Lo mejor y lo peor de la semana 16 de temporada regular

 

Andrew Luck y Nick Foles

Joe Robbins/Brett Carlsen

AFP

Dos quarterbacks mantienen vivas las aspiraciones de sus respectivos equipos de cara al último domingo y se encuentran entre lo más destacado de la jornada.

  •  
  •  
  • 0

Uno, Andrew Luck, prácticamente tiene asegurado el reconocimiento al Retorno del Año en la NFL y nadie debería quedar sorpresivo si un par de votos a MVP llevan su nombre.

El otro, Nick Foles, está coqueteando con el estatus de leyenda en Philadelphia y abrió de par en par las puertas de un debate de quarterbacks donde no debería haber uno.

Ambos les inyectaron una enorme luz de esperanza a sus equipos y, citando a ‘Shawshank Redemption’, “La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor de todo…”

Por eso Foles y Luck comparten lo mejor de la semana 16.

Luck lanzó dos pases de touchdown para llegar a 36 en la temporada para comandar un espectacular y crucial regreso ante los Giants en un duelo en el que los Colts tuvieron la ventaja por un enorme total de 55 segundos… los últimos.

La actuación magistral de Luck no solo sirvió para borrar un déficit de 14 puntos ni para encaminar a Indianapolis a su octavo triunfo en los últimos nueve juegos, sino que montó el escenario para un duelo de playoffs en la semana 17 ante los Titans. El que gana sobrevive.

Foles, por otro lado, se niega a que los Eagles cedan sin luchar el campeonato que tanto les costó obtener. Por eso hizo lo que tenía que hacer, responder la remontada de los Texans con una propia y mantener a Philadelphia con vida para pelear otro día.

Foles completó 35 de 49 envíos para 471 yardas y cuatro pases de touchdown ante una de las mejores defensivas de la liga y lo hizo con todo en la línea en el que bien podría ser su último juego en Philadelphia como miembro de los Eagles.

Los Eagles necesitan un triunfo ante Washington y una derrota de los Vikings ante los Bears (siempre una posibilidad), enviaría a Philadelphia a defender su título en los playoffs. Y con Carson Wentz disponible, la pregunta es: ¿A quién pondrá Doug Pederson?

Lo peor de la semana

El engaño de despeje en terreno propio fue malo, el fumble de JuJu Smith-Schuster fue fulminante, pero la actuación de los referees en un duelo tan importante y con tantas implicacions es simplemente inaceptable.

Las cebras influyeron directamente en el resultado del encuentro con dos cobros abominables que se convirtieron directamente en puntos para el equipo ganador.

No solo está el hecho de que las dos infracciones de interferencia de pase a Joe Haden solo viven en la imaginación de los árbitros, sino que ambas influyeron directamente en el resultado del encuentro.

Primero, una interferencia fantasma sobre Alvin Kamara en cuarto down en el primer cuarto ante un contacto mínimo, por no decir inexistente, en un pase a todas luces inatrapable. Si bien Pittsbrgh pudo reponerse de ese cobro, el siguiente significó el tiro de gracia.

En la serie que le dio a New Orleans la ventaja definitiva, Haden nuevamente fue sancionado por interferencia en cuarto down. Un envío que fue claramente desviado en la línea, convirtiendo cualquier contacto posterior en una anécdota.

Las cebras no lo vieron. O no lo quisieron ver.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.