Mundillo AS NFL 1

Cómo y dónde ver el Kansas City Chiefs – Oakland Raiders de la NFL: horarios y TV online

Horario del partido entre Kansas City Chiefs y Oakland Raiders de la semana 14 de temporada regular de la NFL, este jueves 7 de diciembre de 2016.

El Chiefs – Raiders es uno de los mejores partidos que se pueden ver hoy en día en la NFL. El sorprendente ataque de los Raiders comandado por Derk Carr se enfrenta a una de las mejores defensas contra el pase, sino la mejor, de la liga. Duelo divisional por todo lo alto que podría dictaminar el liderato de la AFC Oeste.

A qué hora empieza: Horarios del Chiefs – Raiders

El inicio del partido será a las 8:25 horas (horario de la costa este de EE.UU), a las 7:25 del mediodía en Ciudad de México y a las 2:25 horas de la noche del jueves 7 de diciembre.

Dónde ver el Chiefs vs Raiders en TV

La NBC será la TV que retransmitirá el partido en USA. En México será Fox Sports quién permita ver el partido por televisión. En España se podrá seguir en directo a través del dial 56 de Movistar. Tyreek Hill está siendo la gran revolución del año en cuanto a retornadores se refiere, es todo un espectáculo verle sortear enemigos. Los Raiders cuentan en sus filar con uno de los mejores defensa de la NFL, Khalil Mack, una mala bestia capaz de jugar en todas las posiciones del front seven.

Cómo ver el Chiefs vs Raiders en Internet online

El partido podrá seguirse en riguroso directo a través de Twitter en la cuenta de Thursday Night Football de NFL. Todos los partidos de la NFL pueden verse a través del Game Pass, que da acceso a la temporada completa en directo y diferido, los partidos completos o en modo condensado, o incluso a una vista aérea en que se aprecia mejor el juego de las secundarias. Además, en toda América está disponible el plan “NFL Sunday Ticket” de DirecTV que incluye todos los partidos de la 1 y de las 4 del domingo.

Además puedes seguir en directo el Chiefs – Raiders con nosotros.

Claves para ver el Chiefs vs Raiders

Cuando ataque Kansas City Chiefs

Álex Smith está realizando uno de los mejores años de su vida, su compenetración con Andy Reid es total. Su mayor arma ofensiva es Travis Kelce. Ver el juego de carrera machacón de este equipo es una delicia si te gusta el football control. Además su defensa es capaz no sólo de frenar ataques, sino además de sumar puntos.

Cuando ataque Oakland Raiders

La conexión Derek Carr – Amari Cooper y Micahel Crabtree está causando estragos en la NFL. Gracias en gran medida a la enorme labor de la offensive line de Raiders que permite tener mucho tiempo a su valiente quarterback para encontrar a sus receptores en buenas posiciones.

 

Al límite: Los pronósticos de la semana 14 de la NFL

Una jornada repleta de enconadas rivalidades, en la que se separará a los contendientes de los pretendientes rumbo al Super Bowl.

Me volví a pelear con mi esposa. Fue mi culpa. Yo lo provoqué todo y lo hice con toda la intención. Y ¿saben por qué lo hice? Por ustedes.

Hace exactamente una semana como a estas horas, la señora parecía leona enjaulada y tuve mi mejor actuación en los pronósticos en lo que va de temporada. Si eso es lo que tengo que hacer, me sacrificaré. Me podrán decir descarado, desvergonzado, pero nunca dirán que no juego para el equipo.

Además, el sofá es bastante cómodo, lo único molesto son las luces de Navidad, pero ya mañana le compro flores. Lo importante aquí es mantener el buen momento.

No es sencillo mantenerse en ascenso en este negocio. Pero me mantengo optimista ¿Saben cómo? Por ejemplo, recordando que Jaguars, Browns y Vikings prefirieron a Bortles, Manziel y Bridgewater sobre Derek Carr.

También procuro limitar los sinsentidos que escribo a uno solo a la semana. Pero desafortunadamente, Jeff Fisher se me adelantó al comparar a Jared Goff con Matt Ryan. ¿Cómo le gano a eso? Es la patada de la grulla de Karate Kid de las malas comparaciones. No hay defensa contra eso, bien jugado Jeff, bien jugado.

