El clima opaca la celebración en Atlanta tras triunfo de los Falcons

ATLANTA — Parecía que nada había sucedido en la ciudad, apenas 24 horas después de que los Atlanta Falcons se coronaron campeones de la Conferencia Nacional de la NFL.

Más importante, los Falcons habían ganado la noche anterior el boleto al Super Bowl LI y por segunda ocasión en su historia tendrán la oportunidad de competir por el campeonato del futbol americano profesional estadounidense.

La victoria de Matt Ryan y los Falcons ha caído en segunda plana en Atlanta. EPA

El centro de Atlanta parecía vivir con regularidad el lunes por la mañana y mediodía, en medio de la continuación del mal clima que comenzó desde el viernes por la tarde. Sólo algunos autobuses locales presumían en su frente anuncios como «Go Falcons» o «Congratulations Falcons» en clara felicitación al equipo que destrozó a los Green Bay Packers en el partido de campeonato de conferencia correspondiente a la temporada 2017.

«Hoy es día laborable y hay que trabajar», comentó Ernie Galvez, de origen puertorriqueño residente de Atlanta que lucía una gorra genérica de los Falcons. «Los últimos días entre las advertencias de tornados, los vientos fuertes, el frío y todo lo demás, ni siquiera nos han dejado celebrar que vamos al Super Bowl».

La verdad es que la noche anterior tampoco hubo un gran festejo, al menos en el principal cuadro de la ciudad se reflejaban los principales noticieros de televisión matutinos el lunes. Cierto es que había noticias mucho más importantes en términos de vida, como el clima que en algunas partes aledañas a Atlanta causó destrozos desde el sábado y más aún el domingo en pueblos vecinos, al grado de cobrar víctimas fatales.

«Pero todos estamos contentos», dijo Galvez. «Han sido muchos años de jugar bien, de poner muchos récords y nada de Super Bowl».

El único lugar con poco más de movimiento y aficionados evidentes de Falcons y Packers era el CNN Center, uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Algunos fans de los Packers mostraban por completo su cara de tristeza, luego de la agonía que vivieron un día antes en el Georgia Dome, donde la mayoría de los 71,127 aficionados que pagaron boleto eran locales.

«No teníamos equipo para competir», dijo Katie McCormick, una aficionada de los Packers que viajó desde Boston para asistir al partido. «Aaron Rodgers nos trajo hasta acá. Pero esta vez lo dejaron casi solo. Muchos lastimados, errores al principio, así es difícil pensar en ganarle a un buen equipo».

La gente de Atlanta quizá tardará algunos días en asimilar el gran logro de su equipo en la NFL. Incluso algunos parecen intimidades porque, como dijo, McCormick, enfrentarán al «Imperio del Mal», los New England Patriots.

Sin embargo, es un hecho que buena cantidad de seguidores de negro y rojo acompañarán a sus Falcons, aunque no tengan boleto para ingresar al partido del 5 de febrero en el NRG Stadium de Houston.

«Estamos a distancia manejando», advirtió Luis Hernández, un fan de los Falcons empleado en el CNN Center. «Vamos a ir con todo y vamos a ganarle a (Tom) Brady (quarterback de los Patriots) y a (Bill) Belichick (entrenador). Si estos muchachos pueden jugar como ayer, no hay quie

CONTENIDO PATROCINADO

Comentar

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.