Oct 16

¿Cuál es el lugar de Tom Brady en la historia de la NFL?. Y MUCHO +

Tom Brady rompe marca de victorias en temporada regular

La estrella de los New England Patriots, Tom Brady, estableció un nuevo récord en su ilustre carrera al convertirse en el mariscal de campo con más victorias de temporada regular en la historia de la NFL.

Brady escaló al primer lugar en la lista histórica con su victoria de este domingo sobre los New York Jets en el MetLife Stadium.

MÁS VICTORIAS EN TEMPORADA REGULAR

Tom Brady se separó definitivamente de Peyton Manning y Brett Favre en la lista y ahora es el líder histórico de la NFL.

Jugador Equipo Triunfos de
temporada
regular
Tom Brady Patriots 187
Peyton Manning Colts,
Broncos
186
Brett Favre* Packers,
Jets,
Vikings
186
John Elway* Broncos 148
Dan Marino* Dolphins 147
* Son miembros del Salón de la Fama

28 pases completos en 38 intentos para 257 yardas con dos touchdowns y una intercepción.

Con su triunfo, Brady llegó a 187 victorias de temporada regular, rompiendo el triple empate que mantenía con Brett Favre y Peyton Manning, quienes se retiraron con 186 partidos ganados en la NFL, sin incluir postemporada.

Incluyendo playoffs, Brady ya era el mariscal de campo más ganador de la historia al llegar al partido con 211 victorias totales, superando a Manning quien se quedó en 200 con su triunfo en el Super Bowl 50.

Las 25 victorias de Brady en postemporada incluyen sus cinco triunfos en el Super Bowl.

El 27 de noviembre pasado, Brady llegó a 200 triunfos y 60,000 yardas aéreas en su carrera también frente a los Jets.

Sin embargo, a pesar de sus 24 triunfos como profesional sobre los Jets, New York no es el equipo que más veces ha sido vencido por Brady, esa distinción corresponde a los Buffalo Bills (26-3), seguido por los Jets (24-7) y Miami Dolphins (20-9), todos ellos rivales de la AFC Este.

Fuera de su división, el equipo que más veces ha vencido Brady son los Indianapolis Colts (10-3), mientras que los Carolina Panthers (2-3) y Seattle Seahawks (1-2) son los únicos clubes que tienen marca ganadora frente a Brady.

————————–

Los cinco mejores socios de Tom Brady en su ilustre carrera

  • Erick Cervantes

MÉXICO — A lo largo de sus 18 campañas con los New England Patriots, Tom Brady ha lanzado pases a cerca de 120 jugadores distintos, sin embargo, ¿quiénes han sido los cinco más importantes para alcanzar sus 187 victorias de temporada regular?

La respuesta no es nada sencilla e incluso nos encontraremos con algunas sorpresas.

En el inicio de su carrera, Brady tuvo dos receptores confiables en Troy Brown y Deion Branch, quienes fueron claves para conseguir sus primeros títulos de Super Bowl, pero también hubo otro jugador menos conocido por muchos y que tal vez fue el más importante a la ofensiva después de Brady.

5 El corredor Kevin Faulk es hasta la fecha el jugador que más partidos disputó junto a Brady con 107 y también el que más victorias sumó con el mariscal de campo estelar (81).

Faulk jugó 13 temporadas en la NFL, todas con los Patriots, iniciando su carrera en el 2001, ganó tres campeonatos y fue parte de cinco equipos de los Patriots que alcanzaron el Super Bowl. Como corredor acumuló 864 acarreos para 3,607 yardas y 16 touchdowns, números nada espectaculares, pero su mayor aporte llegaba cuando se convertía en válvula de escape para Brady, permitiéndole mantener con vida las series.

Con Faulk en el campo, Brady tuvo un porcentaje ganador de .757 y recibió 310 pases en 401 intentos para 2,646 yardas con 10 touchdowns, es decir, atrapó el 88.3 por ciento de los pases enviados en su dirección, el mayor porcentaje entre todos los jugadores que disputaron al menos 30 partidos junto a Brady.