Mejor vamos con los pronósticos. Si superamos lo hecho la semana pasada más vale que alguno de ustedes sea abogado de lo familiar.

Raiders (10-2) en Kansas City (9-3): En la semana, un colega de AS cuyo nombre se me escapa, escribió un enorme texto que todos deberían leer en el que arguye que Derek Carr debería ser el MVP de la temporada 2016. Bueno, pues para que se cumpla la predicción de ese gran periodista, debe ganar este tipo de juegos. Punto.

Que Kansas City tenga marca de 9-3 con la defensiva 29 en yardas y el ataque 15 en puntos va en contra de toda lógica, pero se puede explicar con dos palabras: momento y fortuna. Sí señor, la fortuna también cuenta y hay equipos que la tienen de su lado. Siempre, cada año, hay uno de esos, este 2016 son los Chiefs.

Momento, en cuatro de sus nueve triunfos, Kansas City ha forzado un turnover en el cuarto periodo (Saints, Jaguars, Panthers y Falcons). El hecho de sufrir para derrotar a Jacksonville y Carolina debería ser suficiente para demeritarlos, pero no hay tal cosa como un triunfo malo en la NFL.

Fortuna: En dos de sus nueve victorias (San Diego y Denver), el rival ha fallado un intento de gol de campo en el último cuarto. No bloqueado, fallado. Corto, desviado, como sea, los Chiefs no tuvieron nada que ver con la puntería del pateador. Un par de detalles aquí y allá y Kansas City es un equipo de 5-7.

Pero hay dos simples números que validan su 2016: 3 y 0. Su marca contra rivales divisionales. Dos de esos triunfos son de visita, incluyendo uno en Oakland en el que Derek Carr lanzó una de sus cinco intercepciones de la temporada y perdió un fumble, coincidentemente en el último periodo.

No hay equipo más oportuno que los Chiefs, pero será difícil encontrar un equipo más confiado que los Raiders. ¿Cuántas balas más podrá esquivar Kansas City? Oakland por 3.

Seahawks (8-3-1) en Green Bay (6-6): Siempre que estos dos equipos se enfrentan, sucede algo entretenido y polémico. No espero nada menos en esta ocasión.

Ninguno de los dos equipos ha mostrado todo su potencial, pero Seattle viene de dar, tal vez, su juego más redondo de la campaña, en tanto que los Packers siguen siendo la viva imagen de la inconsistencia, cuando la defensiva funciona, el ataque no y viceversa.

Lo único seguro es que no ver a Earl Thomas en el “jardín central” va a ser simplemente demasiada tentación para Rodgers, que va a ir largo siempre que pueda y con Nelson, Adams y Cobb seguramente tendrá sus oportunidades.

Pero Thomas no es The Legion of Boom, es solo una parte, muy importante sí, pero una parte. Chancellor y Sherman están ahí y eso lo debe tener muy presente Rodgers. No ceo que se le haya olvidado que en la semana 2 de 2015 no lanzó un solo pase en dirección de Sherman.

Menciono lo anterior porque Rodgers va a tener que mostrar su mejor versión, ya que su defensiva tiene más agujeros que el condón de Antonio Cromartie y la ofensiva de Seattle lentamente ha ido mejorando, aunque fuera de casa es una incógnita, pues lo mismo son capaces de ganarle a Patriots que perder con los… disculpen las risas, los Rams.

Diciembre es el mes que separa a los contendientes de los pretendientes y en este 2016, los Packers son pretendientes. Seahawks por 7.

Cowboys (11-1) en NY Gigantes (8-4): “Dak is back”. “Feed Zeke”… con cada semana esas frases se vuelven más comunes, y sí bastante más molestas. Pero en el fondo extrañan a Tony Romo, lo sé yo, lo saben ustedes, lo sabe todo el mundo.

El domingo por la noche van a ver a Eli lanzar una intercepción y van a recordar a Tony. Extrañan la adrenalina de la posibilidad del pick 6 dentro de la pausa de los dos minutos. Extrañan la incógnita de la bipolaridad de Romo, Tony el bueno o Tony el malo. Dak y Zeke les quitaron toda esa emoción.

