no tardaron mucho.

Derek Anderson inició el juego luego de que el coach Ron Rivera decidiera imponer una medida disciplinaria al actual MVP, Cam Newton. Bueno, Ron, la broma fue para ti.

Mike Morgan interceptó el primer pase del encuentro y cuatro jugadas después Steven Hauschka convirtió el regalo en tres puntos. Seattle no tuvo que mirar nunca más atrás y Rivera puso fin de inmediato al experimento Anderson.

Si hubo algún cambio, no se notó.

Los Seahawks rápidamente montaron una ventaja de 10-0 con el touchdown de ocho yardas de Thomas Rawls con 6:42 en el primer cuarto.  Poco después, Seattle recibiría su golpe más duro del encuentro y Carolina no tuvo nada que ver con él.

El siempre intrépido Thomas se lanzó a desviar un pase de Newton a Greg Olsen. En su desprotegido vuelo, se topó con su compañero Kam Chancellor y ante el duro impacto no pudo controlar su caída. El resultado: Una fractura de la tibia izquierda que lo puso, incluso, a contemplar el retiro.

Inmediatamente después, Carolina dio la única señal de vida en todo el encuentro, cuando Newton encontró a Ted Ginn Jr. para un touchdown de 55 yardas.

A partir de ese momento fue todo Seahawks en todas las formas, colores y sabores.

Rawls, quien finalizó con 106 yardas, puso la pizarra 17-7 con una escapada anotadora de 45 yardas.

Con el marcador 23-7 al descanso, uno pensaría que Carolina había hecho los ajustes necesarios para mantener a flote su temporada. Tyler Lockett demostró que no fue así al escaparse 75 yardas a zona prometida en la primera jugada de la segunda mitad.

Wilson, quien completó 26 de 36 para 277 yardas, puso la cereza en el pastel al coronar una ofensiva de 10 jugadas y 84 yardas con un pase de touchdown a Jimmy Graham.

Con la pizarra 37-7 y con la lección aprendida tras la lesión de Thomas, Wilson vio el resto del encuentro desde la banca.

Los Panthers (4-8) necesitarían de un milagro navideño para revertir el rumbo luego de permitir 75 puntos en sus últimos dos encuentros, resaltando la ausencia del linebacker Luke Kuechly (conmoción).  Cada vez luce menos probable que Santa Claus le traiga a Carolina el regalo de la postemporada, pues queda claro que Cam Newton (14 de 32 para 182 yardas) no se ha portado bien este año.

La única interrogante que queda por resolver en torno a Carolina es ¿qué habrá hecho Newton para iniciar el juego en la banca? El reporte oficial indica una violación al código de vestimenta, algo que no cuadra, pues de ser el caso Newton no habría iniciado un solo juego en su carrera. ¿O acaso no habían visto sus atuendos?

¿Jugada de pillos o jugada antideportiva?

El mundo de la NFL está debatiendo estos días sobre si la última jugada del Ravens – Bengals fue o no moral. Recordemos otras jugadas polémicas.

En la Semana 12 de esta temporada los Baltimore Ravens sellaban su victoria con una jugada “extraña”. Faltando 12 segundos para terminar el partido tenían que ejecutar un punt en su propio campo y con el fin de evitar que los Cincinnati Bengals tuvieran una sola oportunidad de tocar la pelota se auto anotaron un safety agotando el tiempo. Durante esos 12 segundos los jugadores de Baltimore cometieron toda clase de penalizaciones clamorosas sin importarles el lanzamiento de pañuelos, las faltas en ataque no paran el reloj, qué es lo que realmente buscaban, utilizar una triquiñuela para sellar la victoria.

El debate sobre si lo qué hizo Baltimore no se hizo esperar. John Harbaugh, que antes de ser Head Coach fue entrenador de equipos especiales, se conoce muy bien el reglamento y no hizo otra cosa mas que explotar una laguna del mismo, cosa que por cierto ya había hecho antes en una Super Bowl. El debate es sobre la deportividad de la jugada o no, porque lo que nadie discute es sobre si es lícito. Lo mas anecdótico es que John Harbaugh hace apenas dos años se quejó amargamente de las formaciones de los New England Patriots en un partido de playoffs, formaciones que calificó de antideportivas.

