Aaron Rodgers quiere seguir con Philbin en los Packers

 

Aaron Rodgers en partido de Green Bay

JONATHAN DANIEL

AFP

El interinato de Joe Philbin podría convertirse en permanencia si los Packers deciden escuchar a su quarterback.

  •  
  •  
  • 2

Desde que los Packers cortaron su relación con Mike McCarthy después de más de 12 temporadas, un campeonato y nueve viajes a la postemporada, la pregunta ha estado en el aire. ¿A quién contratará Green Bay para mantener contento a su quarterback franquicia?

La respuesta podría ser más fácil de lo que se pensaba, pues el mismo Aaron Rodgers ya expresó su respaldo y satisfacción con la labor del coach interino Joe Philbin, quien en tres juegos al frente le ha devuelto la contundencia a un equipo que parecía haber perdido el punch.

“Queremos jugar para Joe y darle la mejor oportunidad posible (de conservar el puesto)”, dijo Rodgers el domingo al Wisconsin State Journal.

Es un claro mensaje de que Rodgers se siente cómodo y seguro bajo la tutela de un Philbin que no tiene las credenciales como head coach en su carrera, pero que pudo haber encontrado oro en Green Bay. A fin de cuentas, buenos quarterbacks hacen buenos entrenadores… y viceversa.

En poco más de tres temporadas con los Dolphins entre 2012 y 2015, Philbin compiló marca de 24-28, nunca tuvo una temporada ganadora y fue despedido en 2015 luego de iniciar la temporada con récord de 1-3. Pero no es lo mismo trabajar con un Ryan Tannehill recién egresado de la universidad que hacerlo con uno de los mejores pasadores de su generación como lo es Rodgers.

Y los números no mienten. Los Dolphins se establecieron como la ofensiva 27, 26 y 11 en los tres años en que Philbin estuvo al frente en Miami. En cambio, en tan solo tres juegos con Green Bay, los Packers promedian 31,6 puntos por encuentro, muy por encima de los 23.4 tantos por partido que promediaron en los 12 partidos con McCarthy.

Más allá de los números, el cambio de actitud es evidente. Rodgers pidió participar en un encuentro irrelevante el domingo pasado, a pesar de aquejar distintas lesiones, y los Packers borraron un déficit de 15 puntos en la segunda mitad. Nadie hubiera culpado a Rodgers si decide no jugar o a Green Bay por bajar los brazos en un encuentro en el que no jugaban nada. Sin embargo, hicieron todo lo contrario en camino a su primer triunfo fuera de Lambeau en la campaña.

Para Rodgers tiene sentido cabildear por Philbin. La relación entre ambos data de 2005, cuando Rodgers llegó a la liga y Philibin ya era el coordinador ofensivo de los Packers. Juntos ganaron un Super Bowl, y más importante, Rodgers sabe cómo trabaja Philbin.

No contratar a Philbin muy probablemente significaría la llegada de alguien externo a la organización, alguien que no necesariamente esté en el mismo canal que el quarterback franquicia, poniendo en riesgo toda la relación. ¿Para qué arriesgar?

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.