¿Qué es el College Football?

El “College Football” o football a nivel universitario se define por dos palabras: PASIÓN y TRADICIÓN. El aficionado que se acerca al college football desde la NFL observará marcadas diferencias entre ambos niveles. Algunas reglas cambian, los partidos son más locos, el estilo de juego en cierto modo es distinto, pero lo que más marca las diferencias son la pasión y la tradición. La NFL es la cima de la pirámide del football, pero los mayores estadios, los llenos más absolutos y la atmósfera que envuelve el football que se juega los sábados de otoño son patrimonio del College Football.

En primer lugar, hay que señalar que el football colegial es bastante más antiguo que el profesional. El primer partido “intercolegial” se celebró en New Brunswick, Nueva Jersey, el 6 de noviembre de 1869, enfrentando a las universidades de Rutgers y Princeton, con victoria para los primeros por 6-4. El football profesional es más “reciente”. Aunque William “Pudge” Heffelfinger es considerado el primer jugador profesional, al cobrar por jugar un partido en 1892, no fue hasta 1920 cuando el football profesional comenzó su andadura. Y pasaron muchos años más hasta que éste tuvo verdadera relevancia, ya en la 2ª mitad del siglo XX.

El football colegial se ha caracterizado por mantener su tradición, aunque bien es cierto que no se puede decir que se haya mantenido “puro” frente al profesionalismo, con suculentos contratos con la televisión por medio. En el football universitario podemos ver entrenadores mejor pagados que algunos en la NFL, o escándalos de pagos encubiertos a algunos jugadores, o cambios organizativos como la irrupción del playoff, pero en general sí que mantiene arraigadas tradiciones, sobre todo en la forma de competición.

Sobre la pasión, sólo hay que ver como lucen las gradas en Ann Arbor, en South Bend, o en el Bryant-Denny Stadium, por poner unos ejemplos. En los partidos podemos disfrutar de las espectaculares actuaciones de las Marching Bands, veremos las gradas llenas con los colores del equipo pintados en las caras de los aficionados, los particulares gritos de guerra de cada college, los antiguos alumnos visitando su Alma Mater en los días de “Homecoming”, y sobre todo, disfrutar de sus rivalidades y sus “bragging rights”. Esto no lo veremos en la hiperprofesionalizada NFL.

Voy a ir desgranando las principales características, incidiendo en las principales diferencias con la NFL, que es la primera y la que normalmente mejor conoce un aficionado que se acerca al mundo del football.

ORGANIZACIÓN

El número de universidades en las que se practica el football es muy elevado, son varios centenares. La mayoría se agrupan en la NCAA (National Collegiate Athletic Association). Existen otras agrupaciones como la NAIA, irrelevantes en el momento actual. La NCAA tiene varias DIVISIONES.

Las mejores universidades están en la División I FBS (NCAA Football Bowl Subdivision, antes conocida como I-A). Son 127 equipos en la actualidad. Luego vienen la División I FCS (NCAA Football Championship Subdivision, (antes I-AA), la División II y la División III, con un nivel decreciente. El interés se centra casi exclusivamente en la división I FBS, aunque haya quedado en la I FCS la histórica Ivy League, la más antigua de la competición, con algunas de las universidades académicamente más prestigiosas del país: Harvard, Yale, Princeton, etc.

La División I FBS está subdividida en 10 CONFERENCIAS. Cada una de ellas es más o menos independiente. Todas juegan con el mismo reglamento, pero cada una tiene su organización, su formato de competición, y cada una tendrá un Campeón de Conferencia. Además hay 4 colleges independientes: Notre Dame (por tradición), BYU (Brigham Young, más recientemente independizada), y dos de las Academias Militares: Army y Navy (en 2015 se integrará en la AAC). Entre las 10, hay 5 conferencias más importantes y competitivas. Antes eran 6 y recibían el nombre de “Majors” o conferencias BCS, mientras estaba vigente el “sistema BCS”, pero ahora han tomado oficialmente el apelativo de “Group of Five” (Grupo de las 5). Son las más fuertes y sus campeones tienen un acceso preferente al playoff (lo veremos en otro artículo).

