Noticias Variadas de AS (I)

Marvin Lewis: ‘John Ross ha decepcionado a los Bengals’

El veloz receptor fue elegido con el pick 9 del último draft y aún no ha logrado atrapar ni un pase en la NFL. Marvin Lewis, ha sido muy crítico con él.

Miguel López de Toro Seguir

Actualizado: 16 noviembre 2017 12:19h CET

El entrenador principal de los Cincinnati Bengals, Marvin Lewis, ha dicho que el equipo está muy decepcionado con el wide receiver John Ross. El veloz WR llegó a la NFL con la vitola de ser un jugador determinante a campo abierto, capaz de estirar a las defensas, sin embargo su producción y, sobretodo, su actitud está lejos de ser las que esperaban en Cincinnati.

Ross es, sin ningún género de dudas, el novato más decepcionante de la camada. Cuando eliges a un jugador, sin importar la posición que ocupe en el campo, en el top 10 del draft esperas que sea un proyecto de estrella y tenga un impacto importante en tu equipo. Todo lo contrario a lo que está siendo, hasta el momento el ex de Washington Huskies.

El receptor aún no ha sido capaz de atrapar ni un solo pase. Es cierto que ha jugado poco, y le han buscado menos, pero lo que más está preocupando al staff técnico es su actitud. Marvin Lewis, ha salido a la palestra para dar un toque de atención a Ross. El técnico se ha mostrado muy decepcionado y puso una jugada ocurrida en el último partido como ejemplo de lo que está ocurriendo. En el último encuentro Andy Dalton lanzó una bomba a John Ross, y el WR aminoró su velocidad durante la ruta y no logró llegar a la zona del envío: `Andy, buscó ese pase. ÉL (John Ross) debe entender cómo se siente el QB cuando ve eso, ya que espera que su receptor esté donde debe. John decepcionó a sus compañeros de equipo. Me decepcionó a mí. Dejó a Andy tirado´, comentó el entrenador.

En un final de temporada complicado para los Bengals en el que, a no ser que den un vuelco de juego y resultados enorme, no pelearán por llegar a playoffs, deberían intentar incluir más jugadas en las que busquen a Ross para saber si pueden contar con él en el futuroinmediato. Es esencial para un equipo que sus elecciones de primera ronda rindan, al menos, a buen nivel.

Los Bengals están en un momento de impas. No saben muy bien si seguir peleando o comenzar la reconstrucción definitiva, incluyendo un sustituto para Andy Dalton a corto plazo. Eso sí, decidan lo que decidan necesitan la mejor versión de sus jugadores de talento, y John Ross está muy lejos de ser una ayuda para el equipo.

LeBron James: “La NFL se está equivocando con Kaepernick”

Jason Miller

AFP

“La única razón que podría decir que no está en un equipo es por arrodillarse. Kaepernick es mejor que muchos de los quarterbacks suplentes”, dice el de los Cavs.

EFE 20 de noviembre de 2017 14:53h CET

Mientras persiste la polémica entre el presidente Donald Trump y el polémico LaVarBall por la intermediación del primero para la liberación de LiAngeloBall y sus otros dos compañeros de la Universidad de UCLA, tras ser detenidos y acusados por robo en China; LeBron James volvió a defender al quarterback ColinKaepernick y a criticar con dureza a la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) por no darle una nueva oportunidad tras haber protagonizado el inicio de las protestas de algunos jugadores durante la interpretación del himno nacional.

El cuatro veces MVP de la NBA se unió de nuevo al grupo de los profesionales que apoyan a Kaepernick, el ex quarterback de los 49ers de San Francisco, al que consideran “víctima” del veto que le ha impuesto la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

“Amo el fútbol, pero no soy parte de la NFL”, declaró también James a la cadena de televisión ESPN después de los entrenamientos del domingo. “No represento a la NFL. No conozco sus reglas y regulaciones. Pero sí sé que con Kaepernick está cometiendo un error, lo sé”.

