Exhibición nacional para la búsqueda de talentos

El Campamento Nacional por Invitación (NIC) es el Supertazón del proceso de desarrollo de jugadores. También conocido como “exhibición nacional para la búsqueda de talentos” (National Scouting Combine), este evento de cuatro días solo con invitación permite a los cazatalentos de la NFL evaluar a los mejores jugadores universitarios elegibles para el Draft del año sobre una variedad de criterios médicos, mentales y físicos. Solo alrededor de 300 jugadores asisten cada año.

 

Además de evaluar a los jugadores, el evento evalúa a los miembros del departamento de personal de cada equipo de la NFL al tomar decisiones que determinarán el futuro de su franquicia. El combinado recibe la atención de todo el país, ya que los fanáticos y los medios miran y especulan sobre quién será elegido y a dónde irá.

Pero no siempre fue así.

LOS ORÍGENES DEL COMBINADO

Hasta la década de 1970, los equipos en general no sometían a exámenes físicos a sus posibles elecciones. En 1976, la organización de los New York Jets fue la primera en invitar a estudiantes universitarios del último año a la oficina central del equipo para llevar a cabo exámenes físicos y entrevistas.

“Además de carácter e inteligencia, otro aspecto fuera del fútbol americano en el que ponemos énfasis es el aspecto médico”, escribió Mike Hickey, el director de personal jugador de los Jets, en una nota para el The New York Times en abril de 1983. “Queremos que todos los jugadores en los que estamos interesados sean sometidos a un examen ortopédico realizado por los médicos de nuestro equipo”.

Hickey describió cómo esos esfuerzos habían llevado a siete años de éxito en el Draft, y observó que casi la mitad de los 36 jugadores del equipo elegidos desde 1977 eran titulares.

“Lleva mucho tiempo y cuesta mucho dinero, pero creemos que vale la pena”, escribió. “Es importante reducir las posibilidades de cometer un error”.

Otros equipos siguieron el ejemplo de los Jets, lo que significaba que los candidatos principales viajaban de una ciudad a otra para las entrevistas y los exámenes físicos de diferentes equipos de la NFL. No solo era un proceso largo y costoso, sino que los jugadores, que aún estaban en la universidad, a menudo debían perder clases y someterse a múltiples rayos X y otras pruebas.

 El Presidente de los Dallas Cowboys, Tex Schramm, en la línea de banda durante una victoria 27 a 13 contra los Pittsburgh Steelers el 13 de octubre de 1985 en el Texas Stadium de Dallas, Texas. (Fotografía de AP/Fotografías de la NFL)

El Presidente de los Dallas Cowboys, Tex Schramm, en la línea de banda durante una victoria 27 a 13 contra los Pittsburgh Steelers el 13 de octubre de 1985 en el Texas Stadium de Dallas, Texas. (Fotografía de AP/Fotografías de la NFL)

A medida que más clubes adoptaban prácticas similares, Tex Schramm, el presidente y gerente general de los Dallas Cowboys, recomendó al Comité de Competencia que los equipos trabajaran juntos para centralizar el proceso de evaluación.

En 1982, National Football Scouting Inc. (NFS) con base en Indianápolis realizó el primer Campamento Nacional por Invitación en Tampa, Florida, y llevó a las elecciones superiores del Draft universitario a un mismo lugar para obtener información médica para sus 16 clubes miembro. En el campamento, había 163 jugadores, alrededor de la mitad de los que asisten hoy, y allí se establecieron los cimientos para la evaluación de los posibles elegidos.

Pronto se implementaron dos campamentos –organizados por BLESTO y Quadra Scouting– con el fin de recolectar información para los equipos que no se asociaron con el NFS.

En 1985, los tres campamentos se fusionaron para compartir los costos. La liga optó por que la NFS, que administraba el campamento más grande en ese momento, coordinara el evento centralizado. Luego de realizar el evento en Phoenix (1985) y Nueva Orleans (1986), la NFL mudó el combinado a su ciudad de origen, Indianápolis, donde se sigue realizando hoy en día.

Centralizar los campamentos permitió a los equipos llevar a cabo evaluaciones más exhaustivas de los candidatos al Draft. Además de considerar los antecedentes médicos de un jugador, los clubes pudieron dedicar más tiempo a exámenes físicos y psicológicos, y así brindar a los departamentos de personal una evaluación más profunda de un jugador antes del Draft.

