Se cerró el plazo: éstos son los jugadores franquicia 2018

Se cerró el plazo: éstos son los jugadores franquicia 2018

Se cerró el plazo: éstos son los jugadores franquicia 2018

Seis equipos han decidido utilizar esta herramienta contractual para evitar que sus mejores jugadores salgan a la agencia libre y se les escapen.

Se acabó el plazo para que los equipos de la NFL apliquen sus contratos de “jugadores franquicia” y seis de ellos han decidido usar este subterfugio esta temporada para evitar que sus mejores agentes libres se les escapen.

Usar la etiqueta de “jugador franquicia” significa dar a estos jugadores un año de contrato garantizado a un precio élite para la posición en la que juegan, en concreto la media de los cinco mejores salarios de sus puestos.

La ventaja para el equipo es que no pierden a alguien que es muy importante en la plantilla. La ventaja para el atleta es el salario y que dentro de un año seguirá siendo agente libre para perseguir el mejor contrato posible. Pero no es un mecanismo sin riesgos, porque el equipo puede sobrepagar por sólo un año de servicio mientras que el jugador se queda sin la opción de un contrato a largo plazo.

No obstante, hay que tener en cuenta que hasta el 15 de julio se puede levantar esta etiqueta de “jugador franquicia” por otro contrato firmado entre las dos partes, que puede haber traspasos, que el jugador puede no firmarlo y, en ese caso, el equipo quitarlo de la mesa de negociación y un montón de situaciones que hacen que esto sólo sea un mecanismo más de negociación.

Éstos son los seis “jugadores franquicia” esta temporada 2018 de la NFL que está a una semana de comenzar:

Le’Veon Bell, RB, Pittsburgh Steelers

Para Bell es el segundo “jugador franquicia” seguido. Eso significa que su salario será el 120% del del año pasado. Así que cobrará 14,5 millones de dólares, que es casi el doble que el actual máximo salario de corredores, los cerca de 9 millones de dólares de LeSean McCoy y Devonta Freeman.

Sin duda, es un triunfo del jugador el negarse a firmar el contrato que le ofrecían los Steelers el año pasado, que era de 48 millones por cuatro años, con unos 28 garantizados. A estas alturas, y si Bell firma el contrato (algo que no ha hecho), se llevará esos 28 con estos dos contratos franquicia seguidos y, además, será agente libre el año que viene con 27 años.

DeMarcus Lawrence, DE, Dallas Cowboys

17,1 millones de dólares para un pass rusher que se ha apresurado a firmar, meter este dineral en la cuenta corriente y declarar que agradece mucho a los Cowboys que no se hayan dignado a negociar nada a largo plazo con él porque, de esta manera, el año que viene “romperé la banca”.

Es la forma correcta de afrontar la situación. Si Lawrence tiene un buen año, los Cowboys tendrán que ofrecerle un potosí para retenerle… o volver a usar esta etiqueta y pagarle más de 20 millones de dólares.

Ziggy Ansah, DE, Detroit Lions

Ansah cobrará lo mismo que Lawrence, 17,1 millones, pero al contrario que su compañero de posición de los Cowboys, aún no ha firmado. Lo que indica que puede haber un montón de negociaciones subterráneas al respecto. Los Lions pueden estar abiertos a escuchar ofertas por su traspaso, su agente puede estar buscando un contrato largo con otro equipo y no firmarían hasta tener alguna oferta en firme.

Lo que parece seguro es que, al contrario que con Lawrence, los Lions no tienen tan claro que el valor de Ansah sea de 17,1 millones y que tampoco les importaría mucho verle marchar el año que viene. Quedan doce meses, toda una temporada, para que ambas partes cambien la percepción… o no.

Jarvis Landry, WR, Miami Dolphins

Y si los Lions pueden estar buscando un traspaso por Ansah, los Dolphins no dejan lugar a la duda: estarían encantados de traspasar a Jarvis Landry.

El receptor cobrará como una estrella, 15,9 millones de dólares, cuando es un jugador de slot, no un receptor número uno. Eso no quiere decir nada, pues hay equipos que valoran una posición tanto como la otra, pero no parece que los Dolphins piensen lo mismo de Landry, aún con unos números espectaculares.

Cuando se aplica el “jugador franquicia” éste aún puede firmar con otro club, teóricamente. El problema es que la franquicia que le contrate tendría que mandar dos primeras rondas al equipo de procedencia y, en la práctica, eso impide cualquier movimiento. Lo que no impide es la negociación, y los Dolphins, por descontado, están pidiendo muchísimo menos que esas dos primeras rondas.

Landry ya ha firmado, lo que ha iniciado el proceso de negociación con otros equipos, pues sólo puede ser traspasado con la firma estampada en el papel.

Lamarcus Joyner, S, Los Angeles Rams

Joyner aún no ha firmado los 11,2 millones que le van a dar los Rams con este movimiento.

El equipo de Los Angeles tenía que elegir entre que dos agentes libres apostaba, si por Joyner o por Sammy Watkins. Lo que se cuenta por el entorno del equipo es que quieren a ambos y que están negociando con Watkins, pero el riesgo de perder a Joyner era mayor. Y la importancia en el equipo, también. No es sorprendente su elección. Joyner aún no ha firmado.

Kyle Fuller, CB, Chicago Bears

Se diferencia el caso de Fuller del de sus cinco compañeros en que la etiqueta que le ponen los Chicago Bears es de “transición” en vez de la pura de “jugador franquicia”. Lo que esto significa es que su salario no será igual de alto, 12,9 millones de dólares en vez de los 14,9, pero el jugador puede buscar una oferta mejor en otros clubs sin que estos tengan que dar ninguna compensación a los Bears. Así mismo, el equipo de Chicago puede igualar cualquier oferta que reciba el jugador y quedárselo sin negociar.

La situación, pues, es que Kyle Fuller va a buscar un gran contrato y, cuando lo tenga, los Bears decidirán si les compensa igualarlo o no. El jugador tampoco ha firmado, de momento.

Deja un comentario

Your email address will not be published.