Combo de ESPN 29-1-2019

 

Gane o pierda el SB LIII, Tom Brady es ya la referencia para los QBs del futuro

Sí. Tom Brady viene de perder en su última aparición en un Super Bowl y para quien lleve la cuenta, suma tres derrotas en el juego por el título de la NFL.

Al mismo tiempo, es el quarterback con más victorias en el Super Bowl, está a un triunfo de conseguir su sexto anillo de campeón y por sí solo suma más apariciones en el Super Bowl que los siguientes pasadores más ganadores en ese juego, Terry Bradshaw y Joe Montana, cada uno con cuatro.

Hagamos a un lado las comparaciones. Este texto no tiene la intención de dar razones para catalogar a Brady como el mejor quarterback en la historia de la NFL, pero sí la de dimensionar el tamaño de su legado.

Tan pronto decida retirarse, Brady será la figura con la que se compararán a los pasadores del futuro, incluso a varios que dan actualmente sus primeros pasos en la NFL.

La realidad es que Tom Brady cimentó su legado el 5 de febrero en Houston, cuando guió a los Patriots a recuperarse de un déficit de 25 puntos al inicio del tercer cuarto para vencer 34-28 en tiempo extra a los Atlanta Falcons en el Super Bowl LI.

Además de su eficiencia como pasador y de la labor de todo un equipo a su alrededor, Brady mostró el temple, carácter y sangre fría que un líder en cualquier deporte debe tener para guiar a todo un grupo de jugadores.

 
 
 

Esto ya había pasado antes. ¿Recuerdan cuando Montana guió a los San Francisco 49ers a vencer a los Cincinnati Bengals en el Super Bowl XXIII con una serie ofensiva que inició con 3:04 por jugar en el último cuarto y que concluyó con un pase de touchdown a John Taylor con 34 segundos en el reloj?

¿Quién es la figura con la que siempre se compara a Brady en la –inútil—discusión sobre el mejor quarterback en la historia? Así es… con Montana.

A diferencia de Brady, Montana prácticamente no enfrentó adversidad alguna y eso no le quita mérito alguno a sus conquistas.

Otro hecho que dimensiona correctamente la figura de Montana en la historia de la NFL es el impacto que tuvo en los Kansas City Chiefs, a los que guió a la Final de la AFC en la temporada de 1993 con un roster menos talentoso de los que tuvo en San Francisco.

Lo mismo ha sucedido con Brady en New England. A diferencia de los primeros equipos con los que ganó anillos de campeón, sus apariciones en el Super Bowl las ha hecho con equipo con menos talento en el roster.

Si bien es cierto que Montana o Bradshaw terminaron invictos en el Super Bowl, la realidad es que, mientras más veces se llega a este punto, mayor la probabilidad de perder y Brady suma tres derrotas.

Sin embargo, el quarterback ha hecho su trabajo en esos tres descalabros. Brady dejó a los Patriots arriba en el marcador en las dos derrotas ante los New York Giants (ediciones XLII y XLVI) y ante los Eagles (XLII), logró poner al frente a New England en el último cuarto, luego de ir abajo en la pizarra en todo el juego.

Las manchas en su legado
El aspecto negativo en la carrera de Brady puede ilustrarse con un balón desinflado. El problema es que su legado también estará ligado al escándalo por espiar a rivales de los Patriots.

Sin embargo, Brady parece haber superado cualquier duda razonable con los logros que ha alcanzado desde que los Patriots fueron disciplinados por videograbar a coaches asistentes de los Jets en 2007 y por el escándalo de la presión de los balones en el Juego de Campeonato de la AFC en 2014.

Los ojos vigilantes de los rivales, de los detractores y de la NFL han estado sobre los Patriots y Brady desde entonces y New England mantiene el hábito de extender su campaña o salir de vacaciones hasta febrero.

 

Varios afirman que es Bill Belichick el artífice del éxito del quarterback, pero, al final, quien es el responsable de la ejecución en el campo es Brady y para bien o para mal, juega en la posición más importante, a la que se le da el mayor crédito en las victorias y la que recibe la mayoría de las críticas en las derrotas.

Trece viajes a la final de conferencia, nueve al Super Bowl y cinco anillos de campeonato indican que Brady sabe responder en los momentos de presión. A veces perderá, pero en esas ocasiones ha hecho lo necesario para ganar.

Ahora va por su sexto Trofeo Vince Lombardi. Si lo gana, seguramente irá por el séptimo. Si no lo consigue el próximo domingo, regresará con la firme intención de conseguirlo como lo ha hecho ya en tres ocasiones.

McVay se siente afortunado de tener a Phillips a su lado

ATLANTA — Sean McVay tiene 33 años y enfrentará su primer Super Bowl este domingo, pero no lo hará dentro del campo, sino dirigiendo la orquesta de Los Angeles Rams.

Se convirtió en el entrenador en jefe más joven en la historia de la NFL y estará frente a frente con Bill Belichick, quizá uno de los mejores estrategas en la historia del deporte; también deberá crear un plan defensivo para detener a Tom Brady y al resto de la ofensiva de los New England Patriots. Suena a un trabajo ridículamente complicado para alguien inexperto en estas circunstancias.

Afortunadamente, tiene en su coordinador defensivo toda la experiencia que alguien de su edad podría necesitar. En 1986, Wade Phillips vivía su sexta campaña en la liga, ese mismo año nació su ahora jefe en los Rams.

“Él ha conseguido muchas cosas, puede sacar provecho de todo el éxito que ha tenido en esta liga, pero nunca se siente que te esté presionando. Cuando voy con él para pedir consejo siempre ha sido un gran apoyo. Con la poca experiencia que tengo me siento muy afortunado de tener a Wade Phllips”, dijo McVay esta tarde en Atlanta, sede del Super Bowl LIII.

“Es mucho más relajado que yo, así que es bueno estar cerca de alguien así”, agregó quien se convertirá en el entrenador en jefe más joven en un Super Bowl una vez arranque el juego en el Mercedes-Benz Stadium.

 
 
 

ESPERAN AL TODD GURLEY DE SIEMPRE

Todd Gurley II no tuvo un buen partido contra los New Orleans Saints y él mismo aceptó su mala actuación, “estoy muy agradecido por tener otra oportunidad, muy agradecido”, esa coyuntura le llega el domingo cuando enfrente su primer Super Bowl, el escenario más grande de la liga.