Ahora saben ejecutar en el clutch. Que aburrido. Ahora Dak ya aprendió a utilizar a Dez Bryant, ¿quién va a romper ese vestuario? ¿Dónde estás, Terrell Owens?

Emocionante lo que pasa en los Gigantes, ellos aún tienen a Eli, el hijo adoptado de los Manning. Tienen a Beckham Jr., el de las manos mágicas y las declaraciones políticamente incorrectas. ¿Qué es eso de andar diciendo que hasta Stevie Wonder vio los pañuelos que no le marcaron ante los Steelers?

No, Stevie no los vio, andaba de gira. Pero estoy seguro que Wonder, se va a reunir con Andrea Bocelli, el maestre Aemon y José Feliciano para ver como Dallas asegura el Este de la NFC. Cowboys por 8.

Ravens (7-5) en N. Inglaterra (10-2): Un amigo mío que es muy aficionado de los Steelers y cuyo nombre rima con Peón Telipe Sirón, desearía que perdieran los dos equipos. Pero eso es imposible. Además, aquí no se trata de andar cumpliendo los caprichos de tipos con nombres tan raros.

En papel, la jornada 14 tiene el mejor inicio y final de la semana. Dos partidos que serán a muerte entre añejos rivales y con capacidades de postemporada , así como dos de los mejores entrenadores con los que cuenta este deporte.

Desde la llegada de Harbaugh a Baltimore en 2008, Patriots aventaja la serie entre ambos 4-3, pero dos de las victorias de los Ravens han sido en playoffs. Digamos que no hay mucho amor perdido entre esos dos equipos.

La mejor muestra de que Belichick no se toma a Baltimore a la ligera vino en su último enfrentamiento, precisamente en playoffs. ¿Se acuerdan cuando puso a los Ravens a contar cuántos y quiénes eran jugadores elegibles para salir a pase?

Seguramente Harbaugh también lo recuerda y esté mejor preparado en esta ocasión. Defensivamente tiene los argumentos para oscurecerle el panorama a Brady. Ofensivamente… digamos que New England no son los Dolphins. Pats por 4.

Y como ahí viene mi señora con una sartén en la mano, los TurboPicks: 

Steelers (7-5) en Buffalo (6-6): Los Steelers deberían a John Goodson,  el que despejaba descalzo allá en los 80, sólo para jugar con la mente de Rex. Steelers por 2.

Broncos (8-4) en Tennessee (6-6): Ha de ser horrible ser Marcus Mariota y que hayas pasado tu semana de descanso en posición fetal, pulgar en la boca y pensando en Von Miller. Broncos por 4.

Redskins (6-5-1) en Filadelfia (5-7): La lógica dice Skins, pero la lógica también decía que Rocky jamás sería campeón. Rocky es de Filadelfia… Eagles por 3.

Cardinals (5-6-1) en Miami (7-5): PETA indaga el encallamiento de 53 delfines en las costas del sur de Florida, todo apunta a que fueron maltratados frente a las costas de Maryland. Cards por 7.

Chargers (5-7) en Carolina (4-8): Ese incómodo momento cuando se juntan el hambre y las ganas de comer. Panthers por 8.

Bengals (4-7-1) en Cleveland (0-12): El quarterback por los Browns será Robert Griffin 0-XIII. Es todo lo que necesitan saber. Bengals por 9.

Bears (3-9) en Detroit (8-4): Y yo que pensaba que Ted era el oso más ofensivo que había visto, pero los de Chicago son toda una grosería. Lions por 13.

Texans (6-6) en Indianapolis (6-6): Ante la duda, ve con el quarterback que no tiene una orden de arresto por robo en despoblado. Colts por 2.

Vikings (6-6) en Jacksonville (2-10): Creo que es momento de que Blake Bortles comience a entrenar el control de esfínteres. Vikes por 6

Jets (3-9) en San Francisco (1-11): A este juego solo le faltan los hermanos Wayans para ser “Un tonto partido de football”. Niners por 3.

Saints (5-7) en Tampa Bay (7-5): Santa María Inmaculada, otra temporada de Brees desperdiciada. Bucs por 6.