Las conferencias y sus componentes han variado a lo largo del tiempo. Algunas conferencias desparecen, otras se crean o se reagrupan. Pueden invitar a su vez a nuevos miembros, o éstos pueden abandonarlas. Este proceso de realineamiento se ha reagudizado en las últimas temporadas, buscando conseguir conferencias fuertes, que atraigan los contratos televisivos y que puedan configurarse en dos divisiones para poder dilucidar el título de la conferencia en un partido final.

Las 5 grandes son:

ATLANTIC COAST (ACC). Es una conferencia radicada en la Costa Este. Ha tenido sus altas y sus bajas pero sigue manteniendo un buen nivel de colleges tradicionales e instituciones académicas de referencia. Tiene 14 miembros y está articulada en dos divisiones, Atlantic y Coastal. Estos son sus miembros:

  • Atlantic: Boston College, Clemson, Florida State, Louisville, North Carolina State, Syracuse y Wake Forest.
  • Coastal: Duke, Georgia Tech, Miami (Fl), North Carolina, PittsburghVirginia y Virginia Tech.

 

BIG TEN. Es la histórica conferencia del “Midwest”. En 2012 cambió su tradicional formato y conformó también dos divisiones. En esta campaña de 2014 reúne ya 14 miembros, y las denominaciones provisionales de Leaders y Legends para las divisiones pasan a  ser East y West. En el Oeste juegan Purdue y los colleges radicados en el huso horario Central. En el Este las demás, radicadas en el horario de la Costa Este.

  • East: Indiana, Maryland, Michigan, Michigan StateOhio State, Penn State y Rutgers.
  • WestIllinoisIowaMinnesota, Nebraska, Northwestern, Purdue y Wisconsin.

 

BIG XII. Es una histórica conferencia que está en decadencia, después de haber perdido a equipos que conformaban históricas rivalidades, como Nebraska o Texas A&M. De sus doce miembros encuadrados en una división Norte y otra Sur, actualmente quedan 10, que se han tenido que encuadrar en una división única, perdiendo la posibilidad de jugar una final de conferencia. Su ámbito geográfico preferente comprende los estados de Texas, Oklahoma y Kansas. Estos son sus miembros:

  • Baylor, Iowa State, Kansas, Kansas State, Oklahoma, Oklahoma State, Texas, TCU, Texas Tech y West Virginia.

 

PACIFIC-12 (PAC-12). Es otra de las conferencias que ha ido adquiriendo nuevos miembros, de manera que ha formado dos divisiones desde 2011. Está radicada en la Costa Oeste, pero sus nuevos miembros han llegado desde tierra adentro (Utah, Colorado). Está dividida también, atendiendo a criterios geográficos, en dos divisiones, Norte y Sur.

  • North: CaliforniaStanford, Oregon, Oregon StateWashington y Washington State.
  • South: Arizona, Arizona State, Colorado, UCLA, USC (Southern California), y Utah.

 

SOUTHEASTERN (SEC). Es la conferencia del “viejo sur”, agrupando principalmente a los estados confederados en la Guerra de la Secesión. En la última década ha sido sin lugar a dudas la más fuerte, con 7 Campeones Nacionales consecutivos hasta que la temporada pasada, en 2013, Florida State rompiera la racha. Ha ganado dos miembros en los últimos años pasando de 12 a 14 miembros. También se divide atendiendo a criterios geográficos en una división Este y otra Oeste.

  • EastFlorida, Georgia, Kentucky, Missouri, South Carolina, Tennessee y Vanderbilt.
  • West: Alabama, Arkansas, Auburn, LSU (Louisiana State), Mississippi (Ole Miss), Mississippi State y Texas A&M.

Las otras cinco conferencias son:

AMERICAN ATHLETIC (AAC o simplemente The American). Es una refundación de la antigua Big East, una de las 6 “Conferencias BCS”, pero que ha perdido su condición de “grande” por la deserción en masa de sus miembros. Con la llegada de tres nuevos colleges esta temporada, cuenta con 11 miembros y recibirá a Navy en 2015 para hacer la docena. Su origen es la Costa Este pero tiene vocación de implantarse en toda la nación. Estos son sus miembros:

  • Cincinnati, Connecticut, East Carolina, HoustonMemphis, SMU (Southern Methodist), South Florida, Temple, Tulane, Tulsa y UCF (Central Florida).