McVay, en conferencia previa al gran partido, aceptó que su plan de juego no ayudó a Gurley y hace votos para hacer un mejor trabajo y volver a ver al corredor al que están acostumbrados, “completamente esperamos que sea el Todd Gurley que conocemos”, dijo.

Además, le gustó mucho la manera en la que TDII manejó la frustración.

“Aprendes sobre las personas cuando atraviesan por algo de adversidad. No podría estar más orgulloso o satisfecho con la manera en que lo manejó. Demostró la fortaleza mental que esperamos. Muéstrame a alguien que sea el mejor en lo que sea que haga, y yo te mostraré a alguien que perseveró y demostró que la fuerza mental para sobreponerse a los obstáculos y la adversidad”.

Donald compara la emoción del SB, con la del nacimiento de un hijo

ATLANTA — Aaron Donald de Los Angeles Rams jugará el Super Bowl LIII este domingo cuando su equipo enfrente a Tom Brady los New England Patriots.

Es la primera vez que el cazamariscales más efectivo de la liga –20.5 capturas en la temporada– enfrente un ‘super domingo’, el día más anhelado por cualquier jugador de la NFL.

«Quizá (lo pueda comparar) a cuando nacieron mis hijos. Existe una gran emoción por ser parte de esto. Estoy feliz. Es un sueño hecho realidad”.

«Cuando eres un niño jugando en el patio de tu casa, de lo que hablas es algún día estar en un escenario como este y hay mucha gente que no lo consigue. Simplemente estoy feliz, motivado, hambriento y ya estoy ansioso porque llegue la hora del partido».

Donald tendrá su prueba más dura cuando esté frente a frente en el juego decisivo del deporte, a la mejor línea ofensiva, que se encarga de darle el tiempo a Brady para seguir haciendo historia en la liga.

La última vez que enfrentó a los Patriots su equipo perdió 26-10 en Foxborough. Donald no logró una sola captura. Desde entonces han pasado dos temporadas regulares completas y el originario de Pittsburgh, Pensilvania, ha sido el mejor jugador defensivo en esas dos campañas.

Devin McCourty no descarta retirarse en caso de ganar el Super Bowl

play

Ciro Procuna y Ramiro Pruneda analizan la fórmula que tiene el propietario de los Pats para triunfar en la NFL. (1:21)

ATLANTA — Devin McCourty, profundo de los New England Patriots, no descarto la posibilidad que quizá se retire si se imponen en el Super Bowl LIII a Los Angeles Rams.

«No estoy seguro, hombre. Pero mira –si podemos ganar este partido, con mi hermano (Jason), no sé si hay algo que podría superarlo», dijo McCourty en su podio durante el Opening Night. «Sólo trato de asegurarme que esté disfrutando esta temporada y estos últimos días con los muchachos».

McCourty, de 31 años, está finalizado su novena temporada con los Patriots y octava como capitán. Tiene 139 partidos de temporada regular , todos como titular, y 21 duelos de playoffs.

En el Super Bowl del año pasado, Bill Belichick notó lo complicado que es que un jugador sea elegido como capitán en su segundo año, tal y como ocurre con McCourty añadiendo que «no hay muchos que hagan tanto tras bastidores como Devin. Es un jugador sobresaliente e inclusive una mejor persona y compañero. No podría estar más orgulloso de entrenar a un jugador como Devin McCourty».

Una parte vital para él en la temporada 2018 es tener a su gemelo Jason en el equipo. Los Patriots lo adquirieron en su décimo año en la liga tras jugar con los Tennessee Titans (2009-2016) y los Cleveland Browns (2017), durante un canje en marzo.

Eso les permitió cumplir un sueño y también a su madre, Phyllis Harrell.

Jason McCourty se dirige a la agencia libre tras la campaña y también puede considerar el retiro, mientras que Devin aún tiene un año de contrato.

Lesión en la rodilla del receptor JuJu Smith-Schuster no sería grave

PITTSBURGH — El receptor abierto JuJu Smith-Schuster se siente «bien» luego de una lesión de rodilla que sufrió en el Pro Bowl que podría no ser tan grave, de acuerdo a una fuente.

Smith-Schuster, líder receptor de los Pittsburgh Steelers en el 2018, sufrió un golpe en la rodilla durante el segundo cuarto del Pro Bowl del domingo luego de ser tacleado por detrás. No quiso realizar comentarios después del partido.

Smith-Schuster, quien lidió con un problema de rodilla la temporada baja pasada, pero se recuperó a tiempo para el campamento de entrenamiento, se ubicó en la séptima posición de la NFL en recepciones (111) y yardas recibidas (1,426) en camino a recibir el premio al Jugador Más Valioso de los Steelers, elegido por sus compañeros.

Smith-Schuster tomó el lugar de su compañero Antonio Brown en el Pro Bowl como jugador alternativo. Llegar al Pro Bowl era un objetivo para él.

«Ha sido tan irreal. Nunca pensé que estaría aquí», indicó Smith-Schuster tras una práctica en el Pro Bowl.

Con Brown considerado en su camino de salida tras no presentarse en la Semana 17, Smith-Schuster dijo que no quiere ver que Brown sea canjeado, pero está preparado para convertirse en el receptor abierto N° 1 del equipo si es necesario.

Trevor Bates será sometido a una evaluación mental

El representante del apoyador de los Detroit Lions Trevor Bates, emitió un comunicado este lunes en el que señala que su cliente tendrá un examen médico y mental en un hospital de la ciudad de Nueva York, luego de ser arrestado la mañana del sábado en Queens.

Bates es acusado de golpear a un policía en la cara, al sargento del departamento de policía de NY James O’Brien. Bates también se resistió al arresto, obstrucción de la administración gubernamental y robo de servicios.

Si es culpable, podría ser condenado a libertad condicional y hasta siete años de prisión. No está claro si Bates fue procesado o si su comparecencia está en el calendario.

“Luego de su incidente en Nueva York el sábado, nuestro cliente Trevor Bates fue llevado a un hospital, en el que permanece mientras espera por evaluaciones de salud mental”, se lee en el comunicado de Jeff Jankovich. “He hablado con miembros de la familia de Trevor y otras personas cercanas a él, todos han expresado una profunda preocupación por su comportamiento este fin de semana, el cual no es consistente con el hombre y amigo que ellos conocen”.