El argumento de James es que hay jugadores peores que Kaepernicks que han sido contratados para ocupar puestos de mariscales de campo (quarterbacks) lesionados. “Solo lo estoy viendo. Es un profesional de la NFL. Es un jugador de la NFL y tú ves a todos estos quarterbacks por ahí y jugadores que obtienen todas esas segundas y terceras oportunidades que no son tan talentosos como él. Se siente como si hubiera sido excluido de la NFL. Por lo tanto, definitivamente no respeto eso”, argumentó James.

Kaepernick firmó una extensión de seis años y 126 millones de dólares con los 49ers en junio de 2014, una temporada después de lanzar para 302 yardas, un touchdown y correr para otras 62 yardas y un touchdown en la derrota 34-31 ante los Baltimore Ravens en el SuperBowl XLVII.

El pasador optó por salirse de su contrato el pasado marzo y se ha visto marginado desde entonces, mientras más de 40 mariscales de campo han recibido contratos en la NFL durante este tiempo. “La única razón que podría decir que no está en un equipo es por arrodillarse”, valoró James. “Esa es la única razón. Sigo la competición de la NFL cada domingo, cada jueves, cada lunes por la noche. Me fijo en todos los mariscales de campo —primera línea, segundo equipo, tercer equipo— que juegan a veces cuando el titular se lesiona y Kaepernick es mejor que muchos de esos muchachos. Seamos honestos“.

James admitió que no ha estado en contacto personal con Kaepernick, pero ha notado las donaciones de caridad que hizo el jugador de 30 años para respaldar su causa. Mientras que el sindicato de jugadores de la NFL recientemente honró a Kaepernick como su “MVP de la comunidad” por haber donado 900.000 de su meta de un millón en el último año a varias organizaciones benéficas que se enfocan en el desarrollo social.

Raiders vs. Patriots y el juego que dio inicio una dinastía

MATT CAMPBELL

AFP/GettyImages

El famoso “Tuck Rule Game” en la ronda divisional de 2001 entre Raiders y Patriots fue el primer gran capítulo de Tom Brady en playoffs.

León Felipe Girón Seguir

Ciudad de México Actualizado: 19 noviembre 2017 22:28h CET

La nevada era tan intensa como la presión que enfrentaba el inexperto quarterback de segundo año, la selección 199 del pasado draft, aquella noche del sábado 19 de enero de 2002.

El joven Tom Brady, quien apenas se había apoderado de la titularidad en la semana tres después de que DrewBledsoe saliera lesionado en un juego ante los Jets, estaba al borde del fracaso en su primera incursión en postemporada después de sumar marca de 10-3 y meter a los Patriots a playoffs como el segundo sembrado de la AFC.

Abajo 13-10 y con 1:50 por jugar, los Patriots tenían primer down en la yarda 42. Entonces, Charles Woodson entró con vía libre hacia Brady por el lado derecho, quien soltó el balón y las aspiraciones de New England al mismo tiempo.  El último juego del FoxboroStadium tendría un final helado y amargo.

Pero el referee principal Walt Coleman decretó el fumble a fin de poder revisar la jugada. Y gracias a la regla del Tuck _ un movimiento del brazo del quarterback hacia adelante para pegar el balón a su cuerpo _ que apenas se había instaurado dos años antes y se había aplicado en solo una ocasión, los Patriots tuvieron un nueva oportunidad.

No necesitaban más.

De inmediato, Brady completó un pase de 13 yardas a David Patten y tres jugadas más tarde Adam Vinatieri empató el juego con un gol de campo de 45 yardas, sumamente complicado debido a la enorme nevada en Nueva Inglaterra aquella fría noche de invierno.

Frustrados después de haber limitado a Brady a solo 24 de 44 envíos para 267 yardas y una intercepción, los Raiders jamás pudieron recuperarse.

