Cinco Observaciones-Week 16 (Parte I)

5 observaciones del triunfo de los Packers vs Vikings

El más reciente capítulo de esta rivalidad, no tan publicitada como algunas ni tan añeja como otras, tuvo de todo: dos estrellas de regreso en “modo leyenda”, dos desconocidos haciendo el partido de sus carreras y un intercambio de jugadas grandes hasta que costosos errores mentales y turnovers cargaron el juego hacia un bando.

El resultado fue un entretenido 38-25 a favor de Green Bay, que elimina a Minnesota y envía al equipo de Mike McCarthy a Detroit para definir al campeón de la NFC North. A continuación el análisis del triunfo de los Packers vs Vikings.

 1.- Del creador de “R-E-L-A-X” presentamos “Run the table”

Aaron Rodgers lo está volviendo a hacer. En 2014 tras un pésimo inicio de campaña mandó un mensaje a los fans a través de la radio: “R-E-L-A-X”, después de lo cual terminó la temporada como MVP. Ahora, hace justamente un mes y tras una derrota en Washington que puso al Pack 4-6 en el tercer lugar divisional, lanzó una declaración que ni los más optimistas fans creían posible: I feel like we can run the table.

Traducido al español, Rodgers sentía realmente que los Packers podían terminar invictos el resto de la temporada, ganando cada uno de los siguientes seis juegos. Está a una semana de respaldar sus palabras y llegará a esa prueba ante los Detroit Lions tras ofrecer su mejor actuación del año con 347 yardas por aire, 5 TD (cuatro por pase y uno de él mismo por tierra), QB rating de 136.6 y habiendo completado envíos con ocho receptores distintos ante la tercera mejor defensiva de la liga. Se dio el lujo de ser sustituido por Brett Hundley a 4 minutos del final con el marcador 38-19.

No hay duda, Aaron Rodgers está de regreso en “modo leyenda”, de lleno en la conversación para MVP, liderando a la liga con 40 touchdowns y probablemente en el Top-5 de pases completos y yardas, además de ser de los diez QB con menos intercepciones hasta el momento. Así que cuando Rodgers quiera volver a imitar a Joe Namath con sus pronósticos inverosímiles, más vale que el resto de la liga lo tome en serio, aún si no lo logra al final.

2.- Same Ol’ Jordy… y compañía

Su actuación confirmó que la cirugía de rodilla y los temores quedaron atrás. A sus 31 años de edad, Jordy Nelson se apunta como candidato a Regreso del Año; con 9 atrapadas para 154 yardas y 2 TD destrozó a los Vikings a todos los niveles: por lo profundo, desde el Slot, con la jugada grande o con la atrapada corta para mover las cadenas. Su primer touchdown del juego se convirtió en el número 58 que produce el dúo Rodgers-Nelson (líderes históricos de la franquicia) y el número 62 de este receptor, a tres de empatar al tercer lugar de Sterling Sharpe en Green Bay. Por cierto, también es líder actual de la NFL con 14 recepciones de TD.

No sólo Nelson, también otro playmaker está llegando a su mejor nivel cuando más importa. El LB Clay Matthews tuvo su mejor actuación del año con 3 tackleadas, 3 golpes al QB, 2 pases desviados y un crucial Strip-Sack que regresó el balón a Green Bay para aumentar la ventaja a 28-13 al final del primer medio.

Ahora, mucho ojo con Geronimo Allison. Este receptor novato está cubriendo el hueco que dejó Ty Montgomery al pasar al backfield.  Con 4 atrapadas para 66 yardas parece más seguro de manos y con mayor fortaleza mental que Davante Adams, aunque no tan rápido ni espectacular como éste.

3.- Nadie quiere enfrentar a los Packers en este momento

Las fortalezas y debilidades de los Packers son imposibles de asegurar o prever semana a semana. Este es un equipo totalmente impredecible y dependiente de las circunstancias, mismas que los hundieron a mitad de la temporada y ahora hacen de ellos uno de los equipos que nadie quiere enfrentar.

El ataque aéreo entrega números de Madden por dos cuartos y se seca en algunos periodos. El ataque terrestre una semana no existe, otra semana lo lidera el QB, otra se conforma con agentes libres que cortan la siguiente semana para terminar activando a receptor por emergencia y les empieza a funcionar. La defensa una semana carga al equipo al hombro y la siguiente regala el juego de su carrera al WR contrario en turno. La secundaria no conseguía turnovers ni por error y de pronto llegan en racimos. Cada una de las líneas de los Packers cuenta la misma historia de inconsistencias y puntos brillantes esta temporada.