 

CONFERENCE USA (C-USA). Es otra de las conferencias que ha ido agrupando a distintos colleges en una extensa localización geográfica que incluye todo el sur y el este de la nación. Ha sido una conferencia trampolín. Algunos colleges la han abandonado para integrarse en conferencias más fuertes y otros han llegado de la División I FCS buscando una mayor exposición nacional, como Old Dominion o Western Kentucky. Actualmente tiene 13 miembros y también se articula en dos divisiones, Este y Oeste.

  • EastFlorida Atlantic, Florida International, Marshall, Middle Tennessee State, Old Dominion, Southern Mississippi y UAB (Alabama-Birmingham).
  • West: Louisiana State, North Texas, RiceUTEP (Texas-El Paso), UTSA (Texas-San Antonio) y Western Kentucky.

 

MID-AMERICAN (MAC). Ha sido una conferencia más estable y también más limitada geográficamente, ya que se concentra en la región de los Grandes Lagos, centrada en el estado de Ohio (que aporta la mitad de sus miembros) y los estados adyacentes. Actualmente tiene 13 miembros, divididos en divisiones Este y Oeste, pero Massachussetts abandonará la conferencia tras la temporada de 2015.

  • EastAkronBowling Green, BuffaloKent State, MassachussettsMiami (Oh) y Ohio.
  • West: Ball StateCentral Michigan, Eastern Michigan, Northern Illinois, Toledo y Western Michigan.

 

MOUNTAIN WEST. Tras algunas vicisitudes tras el abandono de colleges como Utah o TCU, la conferencia se ha reinventado y está creciendo con la intención de ser una gran conferencia en el ámbito geográfico entre las Montañas Rocosas y la Costa Oeste. Desde 2013 cuenta con dos divisions, Mountain y West, también según criterios geográficos. Estos son sus 12 miembros.

  • MountainAir Force, Boise State, Colorado State, New Mexico, Utah State y Wyoming.
  • West: Fresno State, Hawai’i, Nevada, San Diego State, San Jose State y UNLV (Nevada-Las Vegas).

 

SUN BELT. Es probablmente la conferencis más floja. Es un cajón de sastre donde se agrupan los colleges, preferentemente del sur, que no encuentran acomodo en la SEC o en la C-USA. Para la temporada de 2014 va a contar con 12 miembros, cuando en la pasada campaña fueron solamente 8. Han llegado colleges de la división I-FCS y Idaho, quien se quedó sola con la desaparición de la WAC. De momento no se han conformado divisiones. Estos son sus miembros:

  • Appalachian State, Arkansas-Little Rock, Arkansas State, Georgia Southern, Georgia State, Idaho, Louisiana-Lafayette, Louisiana-Monroe, New Mexico State, South Alabama, Texas-Arlington, Texas State-San MarcosTroy.

 

COMPETICIÓN

El sistema de competición tiene sus peculiaridades, ya que no es homogéneo. Tiene sus condicionantes en función de los tamaños de cada conferencia y en función de aspectos tradicionales. Como se puede ver, las conferencias son distinto tamaño, unas se subdividen en 2 divisiones y otras no, y cada una tiene su reglamentación interna. La temporada regular va desde el último fin de semana de agosto o primero septiembre a finales de noviembre o 1ª semana de diciembre. Son poco más de 3 meses y cada equipo disputa, como norma general, 12 partidos.

La confección del calendario es lo más complicado de todo. Los equipos juegan varios partidos contra equipos de su conferencia, pero no necesariamente contra todos. También juegan otros contra equipos de fuera de las mismas, incluso de divisiones inferiores. Hay equipos que juegan todos los años entre ellos, generando históricas rivalidades (Notre Dame y Navy se enfrentan ininterrumpidamente desde 1927 por ejemplo), otros no se ha enfrentado nunca, etc.

Como norma general, cada conferencia organiza un calendario anual rotatorio de 8 o 9 jornadas con partidos entre los miembros de la misma. Este calendario puede tener sus particularidades como equipos que se enfrenten todos los años (para no perder rivalidades), o distintas maneras de rotar los duelos, porque no hay fechas para jugar “todos contra todos”.