4 Brown aparece en el cuarto puesto, superando a Faulk y Branch, quien no pudo ganarse un puesto en esta lista.

Brown fue clave para Brady en su primera temporada como titular en el 2001 y fue una pieza importante para los Patriots que ganaron tres títulos en un lapso de cuatro años.

Con Brown en el campo, Brady tuvo un récord ganador de .737, además completó el 68.3 por ciento de los pases enviados en su dirección (323 de 473) con 15 touchdowns y sólo provocó una intercepción.

La pareja de Tom Brady y Wes Welker acumuló un récord ganador de .821 AP Photo

3 Wes Welker dio una nueva dimensión a la ofensiva de New England al brindarle a Brady un receptor de ranura capaz de destruir a las defensivas al encontrar siempre duelos favorables dentro del campo.

Welker se convirtió en un arma confiable en rutas cortas por el centro del campo y fue un socio importante para el dominio de Brady en la segunda parte de la década del 2000.

En 78 partidos disputados junto a Welker, Brady tuvo el mejor porcentaje ganador de su carrera con jugadores con los que convivió al menos 30 partidos con .821, además completó el 73 por ciento de sus pases (563 de 771) para 34 touchdowns.

Welker también es responsable por el pase de touchdown más largo en la carrera de Brady, de 99 yardas contra los Miami Dolphins en el 2011.

La única razón por la que Welker no aparece más alto en esta lista es porque no pudo ganar el Super Bowl en sus dos apariciones junto a Brady.

2 Julian Edelman hizo la transición de mariscal de campo colegial a receptor abierto de la NFL y terminó convirtiéndose en uno de los socios más importantes en la carrera de uno de los mejores mariscales de campo en la historia de la liga.

Edelman ha conseguido 63 victorias por 17 derrotas junto a Brady (.788) en 80 partidos y ha atrapado el 68 por ciento de los pases enviados en su dirección (397 de 584) para 4,263 yardas y 24 touchdowns.

También, Edelman ha sido clave en los últimos dos Super Bowls ganados por los Patriots, en los que tuvo 14 recepciones para 196 yardas y una anotación.

Rob Gronkowski promedia 10.03 yardas por recepción en pases lanzados por Tom Brady. AP Photo

1 Finalmente, el puesto de honor corresponde al ala cerrada Rob Gronkowski, quien ha sido crucial para el éxito de Brady en los últimos años.

Gronkowski es el jugador que más pases de touchdown ha recibido de Brady con 71 y promedia 10.03 yardas por recepción, la mayor cantidad entre los jugadores con al menos 30 partidos disputados junto a Brady.

Con Gronkowski en el campo, Brady ha ganado 72 de 91 partidos (.789) y se ha combinado con el ala cerrada para 6,421 yardas, más que con cualquier otro jugador.

A pesar de las lesiones persistentes que ha sufrido recientemente, Gronkowski ha sido pieza clave para el equipo que ha ganado dos Super Bowls en los últimos tres años.


El gran ausente: El nombre más importante que no aparece en esta lista sin duda es el receptor abierto Randy Moss, pero hay distintas razones por las que se quedó fuera.

Moss sólo disputó 37 partidos junto a Brady y si bien tuvo un sorprendente porcentaje ganador de .811 (el tercero mejor entre los jugadores con al menos 30 partidos con Brady empatado con Danny Woodhead, detrás de Faulk y Aaron Hernandez con .816), sus actuaciones no contribuyeron para que Brady luciera en su mejor nivel.

En su corta estancia con los Patriots, Moss atrapó apenas 192 de 320 pases en su dirección, es decir el 60 por ciento, la cifra más baja entre los jugadores calificados para nuestra lista. También, Moss tiene el honroso récord de provocar 14 intercepciones de Brady, la mayor cantidad de entregas en pases enviados a cualquier jugador en toda su carrera.

