Rams remontan a Saints en el tiempo extra con un patadón

 

Rams remontan a Saints en el tiempo extra con un patadón

STREETER LECKA

AFP

Los Saints se adelantaron 13-0, pero terminaron sucumbiendo en una batalla defensiva que se decidió en la prórroga con una patada de field goal de 57 yardas.

  •  
  •  
  • 15

La final de conferencia Nacional fue una batalla sangrienta en la que las defensas casi siempre dominaron a los ataques, Brees y Goff tuvieron que vivir de big plays y un arbitraje excesivamente permisivo pudo tener una influencia directa en el marcador final. Los Saints empezaron dominando, pero nunca consiguieron abrir una distancia clara y los Rams, siempre por detrás, terminaron ganando en el tiempo añadido a unos Saints a los que se les han atragantado los playoffs por segunda temporada consecutiva con otra derrota terriblemente dolorosa.

El combate empezó horrible para los Rams… y podía haber sido peor. Los Saints tuvieron la primera posesión, lucharon como perros con terceros downs y terminaron conformándose con un field goal. En el primer ataque de los Rams, Goff era interceptado en su segundo intento de pase por culpa de Todd Gurley pero los Saints solo pudieron conseguir otro field goal pese a empezar la serie en la yarda 16 rival. 6-0 que a los locales les sabía a poco y que los visitantes veían con alivio después de haber tenido el cuchillo en la garganta a las primeras de cambio.

 

Todo el peso del ataque para Goff

El mayor problema de los Rams no estaba en su defensa, que estaba minimizando daños, sino en el ataque. Sean Payton, entrenador de Nueva Orleans, decidió que el eslabón más débil de sus rivales era Jared Goff, su quarterback, y le obligó a tomar protagonismo y a cargar con la responsabilidad del juego montando una defensa que impedía la carrera y estaba muy encima de los receptores. Todd Gurley empezaba el partido completamente maniatado y definitivamente lesionado. No solo es que tuviera la culpa de la intercepción inicial por darse la vuelta antes de tener asegurado el balón, es que la defensa de los Saints era como una manada de lobos ansiosa por cazar a su presa cada vez que el corredor estrella tocaba un balón. Gurley acabó el partido prácticamente de espectador con CJ Anderson en el campo en casi todas las jugadas.

13-0 y los Rams groguis

Los Saints dieron su primer golpe de verdad en su tercera serie ofensiva, que volvieron a jugar al límite por culpa del buen trabajo de la defensa de los Rams, pero una vez más, cuando parecía que tendrían que conformarse con un field goal, Payton puso toda la carne en el asador y tiró de imaginación para provocar una salida falsa de la defensa en cuarto down. Una jugada después Garrett Griffin puso el 13-0 cuando todavía no había acabado el primer cuarto.

En la siguiente serie los Rams estaba obligados a anotar y es lo que hicieron (13-3), aunque solo fuera un field goal que costó Dios y ayuda después de que McVay se jugara a la desesperada una jugada de engaño de equipos especiales en cuarta y 5 en su propia yarda 30. Además, Goff, recuperó un poco el resuello a base de pases cortitos y CJ Anderson tenía más éxito corriendo que Gurley.

Donald y Suh resucitan a los Rams…

Casi todo el segundo cuarto fue una sucesión de punts mientras el ataque de los Rams intentaba encontrarse a sí mismo y el de los Saints se iba diluyendo al mismo tiempo que se derrumbaba su línea ofensiva, incapaz de capear el temporal que se le venía encima con Aaron Donald y Ndamukong Suh abusando de ella jugada tras jugada. Brees no tenía tiempo para pasar, ni Kamara para correr. A falta de minuto para el descanso, cuando parecía que el marcador ya no se iba a mover, Goff conectó un pase de 36 yardas a Brandin Cooks y una jugada después Todd Gurley, en una aparición puntual, anotó un touchdown de carrera de 6 yardas (13-10). La NFL es tan imprevisible que al final del primer cuarto los Saints parecían tener el partido prácticamente ganado, y al final del segundo eran los Rams los que tenían el viento a favor. Los Saints necesitaban urgentemente el parón para buscar soluciones a sus problemas, que podrían resumirse en uno: parar las embestidas de Suh y Donald para reactivar su ataque.