“Desde que llegó a la NFL en 2016, Trevor ha demostrado una genuina pasión para servir a su comunidad con diversas obras caritativas y de divulgación. Él entiende la poderosa plataforma que tiene al ser un atleta profesional, y sus acciones este fin de semana no son reflejo de quien es como persona”.

Bates, de 25 años, supuestamente golpeó a O’Brien en la cara mientras se encontraba en el Precinto 115 después de ser acusado de no pagar una tarifa de taxi (32 dólares) de Manhattan a Hampton Inn en Queens. Bates se agitó en el precinto y el fiscal del Distrito de Queens Richard Brown, dice que Bates entonces golpeó al sargento por encima de su ojo izquierdo.

El oficial necesitó tres puntos en la herida. La policía supuestamente sometió a Bates con una pistola paralizante.

Los Lions apuntaron el sábado que estaban recogiendo más información y que no harían más comentarios al respecto.

El agente de Bates pide privacidad mientras su representado va a evaluación.

“Tomamos esta situación muy seriamente y expresamos nuestra preocupación por el Sargento O’Brien y por los miembros del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York. En este momento nuestra prioridad es asegurar que Trevor reciba la ayuda que necesita y la privacidad de las partes involucradas será respetada hasta que más información esté disponible”.

Drew Brees invita a los Saints a volver con mayor motivación en 2019

El mariscal de campo de los New Orleans Saints, Drew Brees, finalmente rompió el silencio sobre la controversial jugada que derivó en la eliminación de su equipo a manos de Los Angeles Rams en la Final de la Conferencia Nacional.

A través de su cuenta de Instagram, el veterano jugador manifestó su intención de volver aún con mayor fuerza para la temporada 2019 y usar, de nueva cuenta, un momento negativo en algo que los motive a conseguir su meta: un nuevo título de Super Bowl.

Ya son dos años consecutivos que la franquicia de Louisiana se despide de los playoffs con una jugada de la cual se hablará por mucho tiempo.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I’ve spent this last week navigating the heartache and disappointment from the game. Some things within our control and some outside our control that caused us to fall short. So much of our motivation is to represent the Who Dat Nation with determination and resiliency. We want to play for you, fight for you, and win for you. You deserve that. The longer I play I realize that we truly are one heartbeat with our fans. Our success is your success. Our disappointment is your disappointment. We are inspired by one another to accomplish things far greater than what we could ever do on our own. Everything that has ever happened to this community, we have bonded together, galvanized and leaped forward every time. The frustration we feel now can be channeled in the same way. Pour that passion and emotion into your families and communities. Inspire others with your focus & determination and positive outlook. This will make us stronger, this will bond us tighter, this will be a source for our success in the future. There is no place like New Orleans. There is no community like ours. No fans like the Who Dat Nation. I refuse to let this hold us down. I refuse to let this create any negativity or resentment. I embrace the challenge. So keep your chin up, hold your head high, puff your chest out because WE are the Who Dat Nation and WE will always persevere.

Una publicación compartida de Drew Brees (@drewbrees) el 28 Ene, 2019 a las 6:23 PST

En 2017, cuando estaban prácticamente instalados en la antesala del Super Bowl, una recepción de Stefon Diggs cuando el reloj expiraba –tras una falla en la cobertura– los dejó tendidos en el terreno.

Ahora, pese a estar en primer lugar de la Conferencia Nacional, cayeron ante los Rams tras una jugada en la que el esquinero de los Rams, Nickell Robey-Coleman, se encontró con el receptor abierto de los Saints, Tommylee Lewis, e hizo contacto casco a casco antes de que llegara la pelota.

Brees, en sus redes sociales externó «he pasado la última semana navegando con el dolor y la decepción del partido. Algunas cosas bajo nuestro control y algunas que no lo están causaron que nos quedáramos cortos. La frustración que sentimos ahorita podemos canalizarla de la misma forma. Queremos brindarle esa pasión y emoción a sus familias y a la comunidad. Inspirar a otros con enfoque, determinación y un enfoque positivo. Esto nos hará más fuertes, nos unirá aún más y será nuestra fuente de éxito en el futuro. No existe lugar como New Orleans. No hay comunidad como la nuestra y tampoco aficionados como el Who Dat Nation. Me niego a que esto nos tire, que genere un entorno negativo o resentimiento. Acepto el reto, así que es momento de levantar la cara y sacar el pecho porque somos la Who Dat Nation y siempre vamos a perseverar».

McVay y Belichick intercambiaron mensajes a lo largo de la campaña

play

La impactante y experimentada dupla de Bill Belichick y Tom Brady, tendrá su enésima batalla definitiva ante la potencia y el buen accionar de Los Angeles Rams. Super Bowl LIII, por ESPN. (2:28)

Sus equipos se enfrentarán en el Super Bowl LIII, pero Sean McVay, entrenador en jefe de Los Angeles Rams, y Bill Belichick de los New England Patriots desarrollaron una amistad a lo largo de la temporada 2018.

McVay indicó a NBCSports.com que Belichick le ha escrito en la campaña cada vez que finaliza un partido tras el encuentro que tuvieron en el combinado de talento de la NFL el año pasado en Indianapolis.

«Tuve la oportunidad de conocer a Bill –platicamos en el combinado de talento el año pasado– así que eso ha sido increíble», comentó McVay. «Fue muy cálido en la conversación que tuvimos, muy enriquecedor.

«Esto ha sido bizarro: toda la campaña. Me escribió tras cada uno de nuestros partidos. Tras vencer a Minnesota en septiembre, me dijo ‘Hombre, son realmente explosivos, impresionantes y divertidos. Felicidades, sigan así’. El hecho que él se tome el tiempo de escribir para felicitarnos es increíble. Esa es una de las cosas que me gusta de nuestro negocio, la fraternidad entre los entrenadores. Por más competitivo que sea, todos encuentran el tiempo para compartir cuando pueden. Yo sigo siendo joven y estoy descubriendo cosas, por lo que es de lo que más me ha ayudado».

McVay, de 33 años, es el entrenador en jefe más joven de la NFL y Belichick, de 66, brindó buenas referencias de su rival en el Super Bowl la semana pasada.

«Respeto mucho a Sean. Creo que ha hecho un gran trabajo en los dos años que ha estado con los Rams. Sus equipos han exhibido un gran nivel. Son muy consistentes, están bien entrenados, con un gran esquema y ejecutan de forma consistente en un nivel muy alto», continuó.