Haciendo el esfuerzo y a riesgo de fallar en ocho días, podemos describir a los Packers como un equipo que vive y muere bajo el estado en que se encuentre Aaron Rodgers; ahora mismo con la motivación a tope, con un ataque aéreo como seña de identidad, una defensiva joven y muy golpeada que va a permitir muchas jugadas grandes y por sí sola puede perder el juego, pero si se adueña de un par de jugadas clave va a cambiar el resultado. Esta combinación es muy peligrosa en caso de Playoffs y podría tirar a más de un favorito en el camino.Por lo pronto para llegar ahí tienen que pasar por la aduana de Detroit con Matt Stafford en lo que pinta para un juegazo.

4.- La derrota de Vikings empezó por lo mental

El marcador final muestra muchos puntos combinados, en lo físico el resultado fue más parejo de lo que indica el tablero y de hecho los Vikings dominaron la segunda mitad en las estadísticas y sobre el terreno, pero los errores en momentos cruciales enterraron sus esperanzas.

En el segundo cuarto, con el marcador 14-3 para Packers, los Vikings llegaron a la yarda 32 de Green Bay. El pase de Bradford fue atrapado para 10 yardas pero un castigo por rudeza innecesaria los regresó a la yarda 37. Aún así alcanzaron la yarda 12 de Packers pero en 3ª y 6 vino otro castigo por retraso de juego, que se volvió 3ª y 11 bien defendida por Green Bay y así el ataque de Minnesota salió con 3 puntos en vez de 6.

A partir de ahí nunca volvieron a tener el juego al alcance, principalmente por los turnovers que cometieron en el segundo cuarto: un fumble del center Nick Easton recuperado por Kenny Clark y el strip-sack de Clay Matthews se transformaron en dos touchdowns más para los Packers. En el tercer cuarto un holding de T.J. Clemmings sobre el mismo Matthews mató otra serie ofensiva que pudo ser clave. No fue precisamente un concierto de errores, pero esos pocos costaron el partido para los Vikings, y todos empezaron por lo mental.

5.- No hay que precipitarse al juzgar la temporada de los Vikings

En la Semana 2 mencioné en este post que los Vikings iban a sufrir en el aspecto disciplinario pero que en general iban por muy buen camino y con el mejor HC de su división. Hoy, eliminados de Playoffs y a pesar del colapso que sufrieron desde la Semana 7 aún pienso así, aunque Mike McCarthy se esfuerza por cerrarme la boca. Sin embargo no hay que precipitarse y marcar la temporada de Minnesota como un fracaso.

Es cierto que el movimiento que hicieron por Bradford fue apostar todo para ganar en grande este año, pero la ausencia de Adrian Peterson y el nulo ataque terrestre (a excepción de Matt Asiata en terreno corto) volvieron a los Vikings un equipo predecible. La defensa sigue siendo grandiosa, aunque dejó de producir turnovers y finalmente se desfondó hace dos semanas, pero regresará fuerte el siguiente año.

Sam Bradford no va a ganar ningún MVP pero ante Green Bay demostró que puede pasar para más de 300 yardas por juego sin problema. Adam Thielen emergió como una nueva arma aérea para los púrpuras y logró el juego de su vida (12 atrapadas, 202 yardas y 2 TD). Minnesota tiene severos problemas en la línea ofensiva –se arregla con coacheo y un Draft decente-, no tiene un RB dominante –hay que decidir qué pasará con Peterson- y necesita un mejor pateador –nada del otro mundo-, pero en suma son pocas áreas que requieren atención. Estoy convencido de que Mike Zimmer va a traer una mejor y más consistente versión de los Vikings en 2017.

 

 

5 observaciones del triunfo de los Patriots vs Jets

El equipo de New York no opuso la mínima resistencia y el juego terminó siendo más fácil que una práctica para New England. Este es el análisis del triunfo de los Patriots vs Jets.

1.- ¿M-V-P?