Información de ESPN Stats & Information fue utilizada en la redacción de esta nota.

———————————-

¿Cuál es el lugar de Tom Brady en la historia de la NFL?

  • Rafael Zamorano

Cuando se trata de poner en contexto cuánto puede significar la nueva marca de 187 partidos de temporada regular ganados para Tom Brady como mariscal de campo titular de la NFL, me vienen dos cosas a la mente.

En primer lugar, vale la pena reconocer la clase de constancia que se requiere para alcanzar una marca de este tipo. Sí, los New England Patriots han sido la franquicia más dominante del fútbol americano profesional por casi dos décadas, pero dentro de ese dominio sólo encontramos un denominador común a lo largo de todo ese éxito: la dupla Brady-Bill Belichick. Fuera del mariscal de campo y del entrenador en jefe, todas las demás variables que tienen que ver con el éxito dentro del campo: desde ejecutivos hasta jugadores, pasando por coaches asistentes, han sufrido variaciones.

En segundo lugar, me llama la atención el significado que puede tener para alguien como Brady –máximo exponente posible del llamado “Patriot Way”– un récord así. Desde luego, no puede ser más importante que la posesión de cinco anillos de Super Bowl. El objetivo final de jugar siempre será la conquista de campeonatos, y en ese rubro nadie lo ha hecho mejor como mariscal de campo titular de NFL que Brady. Sin embargo, uno de los mandamientos de este “Patriot Way” es enfocarse únicamente en el juego que viene, dejando para otros las discusiones sobre el Super Bowl que viene. No perder de vista el objetivo inmediato mientras se persigue un objetivo eventual mayor tiene mucho mérito, y es indiscutible que en cualquier lista que se quiera confeccionar sobre los mejores mariscales de campo de la historia, nadie lo hizo mejor que Brady.

Eso nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cuál es el lugar definitivo de Brady –quien ahora suma la mayor cantidad de victorias de temporada regular a sus previas marcas de mayor cantidad de victorias en Super Bowls y mayor cantidad de victorias en postemporada– en la historia de los más grandes pasadores de la NFL?

Claramente, su nombre pertenece en la discusión no solamente por formar parte de la lista, sino en la discusión sobre quién puede encabezar dicha lista.

La realidad es que la gran mayoría de quienes siguen este deporte estarán casados con una idea, una noción, sobre quién debe estar al tope de lista. En función a ello, la consecución del triunfo N° 187 de Brady en temporada regular tiene poca relevancia, por extraño que suene. Para aquellos quienes creen que el N° 12 de los Patriots ya es el mejor de la historia, el nuevo récord sirve como confirmación de esa creencia. Para aquellos que consideran a cualquier otro –ya sea que se trate de Johnny Unitas, Joe Montana, o Peyton Manning, los nombres más comúnmente asociados a ese título–, la nueva marca de Brady le solidifica dentro del debate, pero no será suficiente para derrocar a nadie del sitio de honor. Después de todo, las 187 victorias de temporada regular son de poca utilidad en contra de los argumentos usualmente esgrimidos a favor de los otros: que no pueden comparar épocas distintas, que ninguno de los otros contó con un head coach como Belichick, etc., etc., etc.

Lo que de ninguna manera puede objetarse es que Brady –quien creció idolatrando a Montana– ha inscrito su nombre en aquel debate, y sus argumentos son válidos y concisos. Tampoco puede objetarse el colosal significado de Brady para la historia del deporte, como un todo.

La carrera de Thomas Edward Patrick ha sido excepcional, en varios sentidos.

Desde que era universitario en Michigan, nunca terminó por convencer realmente a Lloyd Carr que debería ser el indiscutible titular para los Wolverines, y esa duda sigue siendo parte del combustible que le hace andar con todo y que inició todos los partidos en sus últimas dos campañas colegiales bajo la sombra del ultratalentoso Drew Henson, a quien metían para jugar el segundo cuarto. En algún momento de su carrera colegial, Brady jugó con la idea de transferir a California, pero en lugar de eso decidió quedarse y trabajar aún más, siendo votado capitán por sus compañeros.

