Dentro del Emparrillado con AS NFL (1)

NCAA

Alabama, Ohio State, Clemson y Washington van por el título

El Comité de Selección entregó el ránking final. Las semifinales se disputarán el 31 de diciembre y la gran final está pactada para el 9 de enero.

Ya está. Muchos reclaman y se encendieron las redes sociales, pero ya está. El Comité de Selección, que entre otras personas conforma Condoleezza Rice (ex Secretaria de Estado en el segundo gobierno de George W. Bush), entregó el ránking definitivo del fútbol americano universitario para la temporada 2016 y así también los equipos que irán por el título nacional.

Seguro se pueden tirar sobre la mesa mejores maneras de encontrar un campeón, pero en más de 100 años de historia y con 128 equipos en competición, este sistema mediante un panel de expertos es el mejor escenario que ha tenido la NCAA.

En su última reunión, el Comité determinó que las universidades de Alabama, Ohio State, Clemson y Washington (con ese orden de ránking) jugarán los playoffs por el campeonato: el 31 de diciembre “Bama” se enfrentará a los Huskies en el Peach Bowl (Atlanta) y los “Buckeyes” se medirán con los “Tigers” en el Fiesta Bowl (Phoenix). Los ganadores de ambos duelos se encontrarán en la gran final, programada para el 9 de enero, en Tampa Bay.

A Alabama nadie lo cuestiona, ya que terminó con campaña invicta. Pero de ahí hacía abajo saltan varias dudas. Cierto es que los otros seleccionados para los playoffs tienen una sola derrota, pero mucho se ha criticado que Penn State quedara fuera luego de coronarse campeón de la Conferencia Big 10 y en la campaña derrotara a Ohio State. Algo similar pasa con la selección de Washington y el descarte de equipos como Oklahoma y Michigan.

Como premio de “consuelo” las universidades desde el quinto puesto del ránking hacia abajo fueron seleccionadas para los otros grandes tazones:

– Florida State vs Michigan / Orange Bowl, 30 de diciembre

– Wisconsin vs Western Michigan / Cotton Bowl, 2 de enero

– USC vs Penn State / Rose Bowl, 2 de enero

– Oklahoma vs Auburn / Sugar Bowl, 2 de enero

La NFL permite apoyar todas las causas… para no apoyar ninguna

La liga dio vía libre a sus jugadores para mostrar al mundo que preocupación social era más urgente y, de camino, evitó mojarse con ninguna de ellas.

Hay que reconocerle a la NFL que en tácticas de marketing y relaciones públicas son unos ases. Mira que han tenido tropezones en tiempos recientes, sobre todo con la gestión de la violencia doméstica, en la que tan pronto se quedan cortos como se convierten en dioses que gobiernan la vida de sus súbditos por encima de la propia justicia estatal, y que han metido la pata hasta el corvejón en el trato a los jugadores en beneficio de los propietarios, pero en el fondo siguen dominando el arte de la pantomima como pocos.

Veamos el último, y glorioso, ejemplo de trampantojo en conciencia social.

Este fin de semana la NFL permitió a sus jugadores lucir en sus botas la causa que estimasen conveniente. Desde hace años la liga en sí tiene dos meses dedicados a dos asuntos concretos: la lucha contra el cáncer de mama y el apoyo al ejercito estadounidense, amén de dedicar un mes a la ‘herencia hispana’. Bien.

En al menos uno de estos temas ya les han pillado con las manos en la masa, cobrando del ejercito para su promoción por lo que lo que estábamos viendo eran anuncios y no una implicación altruista de la liga. Esto llevo a una enorme polémica, dirigida entre otros por el senador John McCain, notable republicano que optó en su día a la Casa Blanca, que acabó con la NFL reculando y devolviendo dinero.

Sin embargo, y fuera de esas causas, la liga mostraba una inflexible política de tolerancia cero. Argumentaban que no podían dejar que los jugadores lucieran chapas, o calcetines, o lo que fuera, en favor de lo que ellos considerasen oportuno porque pronto la estética de la competición se convertiría en un sindiós. Eso y, aunque esto no lo reconocían, el pánico que tenían a que sus empleados empezasen a reclamar cosas que no les gustarían ni un pelo. Pongamos de ejemplo a Kaepernick y su protesta ante el himno.