«Tiene un gran cuerpo de entrenadores. Ofensiva, defensiva, equipos especiales, están muy bien en todas las áreas con el entrenador [John] Fassel, [Wade] Phillips, un gran staff. También conozco a [Jedd] Fish y es una parte importante para ellos. McVay ha hecho un gran trabajo con los entrenadores, el juego y la consistencia. Tiene un gran equipo. Será complicado vencerlos, pero competiremos y haremos nuestro mejor trabajo para estar listos el domingo. En verdad admiro su trabajo por la forma en que juegan y lo que ha conseguido ahí, así como a lo largo de su carrera, pero principalmente como entrenador en jefe en los últimos dos años».

De’Anthony Thomas, Chiefs, arrestado por posesiòn de mariguana

De’Anthony Thomas, receptor de los Kansas City Chiefs, fue arrestado el domingo bajo la sospecha de posesión de mariguana y parafernalia relacionada con droga, de acuerdo a la oficina del sheriff de Allen County.

Thomas fue puesto en libertad tras pagar una fianza, de acuerdo a registros públicos disponibles en internet.

Los Chiefs indicaron al diario Kansas City Star que el equipo estaba al tanto del arresto, pero no ofrecieron más comentarios.

Thomas jugó en cinco partidos en 2018 para los Chiefs antes de ir a la lsta de reservas lesionados tras sufrir la fractura de una pierna en la práctica. Terminó con tres recepciones para 29 yardas y un touchdown.

Preocupa en círculos de NFL que 4 oficiales de la Final de la NFC vivan en el sur de California

play

La franquicia de New England chocará 17 años después con el rival que derrotó para comenzar su gran dinastía en la NFL. (0:59)

En el más reciente giro por la controversia generada en el Juego de Campeonato de la NFC, existe preocupación en círculos de la NFL sobre el juicio de la liga al permitir que cuatro oficiales que viven al sur de California trabajaran en el duelo entre Los Angeles Rams y New Orleans Saints, indicaron fuentes a ESPN.

Esos cuatro árbitros, todos con lazos de mucho tiempo con el sur de California, fueron los responsables de no sancionar el precipitado contacto y golpe casco con casco del esquinero de los Rams, Nickell Robey-Coleman, sobre el receptor de losSaints, Tommylee Lewis.

De acuerdo a las fuentes, la NFL reconoció que cometió un error al no marcar la interferencia de pase.

Los Saints y otros oficiales no involucrados en el partido no creen que los lazos geográficos de estos cuatro oficiales influyeron en su decisión de no marcar castigo.

Las asignaciones de los árbitros se le comunican a los equipos cada lunes y no hubo quejas de Rams o Saints días antes a la Final de la NFC, de acuerdo a las fuentes de la liga.

Sin embargo, en una liga que constantemente intenta cuidar la integridad del deporte, en privado han habido cuestionamientos sobre por qué cuatro árbitros con raíces en el sur de California terminaron por ser asignados a una final de conferencia que involucraba a un equipo de Los Angeles.

Existe la percepción de que la NFL ignoró o simplemente no detectó la situación cuando asignó el equipo de oficiales para este encuentro. La polémica podría terminar por afectar las asignaciones arbitrales en el futuro para asegurarse de que un escenario como el sucedido en el juego entre Rams y Saints no vuelva a presentarse.

“La NFL se puso a sí misma en una mala situación”, dijo a ESPN una fuente dentro del departamento de oficiales de la liga. “Estas son cosas que se deben atender antes de un juego. Se trata de personas (que asignan) y que no saben qué sucede, nadie revisa ni analiza. Usualmente, la liga es muy cuidadosa en estos asuntos, (pero) este se les fue de largo”.

El réferi Bill Vinovich, quien fue el oficial responsable del equipo en la Final de la NFC, vive en Newport Beach, California; el juez de downs Patrick Turner, cuya primera responsabilidad era seguir a Lewis de principio a fin en la polémica acción, vive en Lakewood, California, en el condado de Los Angeles.

El juez lateral Gary Cavaletto, cuyo trabajo era inicialmente ver al receptor Dan Arnold antes de poner su atención, cuando el balón fue lanzado, en Lewis, vive en Santa Barbara, Calfornia; el juez profundo Todd Prukop, ubicado en la zona final para auxiliar en la controversial jugada, vive en Mission Viejo, California.

Los Saints rechazaron comentar sobre este asunto cuando fueron contactados por ESPN, pero otros personajes no.

“No he escuchado a nadie decir que el juego estuvo arreglado; he escuchado a gente decir que los árbitros la regaron”, dijo una fuente de alto nivel en la NFL. “Sin embargo, la óptica es mala. Es un problema legítimo y debieron haber revisado esto desde antes”.

Un vocero de la NFL dijo el domingo que “las asignaciones de oficiales ser basan en desempeño y no ubicación geográfica”.

Nadie en la comunidad arbitral cree que los lugares de residencia de los oficiales influenciaron en la decisión de no marcar la interferencia de pase, pero la idea de que cuatro en ese partido vivieran en California dejó a algunas fuentes con la duda de por que no fueron asignados al duelo entre los New England Patriots y Kansas City Chiefs y no al disputado en New Orleans.

Una persona dentro del comité de competencia dijo que la liga necesita dar pasos en el futuro para asegurarse que los oficiales no trabajen en partidos que involucren equipos en estados en los que ellos residan y que así no se genere una mala percepción.

La liga solía asegurarse de manera rutinaria que ciertos réferis no trabajaran en partidos en los que el equipo anfitrión jugara en la ciudad de residencia de ese réferi.

Al residente de Phoenix y ex réferi de la NFL, Ed Hochuli, no se le asignaban rutinariamente juegos de los Arizona Cardinals como locales y al residente de San Diego y ex réferi de la NFL, Mike Carey, tampoco se le asignaban rutinariamente juegos de los Los Angeles Chargers como locales.

Sin embargo, en la comunidad de oficiales existe la percepción de que para que un Juego de Campeonato de la NFC que tuviera fuerte presencia del sur de California en el equipo de réferis, la NFL debería haber dado los pasos necesarios para evitar crear sospechas.