Cuando llegó el momento de pensar en el siguiente paso, Brady no aparecía en el radar de muchos equipos, pero sí de un par de personas en particular. Después de todos estos años, se ha vuelto famoso el reporte que redactó el ex entrenador de mariscales de campo de New England, Dick Rehbein, insistiendo a Belichick en invertir una selección baja de draft en el pasador de Michigan. Igualmente famoso es el hecho de que solamente un ejecutivo de la NFL llamó a Carr para preguntar por su quarterback: Bobby Grier de los Patriots.

El ascenso de Tom Brady como mariscal de campo de NFL ha sido inverosímil. Getty Images

Esos ingredientes se conjugaron para darnos una de las mejores historias del draft moderno de la NFL, una que se sigue contando año con año cuando llega el momento de elegir a los futuros jugadores de la liga: la de un delgado pasador de Michigan que todos obviaron en reiteradas ocasiones hasta irse con el turno global N° 199 a los Patriots para convertirse en el mariscal de campo más ganador de la historia.

Después de eso, Brady nos entregó la historia de aquel chico de segundo año que suplió al entonces mariscal de campo mejor pagado en la historia de la liga, Drew Bledsoe, para conducir a su equipos hasta el Super Bowl donde enfrentaba a una ofensiva de época, el “Greatest Show on Turf” de los St. Louis Rams, para dar la mayor sorpresa en la historia del juego desde la garantía de Joe Namath.

Dos triunfos más de Super Bowl en los siguientes tres años aseguraron la consolidación de la primera y hasta ahora única dinastía de NFL del nuevo milenio.

La historia de Brady es imposible de entenderse sin la de Manning. Curiosamente, su carrera ha sufrido una especie de transformación dialéctica donde pasó de ser el chico que venía desde abajo, enfrascado en una batalla eterna contra aquel que tuvo todo lo que él no tenía: un sello de realeza de NFL confirmado por una selección como N° 1 global del draft y un elenco de apoyo que incluía a seleccionados eternos de Pro Bowl de gran cartel como Marvin Harrison, Reggie Wayne y Edgerrin James. Y curiosamente, parecía que Brady siempre vencía Manning, sobre todo en los momentos decisivos, hasta que Brady ganó tanto que pasó a ser del underdog al villano que se debía vencer año con año –rodeado por compañeros de equipo más talentosos– y que irónicamente inclinaron la balanza hacia una mayor cantidad de triunfos para Manning en sus años finales.

Otro episodio que no podemos dejar de mencionar es la batalla frontal que sostuvo Brady con el comisionado de la NFL, Roger Goodell, y que en última instancia perdió debido al escándalo conocido como “Deflategate”, el mejor argumento que esgrimen los detractores del pasador pese a las severas irregularidades del proceso de investigación y castigo por parte de la liga.

Finalmente, Brady nos está entregando un capítulo final igualmente inverosímil: el del quarterback de 40 años de edad que todavía es capaz de jugar al nivel más alto de la liga, cargando a su equipo a dos triunfos más de Super Bowl en los últimos tres años, y en busca de uno y otro más para llevar su total hasta los no sé cuántos Trofeos Lombardi.

No podemos estar seguros de cuántas temporadas más planea jugar Brady, pero sí es seguro que estaremos pegados a los televisores mientras las juega, leyendo cada nueva página que le añada a su historia.

Se dice que los verdaderamente grandes en la historia del juego no lo hicieron en busca de los récords, sino en busca de los triunfos. Irónicamente, el viaje de Tom Brady lo ha llevado a conquistar los tres récords que contradicen de plano esta máxima: el de mayor triunfos en Super Bowls, el de mayor triunfos en temporada regular, y el de mayor triunfos en postemporada.