Para completar el calendario de 12 partidos, cada college se programa 3 o 4 partidos frente a equipos de fuera de su conferencia, son los partidos interconferenciales. Estos normalmente se suelen programar al inicio de la temporada, pero también se intercalan entre otros partidos “de conferencia”. Cada college es el responsable de organizarse estos partidos interconferenciales y lo suelen hacer con acuerdos bilaterales entre dos equipos. Los rivales pueden ser de la división I-FCS (no más de uno por temporada) o cualquiera que pueda interesar a cada equipo (rivalidades históricas, equipos que tengan tirón, colleges vecinos, etc.).

Al final de la llamada “temporada regular” cada conferencia tiene su campeón. En las conferencias unidivisionales, el campeón será el que más victorias haya conseguido. En las bidivisionales, el campeón se determina en una final entre los líderes de cada división. Para la competición de la conferencia sólo cuentan los partidos “de conferencia”, el récord total sirve para establecer los rankings, que tienen influencia en la postemporada. Así normalmente los récords [entiéndase como el número de victorias-derrotas] de un equipo se señalan de esta manera: Alabama (12-2, 7-1 en la SEC). Cada conferencia tiene sus propios criterios de desempate, cosa frecuente en calendarios tan cortos.

Los equipos independientes, como es obvio, no juegan un calendario conferencial y se programan sus 12 enfrentamientos. No aspiran a ningún título de conferencia sino sólo al Título Nacional o a un buen partido de postemporada.

Una vez terminada la temporada regular y resueltos los campeones de cada conferencia, a mediados de diciembre comienza la “postemporada”. Su complejidad y proceso histórico exigen otro detallado artículo, pero adelanto que, por un lado, los equipos con récord equilibrado o positivo juegan un partido (Bowl) como fin de temporada, y que por otro lado hay un proceso de determinación de un Campeón Nacional, lo cual, con calendarios tan asimétricos, siempre ha sido un tema controvertido.

REGLAMENTO

El reglamento, en líneas generales, es el mismo que para la NFL, pero hay algunas diferencias significativas. Estas son las más importantes:

  • Un pase se considera completo cuando el receptor tiene posesión del balón y un pie (o cualquier otra parte del cuerpo) en contacto con el suelo, en lugar de los dos pies, como en la NFL.
  • El “down by contact” se generaliza a las caídas sin contacto. Es decir, cuando un jugador cae al suelo (contacta con alguna parte de su cuerpo que no sean manos o pies), se considera placado y se termina la jugada, haya sido tocado o no por un jugador rival.
  • La interferencia en el pase, pass interference, se penaliza en la NFL en el lugar de la falta. En la NCAA se penaliza con 15 yardas.
  • El “play clock” o tiempo que tiene un equipo para iniciar la jugada desde que el árbitro pita, pasa de 40 a 25 segundos.
  • Hay otras pequeñas diferencias en el “timing” del juego. Se para el reloj cuando se logra un 1º down, hasta que el árbitro coloca el balón para el snap y da la orden de poner en marcha el reloj. Por otro lado, no existe el “two minutes warning”.
  • Cada entrenador puede pedir un solo “Challenge” o revisión en vídeo de una jugada en todo el partido, pero cualquiera se puede revisar a petición del “booth”, donde un árbitro ve el partido en vídeo. En la NFL el entrenador tiene derecho a dos (y un 3º si ambos son resueltos favorablemente), y el “booth review” está limitado a los dos últimos minutos de cada mitad.
  • El intento de conversión de dos puntos se realiza desde la yarda 3 en lugar de la 2 de la NFL. El equipo defensivo, si recupera el balón en la jugada y lo retorna hasta la endzone recibe dos puntos. Lo mismo ocurre si bloquea un “PAT” y retorna el balón hasta la endzone. Si el equipo defensor pierde el balón en alguno de los casos anteriores y lo vuelve a recuperar el equipo atacante llevándolo hasta la end zone consigue un “safety” de un punto. En la NFL no existe nada de eso, la jugada se termina si la conversión o kick son fallidos.
  • La prórroga (OT) es totalmente distinta. Si el 4º cuarto termina en empate se juega un OT. Cada equipo juega un drive (el orden es por sorteo) desde la yarda 25 de sus rivales. El equipo que haya anotado más puntos en ese drive gana (puede haber FG, TD, conversión de 2 puntos, etc.). Si los dos anotan lo mismo se juega otra OT con idénticas características. Así se juegan series sucesivas hasta que alguien anota más que su rival. A partir de la 3ª OT, es obligatorio ir a por una conversión de 2 puntos tras un TD, así es más fácil que se decante el partido. No caben los empates ni en temporada regular.
  • El terreno de juego tiene las mismas dimensiones (100 x 53 1/3 yardas), pero hay una diferencia crucial que marca más el juego que lo que parece. En la NFL las hash marks, las línas que marcan cada yarda, están más juntas, alineadas con los postes del goalpost. En la NCAA están más separadas, con lo que al hacer el snap en una de ellas siempre hay una parte del cuerpo estrecha (boundary) y otra ancha (field), que tiene su importancia a la hora de planificar las jugadas tanto ofensivas como defensivas. En la NFL los snaps son más centrados y no se aprecia esta diferencia.