Tom Brady obtuvo resistencia durante el primer cuarto del partido, aunque quizá debemos darle ese mérito al clima, el cual fue bastante lluvioso durante la primera mitad. Brady conectó en 17 ocasiones con sus receptores para tres pases de anotación, su actuación fue lo suficientemente dominante para poner a Jimmy Garoppolo al final del partido.

Tom Terrific sigue presentando credenciales bastante fuertes para competir por el premio del MVP, Su punto en contra son los cuatro juegos que se perdió por el Deflategate, aunque al mismo tiempo esta premisa sirve como su punto a favor; el hecho es que la ausencia no pareció afectar en lo mínimo y el guión dramático agrega a la historia por su causa.

Lo cierto es que Brady ha jugado a un excelente nivel durante el año, ha sido casi perfecto al tomar decisiones y sus dos intercepciones son hasta el momento la cifra más baja en su carrera. Salvo un desastre ante Miami parece que Tom superará las cuatro intercepciones en 2010 y su porcentaje de pases completos es de 66.7, superando el 65.9 que consiguió en su año MVP.

2.- Jets va por un QB

Ni Ryan Fitzpatrick, ni Bryce Petty ni mucho menos Geno Smith son la respuesta bajo centro para el equipo de New York, sobra hablar de sus números cuando el 4-11 refleja el nivel del equipo.

Rumbo al Draft podemos hablar de DeShone Kizer de Notre Dame, Mitch Trubisky de North Carolina o Deshaun Watson de Clemson bajo el radar de los Jets, lo cierto es que los Jets han invertido bastante en mariscales recientemente y sin buenos resultados; el novato Christian Hackenberg, reclutado en la segunda ronda, debería recibir una oportunidad para el último juego de la temporada. Las cosas no pueden salir peor.

Hay razones para pensar que New York buscará de forma agresiva un mariscal veterano, podemos hablar de Tony Romo, Jay Cutler o hasta el mismo Jimmy Garoppolo, aunque este último requeriría una fuerte inversión para que Belichick lo suelte. Los Jets necesitan urgentemente un mariscal competitivo para sobresalir en esta liga.

3.- Interesante juego terrestre de NE

Si hay algo que se necesita a esta altura de la temporada es el juego terrestre. No se puede tener una ofensiva unidimensional y los Patriots se ven mejor que nunca en la era de Belichick-Brady en la situación de corredor, tanto así que aún no hemos hablado de la ausencia de Rob Gronkowski como en otros años.

Dion Lewis, LeGarrete Blount y James White se combinaron para 116 yardas. El segundo nuevamente brilló en la zona roja, donde consiguió un par de anotaciones para llegar a 17 por la vía terrestre en la temporada, nuevo récord para la franquicia.

Desmenuzando las actuaciones, Lewis le ha dado nueva vida al backfield de los Patriots, con su versatilidad  y las yardas que consigue tras hacer fallar tacleadas son oro para la ofensiva. James White, aunque no representa una amenaza por el juego terrestre prácticamente ha reemplazado a Dion Lewis saliendo del backfield por pase, hasta el momento lleva 963 yardas por pase y nueve anotaciones. Los roles están muy bien definidos y este monstruo de tres cabezas ha sido una grata revelación para el equipo.

4.- ¿Se queda Todd Bowles?

Luego de un gran 2015 donde tuvieron récord de 10-6 y se quedaron a nada de los Playoffs, la historia cambió abismalmente en apenas un año. Iniciando con el drama con Fitzpatrick los Jets hicieron todo lo posible por boicotear su temporada, este equipo perdió aquella forma rebelde del 2015.

Lucieron tan mal que incluso el referee se rió del equipo luego de que toda la línea ofensiva saliera en falso a excepción del centro. Incluso Bill Belichick, quien tiene un historial rocoso ante los Jets, mostró misericordia al sacar a Brady.

Las piezas estan ahí, este equipo tiene talento en ambas líneas pero se han dado por vencidos esta temporada, algo que no debería pasar, ahí está el ejemplo de los Browns. Los Jets por el contrario carecen de pasión y tienen un vestidor roto. Es momento de hacer una limpia, jugadores como Darrelle Revis, Brandon Marshall o Ryan Fitzpatrick parecen estar de sobra. La verdadera pregunta es si Bowles sobrevivirá a la limpia o se va apenas en su segundo año.