Esas tres marcas le dan a TB12 un lugar privilegiado en la historia de la liga, uno que es imposible de compartir, y uno que tal vez jamás pierda.

————————-

Quizá sea más complicado para Packers sobrevivir sin Aaron Rodgers que en 2013

MINNEAPOLIS — El 2013 se repite y quizá sea peor.

Al menos hace cuatro años, Aaron Rodgers se recuperó de una fractura de clavícula a tiempo para darle a los Green Bay Packers el pase a Playoffs.

Esta ocasión, quizá sea trabajo de Brett Hundley –o de quien sea que termine jugando como quarterback para el coach Mike McCarthy—terminar el trabajo, luego de que Rodgers sufrió la fractura de la clavícula derecha tras sufrir un golpe del linebacker Anthony Barr de los Minnesota Vikings en el primer cuarto de la derrota por 23-10 de Green Bay.

Hace cuatro años, Rodgers sufrió la fractura de la clavícula izquierda y perdió siete juegos. Luego de semanas de incertidumbre, Rodgers regresó para el último juego de la temporada regular en Chicago –duelo que los Packers ganaron con un pase de touchdown de último minuto a Randall Cobb y con el que Green Bay ganó el título de la NFC Norte.

Esta vez, la fractura es en la clavícula derecha, la del brazo de lanzar y la razón por la que los Packers indicaron que el pasador podría perder el resto de la temporada.

No es probable que Matt Flynn, el quarterback que mantuvo a flote a los Packers en 2013, regrese y aunque tiene 32 años de edad, Flynn no ha jugado en la NFL desde 2014, su último año como suplente en Green Bay.

Hundley, de 24 años y el otro pasador en el roster de jugadores activos de Green Bay el domingo, se convirtió en el primer pasador no llamado Aaron Rodgers que lanza un pase de touchdown para los Packers desde que Flynn lanzó el último en la Semana 16 de la temporada 2013.

El jugador de tercer año participó ante Minnesota en el primer partido oficial de su carrera y luego de un rudo inicio en el que sufrió una intercepción en su primer envío como profesional, tomó ritmo y logró algunas cosas, aunque con la ayuda de una importante posición de campo gracias a un par de robos de balón (un regreso de balón suelto de 67 yardas de Clay Matthews y otro de 14 de Damarious Randall).

Hundley se mantuvo en la bolsa de protección y encontró a un desmarcado Davante Adams para un pase de touchdown de 14 yardas luego de la devolución de Matthews. Más tarde se conectó con Jordy Nelson con un envío detrás del hombro, estilo que Rodgers perfeccionó, para una ganancia de 26 yardas que preparó un gol de campo luego de la devolución de intercepción de Randall.

De cualquier forma, con los Packers abajo 10 puntos en el último cuarto, Hundley fue interceptado otra vez, luego de que, al parecer, no vio al safety Harrison Smith en un envío a Nelson.

Hundley terminó con 157 yardas por aire tras completar 18 de 33 pases con un touchdown y tres intercepciones.

En 2013, los Packers terminaron con marca de 2-4-1 sin Rodgers. Flynn fue la tercera opción luego de que Seneca Wallace se lesiono y Scott Tolzien fue a la banca. El veterano suplente se las arregló para sacar un empate ante los Vikings al relevar a Tolzien y luego tuvo marca de 2-2 como titular antes de que Rodgers regresara a la acción.

Aquella campaña concluyó para los Packers con un revés en el Juego de Comodines ante los San Francisco 49ers.

Los Packers tuvieron marca de 5-2 cuando Rodgers sufrió la fractura de la clavícula izquierda en 2013 y de cara al duelo de este domingo en Minesota, su récord era de 4-1, gracias a la sólida actuación de Rodgers, quien tenía registro de 12-2 con 37 touchdown y cinco intercepciones en los últimos 14 juegos.