Falcons (7-5) en Los Ángeles (4-8): En las sabias palabras de Eric Dickerson respecto a la extensión de Jeff Fisher: “¿Dónde están las fotografías de desnudos? Debe tener algo sobre alguien, porque cinco años son suficientes”. Falcons por 10.

Eliminator/Survivor: Detroit. En este León si confíen.

La semana pasada: 11-4

En la temporada: 116-69-2

Power ranking NFL semana 13: Estabilidad en los extremos

Tanto los buenos muy buenos como los malos muy malos están claros en esta temporada; es en el medio donde todo se complica al máximo.

Una cosa curiosa para empezar el power ranking esta semana: los cinco primeros y los tres últimos repiten posición de manera exacta. Esto lo que indica es que hay una cierta estabilidad en lo que son los muy buenos equipos y los muy malos. En el medio, eso sí, caos infinito entre una maraña de equipos que se mueven entre el miedo a perder plaza de playoff y el sueño de aún tener opciones de pelear por el título.

(Mariano #1, Pepe #1, Michel #1, León #1) ¿Hay fisuras que permitan el resto de equipos albergar esperanzas de que este equipo se vaya viniendo abajo por culpa de tanta juventud en posiciones clave? Podría responderos que sí, pues contra Minnesota no jugaron especialmente bien, pero la respuesta correcta es no, porque no muestran más que pequeñas debilidades lógicas: no hay equipo perfecto.

(Mariano #4, Pepe #2, Michel #2, León #2) Tienen una cosa los Raiders que es un tesoro: explosividad desbocada. Llega un punto en sus partidos en los que, de repente, todo parece romperse y, ahí, emergen anotando puntos como les da la gana. Explosividad, big plays. Y, cuando no, son tan temibles como cualquiera. Su temporada es una absoluta maravilla.

(Mariano #2, Pepe #3, Michel #3, León #3) Hay dos ligas: la NFL y los New England Patriots. A su ritmo. A su rollo. Si alguna vez ambos universos se cruzasen veríamos si hay posibilidad de que los Pats se comporten como un equipo más. ¡Anda, mira tú! Resulta que en las próximas dos semanas reciben a Ravens y viajan a Denver. Ahí veremos si son inmortales.

(Mariano #3, Pepe #5, Michel #5, León #4) A pesar de la enorme paliza que le endosaron a los Panthers y de que, en justicia, tienen el seed 2 de la NFC a tiro, las nubes han tapado el sol al equipo. La lesión de Earl Thomas es terrible porque es, junto a Russell Wilson, el jugador más insustituible de toda la plantilla. Y clave en su forma de jugar.

(Mariano #5, Pepe #4, Michel #4, León #5) Los Chiefs son ese equipo rocoso al que nadie quiere enfrentarse porque son un dolor de muelas. Pero si se han visto alzados, en los últimos tiempos, es gracias a diversos ‘accidentes’ como los que les hicieron ganar a Denver y a Atlanta. Si siguen aprovechando con tanta avaricia sus oportunidades estarán ante su año.

(Mariano #6, Pepe #6, Michel #6, León #7) El calendario que se le viene encima a los Broncos es para tener miedo del de verdad. No sólo tienen que jugar contra los Patriots sino que han de enfrentarse a sus rivales directos de división. Son los campeones, y el año pasado ya estuvieron en estas mismas cuitas, pero no es fiesta todos los días. Va a ser pura emoción verles este diciembre.

(Mariano #11, Pepe #7, Michel #7, León #6) El equipo en el que nadie cree a pesar de que no pare de ganar. Muy preocupados no se les ve, la verdad. Lo cierto es que en Nueva Orleans cuajaron uno de los mejores partidos de su año, el único en el que no fueron perdiendo en el último cuarto, y ante unos Saints que venían imparables. Son serios. Y Matthew Stafford ha crecido dde forma inversamente proporcional a la presencia de Calvin Johnson en el campo.

(Mariano #8, Pepe #9, Michel #8, León #8) Tremenda exhibición frente a los Dolphins, a los que destrozaron sin piedad en todos los órdenes del juego. Sólo me da miedo que su juego de carrera no existe y eso, tarde o temprano, ha de seguir dos caminos: o aparece, o pierden partidos en diciembre y enero.