LAS PLANTILLAS

Los equipos se nutren de jóvenes que están matriculados y estudiando en las respectivas universidades. Claro que esto es sobre el papel. La mayoría los jugadores llegan a la universidad becados para jugar al football, luego podrán aprender más o menos según en el college en el que caigan, pero eso, en muchas de ellas, será accesorio.

No existe un draft para seleccionar jugadores como en la NFL. La manera en la que estos entran en el equipo es a través del llamado RECRUITING. Las universidades tienen ojeadores y analizan los equipos de high school para busca jugadores interesantes. Cada college oferta “scholarships” o becas a los jugadores que le interesen. Cada college puede tener un máximo de 85 jugadores becados, con scholarship. Los futuros jugadores, que están en su último año de high school (algunos antes), reciben ofertas de varios equipos. Reciben visitas de reclutadores del college, pueden visitar las instalaciones en visitas oficiales, y al final se decantan por alguna. Todo esto tiene un proceso muy estricto que ha dado origen a numerosas violaciones, con sus correspondientes sanciones. No se pueden ofrecer regalos, dinero, etc., se supone que cada college intenta vender lo mejor que tiene y los jugadores eligen entre las ofertas que tienen el college que más se ajusta a lo que busca, en el que cree que va a jugar mejor o en el que va a salir mejor preparado, bien para la NFL, bien para la vida.

Cuando el jugador se ha decidido por un college anuncia públicamente su compromiso y se le denomina “commit”, un jugador con un compromiso verbal. Esto cada vez quiere decir menos, ya que es frecuente que jugadores cancelen sus compromisos y anuncien otros nuevos a lo largo del proceso. El primer miércoles de febrero se celebra el “National Signing Day”, el día en que los commits de cada college firman el ”National Letter of Intent” en el que se comprometen por escrito con el college. Siempre hay sorpresas de última hora y hasta que no firman no hay que dar nada por descontado. Los reclutas de cada Clase se incorporan a su college para el semestre de verano, hacia junio, una vez que terminan el high school, pero hay algunos jugadores que tienen ya aprobado su paso a la universidad y se pueden incorporar de inmediato al college para el semestre de invierno. Estos jugadores reciben el afrancesado nombre de early entrées o early enrollees.

Los jugadores no pueden cobrar por jugar al football. Sólo reciben la beca para sus estudios a cambio de jugar a football para el college. Evidentemente esta es una norma que puede ser muy controvertida. La NCAA es muy estricta al respecto, y cuando han surgido escándalos de cobros más o menos tapados, ha sancionado con dureza a jugadores y colleges implicados. Este punto está en este momento en cuestión y se está hablando de poder dar un estipendio económico a los jugadores, por lo menos por sus derechos de imagen. Es un tema muy comprometido.

Un roster de un equipo tiene alrededor de un centenar de jugadores, por lo que completa su relación de 85 jugadores becados con otros que están ya matriculados en la universidad (con la matrícula abonada por el propio estudiante). Estos jugadores reciben el nombre de walk-on, y son seleccionados en pruebas o try-outs cada temporada. Un jugador walk-on puede ganar se una beca para la temporada siguiente si su rendimiento en el campo lo justifica. Este mundo está perfectamente reflejado en la película Rudy (1993), basada en hechos reales, y que es de obligada visión para todo aficionado al football.