Esta política de tolerancia cero pronto encontró un escollo bochornoso: DeAngelo Williams pintó sus zapatillas para luchar contra la violencia doméstica, pues su madre había sido asesinada por su pareja, y se encontró con una multa llena de rigor y falta de corazón. Como todas las decisiones que adolecen de corazón, ésta se encontró con el rechazo y el «¿cómo os atrevéis?» de la opinión pública.

Y es ahí donde entra la genialidad del departamento de marketing de la NFL, que se ha cargado todos los problemas, lo que ellos consideraban problemas, de un plumazo: instauraron una jornada para que cada jugador usase sus zapatillas para promocionar algún asunto social que les preocupase.

Qué maravilla.

Admirad, por favor, la jugada.

Ayer, 500 tipos pintaron de colorines sus playeras y escribieron en ellas defensas de los afroamericanos, de los gays, de agua para África, de respeto a las mujeres, de recaudación de fondos para tal clínica en tal pueblo, para hablar de tal enfermedad rara, de alimentos para desnutridos, de la lucha contra el SIDA, de… de todo. Y ese es el problema: todo es nada.

Todo es nada. Así de sencillo. La absoluta burrada de causas dispersas e individuales sirve para que la NFL quede estupenda con su libertad y su respeto a todo el mundo, para que los jugadores crean que están sirviendo para algo, y para que la avalancha de mensajes se tapen los unos a los otros para que ninguno sea relevante. Sin ninguna fuerza, cada causa sigue siendo igual de anónima que ayer.

Apoyando todas las reivindicaciones, lo que hace la NFL es no apoyar ninguna. Y dejar su imagen impoluta, amén de tener al rebaño controlado y contento un domingo al año. Bravo.

La NFL quiere implementar un octavo zebra en el césped

La noticia la ha confirmado Troy Vincent, Vicepresidente Ejecutivo de la NFL a cargo de las operaciones, unidad de la que depende el arbitraje de la Liga.

Después de meses de especulaciones, se ha confirmado lo que era un secreto a voces, la NFL quiere implementar sus equipos arbitrales con un octavo zebra en el terreno… y lo ha confirmado nada menos que Troy Vincent, el Vicepresidente Ejecutivo de la NFL a cargo de las operaciones, unidad de la que depende el arbitraje de la Liga.

Vincent ha declarado que la idea llevaba meses en la cocina y se debatía a diario, de hecho las filtraciones que se producían eran una locura, con noticias que cambiaban o se desmentían semanalmente, a lo mejor el defender la credibilidad de la Liga es lo que ha empujado a Troy Vincent a confirmar la noticia.

El tiempo que se dan para implementarlo es el más corto posible, porque hablan de la próxima temporada… pero esto tiene sentido porque ya se han hecho pruebas en pretemporada durante dos años con el llamado middle judge, cuya inclusión permitiría al referee el ocuparse casi en exclusiva del quarterback y acallar las polémicas surgidas por el excesivo castigo infligido al director de orquesta de los Panthers Cam Newton, a principio de temporada.

Como os he dicho varias veces, desde mi punto de vista, más árbitros en el terreno es algo completamente innecesario. Darle más autoridad al replay official que cuenta con ayuda tecnológica, o por lo menos darle la misma que tiene durante el Two-minute warning mejoraría mucho más el arbitraje que otro zebra en el terreno, y no digamos nada si el replay official está asistido desde el Centro Art McNally de Nueva York, que es una maravilla tecnológica desde donde se dirige el arbitraje de todos los partidos de la NFL, y donde no hay más pantallas porque no caben físicamente…

Pero el cambio es aún más drástico, porque lo que se pretende es ofrecer contratos a tiempo completo a 17 árbitros NFL, lo que se traduce en un árbitro profesional por equipo arbitral. El número tiene su importancia, son 17 no por casualidad, sino porque es el máximo que permite el Acuerdo firmado entre los árbitros y la NFL en 2012… el fútbol americano no consta de tantos partidos como otras grandes Ligas americanas, por lo que sus árbitros no están unidos laboralmente a la Liga a tiempo completo, y tienen sus ocupaciones principales, donde muchas veces ganan mucho más dinero que en los emparrillados… así que lo que sospecho es que la Liga pueda ofrecer estos contratos a zebras ya jubilados, para no tener que hacer elegir a sus mejores árbitros entre el football y sus trabajos principales…

Lo extraño es que Dean Blandino el Responsable de arbitraje NFL, ya ha dicho varias veces en público que el profesionalizar contractualmente a los zebras no significa necesariamente que estos hagan mejor su trabajo el día del encuentro… así que las declaraciones de Vincent le desautorizan de alguna manera, quizás para contentar a buena parte de los aficionados y analistas que están pidiendo que los árbitros se dediquen profesionalmente solo al football.