(Mariano #7, Pepe #8, Michel #10, León #9) Para el buen equipo que son, para lo bien que están jugando, pierden demasiados partidos. Tantos que van a tener un mes final de competición bastante más apurado de lo previsto. Adolecen de consistencia. Mal asunto.

(Mariano #9, Pepe #10, Michel #9, León #10) Lo de los Giants lo hicieron parecer un juego de niños. No es que eso diga mucho de su defensa, que parar a los de New York no es gran cosa hoy en día, pero sí que dice mucho de su ataque. Pacientemente, tras un Le’Veon Bell que es un espectáculo maravilloso, son capaces de mover las cadenas sin perder sus fulgurantes hachazos puntuales. Pocas ofensivas más letales.

(Mariano #10, Pepe #12, Michel #11, León #11) Han sonado las alarmas en Nueva York: el ataque no funciona. No lo ha hecho en todo el año, eso es cierto, pero el calendario, y una estupenda defensa, lo han ido camuflando. Ahora llega la hora de la verdad, y necesitan que Eli y compañía aporten bastante más. Es dudoso que sean capaces de hacerlo.

(Mariano #12, Pepe #11, Michel #13, León #13) Uno de los equipos de moda en la NFL. No le va a llegar, y tampoco hace falta, pero Jameis Winston está jugando a nivel de MVP. Y Mike Evans a nivel del mejor receptor de la NFL. Y no son, en modo alguno, las únicas estrellas de un equipo. Ahora mismo son un dolor de cabeza en el puzzle de la NFC, tanto para los Falcons como para la plaza de Wild Card.

(Mariano #13, Pepe #13, Michel #12, León #15) ¿Qué les pasó en Arizona? Jay Gruden estaba cabreado como una mona con sus jugadores, algo lógico porque la derrota les pone en una situación de precariedad en la pelea por la Wild Card, incluso en la pelea de cazar a los Giants.

(Mariano #14, Pepe #14, Michel #14, León #14) En Detroit sienten el aliento de los Packers y se echan a temblar. Dos victorias seguidas, aunque sean ante dos equipos en caída libre como son los Texans y los Eagles, han servido para que en Green Bay recuperen la fe. Y estos tipos con confianza son peligrosísimos.

(Mariano #15, Pepe #16, Michel #15, León #12) Llegaban los Dolphins a jugar contra los Ravens con la sensación de que podían ser uno de los claros outsiders en la AFC, pero dejaron el campo con la seguridad de no tienen nivel para pelear con los buenos equipos. No se trata sólo del récord de victorias y derrotas, sino de la sensación de impotencia e inferioridad.

(Mariano #21, Pepe #15, Michel #18, León #16) En las últimas siete semanas los Vikings acumulan seis derrotas. Su juego se ha venido abajo. No tienen apenas opciones de entrar en playoffs como campeones de división… pero los dos últimos partidos han sido una mejoría, con sendas derrotas ante Lions y Cowboys de forma no diré injusta pero sí muy apretada. De nada vale, ya lo sé.

(Mariano #17, Pepe #20, Michel #16, León #17) Los Bills tienen que tomar una decisión de una gran dureza este año; el contrato que le hicieron a Tyrod Taylor era una golosina para el equipo en este primer año y servía tanto en el caso de que el jugador acabará explotando, pues estaría firmado para el futuro, como en la hipótesis de que se estrellase, pues no costaría nada cortarle. El problema es que ni lo uno ni lo otro, así que hay que decidir si se le paga como a un buen titular o si se busca otra opción. Es el problema de la mediocridad, que no permite ni pelear por playoffs ni reconstruir.

(Mariano #16, Pepe #22, Michel #19, León #18) ¡Qué diferente habría sido la temporada de los Cardinals si los equipos especiales y ciertos momentos puntuales con los kickers no les hubiesen metido dos o tres derrotas de más en la cuenta! Lo demostraron ganando a los Redskins y, probablemente, lo seguirán demostrando con algún que otro susto a equipos con opciones de playoff.

(Mariano #18, Pepe #19, Michel #17, León #21) Y, de repente, los Colts son los máximos favoritos para ganar su división. Pues número diecinueve: primer equipo de la AFC Sur. Es terrible esto.