En opinión de varios, este es el error de alto perfil más grave en la historia de la NFL. Turner y Cavaletto fueron cuestionados sobre la decisión de no marcar la interferencia de pase en el vestidor de los oficiales tras el partido por el vicepresidente de árbitros de la NFL, Al Riveron, según fuentes de la liga.

Luego de que Vinovich le dijo a Riveron que no era su responsabilidad, Cavaletto le dijo que simplemente fue una jugada “bang-bang”, sin embargo, luego se le mostró la repetición al equipo de oficiales de ese partido con el golpe precipitado de Robey-Coleman a Lewis antes de que llegara el balón y el silencio dominó el vestidor. Sabían que habían cometido un error.

En otro giro interesante, antes de la final de conferencia, los aficionados de los Rams presentaron una petición para evitar que Vinovich trabajara en el duelo ante los Saints, porque los Rams tenían marca de 0-8 en juegos en los que el réferi trabajó desde 2012.

Vinovich también trabajó el duelo de temporada regular ante los Saints y Philadelphia Eagles y que los Rams perdieron y contribuyeron a que New Orleans ganara la primera siembra en Playoffs en la NFC.

 

En el duelo de temporada regular entre Rams y Saints, que New Orleans ganó 45-35, el mismo equipo de oficiales falló al no ubicar adecuadamente el balón en un engaño de intento de gol de campo, lo que contribuyó a que los Rams perdieran el partido.

El staff de Vinovich marcó más castigos contra Los Angeles que sus rivales en los nueve partidos que trabajaron con los Rams, pero una fuente señaló que, luego de que ese equipo de trabajo estuvo en el juego de temporada regular entre Rams y Saints, tenía sentido que trabajaran en la Final de la NFC.

Para el Super Bowl LIII el próximo domingo entre Rams y Patriots, no hay oficiales con lazos de ningún tipo con el sur de California o el estado de Massachissetts, de acuerdo a la fuente.

El ala defensiva Chris Long no descarta poner fin a su carrera en la NFL

La defensiva de los Philadelphia Eagles podría perder una de las piezas clave de su campeonato de la temporada pasada.

El ala defensiva veterano Chris Long, de 33 años de edad, aseguró que no sabe si continuará su carrera en la NFL.

«Me gustaría jugar fútbol americano en el 2019, creo que tuve un año sólido y me sentí bien físicamente», declaró Long durante una entrevista con NBC Sports Philadelphia. «Sé que soy mayor, pero no creo que me haya perdido una práctica en los últimos dos años. Siento que he sido durable y he estado listo cuando me han llamado.

«Al final del día, la comezón sigue ahí, todavía amo jugar el domingo. Pero en cuanto a lo que sucede, literalmente estoy sentado y viendo qué hacen los Eagles, a quién traen o no y qué tanta profundidad hay. Todavía amo jugar, pero al final del día tengo 33 años, podría ir en cualquier sentido [continuar jugando o el retiro]».

La temporada pasada, Long no inició ningún partido para los Eagles y sólo ha sido titular en 1 de los últimos 32 partidos disputados en su carrera.

 
 
 

En total, Long acumula 333 tacleadas, 70 capturas, 10 pases desviados, 15 balones sueltos forzados, seis balones sueltos recuperados y un touchdown defensivo en 11 años como profesional.

Aficionados disfrutan una tranquila Opening Night con Patriots y Rams

play

‘Gronk’ posó con un sombrero y una bandera de México en el Día de Medios del Super Bowl LIII (0:33)

ATLANTA — Esta vez hubo pocos aspavientos y exóticos disfraces. Tampoco mucho ruido en el escenario ni bailables exagerados.

El ruido llegó desde las tribunas de la State Farm Arena por más de 10,000 personas que pagaron boleto para ver a sus ídolos de cerca.

Terminó la Noche de Apertura, pero la Súper Semana apenas comienza.

 
 
 

“Estar tan cerca de Tom Brady es algo que quizá voy a contarle a mis nietos”, dijo Luis Matías, aficionado mexicano que viajó de su país para asistir al evento que antes se celebrara el martes previo al Super Bowl y era conocido como el “Día de Prensa” (Media Day). Desde hace unos años, la NFL traslado el evento a la noche del lunes con el nombre de “Noche de Apertura” (Opening Night).

Matías ni siquiera se quedará al partido, porque dijo que sus condiciones económicas no se lo permiten, pero planeó viajar con su hijo, quien juega futbol americano en México, para tratar de ver de cerca a Brady al resto de los New England Patriots y a Los Angeles Rams, protagonistas del Super Bowl LIII.

“Aquí los pude oír y ver. El juego se va rápido y no te enteras de mucho como aquí. La mayor parte de los comentarios ni tenían que ver con el futbol americano, pero, para nosotros, la gente común, fue algo diferente”, agregó Luis.

A la convivencia con los jugadores asistieron hermosas mujeres elegantemente vestidas y otras no tanto, incluso, una ataviada con atuendo de charra y algunos reporteros de espectáculos, un pseudocantante y pseudoperiodistas.

Un niño en hombros que lanzó pases con el ala cerrada de los Patriots, Rob Gronkowski, dio la nota ante la ausencia de algo más original y cualquier cantidad de medios de comunicación procedentes de más de 180 países, transmitiendo en los más variados idiomas, estuvieron en el evento.

“Pocas sorpresas esta noche. Esperaba más”, dijo Greg Zuerlein, pateador de los Rams. “Había visto esto antes por televisión y me pareció que era más loco. He disfrutado mucho, nadie me ha preguntado nada fuera de lo normal o que me haga sentir avergonzado”.

Jugadores como Zuerlein, el corredor C.J. Anderson o el esquinero Nickell Robey-Coleman fueron protagonistas fuera de los podios principales por diversas razones.

 

Zuerlein fue cuestionado sobre los goles de campo que llevaron a los Rams al Super Bowl, Anderson, por su sorpresiva llegada para ayudar a Todd Gurley en el ataque terrestre y varios reporteros intentaron intento que Robey-Coleman respondiera por los castigos que cometió de interferencia y por golpear casco con casco contra el receptor de los New Orleans Saints, Tommylee Lewis, en el Juego de Campeonato de la NFC y que no fueron marcados, aunque el esquinero fue multado por golpear con el casco.

Los únicos comentarios de Robey-Coleman tuvieron que ver con las amenazas que ha recibido por un castigo que los árbitros no marcaron.

