Lo mejor y lo peor de la semana 2 en la NFL

Mark Brown

Getty Images

Patrick Mahomes y Ryan Fitzpatrick siguen tratando a la liga como si fuera un videojuego.

La NFL es la “liga del quarterback”. Y aunque nos guste o no, lo entendemos y lo aceptamos. Pero lo de Patrick Mahomes y Ryan Fitzpatrick es simplemente ridículo.

Esto es la NFL, no Madden 19.

Por un lado, Mahomes diseccionó con precisión quirúrgica a lo que se supone era la defensiva de los Steelers, guio a los Chiefs a su primera victoria en Pittsburgh en más de una década y se convirtió en el primer quarterback con 10 anotaciones en los dos primeros juegos de la temporada.

Pero Mahomes ya se llevó la distinción la semana pasada y aunque su actuación bien podría ameritar el doblete, todos sabemos que el egresado de Texas Tech tenía estas capacidades, no en vano los Chiefs apostaron todo por él.

La verdadera historia aquí es Fitzpatrick.

Un veterano de 14 temporadas, egresado de Harvard y selección de séptima ronda que el domingo completó 27 de 33 para 402 yardas y 4 touchdowns ante los campeones del Super Bowl. Para los que llevan la cuenta en casa, esos son dos juegos consecutivos de 400 yardas y 4 touchdowns.

Fitzpatrick se convirtió en el tercer quarterback en empezar la temporada con juegos consecutivos de 400 yardas, uniéndose a Tom Brady y Cam Newton, ambos en 2011. Y no, ninguno de ellos lanzó 8 touchdowns en ese lapso.

Aún hay más. Consolidado como la mejor ave de rapiña de la liga, alcanzando la titularidad en todos los equipos a los que llega, ya sea por lesión o por actuaciones inesperadas como las de este inicio de campaña, Fitzpatrick está haciendo cosas que el titular de los Bucs, Jameis Winston, nunca había hecho.

En esta campaña, Fitzpatrick tiene 4 pases de touchdown de al menos 50 yardas, dos de ellos a DeSean Jackson y dos de al menos 70 yardas. En sus tres temporadas como titular de Tampa Bay, Winston tiene dos touchdowns de 50 yardas y su conexión anotadora más larga con Jackson ─una de las mejores armas de largo alcance de la liga─ es de tan solo 25.

Para resumir su éxito esta campaña, en sus 133 juegos previos en la NFL Fitzpatrick tenía exactamente un juego de 400 yardas y siete partidos con al menos 4 touchdowns, incluyendo el del 30 de noviembre de 2014, cuando lanzó seis a Tennessee, cuando militaba con Houston.

Lo peor

Zane Gonzalez. Pongámoslo así, si los Browns tuvieran un pateador mediocre, tendrían marca de 2-0, pero como tienen, bueno, tenían a Gonzalez están 0-1-1 gracias a su fallo en el tiempo extra ante Pittsburg y sus dos intentos de gol de campo y dos puntos extra que falló en la derrota de la semana 2 21-18 ante Nueva Orleans.

Por eso Cleveland no puede tener cosas bonitas.

Mención “horrorífica” a Vontae Davis, quien se retiró al medio tiempo del juego de los Bills ante los Chargers.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.