(Mariano #19, Pepe #17, Michel #23, León #19) De entre el trío Lalalá de la AFC Sur son los Titans los que más orgullosos pueden estar de su temporada. Nadie apostaría un duro por ellos para estar peleando por los playoffs en diciembre. Nadie da un duro por ellos tampoco ahora, es cierto, pero que les quiten los bailao.

(Mariano #20, Pepe #18, Michel #22, León #20) Y los que más decepcionados deben estar son los de los Texans, que se están deshaciendo sin remedio. Las dudas sobre Brock Osweiler y lo que han pagado por él se han disipado; por desgracia para ellos se ha convertido en una certeza que no merece 18 millones de dólares al año. Al menos en su actual nivel.

(Mariano #23, Pepe #23, Michel #20, León #22) Los Chargers van a acabar la temporada sin saber si van a volver a jugar en San Diego y con el sanbenito de que han estado mejor de lo que su récord indica. Esto tiene un pase a mitad de año, pero ya no: ahora ya eres, exactamente, lo que tu récord dice.

(Mariano #22, Pepe #21, Michel #21, León #25) Los Saints tienen dos partidos contra los Bucs que van a ser mirados con atención, y con tensión, por casi todos los equipos de la NFC. Y estos no son de los que se van a dejar llevar.

(Mariano #24, Pepe #24, Michel #24, León #24) No sé si los Bengals jugaron bien contra los Eagles porque, al fin, las piezas encajaron como no lo habían hecho en todo el año o, y me temo que esto es lo más real, porque los Eagles están en una caída libre con mal futuro.

(Mariano #25, Pepe #25, Michel #25, León #23) Pues eso, que la caída está siendo muy dura. Nada que sea muy grave, por cierto, que más allá de las ilusiones de principio de otoño, este no dejaba de ser un proyecto a medio plazo, con mucho por construir, un entrenador nuevo y novato y un QB nuevo y novato. Paciencia. Aunque ¿a quién quiero engañar? Hablamos de Philadelphia, así que leña desde ya.

(Mariano #26, Pepe #26, Michel #26, León #26) Lamentable imagen la mostrada contra los Seahawks. Tanto que puede llegar a afectar a un proyecto global que debería tomarse este final de temporada con tranquilidad. Una vez que ya se ha perdido la esperanza queda la dignidad y la profesionalidad; si eso también cae, las consecuencias pueden ser desastrosas. Y es que no hay partido intrascendente en esta liga. Por cierto, desde aquí y hasta el puesto 32 todos los equipos se han llevado el puesto de manera unánime.

(Mariano #27, Pepe #27, Michel #27, León #27) Los equipos con quarterbacks rookies que van a Fóxboro saben que lo que les queda es dolor y pánico. No hay más. Que se laman sus heridas y piensen en el próximo partido.

(Mariano #28, Pepe #28, Michel #28, León #28) Al menos han demostrado que son mejores, y con bastante, que los 49ers. Consuelo escaso, ya lo sé, pero algo es algo.

(Mariano #29, Pepe #29, Michel #29, León #29) Bryce Petty será el QB titular de los Jets en los últimos cuatro partidos. Dijo Todd Bowles que lo hubiese sido aunque el resultado contra los Colts fuese de 45-0 a su favor. Lo que indica que su gestión es un total desastre: ¿Por qué ahora, por qué no antes? En fin.

(Mariano #30, Pepe #30, Michel #30, León #30) El ataque de los Broncos ni siquiera se presentó a jugar y, aun así, ganaron a los Jaguars por 20 a 10. Cada minuto que Gus Bradley pasa como entrenador jefe en Jacksonville es un insulto a todos los aficionados de la franquicia. Y de la liga.

(Mariano #31, Pepe #31, Michel #31, León #31) Es probable que el domingo, en Chicago, Kaepernick jugase su último partido con los San Francisco 49ers. Si Blaine Gabbert no sufre ninguna lesión acabará el año y Colin se irá al mercado en marzo. Cuesta imaginar que nadie le fiche como QB titular.

(Mariano #32, Pepe #32, Michel #32, León #32) Esta semana los Browns no perdieron. A pesar de la hazaña, derivada de que no jugaron, les vamos a mantener como últimos en esta clasificación. Es que les tenemos manía.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.