Patriots y Steelers corrieron con suerte… por ahora

 

Joe Sargent

AFP

El coach de Pittsburgh, Mike Tomlin, podría jugarse el puesto en los dos partidos que le vienen contra New England y New Orleans

  •  
  •  
  • 0
Estados Unidos 10/12/2018 18:56

Fue un domingo loco de loca NFL.

Y pese a las derrotas de New England (en un final increíble y que no se le asemeja a nada que he visto en 40 años de NFL) y Pittsburgh (que encontró una nueva manera de perder), la verdad es que Patriots y Steelers corrieron con suerte porque también perdieron Houston y Baltimore, respectivamente.

Los Texans vieron terminada una racha de nueve triunfos ante Indianapolis, gracias a las 399 yardas y dos touchdowns de Andrew Luck. De haber ganado, Houston (9-4) sería el segundo sembrado en la Conferencia Americana, pero como en la Semana 1 perdió ante New England (9-4), son los Patriots los que aún están debajo de los Kansas City Chiefs (11-2), que ya clasificaron a Playoffs de la mano de Patrick Mahomes.

Los Steelers sufrieron su tercera derrota consecutiva, ahora en Oakland. Primero fue en Denver, luego en casa ante los Chargers y el domingo contra los Raiders, uno de los peores equipos de la liga. Esos tres reveses fueron perdidos por el equipo del coach Mike Tomlin por un total combinado de 13 puntos.

Es cierto que Pittsburgh (7-5-1) fue afortunado porque los Ravens (7-6) no pudieron concretar el triunfo en Kansas City, lo cual le hubiera dado a Baltimore el liderato de la División Norte de la AFC, pero los dos siguientes rivales de los Steelers son Patriots y los New Orleans Saints (11-2). Léase se acabó la suerte.

Dos derrotas más, combinadas con un triunfo de Baltimore y uno de Indianapolis (7-6), Miami (7-6) o Tennessee (7-6) y los Steelers estarán fuera de la postemporada en un par de semanas.

Quizá sean los partidos en los que Tomlin se juegue su permanencia en Pittsburgh.

El domingo fue un gol de campo fallado y jamás intentado por Chris Boswell en un campo terrible en Oakland. Pero no hay que olvidar que Tomlin mantuvo en la banca a Ben Roethlisberger (aparentemente lesionado de una costilla) durante cuatro series ofensivas, en las que el quarterback de Pittsburgh fue Josh Dobbs.

“Sólo estaba esperando a que el coach me dijera que entrara”, dijo Roethlisberger. Y eso pasó al final del partido, cuando el “Big Ben” y una jugada de pase y lateral acercaron a Boswell para que intentara un gol de campo de 40 yardas. Y luego, el resbalón y la infamia.

Tomlin es coach de los Steelers desde 2007; en esas casi 12 temporadas completas tiene récord de 131-72-1, con dos apariciones en el Super Bowl y un anillo de campeón.

Pero un gran sector de los aficionados de esta franquicia piensa que es poco y que Tomlin tendría que haber llevado a Pittsburgh al menos a otros dos Super Bowls.

La familia Rooney suele ser paciente con sus coaches: desde 1969 solamente han tenido tres entrenadores: Chuck Noll (hasta 1991), Bill Cowher (1992-2006) y Tomlin.

Pero ya son ocho años desde la última aparición de los Steelers en un Super Bowl; Roethlisberger tiene 36 años de edad y la ventana de oportunidad ahora se cierra a gran velocidad en Pittsburgh.

No clasificar a la postemporada es imperdonable.

Pero quizá los Rooney le tengan más paciencia a Tomlin.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.