Coordinador de frecuencias del día de partido de la NFL

Mantener las vías de comunicación claras el día del partido.

Las conversaciones entre pilotos de la Southwest Airlines, el ensayo de un concierto de Madonna y el pedido de más palomitas de un trabajador en un puesto de comida rápida tienen una cosa en común: todos han interferido en la frecuencia que le transmite las decisiones de jugadas de un entrenador a su mariscal de campo.
(Fotografía AP/Scott Boehm)
(Fotografía AP/Scott Boehm)

El radar Doppler de las estaciones locales de televisión y el experimento de una cadena con el uso de cámaras en los pilones de la zona de anotación han interferido con el wifi de la línea de banda de la NFL, que es necesario para transmitir las fotografías de las jugadas a las tabletas Microsoft Surface Pro 2 en cada banca.

Todo esto sucedió porque demasiadas personas intentaban comunicarse utilizando el mismo canal y la misma frecuencia durante un partido de la NFL.

Evitar estas interferencias o despejarlas rápidamente es el trabajo de uno de los héroes desconocidos de la NFL: el coordinador de frecuencias del día del partido. Estos especialistas realizan el seguimiento y la administración de cientos de frecuencias y miles de dispositivos que dependen de frecuencias dentro del estadio. También tienen en cuenta interferencias de fuentes externas al estadio, como estaciones televisivas y eventos especiales.

“En este momento, nuestro trabajo es meter 500 MHz de usuarios en un espectro de 25 MHz”, dijo el coordinador de frecuencias en jefe de la NFL, Karl Voss, en una entrevista de mayo de 2014 con Audio Gloss, un blog publicado por RF Venue, una compañía de tecnología de audio. “Pareciera que todos creen que [la radio frecuencia] es su derecho absoluto. Y, básicamente, el trabajo del coordinador es hacer que eso tenga sentido, es decir, intentar darles a tantas personas como sea posible las herramientas que necesitan para realizar su trabajo, dentro de lo razonable”.

Los mariscales de campo, las personas que deciden las jugadas defensivas, los entrenadores y los árbitros del partido dependen de que los coordinadores garanticen que sus sistemas no tengan interferencias. Lo mismo sucede con los transmisores y periodistas de radio y televisión, el personal médico y de seguridad, el personal que utiliza los sistemas de repetición instantánea y revisión de lesiones por video de la NFL, los operadores de puestos de comida rápida, el personal de limpieza, los animadores del entretiempo y muchas personas más.

Los coordinadores comienzan con las preparaciones mucho antes del partido, toman solicitudes de los usuarios para que se les asigne un lugar en el espectro, los ingresan en una base de datos u hoja de cálculo y asignan frecuencias. No todos obtienen lo que piden (las solicitudes de los medios por sí solas pueden ser voluminosas), por eso, los coordinadores deben priorizar y, de ser necesario, persuadir a los usuarios de que cooperen para usar lo que hay disponible al máximo.

Las solicitudes se han vuelto tantas, dijo Voss a RF Venue, que ahora los coordinadores se ven obligados a hacer una “división del tiempo”, es decir, asignarle la misma frecuencia a varios usuarios para que cada uno la utilice en un momento específico. También pueden brindarles la misma frecuencia al mismo tiempo a dos usuarios distintos, pero con el uso restringido a zonas físicamente separadas para evitar interferencias.

El día del partido, explicó Voss, todas las personas a las que se les asignó una frecuencia ingresan al estadio por la misma puerta, en donde los coordinadores o asistentes se aseguran de que todos los dispositivos se encuentren en sus frecuencias asignadas. Los dispositivos están marcados para identificar cuándo y dónde se pueden usar.

Antes del partido, generalmente, los coordinadores escanean las frecuencias más fundamentales, se contactan con los equipos de noticias para deshacerse de dispositivos no registrados, como micrófonos inalámbricos, y se presentan al personal clave de la liga, del equipo y del equipo de transmisión. Para el momento de la patada inicial, se instalan en un asiento reservado con una vista del campo sin obstrucciones, conexión a Internet, un teléfono y suficiente espacio para colocar sus equipos, que incluyen un contador de frecuencias y un escáner/receptor.

El entrenador de los Seattle Seahawks, Pete Carroll, se mantiene conectado con su equipo gracias a los coordinadores de frecuencias del día de partido de la NFL. (Fotografía AP/Aaron M. Sprecher)
El entrenador de los Seattle Seahawks, Pete Carroll, se mantiene conectado con su equipo gracias a los coordinadores de frecuencias del día de partido de la NFL. (Fotografía AP/Aaron M. Sprecher)

Cuando surgen problemas durante un partido, los coordinadores o sus asistentes identifican la fuente con analizadores de espectro y equipos buscadores de dirección. Se han vuelto más proactivos utilizando los equipos para detectar y corregir potenciales conflictos de frecuencia antes de que surjan problemas, dijo Michelle McKenna-Doyle, directora de información de la NFL.

En el campo, la NFL tiene un seguro para sus comunicaciones entre entrenadores y jugadores: una frecuencia de respaldo para cada equipo, que se puede utilizar durante el partido con la aprobación de Operaciones de Fútbol Americano de la NFL. Si la riñonera de un entrenador se ve afectada por interferencia, los técnicos de línea de banda mantienen las comunicaciones entre entrenadores conectando la riñonera a un cable de 100 pies de largo que permite la comunicación por cable.

Cuando los coordinadores del día del partido identifican la fuente de un problema de interferencia de frecuencia, no pierden el tiempo.

La mayoría de los problemas pueden resolverse sin conflictos. Así lo desean los coordinadores, quienes intentan razonar con los usuarios no registrados a los que llaman “Coord-nots” (no coordinados). Sin embargo, el Manual de Operaciones de Partido de la NFL especifica que, si hay alguien utilizando un dispositivo sin coordinar, el coordinador determinará si se le puede asignar una frecuencia. En caso contrario, el usuario deberá utilizar un cable físico “o se lo dirigirá al contacto de coordinación inalámbrica del club para que le retiren la credencial, de esa forma, se le deniega el acceso al estadio”. La NFL, además, mantiene una base de datos de infractores reincidentes, estos se encuentran en riesgo de perder sus privilegios a mayor plazo.

La integridad del partido y que el evento se desarrolle sin problemas dependen de ello.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.