Así, Rams y Patriots se retiraron a sus respectivos hoteles tras atender a la prensa una hora cada equipo.

El martes, Patriots y Rams descansarán y como dijo Anderson, trataran de desahogar sus apretadas agendas sociales para comenzar, el miércoles, la preparación con el único enfoque en el Super Bowl LIII.

Tom Brady no dará consejos a Jared Goff antes del Super Bowl

play

Rafa Zamorano comenta lo más destacado en el Día de Medios previo al Super Bowl LII. (0:34)

El Super Bowl LIII entre New England Patriots y Los Angeles Rams presenta a dos equipos en el polo opuesto de juventud y experiencia en los puestos de mariscal de campo y entrenador en jefe y este lunes Tom Brady mostró las ventajas que le brinda la experiencia.

Durante el cara a cara de los equipos en el Opening Night, Brady no quiso darle ninguna recomendación a su joven rival Jared Goff.

«No le daré consejos», declaró Brady en tono de broma. «Tienen un gran equipo, sé lo gran jugador que es, tiene una gran defensiva».

Previamente, en su comparecencia ante los medios, Goff fue cuestionado sobre qué le preguntaría a Brady antes del Super Bowl.

«Qué es lo importante y qué es lo no importante», dijo Goff, sin embargo, no recibió la respuesta que buscaba.

«La mística de enfrenar a Brady se ha esfumado», refirió Goff frente a su rival.

Por su parte, el esquinero veterano Aqib Talib, quien jugó previamente con los Patriots entre el 2012 y 2013, elogió la capacidad de Brady.

«Es terrible entrenar con Brady, completaba todos los pases, es el mejor», indicó Talib. «Puedo decirles a mis nietos que en las prácticas atrapé pases suyos».

El entrenador en jefe de New England, Bill Belichick, describió a los Rams como «una gran organización, están aquí por una razón, son un gran equipo».

 
 

Jared Goff se declara listo para el reto del Super Bowl

play

Rafa Zamorano comenta lo más destacado en el Día de Medios previo al Super Bowl LII. (0:34)

Finalmente, arrancó la semana del Super Bowl oficialmente con el Opening Night.

El primer equipo en comparecer ante los medios fue el representante de la Conferencia Nacional, Los Angeles, Rams, encabezados por el mariscal de campo Jared Goff.

Goff aseguró que «el secreto para ganar el Super Bowl es seguir haciendo lo que has hecho mejor, si hubo entrega en la práctica, eso es lo que tiene que suceder en el juego».

Por su parte, el entrenador en jefe Sean McVay elogió a su pasador por el temple que mostró durante la victoria 26-23 en tiempo extra sobre lo New Orleans Saints en el Juego por el Campeonato de la NFC.

«No se encogió, no parpadeó, jugó su mejor nivel cuando se necesitó su mejor nivel», expresó el entrenador.

«Sí, estoy listo. Creo que no hay opción, es mejor estar listo. Será divertido, estoy emocionado», dijo Goff. «Es algo con lo que he soñado, por lo que he trabajo. Tenemos la oportunidad de ser campeones y debemos prepararnos lo mejor posible y estar listos para salir a jugar»

El corredor estelar Todd Gurley II también fue uno de los jugadores más requeridos por los medios luego de su actuación de apenas 10 yardas por tierra en el triunfo sobre los Saints.

Gurley descartó, una vez más, estar lesionado y aseguró que espera ver acción en todo el partido.

«Espero jugar cada jugada y nunca salir del juego», sentenció el corredor, quien indicó que su rodilla está «fantástica».

Goff, quien vive su primera experiencia en el Super Bowl, indicó que ha recibido peticiones extrañas esta semana.

«La gente me ha preguntado si podía venderles mis boletos, pero los usaré todos», indicó el mariscal de campo.

CB Nickell Robey-Coleman, Rams, afirma: Edad le cobra factura a Tom Brady

play

Gran debate de las similitudes y diferencias de los QB en el Super Bowl LIII. La mejor cobertura del #SBxESPN. (3:47)

Nickell Robey-Coleman no teme poner sobre aviso a Tom Brady y a los New England Patriots de cara al Super Bowl LIII.

El esquinero de Los Angeles Rams dijo a Bleacher Report que espera que los Rams puedan presionar a Brady “por todo el campo”, pues el desempeño del pasador de los Patriots, de 41 años, comienza a verse afectado por la edad.

“Definitivamente, la edad ya le cobra factura. Para que (Brady) aún haga lo que hace, es un gran cumplido, pero creo que, definitivamente, no es el mismo quarterback que fue”, afirmó Robey-Coleman a Bleacher Report.

“El movimiento, velocidad, rapidez, fuerza en el brazo. Aún puede lanzar fuerte, pero no como antes. Lo que sea que hace por su edad y todo eso, ya no lo hace tanto por su edad. Aún hace las mismas cosas, pero ya no tanto como antes y, a veces, no és el más fino, pero aún cumple con su trabajo”, agregó.

Al considerar que el nivel de Brady ha descendido con el paso de los años, Robey-Coleman no teme exponer una parte de la estrategia defensiva de los Rams.

“Debemos mantenernos conectados y lentamente (Brady) comenzará a mostrarse”, dijo Robey-Coleman.

El esquinero tomó relevancia por el golpe que dio a Tommylee Lewis, receptor de los New Orleans Saints, en el cuarto periodo del Juego de Campeonato de la NFC y que no fue sancionado como interferencia de pase o golpe casco con casco. Días más tarde, fue multado con $26,739).

Brady y los Patriots han usado las percepciones sobre una baja de nivel como motivación durante la actual Postemporada. Luego de vencer a Los Angeles Chargers en la Ronda Divisional, Brady dijo a CBS Sports que “todos creen que apestamos y no podemos ganar más”, cuando se le preguntó si eran desfavorecidos ante los Kansas City Chiefs en el Juego de Campeonato de la AFC.

Brady guió a los Patriots a vencer a los Chiefs en tiempo extra y ha completado el 71.1 por ciento de sus pases para 691 yardas y dos touchdowns con dos intercepciones en Playoffs.

Robey-Coleman, quien defenderá a Julian Edelman principalmente como el esquinero titular en la defensiva nickel de los Rams, dijo a Bleacher Report que tiene un odio a los Patriots desarrollado cuando jugó para los Buffalo Bills.