Perdieron el volado y los Patriots aprovecharon la posesión para avanzar 57 yardas, en una serie en la que Brady completó sus ocho envíos para 45 yardas y con el gol de campo de 23 yardas de Vinatieri, enfilar a los Patriots al primer paso de su camino rumbo al primer título de la franquicia.Esa noche se escribió el capítulo de una leyenda inolvidable.

Muchos aficionados de los Raiders a la fecha sostienen que Brady soltó el balón, lo que prácticamente hubiera asegurado el partido para Oakland. El dueño en ese momento, el difunto Al Davis, uno de ellos.

El del domingo en el Estadio Azteca será el sexto enfrentamiento entre Raiders y Patriots desde aquella noche, y Oakland solo ha podido presumir un triunfo, una victoria de 27-20 la siguiente vez que se vieron las caras, en noviembre de ese mismo año.

Aquella noche de enero sucedieron varias cosas. El FoxboroStadium no volvería a tener un partido de NFL, Jon Gruden no volvería a ser entrenador de los Raiders y Walt Coleman, quien se mantiene en activo, no volvió a ser referee en un partido de los Raiders.

Y nacieron, entre la polémica, una dinastía y una leyenda.

La NFL ya ha abierto la votación para la Pro Bowl

La página oficial de la liga de football ha puesto a disposición de los usuarios la plataforma para elegir a los mejores jugadores de la temporada por posición.

Miguel López de Toro Seguir

Actualizado: 16 noviembre 201707:13h EST

La NFL permitirá a los aficionados al football votar durante las próximas cuatro semanas a los jugadores que acudirán a la Pro Bowl de 2018, que se celebrará en Orlando el domingo 28 de enero. Es la primera vez que se abrirá una ventana de votación durante un mes, comenzando hoy y terminando el jueves 14 de diciembre. La votación se puede realizar desde este enlace.

Otra novedad será la posibilidad de votar a través de Twitter, gracias a la Experiencia de Votación de Mensaje Directo (DM). Los fans podremos votar a través de las cuentas de los 32 equipos o de la cuenta oficial de la NFL @NFL.

Voting for the 2018 #ProBowl is officially OPEN!

DM usto vote! 👇#ProBowlVotehttps://t.co/6LioRv1zM8

— NFL (@NFL) 15 de noviembre de 2017

Durante la última semana de votación, del 7 al 14 de diciembre, se podrá votar directamente en Twitter. En esa última semana, los aficionados deberán twitear el nombre y apellido del jugador que quieran, o bien su cuenta de twitter oficial, junto con el hashtag: #ProBowlVote. Los jugadores serán seleccionados por los votos del público, de los otros jugadores y de los entrenadores de la NFL, los jugadores y técnicos votarán el día 15 de diciembre. Un total de 88 jugadores estarán en el césped del Camping WorldStadium de Orlando, Florida.

El martes 19 se darán a conocer las listas de la Pro Bowl en un especial de NFL Network `Acceso total de la NFL: Jugadores revelación del Pro Bowl´. La Pro Bowl de 2018 volverá a l formato tradicional de AFC vs NFC. Los equipos estarán formados por:

En ataque

Wide Receivers (8)

TightEnds (4)

Tackles (6)

Guards (6)

Centers (4)

Quarterbacks (6)

Running Backs (6)

Fullbacks (2)

En defensa

Defensive Ends (6)

Interior Linemen (6)

Outside Linebackers (6)

Inside/Middle Linebackers (4)

Cornerbacks (8)

Safeties (6)

En equipos especiales

Punters (2)

Placekickers (2)

Return Specialists (2)

Special Teamers (2)

Need Players (2-Coach’s Choice)

Alex Smith, Pat Mahomes y el ritmodelataque de los Chiefs

ELSA

AFP

Andy Reid ha señalado a su actual quarterback titular como el encargado de que la ofensiva no vaya con la fluidez y la velocidad necesaria.