5.- Se aclara el panorama para Patriots

Dos noticias terribles para la NFL se dieron este fin de semana, primero la fractura de Marcus Mariota ante los Jaguars. los Titans habían tenido una excelente segunda parte de temporada y lucían como un invitado incómodo a Playoffs. Ahora su  lugar será ocupado por los Houston Texans, quienes carecen de ideas ofensivas para considerarlos un retador digno de New England.

Y después, la que muchos soñábamos como la Final de Conferencia entre Raiders y Patriots parece que tendrá que esperar, pues el mariscal de Oakland también sufrió fractura. Así los Patriots tienen un mejor panorama para conquistar la AFC. Kansas City se presenta como el mejor retador, Steelers y Ravens aún se juegan el pase, mientras que el último comodín a disputar entre Broncos y Dolphins tendrá grandes interrogantes ofensivos, dejando a los Texans como el aparente equipo más débil del grupo.

Los Patriots tendrán que evaluar cómo encarar el último juego ante Miami, pero seguramente querrán asegurar la localía que esta aún está en juego con los Raiders en la última fecha.

5 observaciones del triunfo de los Steelers vs Ravens

En uno de los finales más dramáticos de esta temporada, los Steelers rompieron una racha de 4 derrotas consecutivas contra Baltimore (incluyendo playoffs) y aseguraron un lugar en la postemporada como campeones de la AFC North al ganar 31-27 en los últimos segundos. Este es nuestro análisis de la victoria de Steelers vs Ravens.

1.- Se terminó la mala racha de los Steelers vs Ravens.

Esta es una de las rivalidades más intensas y parejas de la NFL, sin embargo Baltimore había dominando a los Steelers en los últimos años, ganando cinco de los últimos seis juegos entre estos equipos, incluyendo una dolorosa derrota en Playoffs. Sin embargo en este juego los Steelers no sólo pudieron sacudirse esa mala racha, sino que eliminaron por completo a su rival de una posibilidad de calificar a los Playoffs. Una gran forma de cerrar el año para Pittsburgh.

2.- Antonio Brown y la jugada que puede cambiar la temporada de Pittsburgh.

Los Steelers estuvieron a punto de perder este juego, pero Antonio Brown tuvo la mejor jugada de su carrera (hasta este momento). A pesar de atrapar el balón una yarda antes de la zona de anotación y tener a tres defensivos de los Ravens pegados, de una forma casi milagrosa logró extender su brazo y cruzar el balón en la línea de anotación. Si no anotaba era casi un hecho que se le hubiera terminado el reloj a los Steelers. Esta es la jugada:

Y sin duda esta jugada puede ser el motor de los Steelers rumbo a la Postemporada. Pittsburgh necesitaba un momento que definiera a este equipo y, a pesar de todo el talento que tienen a la ofensiva y que la defensiva ha mejorado constantemente en la segunda mitad de la temporada, este tipo de momentos son los que suelen cambiar la mentalidad de un equipo. ¿Podrán los Steelers llegar lejos en los Playoffs? Al menos Antonio Brown está en pleno modo de postemporada.

3.- ¿Y la defensiva de los Ravens?

Durante la mayor parte de la temporada la defensiva de los Ravens fue una de las más dominantes en toda la NFL. Sin embargo el domingo esta unidad casi desapareció del partido. Además de permitir el sorprendente pase de Antonio Brown, los Ravens aceptaron 406 yardas de ofensiva total, 31 puntos y 127 yardas por tierra, además de que nunca pudieron frenar a la ofensiva de los Steelers. El mayor punto a destacar de este equipo es el talento de Justin Tucker, quien es una de las mejores armas ofensivas de la liga desde la posición de K.

4.- Le’Veon Bell, el motor de los Steelers.

Bell es una máquina imparable y uno de los jugadores más dinámicos de toda la liga. El tipo no sólo pone más de 100 yardas por tierra semana a semana, sino que tiene una paciencia y habilidad como receptor que le da una dimensión casi ilegal a la ofensiva de los Steelers. En contra de los Ravens tuvo dos TD y supo explotar los espacios que dio una defensiva que en el papel estaba jugando bastante bien. También hay que darle un gran crédito a Todd Haley por darle de diferentes formas el balón a uno de los mejores jugadores de la liga.

5.- ¿Debemos preocuparnos por Ben Roethlisberger?