A medida que el proceso crecía, también crecía el interés del público. Los fanáticos y los medios se daban cuenta de que el combinado ofrecía un nivel sin precedentes de información acerca de los mejores candidatos de la liga. Esta oleada de interés ha convertido el Combinado de Búsqueda de Talentos de la NFL anual en el foco de atención. Hoy en día, tres décadas después del primer campamento por invitación, el evento es un pilar del tiempo fuera de temporada de la NFL para los equipos, los medios y los fanáticos por igual. La cobertura exclusiva del combinado está disponible en la Cadena NFL, NFL.com, NFL Now y NFL Mobile.

TODOS LOS OJOS PUESTOS EN INDIANÁPOLIS

Jeff Foster, que ha sido presidente del NFS desde 2005, supervisa el evento anual. Trabajando desde su oficina en Indianápolis, él y un equipo de cinco personas recopilan y procesan toda la información sobre los jugadores en un único sistema central para compartirla con los 32 clubes de la NFL.

Su’A Cravens, el apoyador de los Washington Redskins, corre un ejercicio durante la exhibición para la búsqueda de talentos de la NFL de 2016 en Indianápolis. (Perry Knotts via AP)
Su’A Cravens, el apoyador de los Washington Redskins, corre un ejercicio durante la exhibición para la búsqueda de talentos de la NFL de 2016 en Indianápolis. (Perry Knotts via AP)

“La mayoría de los evaluadores están de acuerdo en que el Combinado Nacional sirve para validar lo que han visto en filmaciones”, declaró Foster. En muchos casos, los cazatalentos han estado siguiendo jugadores durante un tiempo y ya saben lo que pueden hacer en el campo.

La principal prioridad es recopilar la historia médica de cada jugador y colocarla junto con los resultados de sus exámenes en el Combinado Nacional.

Un comité médico asesor supervisa el proceso de recopilación de información sobre todos los jugadores invitados antes de que lleguen a Indianápolis. Comienza revisando sus historias médicas, que se encuentran almacenadas en una base de datos compartida de la NFL/NCAA y son actualizadas por médicos, preparadores físicos y otros especialistas durante toda su carrera universitaria. Aunque los exámenes médicos son bastante estándares para todos los jugadores, el comité puede recomendar estudios adicionales en algunos casos; por ejemplo, puede sugerir que un jugador que tiene un historial de lesiones en la rodilla se someta a una resonancia magnética adicional.

La NFS recopila información y genera registros médicos electrónicos (EMR, por sus siglas en inglés), que ponen a disposición de los 32 clubes de la NFL. Si un jugador tiene que volver para exámenes adicionales, los EMR se actualizan con la nueva información.

REUNIR TODO

Programar los exámenes médicos, entrevistas y exámenes psicológicos presenta un enorme desafío logístico, que comienza cada año a mediados de octubre y continúa hasta el primer día del combinado en febrero. Nada de esto sería posible sin el socio en atención de la salud de la NFS en Indianápolis, Indiana University Health, que lleva a cabo todos los exámenes estándares y los estudios adicionales que se solicitan y elabora un informe. En muchos casos, esta es la evaluación física más completa a la que se han sometido la mayoría de los jugadores en sus vidas.

Además de los exámenes médicos, la NFS también programa evaluaciones psicológicas de los jugadores y entrevistas con los clubes. Cada uno de los 32 equipos puede realizar hasta 60 entrevistas de 15 minutos. Y, aunque no es tan importante como las evaluaciones médicas y las entrevistas, los jugadores también muestran sus habilidades físicas para los cazatalentos, otro componente que tiene que ser programado.

El equipo de Foster utiliza tecnología para coordinar la programación y la recolección y el intercambio de datos. “Aun así –comentó– cualquier cambio en la programación puede afectar otros eventos”.

Y no termina ahí. En cada mes de abril, la NFS lleva a cabo un segundo evento exclusivamente médico que vuelve a convocar a los jugadores, por lo general alrededor de 50, para recopilar información adicional o realizar más exámenes.

EL RESULTADO

El NIC hace que el proceso de evaluación de los mejores jugadores universitarios sea más manejable. Los cazatalentos de la NFL pueden identificar a los candidatos que consideran que pueden contribuir al éxito de su club. Se pone a disposición de todos los clubes la misma información confiable y precisa.

El sitio web del National Scouting Combine describe al evento como la “entrevista definitiva de trabajo de cuatro días”. Es un paso clave en el camino de un jugador hacia la NFL. Los jugadores obtienen la oportunidad de impresionar a los cazatalentos dentro y fuera del campo, exponer sus argumentos para ser elegidos y, si tienen suerte, hacer realidad su sueño de jugar en la NFL.

Deja un comentario

Your email address will not be published.