Pepe RodriguezRodriguez Blog Seguir

Actualizado: 21 noviembre 2017 12:11h CET

Los Kansas City Chiefs han perdido cuatro de los últimos cinco partidos. En tres de esos cuatro encuentros no han alcanzado los 20 puntos. En el último, en concreto, se quedaron en 9, y eso a pesar de que se fue a la prórroga. Es evidente que el equipo está en una severa crisis de juego y resultados. ¿Y qué pasa en la NFL cuando un conjunto está en una severa crisis de juego y resultados y, además, ojo que aquí viene la clave, ha elegido un quarterback en primera ronda del pasado draft? La respuesta es que, cuando menos, aparece el debate sobre la sustitución del titular en el puesto más importante de este juego.

Los Chiefs tienen a Pat Mahomes en el banquillo. Pagaron dos primeras rondas por él a los BuffaloBills y se hicieron con sus servicios en el #10 del pasado proceso de selección. En el plan nunca estuvo ponerle a jugar en esta misma temporada porque Alex Smith era el titular indiscutible del grupo, pero al veterano sólo le queda otro año de contrato y cortarle apenas si cuesta unos asumibles 3,6 millones de dólares, de ahí que el propio protagonista haya declarado que sabe que no estará en Kansas City en 2018.

Dentro de ese plan, porque nadie está tan ciego, estaba el hecho de que si la oportunidad propicia se presentaba, o si el signo de la temporada marcaba la cuesta abajo de las derrotas, se podría usar a Mahomes como placebo. Quizás ese momento ha llegado.

Ayer Andy Reid echó gasolina a la especulación, al pequeño runrun que va cogiendo velocidad, de la necesidad de poner este ataque en las manos más agresivas, alocadas y atrevidas de Mahomes, que con esa fama viene de la Universidad, frente al marcado carácter diésel de Smith. El entrenador de los Chiefs fue preguntado por el ritmo del ataque y dijo que no le estaba gustando ¿El responsable? “El responsable del ritmo del ataque es el quarterback. Él mismo te lo dirá, porque es un hombre que siempre da la cara y que siempre está pensando en mejorar”.

En modo alguno dejó entrever Reid que estuviera valorando un cambio de QB titular, pero la reflexión sobre el ritmo de juego es intrigante. Porque justo eso parece ser la razón por la se drafteo a Mahomes, para aportar una quinta velocidad a un grupo que ha adolecido de ella, que ha sido del todo fiable, duro y competitivo, pero sin la explosividad necesaria para meter mano a los más grandes.

Huelga decir que los problemas de Kansas City son mucho mayores que los que presenta el puesto de QB. De hecho, es muy probable que ese no sea ni un problema ahora mismo. Son el cuarto peor equipo parando la carrera, el quinto parando el pase, mientras que se mantienen en el top diez de yardas conseguidas tanto por tierra como por aire en ataque. Es la defensa la que les ha dejado abandonados a su suerte. La lesión de Eric Berry, la cuesta abajo de ese gran líder y jugadorazo que ha sido Derrick Johnson en el medio de los linebackers, el boquete que Dontari Poe dejó en el medio de la línea… todo ha contribuido a que sean una unidad nada fiable y de ahí parten el resto de los problemas del grupo.

Además, no hay que olvidar que los Kansas City Chiefs siguen firmes en puestos de playoffs, con dos partidos de ventaja frente a una muy débil (quién nos lo iba a decir…) AFC Oeste, y si algo ha mostrado esta semana con el asunto NathanPeterman – Tyrod Taylor en Buffalo es que no se cambia al veterano por el rookie si la temporada aún está a tu favor. El caso nada tiene que ver, por supuesto, pero esta liga tiene el sentido de la copia muy arraigado, y cuando veas las barbas de tu vecino pelar…

Precisamente los Bills son el próximo rival de los Chiefs. Luego los Jets y un importante duelo divisional con los Raiders. Si el ritmo no mejora o, con bastante más importancia, los resultados siguen sin recuperarse, será entonces cuando el debate entre Mahomes y Smith coja el vuelo definitivo.

erry Jones pide una reunión con la NFL y recibe un rotundo no

Scott Cunningham

AFP

El conflicto contra el propietario de los Dallas Cowboys vive una nueva escalada con el resto de dueños de franquicias haciendo el vacío a su compañero.