…e Ingram y Kamara a los Saints

Tras la reanudación, el ataque de los Rams empezó tan poco inspirado como en casi toda la primera mitad y el de los Saints encontró la solución a la presión de Donald y Suh: Kamara e Ingram. Brees lanzaba pases rapidísimos a la banda al primero mientras el segundo aprovechaba para entrar cortando como un cuchillo cuando la defensa se abría. En realidad, la fórmula mágica que devolvió a este equipo a la élite el año pasado y que ha sido decisiva en los mejores partidos del equipo este año, pero que solo vimos en esta serie, que se alargó durante 5:31 minutos y culminó con un touchdown de recepción de Taysom Hill (20-10). El segundo quarterback de Nueva Orleans volvía a ser una vez más el arma más imprevisible de Payton.

Los Rams respondieron con solidez por primera vez en la noche. Comenzaron a funcionar las jugadas elaboradísimas de McVay, que volvieron loca a la defensa de los Saints hasta que Tyler Higbee anotó un touchdown de pase de una yarda. 20-17 y los Rams volvían a estar a solo un field goal del empate.

Batalla posicional y polémica arbitral

El último cuarto comenzó con ambas defensas dominando y el partido inmerso en una batalla territorial. Parecía increíble que sobre el campo estuvieran los ataques superpoderosos de Saints y Rams. En la batalla de punts, los de McVay vivieron entre la espada y la pared casi siempre, pero un pase desesperado de Goff a Gerald Everett de 39 yardas en tercer down cuando toda la defensa le perseguía le dio completamente la vuelta a la tortilla. Y un pase casi inmediato de 33 yardas a Reynolds dejaba a los Rams a pocas yardas de la end zone rival. Anderson se quedaba a pulgadas del touchdown que habría adelantado a los visitantes y Zuerlein dio una patada de 24 yardas que dejó el marcador en tablas (20-20) a 5:03 del final.

Una vez más, al ataque de los Saints le faltaba frescura, y una vez más sobrevivió con detalles de genio. El primero, de Brees conectando con Kamara en tercer down y a la desesperada, el segundo, con un pase del quarterback de 43 yardas a Tedd Ginn que dejó el balón a 13 yardas de la end zone rival justo antes del tiempo muerto de los últimos dos minutos. Las tres siguientes jugadas decididas por Payton fueron muy discutibles, porque prácticamente no consumieron tiempo. Para colmo de males, los árbitros no pitaron una falta escandalosa de Robey a Tommylee Lewis que podría haber decidido el choque. Los Saints tuvieron que conformarse con un field goal (23-20) y los Rams recuperaron el balón con 1:41, que usaron para llegar a distancia de field goal y que Zuerlein mandara el partido al tiempo extra (23-23).

Tiempo extra

Los Saints ganaron el sorteo de moneda pero su ataque siguió anémico, y solo sobrevivió gracias a una interferencia que pitaron los árbitros, quizá por vergüenza por la falta no señalada en los instantes finales del último cuarto. Pero casi de inmediato Dante Fowler golpeaba a Brees en el momento en que soltaba el balón, que era interceptado por John Johnson. Los Rams solo necesitaban un field goal para culminar la remontada, empezaban a atacar en su propia yarda 46, pero solo conseguían avanzar 15 yardas. Le dejaban a su kicker Zuerlein, convertido en héroe del partido con cuatro field goals anotados, una patada larguísima de 57 yardas que entraba altísima y por todo el medio para que los Rams vuelvan a la Super Bowl después de 17 años, la temporada 2001, cuando cayeron derrotas por los Patriots de Belichick y Brady, que iniciaron en aquel partido su dinastía.

1 comentario

    • Rey Cowboy en 22/01/2019 a las 10:25 am
    • Responder

    Sin dudas fueron dos partidazos los que se vivieron en ambas finales de Conferencia,lamentable los errores arbitrales si es que fue asi,pero bueno parece que tendremos un Super Bowl muy disputado porque ambos equipos ganaron sus partidos en extremis y estaran inspirados,Lets Go Pats.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.