Un concepto importante es el de ELIGIBILITY. Es el que da autorización a un jugador para jugar a football en un college. Por norma general un jugador tiene cuatro años de “eligibilidad”, es decir, sólo puede jugar durante cuatro años como máximo a nivel de college. Sus cuatro temporadas tienen un nombre específico: en la 1ª es FRESHMAN, en la 2ª SOPHOMORE, en la 3ª JUNIOR y en la 4ª SENIOR. Sin embargo, cada jugador dispone de 5 años para jugar estos cuatro. Frecuentemente, el jugador reclutado puede pasar su 1º año entrenando con el equipo pero sin jugar partidos, es lo que se llama pasar un año “REDSHIRTED” (el “redshirt” es el peto rojo que se ponen los jugadores a los que no se puede placar en los entrenamientos). Sus cuatro años de elegibilidad contarán a partir de la siguiente temporada, en la que se le llamará REDSHIRTED FRESHMAN. Un TRUE FRESHMAN, en cambio, es aquel que juega desde su 1º año en el college. El año en blanco puede ser debido a una lesión, a la necesidad de ganar masa muscular para adaptarse al nivel de college, o por decisión estratégica del equipo. También pueden perder un año por lesión o por lo que sea entre sus años de elegibilidad y entonces tienen la opción de jugar otro año.

GRAYSHIRTED es el jugador que ha firmado su Letter of Intent en Febrero, pero que por alguna razón no entra en la universidad en otoño, como el resto de su promoción sino a mediados de curso. No puede jugar ni entrenar hasta el Spring Practice (entrenamientos reglamentados de primavera), y puede ser “redshirted” la siguiente temporada. Pueden ser motivos académicos (falta de nota), personales, o estratégicos del college los que alarguen este periodo de formación del jugador.

Cuando el jugador termina su temporada senior no puede jugar más y puede intentar dar el salto al profesionalismo. Algunos lo conseguirán, otros muchos se quedarán fuera. Algunos jugadores adelantan su paso al profesionalismo y se declaran elegibles para el draft tras su temporada junior, son los llamados “underclassmen”. Uno no puede presentarse al draft de la NFL sin haber pasado tres años en el college football.

TRADICIONES

El College Football es un deporte envuelto en múltiples y diversas tradiciones. Muchas universidades son centenarias y las tradiciones se repiten de generación en generación. Las supersticiones (la Howards’s Rock de Clemson, el cartel de Notre Dame), las rivalidades, las Marching Bands (el Script Ohio), los himnos (Victory March, Victors), los pep rallies, los cánticos, las mascotas vivientes, los estadios, etc.

Hay un sinfín de aspectos que es imposible abarcar aquí. En otros artículos las podremos ampliar.

OTRAS CURIOSIDADES

  • El college football tiene su propio Hall of Fame. Está ubicado en South Bend, Indiana, hogar de los Fighting Irish de Notre Dame, uno de los equipos “históricos” de la competición. Tiene un museo, un campo de football propio, y se programan distintas actividades a lo largo de todo el año, de las cuales la más importante es la “inducción” o entrada de nuevos miembros cada temporada.
  • El principal galardón que puede recibir un jugador es el Heisman Trophy (Heisman Memorial Trophy Award), el equivalente al MVP de la NFL, y que premia al mejor jugador del año. Se otorga desde 1935 y recibe el nombre de John Heisman, uno de los padres del football. En la práctica es un galardón al mejor jugador ofensivo.
  • Otros trofeos importantes son el Maxwell Award y el Walter Camp Award (que también premian al mejor jugador del año), el Bronko Nagurski Trophy (al mejor jugador defensivo), el Dick Butkus Award (al mejor LB), el Jim Thorpe Award (al mejor DB), el Johnny Unitas Award (al mejor QB senior), el Doak Walker Award (al mejor RB) o el Fred Biletnikoff Award (al mejor WR), entre otros. Varias entidades también dan distintos premios al entrenador del año (Paul “Bear” Bryant Coach of the Year, Walter Camp Coach of the Year, etc.).

Deja un comentario

Your email address will not be published.