Big Ben es uno de los mejores QB de toda la NFL, uno de los mejores jugadores en su posición y con un tremendo éxito tanto en postemporada como en temporada regular. Pero las últimas semanas su nivel ha sido inconstante (por no decir que ha sufrido una dramática baja). Contra los Ravens tuvo 3 pases de TD, pero también dos costosas intercepciones que pudieron ser la derrota y en las últimas cuatro semanas tiene un balance de seis TD y seis intercepciones.

Los Playoffs están a la vuelta de la esquina y con el nivel que ha mostrado Big Ben en las últimas semanas este equipo no va a llegar muy lejos, sin embargo aún hay tiempo para ajustar.

5 observaciones del triunfo de Raiders vs Colts

La victoria es lo que menos le importa a los Raiders en este momento. Oakland venció 33-25 a los Colts, pero sus aspiraciones más allá de los Playoffs sufrieron un golpe casi letal al ver cómo Derek Carr sufrió una lesión en el peroné que probablemente termine su temporada. Estas son nuestras observaciones del triunfo de Raiders vs Colts:

1.- ¿Se terminó la temporada en Oakland?

El resultado del partido es lo que menos le interesa a los Raiders. Lo peor que les pudo suceder fue la lesión de tobillo de Derek Carr en el último cuarto cuando tenían un dominio absoluto del juego. Sin su QB, quien es (o era) un serio candidato para ser MVP de la NFL, los Raiders tienen muy pocas oportunidades de competir en los Playoffs. Aún no hay reportes sobre la lesión de Derek Carr, pero en cuanto tengamos más información haremos una publicación al respecto.

Actualización: Jack del Rio acaba de confirmar que Derek Carr se rompió el peroné y se someterá a una operación. En promedio la recuperación es entre 8 y 10 semanas, por lo que probablemente se terminó la temporada de Carr y la mayoría de las aspiraciones de Oakland para llegar al Super Bowl.

2.- El dominante ataque terrestre de los Raiders.

Este es el cuarto juego consecutivo y la décima ocasión en esta temporada que el ataque terrestre de Oakland genera más de 120 yardas. La ofensiva es tan dominante que no importa quién sea el corredor en turno para los Raiders, es casi un hecho que va a dominar por completo el partido. Si la lesión de Carr es grave al menos esta ofensiva puede depender de un sólido juego por tierra, lo cual puede ayudar a Matt McGloin a no tener toda la presión en este juego y el ataque terrestre de tres cabezas en Oakland, con Latavius Murray, Jalen Richard y DeAndre Washington luce como uno de los mejores de toda la NFL.

3.- Los Colts tuvieron las jugadas grandes… y los errores.

La ofensiva de Indianapolis tuvo sus altibajos en este partido. Andrew Luck lanzó dos pases de TD y tuvo otra anotación por tierra, además de conectar 5 pases de más de 20 yardas (T.Y. Hilton promedió 26.3 yardas por atrapada y también tuvo un pase de 45 yardas a Erik Swoope). Por tierra Frank Gore tuvo 5.6 yardas por acarreo, pero el gran problema de los Colts fueron las entregas de balón. Dos intercepciones de Andrew Luck y un fumble de Gore fue lo que terminó por sentenciar este juego en su contra.

4.- Se terminó la temporada de Indianapolis.

La derrota elimina a los Colts de cualquier posibilidad de calificar a la Postemporada y parece que habrá algunos cambios en este equipo. ¿Va a continuar Chuck Pagano al frente de este equipo? ¿Quién puede arreglar a una de las peores defensivas, sobre todo por tierra, en la NFL? ¿Qué necesita Andrew Luck para ser más dominante en temporada regular con su equipo y poder ser protagonista constante de los Playoffs? ¿Cómo es posible que este equipo no pudo ganar una de las divisiones más sencillas de la NFL y sin J.J. Watt por la mayoría de la temporada?

 5.- ¿Y la efectividad de Sebastian Janikowski?

Otro de los detalles alarmantes para este equipo fue ver la falta de efectividad de Sebastian Janikowski en puntos extra. Después de conectar los primeros 34 intentos de esta temporada, Seabass falló un par de puntos extra que al final pudieron ser la diferencia en intento de regreso de los Colts. El pateador de los Raiders está comenzando a perder fuerza y precisión en sus patadas y puede que esté llegando al final de su carrera. En Playoffs se necesita un pateador seguro

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.