Es mas que probable que en post temporada esta jugada sea objeto de revisión, un equipo no le importa cometer repetidas faltas y consigue su objetivo. Si esa jugada desaparece o no del reglamento es luego una cuestión que deberán discutir los propietarios, pero como veremos a continuación esto no siempre fue así. Los equipos siempre han “utilizado” el reglamento en beneficio propio, allí donde hay un agujero se aprovecha hasta que se declara ilegal.

El 26 de septiembre empezaba la temporada 1954 de la NFL con un partido que enfrentaba a los Baltimore Colts y Los Angeles Rams. En la primera jugada del partido, y de la temporada, los Colts vieron sorprendido por una jugada llamada “The Sleeper Play” o “The Hideout Play”. Norm Van Brocklin, el QB de los Rams lanzaba un pase de 80 yardas donde se suponía qué no había nadie, sin embargo allí estaba el WR Skeet Quinlan, que tranquilamente recibió el pase para anotar el primer TD del partido. Contada así la jugada puede considerarse un despiste de la defensa, pero las cosas no ocurrieron de esa forma. Los Colts fueron objeto de una de las primeras jugadas de engaño que nacieron a raíz de la legalización del “forward pass”.

“The Sleeper Play” o “The Hideout Play” se empezaron a utilizar en la década de los años veinte, o al menos existe documentación sobre su uso. La jugada se utilizaba cuando llegaba el ocaso del sol y la visibilidad por falta de luz era escasa (no se jugaba aún con luz artificial). Un jugador del equipo de ataque se colocaba en la banda donde estaba el resto de su equipo, se “escondía” dentro del campo y delante de los sustitutos (entonces solo existía la sustitución por lesión). Aquello confundía a la defensa que no podía localizar a todos los jugadores y el QB ejecutaba rápidamente el snap lanzando un pase hacía donde estaba “escondido” su compañero, que normalmente anotaba un TD o conseguía un importante avance de yardas.

La jugada cayó en completo desuso a medida que las defensas podían anticiparla. Sin embargo este caso de Norm Van Brocklin y Skeet Quinlanfue muy diferente, este último simuló que se marchaba hacía la banda cojeando para ser reemplazado (en 1954 la NFL ya había institucionalizado las sustituciones sin límite). Cuando llegó a la banda se paró en seco y se quedó dentro del campo, confundido o “escondido” entre todos sus compañeros que estaban en la banda.

Cuando Norm Van Brocklin ordenó ejecutar el snap lanzó un pase de 80 yardas que nadie en la defensa de los Colts sabía exactamente hacía dónde iba dirigido hasta que apareció de la nada Skeet Quinlan. Don Shula, encargado de cantar las jugadas defensivas de los Colts declaraba en una entrevista años después que solo recordaba una cosa, “¿A donde demonios estaba lanzando Norm Van Brocklin aquel pase?”.

Al día siguiente Bert Bell, el Comisionado de la NFL, sin reunión de propietarios y sin asesoramiento alguno, declaró la jugada ilegal por considerarla una jugada totalmente antideportiva, y así continúa hasta hoy día. A pesar de la prohibición los Cleveland Browns la intentaron utilizar hace dos temporadas precisamente frente a los Baltimore Ravens. Durante el partido los Browns estaban intercambiando a sus dos QB, Johnny Manziel y Brian Hoyer. Johnny Manziel hizo el gesto de salir del campo, recibió una señal de su coordinador ofensivo Kyle Shanaham y salió disparado por la banda, atrapó el pase de Brian Hoyer y logró avanzar 39 yardas. La jugada sin embargo fue anulada por un movimiento ilegal del WR Terrance West. La NFL tuvo que aclarar el llunes que pese a que la jugada fue anulada por aquella falta, aunque esta no hubiese tenido lugar, hubiese sido anulada igualmente. Cleveland debió ser sancionada con una penalización de 15 yardas por conducta antideportiva por utilizar la “The Sleeper Play” o “The Hideout Play”

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.