Sea como fuere, la NFL se autoimpuesto una gran presión para alegría de los árbitros que están en el radar de la Liga, que van a tener la oportunidad de su vida de entrar en la NFL, oportunidad que posiblemente no se vuelva a repetir. La tasa de reemplazo arbitral actual es bajísima, de hecho no hay ni un solo referee nuevo este año. La confirmación vendrá en la Reunión de propietarios de Marzo después del Combine, y a partir de ahí la patata caliente se traslada a los abogados que tendrán que estudiar todos los flecos legales de la propuesta, con la Asociación de Árbitros al tanto de todos los movimientos.

Esta era la semana de Troy Vincent, porque no contento con anunciar un octavo árbitro en el emparrillado y la proposición de tener árbitros a tiempo completo, también señaló que desde la NFL se estaba pensando en crear una Liga de Desarrollo… hablar de Liga de desarrollo en Europa, equivale a hablar de la extinta NFL Europe, que pudo tener su lado negativo, pero desde el punto de vista arbitral, no hay un solo árbitro NFL que haya pertenecido a ella, que no me haya dicho que fue su mejor escuela… ahora toca interminables reuniones para ver cómo va a ser esa Liga, donde se va a jugar y cuando, ese es otro tema, pero para los árbitros son muy buenas noticias…

Una Liga de desarrollo paralela a la NFL justifica mucho más el arbitraje a tiempo completo porque la cantidad de partidos posiblemente se va a multiplicar, aunque ya hay voces críticas que hablan de excesiva saturación de partidos de fútbol americano… evidentemente debe ser gente que no conoce otros deportes, donde sí se juega todos los días y a todas horas… pero bueno hagas lo que hagas siempre va a haber críticas…

Cambiando de tema, esta semana Odell Beckham Jr. el wide receiver de los Giants ha vuelto a ser noticia, y lo ha vuelto a ser no por una de sus grandes jugadas… lo que es una auténtica pena… debería estar prohibido desaprovechar tanto talento… Con la cantidad de jugadores que por desgracia no pueden llegar a jugar en la Liga a pesar de vivir para su deporte, tenemos algunos casos como el de Odell Beckham Jr. ,que en vez de sacar partido a su talento que le podría convertir en una leyenda de este deporte, se dedica a pelearse en el campo o quejarse del arbitraje sin fundamento y además implicando una falta de conocimiento sobre una Liga, que va a hacer que toda su familia, contando futuribles nietos y los nietos de ellos… vivan a cuerpo de Rey a poco que tengan un poco de cabeza.

Lo digo porque el jugador se ha quejado del arbitraje de esta semana, en su partido contra los Steelers. En una de sus ya incontables escaramuzas contra el cornerback de turno, en este caso Ross Cockrell, pidió explicaciones al field judge Rick Patterson en lo que él consideraba había sido pass interference, y según palabras del receptor, Patterson le dijo “apártate de mi vista”. Lo primero; para mí, lo que ocurre en el campo se queda en el campo, mientras que no sean insultos graves o agresiones, y sobre todo; no se debe hablar en público de alguien que no puede defenderse, porque los zebras tienen prohibido el contacto con la prensa durante la temporada, y supongo que el jugador lo sepa…

No contento con eso, sugirió que prefería que este equipo, bajo órdenes de Terry McAulay, uno de los mejores referees de la NFL por cierto, lo dicen sus cifras de notación, no debiera ser asignado más a ningún encuentro de los Giants esta temporada… bien… en eso le van a hacer caso… porque una crew arbitral solo puede ser asignada como máximo dos veces al mismo equipo durante la temporada… y eso lo tenía que saber Beckham antes de hablar en público… porque se le paga muy pero que muy bien por dedicarse a esto, y debería saber no solo la reglas arbitrales, si no también quién es el field judge asignado a su encuentro y su tipo de arbitraje para jugar lo mejor posible y anotar puntos para su franquicia que para eso le han contratado.

No le pagan ni para “rajar” de nadie, ni para salir a buscar pelea, o perder los papeles al primer contacto con el defensor que le marca… pero está visto que unas condiciones atléticas impresionantes, unidas a la capacidad de atrapar balones de football lanzados desde más de cincuenta yardas a una mano sin mirar, cambian la manera en que te dedicas al fútbol americano

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.