Características y fundamentos de la posición de esquinero

Esquinero  (Cornerback)

 

Generalidades

Jugador de la defensa que se coloca en posición contraria al receptor abierto. Lo normal es tener dos esquineros sobre el campo pero los sistemas defensivos modernos denominados “nickel” y “dime”, emplean hasta tres y cuatro de ellos para cubrir a los “wide receivers”.

Son los jugadores más rápidos y acrobáticos del equipo defensivo. Ocasionalmente dejan su cobertura sobre un receptor para sorprender al equipo contrario y apoyar la presión sobre el mariscal de campo.

En la NFL solo pueden usar los dorsales del 20 al 49.

Fundamentos de la posición

Los esquineros deben ser explosivos y veloces, pueden no ser tan altos, ya que un centro de gravedad bajo les ayuda a desarrollar habilidades necesarias para su posición como un mejor tiempo de reacción y cambios bruscos de dirección sobre la carrera.

Una de las claves de un buen esquinero, además de las virtudes antes mencionadas, es la potencia y la envergadura de sus brazos, piernas potentes, que combinadas con una buena capacidad de salto, ayudan en buena medida a reducir la desventaja que trae, para estos. Deben saber leer los movimientos del mariscal para poder predecir el lugar hacia el que va a ser lanzado el pase, y así reducir el tiempo de reacción hacia la jugada.

Los esquineros deben evitar que los pases del mariscal sean completados, bien cortándolos, interceptándolos o interrumpiendo las rutas de los receptores, a los cuales les está permitido contactar solo en las primeras cinco yardas pues más allá se marcaría como infracción, ya sea como contacto ilegal o interferencia de pase. En situaciones de carrera deben detener al corredor.

Para interceptar un pase y devolverle la posesión del balón a su equipo debe colocar sus manos igual que lo hacen los receptores juntando los dedos gordos, e índices, con la palma de la mano hacia fuera para atrapar el ovoide. Si el pase es muy profundo y bombeado, tiene que saltar por el balón y atacarlo en su punto más alto. Habrá veces en que la intercepción será más sencilla que otras, pero en muchas ocasiones, veremos a los esquineros tomar balones, como si fueran auténticos “wide receivers”.

Conclusiones

La labor de un esquinero es muy difícil y simplemente no hay sitio para la mediocridad, puede que solo cometa un error en todo el partido, pero si ese error ha permitido una anotación, todos se lo recordarán.

En esta posición podemos mencionar a leyendas del pasado como Rod Woodson, Ronnie Lott y Deion Sanders, así como a grandes estrellas en activo como Aqib Talib, Josh Norman, Marcus Peters, Patrick Peterson y Richard Sherman.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.