El problema en 2017 es que no se trata sólo de Rodgers. Los Packers han sido golpeados por las lesiones.

Ya sin tres de sus cuatro mejores defensivos profundos (Kevin King, Davon House y Morgan Burnett) de cara a la Semana 6, perdieron al esquinero Quinten Rollins (tobillo) durante el duelo ante los Vikings y también al guardia izquierdo Lane Taylor (tobillo, rodilla) y a sus dos tackles titulares cuando Bryan Bulaga (conmoción) y David Bakhtiari (muslo) cayeron lastimados.

Era la primera vez en toda la campaña que Bulaga y Bakhtari jugaban juntos.

No es que Hundley no tenga un ataque terrestre imparable en el cual apoyarse, tampoco. McCarthy intentó dividir la carga de trabajo entre Ty Montgomery (quien jugó por primera vez desde que sufrió fracturas múltiples de costillas en septiembre) y el novato Aaron Jones, pero tampoco encontró mucho ritmo en ese aspecto.

Los Packers han dependido demasiado de Rodgers toda la temporada. De cara a la Semana 6 eran líderes en jugadas de pase en la NFL con 71 por ciento, de acuerdo a ESPN Stats & Information.

Quizá el panorama no sea positivo luego de un día de varias emociones, pero si los Packers no pudieron derrotar a un equipo con Case Keenum como quarterback y que no tuvo a su mejor receptor (Stefon Diggs), quizá las cosas resulten peor de lo que fueron en 2013.

—————————

Interrogantes y predicciones para la Semana 6 de la temporada

  • Nick Wagoner

Vamos a dar una vuelta alrededor de la NFL para que estén listos para la Semana 6:

LAS MAYORES INTERROGANTES

¿Quién puede detener a los Kansas City Chiefs?

De cara al juego inaugural de la temporada, un equipo envuelto en ese compromiso tenía la conversación en torno a una campaña sin derrotas. Cinco semanas después, uno de ellos aún sigue invicto. Sólo que no es el que todos esperaban.

Los Chiefs han sido la mejor franquicia después de cinco semanas, con victorias contundentes ante los New England Patriots y los Philadelphia Eagles. Su compromiso de esta semana les da la oportunidad de derrotar a otro llamado a ser contendiente en la AFC, los Pittsburgh Steelers. Con una victoria, Andy Reid, entrenador en jefe de los Chiefs, sería el sexto en la era del Super Bowl en iniciar tres veces con marca de 6-0 y también marcaría la tercera ocasión que la franquicia comienza 6-0.

Para conseguirlo, deberán confiar en la habilidad que tiene el novato sensación Kareem Hunt de proveer jugadas grandes. Sus 775 yardas desde la línea golpeo es el tercer mejor registro para un jugador de primer año después de cinco juegos. Si el corredor alcanza la triple cifra en esta ocasión, será el primero en la historia que lo consiga en sus primeros seis juegos.

A pesar que Kansas City llega al partido como el claro favorito, existen señales que Pittsburgh puede dar la sorpresa. Los Steelers les han propinado a los Chiefs dos de sus cuatro derrotas en los últimos veinte juegos. También, los Steelers tienen seis victorias contra equipos que llegan 5-0 en la era del Super Bowl, empatados en el tercer lugar con los Patriots en ese período y el mariscal de campo Ben Roethlisberger tiene cinco éxitos consecutivos ante este rival.

¿Seguirán dominando los Green Bay Packers la División Norte de la Nacional?

Los Packers y los Minnesota Vikings se encontrarán el domingo en un juego que debe aclarar el panorama en la división. El conjunto púrpura está en casa y son ligeros favoritos en el Football Power Index, pero los de Wisconsin han sido los reyes del Norte en cinco de las últimas seis temporadas.

