Giants mantiene vivas esperanzas de alcanzar título divisional

EAST RUTHERFOD, N.J. — Estuvo lejos de ser una de sus victorias más bonitas o espectaculares. Pero al final cuenta igual en la tabla de posiciones y mantiene con vida las esperanzas de coronación divisional de los New York Giants.

Una buena y disciplinada labor defensiva, resultó en la victoria de los Giants 10-7 y completó la limpia en temporada regular sobre los Dallas Cowboys por vez primera desde el 2011.

»Se siente bien», dijo el capitán defensivo de los Giants, el linebacker Jonathan Casillas. »Esto dice mucho sobre el tipo de equipo que tenemos. Creo que la gente definitivamente nos respetará más. Lo merecemos».

De hecho, la defensa de los Giants limitó a los Cowboys en su menor cantidad de puntos en toda la campaña y también alivió erores de su propia ofensiva, encabezada por una noche complicada de Eli Manning.

Landon Collins (21) celebra con un compañero luego de recuperar un balón perdido por Dez Bryant en la segunda mitad. AP Photo/Bill Kostroun

El quarteback de los Giants soltó dos balones en la primera mitad y lanzó una intercepción cuando parecía que ya estaba en zona de puntos con 9:40 minutos por jugarse en el reloj.

La defensa de los Giants mantuvo en el juego a su ataque que apenas logró 84 yardas totales en los primeros 30 minutos de juego. Limitó a los Cowboys y su supuesto explosivo ataque en un primero y 10 de 15 situaciones de tercera oportunidad.

Al final del partido, cuando los Cowboys parecía que iban camino a otra espectacular remontada, el esquinero Janoris Jenkins provocó un balón suelto del único pase completo de Dez Bryant en el partido.

»Sabíamos que teníamos que jugar gran defensa», dijo Jenkins. »Había que jugar defensa cuatro periodos y sabíamos que teníamos que estar juntos sin importar lo que pasara durante todo el partido. Así hicimos».

La bola fue recuperada por el profundo Landon Collins para casi sentenciar la victoria de los Giants con 2:13 por jugarse frente a 80,874 enardecidos aficionados en su mayoría neoyorquinos que pagaron boleto en el MetLife Stadium.

»Dez corrió una ruta corta y yo sabía que venía», agregó Jenkins. »Esperé hasta que dio algunos pasos y fui por el balón de manera física. Dez la soltó y pudimos recuperarla».

La única jugada explosiva de la ofensa de los Giants fue el pase de 61 yardas de touchdown de Manning a Odell Beckham. Todo lo demás fue pura defensa. Interceptaron en dos ocasiones al quarterback de Dallas Dak Prescott, quien sólo tenía la misma cantidad de entregas de balón en sus 12 partidos anteriores. Prescott apenas tuvo un índice de efectividad de pasador de 45.4 puntos; por mucho su cifra más baja de la temporada.

»Somos un grupo que no se rinde», comentó Casillas. »Tenemos un gran carácter de este lado del balón. Creo que podemos ser tan buenos como queramos. Y cuando algunos tengan problemas, como sucedió esta noche con nuestra ofensiva, simplemente nosotros nos encargamos».

Los Giants (9-4) aseguraron su primera temporada ganadora desde el 2012, aunque siguen atrás de los Cowboys en la División Este de la Conferencia Nacional con tres partidos por disputarse en la fase regular.

Pero para New York representó seguir adelante un partido de los Tampa Bay Buccaneers (8-5) en la carrera por el boleto comodín a los playoffs y seguir con dos juegos de ventaja de los Washington Redskins, Minnesota Vikings y Green Bay Packers.

»Simplemente tenemos que pensar en un partido a la vez», dijo el ala defensiva Olivier Vernon. »Hay cosas que mejorar. Ellos ganaron más de 100 yardas por carrera. Fue malo de mi parte. Tenemos que apretar y pensar ya que la próxima semana enfrentamos a Detroit».

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.