Recuento de la temporada 2017 de los Dallas Cowboys

Altibajos, claroscuros y ranchas positivas seguidas por otras negativas fueron la norma este año para los Cowboys. Tras 17 semanas, el head coach Jason Garrett tiene una temporada ganadora que presumir con récord de 9-7, sin embargo ese número no cuenta toda la historia, ya que sus coordinadores terminaron la campaña rodeados de cuestionamientos tanto a la ofensiva como a la defensiva por el desempeño de sus unidades en momentos clave de la temporada.

Ahora enfrentan un offseason interesante pues se esperan cambios en el staff de coacheo (aunque Garrett parece tener su puesto totalmente seguro). Algunos jugadores importantes se convierten en agentes libres y la necesidad de refuerzos en ciertas áreas parece inminente.

El mejor momento de los Cowboys en 2017

A principios de noviembre los Kansas City Chiefs visitaron el AT&T Stadium para un partido que lucía muy interesante por el momento que atravesaban ambos equipos.

A pesar de que los Chiefs comenzaban a meterse en un bache, aún tenían el aura del gran equipo que había comenzado con cinco victorias consecutivas gracias a un extraordinario ataque y una defensiva muy eficiente. Por su parte los Cowboys tenían equipo completo, su corredor Ezekiel Elliott estaba en buen ritmo y su joven defensiva comenzaba a dar señales positivas.

El resultado del partido fue una contundente victoria para los locales en un partido en el que Kansas City no pudo hacer prácticamente nada en ambos lados del balón y su único higlight vino en la última jugada de la primera mitad, cuando el receptor Tyreek Hill atrapó un pase corto y se escapó prácticamente todo el campo para anotar y meter algo de presión a los Cowboys.

Esa victoria le dio mucho emocionalmente al equipo, ya que se trataba de la tercera al hilo después de su semana de descanso e indicaba el gran potencial de Dallas, que había dominado al que en ese momento lucía como uno de los equipos a vencer en la AFC.

El peor momento de los Cowboys en 2017

De la semana 10 a la 12 el equipo tocó fondo. En partidos consecutivos perdieron contra Falcons, Eagles y Chargers. La diferencia mínima en el marcador en esos partidos fue de 20 puntos cuando fueron derrotados por los Falcons en su nuevo estadio 27-7; la máxima de 28 cuando los Eagles les propinaron la peor paliza en la historia del AT&T Stadium.

Esas fueron las primeras tres semanas de la ausencia de Ezekiel Elliott y la ofensiva lució por demás desangelada, consiguiendo 22 puntos combinados en los tres partidos; un promedio de 7.3 puntos por partido, mientras que la defensiva permitió 30.6 puntos en promedio en cada uno de esos encuentros.

Durante esas tres semanas el equipo no encontraba el norte, el QB Dak Prescott lucía titubeante en la bolsa de protección y lanzaba pases imprecisos, su juego terrestre no era significativo, la línea ofensiva pasó de ser la mejor de la NFL a una coladera que permitía demasiados golpes y presión a su QB, no podían hilar primeros y dieces para mantener vivas las series ofensivas y por tanto su defensiva estaba exhausta para el final del tercer cuarto.

 

La temporada 2017 de los Cowboys se acabó cuando…

A pesar de haber dominado estadísticamente a los Seattle Seahawks en casa en la semana 16, en el día de la víspera de Navidad, no pudieron hacerse con el triunfo quedando con un marcador de 21-12.

Aquella tarde Elliott, recién desempacado de la suspensión, tuvo un primer cuarto en el que lució excelente, todo para que conforme avanzara el encuentro el plan de juego se alejara de él y Dallas no consiguiera vencer a unos Seahawks que acumularon más yardas por castigo que las que generaron a la ofensiva.

2 estadísticas clave de la temporada 2017 de los Cowboys

  • 7 fue el promedio de yardas por intento en pases lanzados por Dak Prescott, el 21 en el ranking de la liga.
  • En los cuatro partidos sin Tyron Smith la línea ofensiva permitió 13 de los 32 sacks registrados en la temporada, es decir el 40%.

3 razones para ser optimistas con los Cowboys en 2018

  • Defensiva secundaria. Plagada de elementos jóvenes, este cuadro promete cosas muy buenas. Byron Jones continúa demostrando que es un jugador muy talentoso y versátil, Chidobe Awusie, Xavier Woods y Jordan Lewis entrarán a su segundo año tras haber visto mucha acción y mostrar destellos interesantes, mientras que Jeff Heath continuamente hace jugadas importantes cuando su equipo más las necesita.
  • Ezekiel Elliott. Tras la suspensión lo vimos con una actitud distinta a lo que había mostrado antes. Es posible que ese tiempo le haya ayudado a madurar y concentrarse en su trabajo, de ser así, el cielo es el límite para este talentosísimo jugador.
  • Línea ofensiva. No podemos olvidar que es la pieza fundamental de este equipo y todavía tienen a por lo menos tres jugadores de altísima calidad en Travis Frederick, Zack Martin y Tyron Smith. Todo es cuestión de que La’el Collins se asiente como tackle derecho y encuentren la pieza correcta definitiva como guard del lado izquierdo.

3 razones para ser pesimistas con los Cowboys en 2018

  • Staff de coacheo. Las críticas a Jason Garrett abundan pero las más agudas son contra Scott Linehan, Coordinador Ofensivo, y Rod Marinelli, Coordinador Defensivo. El primero por su incapacidad para ajustar ante la ausencia de Elliott y sacarle jugo a un jugador como Dez Bryant, y el segundo por tener un antiquísimo y caduco sistema defensivo basado en el Cover 2 y que alinea prácticamente siempre con cuatro hombres en la frontal con la mano en el piso.
  • Cuerpo de receptores. Ya hablamos de cómo Linehan no utiliza a Bryant como debiera, sin embargo parece que sus mejores días están en el pasado. Fuera de Dez no hay un jugador constante que pueda causar peligro; Terrance Williams es sumamente inconstante, Brice Buttler sufre de lesiones y podría no regresar la próxima temporada. Las defensivas se han concentrado en eliminar a Cole Beasley, quien constantemente movía las cadenas para el equipo.
  • NFC East. Una división en la que en cada temporada cualquiera de los cuatro equipos que la conforman se convierte en una potencia. Los Eagles, una vez que regrese su QB Carson Wents, seguirán siendo de cuidado; los Giants sufrieron de lesiones clave y la estrenarán Head Coach y los Redskins parecen estar en reconstrucción pero no son fácilmente descartables. Basta un leve descuido para irse al fondo de los standings

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.