 

“Tengo sangre de Buffalo corriendo por mis venas, así que odio a estos tipos. Naturalmente, los odio. Nunca me gustó New England”, señaló.

Los Rams no son los únicos que han entrado en una guerra de declaraciones. En la despedida de los Patriots en Foxborough, el safety Patrick Chung dijo a la afición: “¡Vamos a salir y a patear sus traseros!”.

En la despedida a los Rams e Los Angeles, el receptor Brandin Cooks, quien jugó para los Patriots la temporada pasada, respondió: “Hey, Chung, te escuchamos hablar allá en Foxborough… aclaremos esto”, antes de dejar caer el micrófono.

s de dejar caer el micrófono.

Tormenta invernal amenaza celebraciones previas al Super Bowl

De acuerdo con las previsiones, el clima mejorará para el domingo durante la celebración del Super Bowl. Getty Images

Los Rams y los Patriots ya están en Atlanta desde el domingo. Pero este martes está por llegar el invitado no deseado.

Una feroz tormenta invernal amenaza desde este martes las primeras celebraciones previas al Super Bowl 53, que disputarán en esta ciudad el próximo domingo. De acuerdo con el Comité Organizador, se tomaron muchas precauciones desde el momento mismo de la planeación del evento, después de experiencias previas, como la sucedida en Dallas durante la semana previa al Super Bowl 45.

“Hemos tratado de que en caso de que caiga nieve, lluvia o llegara frío intenso, la mayoría de los eventos y actividades puedan seguir su desarrollo para todos los aficionados“, dijo Brett Daniels, Chief Operating Officer del Comité Organizador. “Sólo hay que pedirle también a la gente que tome sus propias precauciones“. La advertencia de tormenta invernal comenzará el martes a las 4 a.m. y, según el Servicio Meteorológico Nacional, podrían caer hasta una pulgada de nivel en el centro de Atlanta, donde se localizan de momento las principales atracciones y Centro de Medios del Super Bowl.

 
 
 

Este lunes, la temperatura estuvo “agradable“; comenzó fría por la mañana, con alrededor de 35 grados Fahrenheit y subió hasta 60 en el principal cuadro de la ciudad.

Se espera que después del martes, conforme avance la semana, la temperatura comience a subir de nueva cuenta, al grado que se contempla que el partido entre Los Angeles Rams y los New England Patriots del domingo se juegue con el techo retráctil abierto del Mercedes-Benz Stadium.

“Esperemos que el clima ayude porque sería espectacular jugar al aire libre“, dijo Daniels.

Ésta será la tercera ocasión en que Atlanta es la sede del Super Bowl; la primera vez en el nuevo Mercedes-Benz Stadium de los Falcons, que tiene techo retráctil. La última vez que se realizó el Super Bowl en Atlanta, en enero del 2000, toda la semana estuvo ensombrecida por una tormenta invernal que provocó helada y nevada la mayor parte del tiempo, incluyendo el día del partido.

“Hemos trabajado en esto durante dos años“, dijo Daniels. “Estaba en nuestro presupuesto comenzar con esto. Sabíamos que deberíamos tener dinero por si sucedía. Hemos comprado producto para derretir la nieve y todo el material necesario, que ya está aquí en la arena, el Congress Center y el estadio“.

“Rentamos equipos capaces de dispersar todo el material“, agregó Daniels. “Tenemos personal y contratistas, así como credenciales para los empleados que se requieran. La ciudad, condado y el estado tienen su propios planes también para preparar calles, avenidas y la ciudad completa. Hemos aprendido muchos sobre este tema durante los dos años más recientes“.

LLEGAN MILES DE PERIODISTAS

El Centro de Medios del Super Bowl 53 abrió ya sus puertas de manera oficial desde el domingo por la tarde.

 

Se espera que reciba alrededor de 6 mil periodistas de las tres plataformas, es decir, televisión, radio y prensa escrita, además de redes sociales.

El juego de campeonato de la NFL será transmitido en más de 180 países y territorios en 25 idiomas diferentes.

En español, el Super Bowl 53 será transmitido por televisión a través de ESPN Deportes y en ESPN Deportes Radio.

PONEN MÚSICA COUNTRY AL SUPER BOWL

El cantante de música country Tim McGraw encabeza el concierto previo al Super Bowl 53 este domingo, cuando también antes del partido se presentará Aloe Blacc.

Al medio tiempo, el espectáculo estará a cargo de Maroon 5 y Travis Scott.

EN BREVE…

* Más de 10 mil voluntarios colaboran con la organización del Super Bowl en Atlanta.

Los New England Patriots arribaron a Atlanta para el Super Bowl LIII

play

El cinco veces ganador del Trofeo Lombardi coreó junto a los 35 mil aficionados que despidieron al equipo en Foxborough la frase «seguimos aquí». (0:22)

Los New England Patriots, tras una despedida con más de 35,000 aficionados en el Gillette Stadium, fueron el primer equipo que participará en el Super Bowl LIII en arribar a Atlanta, Georgia.

En un viaje que ya parece tema anual con tres visitas consecutivas, los monarcas de la Conferencia Americana llegaron a la ciudad sede alrededor de las 15:30 tiempo del centro de México para iniciar los preparativos para el juego por el Vince Lombardi.

Contrario a su última incursión al compromiso por el título de la NFL, los Patriots optaron por llegar desde el domingo y no el lunes.

 
 

La atención a los medios de comunicación comenzará hasta el Opening Night que se celebrará en el State Farm Arena que se encuentra a un costado del Mercedes-Benz Stadium.

Los Angeles Rams, representantes de la Conferencia Nacional, arribarán a Atlanta alrededor de las 18:40 del domingo.

Tom Brady descarta que el Super Bowl LIII sea su último partido

play

El cinco veces ganador del Trofeo Lombardi coreó junto a los 35 mil aficionados que despidieron al equipo en Foxborough la frase «seguimos aquí». (0:22)

Tom Brady está a una semana de disputar su noveno Super Bowl en 19 temporadas en la NFL y, con la oportunidad de conseguir su sexto anillo, el mariscal de campo de los New England Patriots dejó claro que lo veremos una vez más en los emparrillados para la campaña del 2019.