Pepe RodriguezRodriguez Blog Seguir

Actualizado: 17 noviembre 2017 10:24h CET

Jerry Jones, dueño de los Dallas Cowboys, no va a cejar en su intento de paralizar la renovación de Roger Goodell como comisionado de la NFL, aunque eso le lleve a una completa guerra contra los 31 restantes propietarios de franquicias de la liga. Sucede que estos otros no sólo no parecen preocupados por la oposición de su compañero, sino que aceptan la cruenta partida con notable beligerancia.

El último capítulo ha sido la de negarle al mandamás de los Cowboys siquiera una reunión para tratar el tema.

Jones se habría dirigido al comité encargado de la renovación de Goodell vía carta para pedirles sentarse todos juntos en una sala a tratar el tema. El comité ha respondido con enorme rotundidad que no, que todo lo que quiera decir lo diga el 13 de diciembre en el próximo encuentro de propietarios programada en el calendario regular de la NFL.

Jerry explicó, en la citada carta, que la liga estaba sufriendo una notable caída de audiencia televisiva, el enfado de varios anunciantes, un descenso en la venta de entradas en los estadios, una oposición brutal del sindicato de jugadores y una errática política de suspensiones de estrellas que les había llevado en demasiadas ocasiones a los tribunales de justicia. En ese contexto, no tiene sentido, argumenta Jones, hablar de renovaciones multimillonarias de ejecutivos, como es el caso de Roger Goodell.

El problema es que el comité encargado de negociar la renovación del comisionado, en el que están propietarios tan relevantes como Robert Kraft (patriots), Robert Mara (Giants), Art Rooney (Steelers), Bob McNair (Titans), Arthur Blank (Falcons) y Clark Hunt (Chiefs), tiene plenos poderes para llevar a cabo su cometido ya que fue elegido con el 100% de los votos para este trabajo.

Sí, Jones también los voto. Y eso es debido a que todo este asunto ha explotado recientemente con la sanción a ZekeElliott, y no antes, cuando todos los problemas que denuncia Jones ya existían y no parecían preocuparle. De hecho, el año pasado también hubo una polémica sanción que acabó en los tribunales, de la Tom Brady, y eso no impidió al dueño de los Dallas Cowboys confiar plenamente en sus compañeros para renovar a Roger Goodell.

Los seis propietarios del comite de negociación, todos ellos con un enorme poder y ascendencia en la competición, se han mostrado inflexibles con Jones. Y muy duros. Le ha amenazado con sanciones que van desde el dinero hasta pérdida de elecciones de draft si persiste en su actitud. Incluso se ha especulado con la opción de que podrían obligarle a vender el equipo. Es por eso que el excéntrico dueño del equipo de Dallas se ha tomado más en serio el asunto y ha pedido esta reunión que aclare las posturas.

El no ha sido inmediato, rotundo e inapelable. El 13 de diciembre se verán todos las caras y, probablemente, salten chispas; unas chispas que, sino generan incendio, quedarán dentro de las puertas de la reunión. Es innegable, no obstante, que el conflicto entre Jerry Jones y la NFL está lejos de estar acabado, o en fase de enfriamiento.

Mike Tomlin y la increíble racha de entrenadores en Pittsburgh

ANDY LYONS

AFP

El jefe de los Steelers ha asegurado su decimoprimera temporada con récord positivo en la NFL, lo que le pone en la élite de un banquillo mágico.

Pepe RodriguezRodriguez Blog Seguir

Actualizado: 17 noviembre 2017 12:23h CET

Los Pittsburgh Steelers son una organización deportiva única en el mundo. Al menos en lo que se refiere a la élite de este universo de grandes ligas y absoluta exposición mediática continua. Son la franquicia que más títulos tiene de la SuperBowl, seis, y son el vivo ejemplo de equipo que tiene una personalidad definida y que encaja a la perfección en el sitio en el que habita. Duros, defensivos, industriosos, acereros en nombre y alma. Por todo eso tienen seguidores en todos los puntos del globo donde se siga el fútbol americano.