Green Bay llega a la cita del domingo con seis triunfos divisionales de forma consecutiva, pero siguiendo en ese tema, los Vikings fueron el equipo capaz de destronarlos. Una victoria de los visitantes los dejaría con el 81 por ciento de probabilidades de quedarse con la división, mientras que Minnesota, en caso de imponerse, los colocaría con el 33 por ciento.

Por supuesto que escucharemos de los Detroit Lions en esta batalla, pero un triunfo en Minneapolis dejará a los Packers en el asiento de conductor.

¿Pueden empeorar las cosas para los New York Giants?

Con 0-5, es difícil imaginar un panorama más complicado para los Giants, especialmente después de perder por todo el año a Odell Beckham Jr., Brandon Marshall y Dwayne Harris.

Eso significa que en el partido del domingo ante los Denver Broncos veremos a Eli Manning lanzar pases a Travis Rudolph y Ed Eagan, quienes fueron firmados de la escuadra de prácticas. Sólo uno de los cinco receptores en activo de su roster tiene más de 15 recepciones: Sterling Shepard, quien también presenta molestias en un tobillo.

El simple hecho de perder a Beckham preocupa al equipo. Desde 2014, Manning tiene un índice de 2.2 intercepciones con él en campo y de 3.7 sin él.

Todo esto indica que será una larga noche en Denver contra la mejor defensiva de la liga y una derrota los ubicaría con 0-6 por tercera vez en su historia.

NÚMEROS QUE IMPORTAN

50.9: El porcentaje de yardas totales a la ofensiva que han conseguido los Jacksonville Jaguars por la vía terrestre, estableciendo el mejor registro en la NFL. El último equipo con una cifra similar fueron los Denver Broncos del 2011.

3.1: ¿Crees que el recientemente adquirido Adrian Peterson será la solución para la ofensiva de los Arizona Cardinals? Entonces debe haber grandes cambios. Desde la Semana 13 del 2015, Peterson último de la NFL en yardas por intento entre jugadores con al menos 150 acarreos.

28: Kevin Hogan, mariscal de campo de los Cleveland Browns, es el N°8 en el programa, N°1 en tu corazón y el N°28 si estás contando los titulares que lleva el equipo en esa posición desde 1999. Hue Jackson lo anunció en lugar del novato DeShone Kizer.

187: Si Tom Brady y los Patriots vencen a los New York Jets el domingo, Brady pasará a Peyton Manning y Brett Favre en la lista de mariscales de campo con más triunfos en la historia de la liga.

0: Aunque sea difícil de creer, ese es el número de entregas que los New Orleans Saints llevan en los primeros cuatro partidos. De acuerdo con Elias, son la tercera franquicia en alcanzar ese registro en la historia. Si encuentran la manera de repetir la tendencia el domingo, entonces serían el único en la historia que lo consigue en cinco compromisos.

¿DE QUÉ HABLAREMOS DESPUÉS DE LA SEMANA 6?

Todo gira en torno a los novatos

Había una época, no hace mucho tiempo, donde los aficionados se cuestionaban cuando llegaría la siguiente gran generación de mariscales de campo. Las quejas sobre las ofensivas abiertas y cómo entorpecían el crecimiento de los jóvenes eran abundantes. El pensar en una liga sin Brady, ‘Big Ben’ y Drew Brees era suficiente para pensar si regresaríamos a la prominencia.

Y ya podemos considerar que hemos evitado esa crisis. Como evidencia, sólo debes mirar a los mejores en lo que índice se refiere: Deshaun Watson, Dak Prescott y Carson Wentz. Ninguno de ellos tiene más de dos campañas en la liga.

Aún es temprano para darle la razón a Dabo Swinney, quien dijo que Watson sería el Michael Jordan de la NFL, pero sin duda que ha captado la atención.

Su índice de 85.5 en nueve puntos mejor que el de Prescott, quien aparece en segundo lugar. Watson también es el primero en yardas por tierra para un mariscal de campo, yardas por intento y primeras oportunidades. Y cuando Watson da muestras de su brazo, no duda en intentar pases profundos. Sus 11.1 yardas por pase es el mejor en la liga y tiene al menos cuatro pases de anotación que han viajado 15 yardas o más. Esta semana, chocará con los Browns.