Y, además, tienen algo más que les convierte en una rareza absoluta: el compromiso y la paciencia absoluta con sus entrenadores. No vais a encontrar ningún equipo, de cualquier deporte, que pueda presumir de haber tenido la increíble cifra de tres entrenadores desde el año 1969. No en este nivel de exigencia, al menos.

ChuckNoll fue fichado en aquel 1969 y se mantuvo 22 años en el cargo, hasta 1991. En su periodo de gestó la mítica “cortina de acero” que es como se definía a la defensa de los Steelers en los años 70. Cuatro anillos presentó a la ciudad de Pittsburgh. Caza mayor.

Le sustituyo Bill Cowher, que dirigió al equipo durante catorce años. Se retiró en sus propios términos, cuando a él le apeteció, y tras conquistar el primer título de la era Ben Roethlisberger, frente a los Seattle Seahawks. Durante años fue el número uno en la lista de entrenadores rumoreados para cada vacante, pero nunca ha dejado de trabajar en la televisión desde entonces.

Y, tras Cowherd, y en un proceso en el que no era favorito y sólo fue entrevistado merced a la Rooney Rule (precisamente instaurada, y nombrada, gracias al propietario de los Steelers), esa que dicta que los equipos de la NFL han de entrevistar a un miembro de alguna minoría antes de firmar a entrenadores o general managers, Mike Tomlin se convirtió en 2007 en entrenador jefe de los Pittsburgh Steelers.

No parece que vaya a dejar su puesto a corto plazo, no.

Menos aún con los resultados que ha cosechado. Con la victoria de ayer ante los Tennessee Titans, los Pittsburgh Steelers elevan su récord del año a un 8-2 que poco menos que hace imposible imaginarles fuera de playoff. Y hace, además, seguro que Tomlin complete su decimoprimera campaña con los acereros con récord de al menos el 50%, esto es, nunca por debajo de 8-8. La suma total de sus partidos es de 111 victorias y 59 derrotas, un 65,3% de triunfos. Nadie había hecho eso en sus primeras once temporada en Pittsburgh.

Ah, sí, y una SuperBowl, claro, la conseguida frente a los Arizona Cardinals en un inolvidable encuentro.

El trabajo de Mike Tomlin ha estado bajo escrutinio, y cierta crítica, en los últimos tiempos. Durante algunas temporadas el equipo perdió su alma defensiva, su espíritu terrestre, y dependió del gran Ben Roethlisberger para competir. Algunas voces se levantaron contra ese cambio de filosofía y, sobre todo, contra el hecho de que no les estaba llevando a ser tan buen equipo como solían. Nada tembló bajo el suelo de Tomlin porque en Pittsburgh no se estila cuestionar a sus entrenadores, no desde los despachos.

El resultado, esa paciencia cuando soplaba un (mínimo) temporal, es impresionante. Ahora mismo los Pittsburgh Steelers tienen el mejor récord de la AFC, una defensa digna de sus historia, un corredor mítico, una línea ofensiva de las mejores de la competición y a los mismos Antonio Brown y Ben Rethlisberger del último lustro.

Nunca se sabe si es antes el huevo o la gallina, si hay estabilidad y por eso acaban floreciendo los entrenadores, o como los entrenadores son muy buenos acaba llegándose siempre a la estabilidad. No se sabe a ciencia cierta, digo, y es probable que a los seguidores de los Steelers no les interese saberlo. Con seguir con la misma política que hasta ahora ya les vale bien. Por eso son una de las franquicias más respetadas, con mayor cantidad de triunfos, siempre en la pelea, y por eso Mike Tomlin seguirá siendo su entrenador por mucho tiempo más.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.