Aún tienen algo por probar, pero el futuro en la posición luce en mejores manos de lo que se pensaba hace poco.

Continuará la manía en torno a Kirk Cousins

Con el juego de los Washington Redskins ante los San Francisco 49ers el domingo, uno de los temas centrales será el futuro del mariscal de campo Kirk Cousins. Está en su segunda campaña consecutiva bajo la etiqueta de jugador franquicia y será agente libre sin restricciones al finalizar la temporada.

La charla sobre su futuro se volvió a encender con el juego de esta semana porque los gambusinos necesitan desesperadamente un mariscal de campo franquicia y el entrenador en jefe Kyle Shanahan seleccionó y desarrolló a Cousins cuando fue el coordinador ofensivo en Washington.

Esta tendencia debe disminuir, pero no esperen que sea el lunes. Cousins es cuarto lugar en índice de pasador desde 2015 y tiene la oportunidad de mejorar estos números ante una defensiva que permite 7.53 yardas por intento y un total de 1,249 yardas totales por aire.

De vuelta a la normalidad en el Este de la Americana

La charla sobre cuánto tiempo necesitarían los Patriots para colocarse como líderes de la división está a punto de concluir después de iniciar el año 3-2. Pocos pensaban que a esta altura ya tendrían un par de descalabros y aún menos dirían que los Jets tendrían la misma marca.

De acuerdo con el Football Power Index, había cuatro por ciento de probabilidades que los dos presentaran registro de 3-2 en el compromiso del fin de semana.

La franquicia de New England tiene 10 triunfos consecutivos como visitantes y suelen cambiar de página a esta altura del año. En los últimos 10 años, tienen marca de 88-22 de la Semana 6 en adelante y +91 en margen de entregas/robos.

Si esas tendencias se repiten, entonces todo debe volver a la normalidad.

————————–

 

Trojans vinieron de atrás para vencer en casa a los Utes

LOS ANGELES — Sam Darnold guió a USC a tres series anotadoras en la segunda mitad y los N° 13 Trojans detuvieron un intento de conversión de dos puntos de Utah con 42 segundos por jugar para vencer a los Utes, 28-27, este sábado por la noche.

USC (6-1, 4-1 Pac-12) caía 21-7 al medio tiempo antes de anotar touchdowns en series 98, 88 y 98 yardas en la segunda mitad.

Utah respondió con una serie final, avanzando 75 yardas antes que el mariscal de campo Troy Williams anotara desde la yarda 2. Utah (4-2, 1-2) fue por la victoria, pero Williams no pudo encontrar un receptor desmarcado, corrió y fue frenado a una yarda de las diagonales.

Darnold se sobrepuso a una complicada primera mitad para completar 27 de 50 pases para 358 yardas y tres touchdowns. Los Trojans terminaron con 532 yardas totales.

El corredor Ronald Jones anotó el último touchdown de USC, avanzando 11 yardas por el centro antes de ser golpeado y avanzar hasta las diagonales.

Zack Moss corrió 20 veces para 141 yardas y Williams completó 16 de 27 pases para 262 yardas para Utah.

Jones acarreó el balón 17 veces para 113 yardas para USC, que ganó su partido consecutivo N° 14 en casa.

 

2 comentarios

  1. Interesante el contenido. Recientemente4 estuve leyendo algo similar en cubadebate y esto refleja quer esta habiendo un crecimiento en el interes por este deporte que tanto nos gusta.

    • Rey Cowboy on 19/10/2017 at 3:23 pm
    • Responder

    La historia esta ahi,el ya tiene su lugar,ganado a base de records,titulos,victorias,sin dudas comodamente se puede y hasta se debe decir que es el mejor de la historia,saludos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.