En charla con Jeff Darlington de ESPN, el histórico quarterback enfatizó «hay cero oportunidad (que el Super Bowl LIII sea mi último juego). Lo he dicho por mucho tiempo y siento que me preguntan mucho eso y repito la misma respuesta. Nadie quiere creerme», haciendo referencia a que el choque ante Los Angeles Rams el próximo domingo en Atlanta, Georgia, sin importar el resultado, sólo servirá para poner fin a la temporada 2018, pero volverá con la organización de Massachusetts para cumplir dos décadas con ellos.

Asimismo, Brady ahondó en el tema «me he puesto una meta para cuando tenga 45 años y, como lo he dicho antes, es muy difícil llegar a ese punto. Sé lo complicado que fue esta campaña, el compromiso que se necesita y espero haber aprendido de algunas cosas que ocurrieron este año para mejorar el que sigue, pero cada uno es complicado».

En el mismo tenor del Super Bowl, el egresado de Michigan resaltó que, pese a él también sorprenderse de tener nueve visitas al máximo escenario de la NFL, sabe que esto se debe a un toque de suerte en su carrera.

«De algunas formas sí y de otras formas no (me sorprende). Sí, por el hecho de ser tan afortunado de formar parte de esta organización por tanto tiempo y con muy buenos equipos y esto siempre se trata de una meta en conjunto, no de algo individual.

Los Rams regresan a Atlanta 18 años después por un Super Bowl

play

El campeón de la Conferencia Nacional ya se encuentra donde se disputará el Super Bowl LIII. (0:16)

Pese a tener una nueva ciudad como sede Los Angeles Rams recuerdan Atlanta como una ciudad importante en su historia y ahora, 18 años después vuelven a un lugar que los vio levantar su último Vince Lombardi.

Los monarcas de la Conferencia Nacional, tres horas después de su rival, llegaron al lugar donde estarán disputando el título de la NFL el próximo domingo 3 de febrero.

Tras despedirse de sus aficionados en lo que será su nuevo estadio a partir de la temporada 2020, los Rams emprendieron el vuelo con destino a Atlanta, Georgia para comenzar a preparar el compromiso ante los New England Patriots.

Integrantes de la organización, como el coordinador defensivo Wade Phillips, estuvieron activos en redes sociales mostrando parte del trayecto desde Los Angeles.

La franquicia californiana disputó su último Super Bowl precisamente ante los Patriots para cerrar la temporada 2001, pero la última vez que levantaron el trofeo más codiciado de la liga fue precisamente en Atlanta.

Los Rams tienen tres visitas, con marca de 1-2, para el compromiso por el Vince Lombardi a diferencia de los nueve que tiene Tom Brady (5-3), su rival del domingo.

AFC domina a la NFC para llevarse el Pro Bowl 2019

Jason Witten tuvo un incidente con el trofeo del Pro Bowl

Sean McVay, sólida raíz de un árbol genealógico en pleno crecimiento

Mike Shanahan ‘colocó’ a tres de sus discípulos como entrenadores en jefe de la NFL Ilustración ESPN

LOS ANGELES — Horas más tarde de su primer victoria en playoffs hace dos semanas, Sean McVay, entrenador en jefe de Los Angeles Rams, finalmente exhaló. El torbellino que le siguió al triunfo por 30-22 sobre los Dallas Cowboys en la Ronda Divisional reflejó una nueva meta en su carrera y, sin sorprender, su mente se enfocó en los Washington Redskins.

Fue parte del equipo de la capital por cuatro temporadas, iniciando en 2010, al ser uno de los integrantes de un cuerpo de entrenadores que incluía a tres asistentes que finalmente se convertirían en entrenadores en jefe: McVay, Kyle Shanahan de los San Francisco 49ers y Matt LaFleur de los Green Bay Packers, quienes lo impulsaron a ser mejor.

«¡Qué les parecen aquellos tipos que tuvimos en Washington!», dijo McVay, quien lideró a los Rams al Super Bowl LIII ante los New England Patriots. «Hay grandes memorias sobre el proceso y el trabajo que realizábamos cada día para que los jugadores estuvieran en la mejor posición posible.

«Fue un momento muy especial. Sabías que no sólo eran personas inteligentes que trabajaban fuerte sino que todos estábamos enfocados en la misma meta y buscábamos hacerlo de la forma correcta. Te das cuenta con el éxito que han tenido, los entrenadores en que se han convertido y claro que eso te hace sentir bien».

McVay era un miembro clave de aquel staff ofensivo que armó Mike Shanahan cuando estaba al frente de la franquicia.

En 2017, los 49ers y los Rams contrataron a Kyle Shanahan y McVay respectivamente como entrenadores en jefe. Después le siguieron los Packers con LaFleur, quien siguió en la organización pese a que Kyle y McVay ya se habían ido de Washington. Ahora, en una era en que los dueños prefieren otorgar la posición máxima a aquellos con experiencia a la ofensiva y en el que desarrollar a los jóvenes mariscales de campo es indispensable, las raíces del árbol de Mike Shanahan están creciendo sin detenerse.

El árbol genealógico de Bill Walsh, así como el de Bill Parcells/Bill Belichick, es quizá el mejor en la historia de la NFL. Actualmente, Andy Reid, entrenador en jefe de los Kansas City Chiefs, es una raíz de Walsh y presume el grupo más exitoso de asistentes. Tanto John Harbaugh de los Baltimore Ravens como Doug Pederson de los Philadelphia Eagles ya han ganado el Super Bowl. Ron Rivera, de los Carolina Panthers, también ya tiene una visita al juego por el Vince Lombardi. Sin embargo, en los últimos años, los discípulos de Mike Shanahan han ocupado una posición prominente en el juego y, de hecho, McVay está cambiando literalmente el deporte.

Cuando los Rams contrataron a McVay el 12 de enero de 2017, se convirtió en el entrenador en jefe más joven en la era moderna de la liga con 30 años y 11 meses. La semana pasada, ya con 32 años, fue el más joven en ganar un partido de postemporada en la historia de la NFL, de acuerdo con Elias Sports Bureau.

En dos campañas con la franquicia de California, McVay, quien fue nombrado como Entrenador del Año en 2017, ha comandado una sorpresiva transformación.

La temporada pasada acabaron con una racha de 12 años sin playoffs. Ahora tiene par de títulos divisionales consecutivos por primera vez desde que obtuvieron siete seguidos de 1973 a 1979. Su marca en temporada regular es de 24-8 y ha sido el guía perfecto para Jared Goff, la primera selección global del 2016, quien en su momento fue señalado como una decepción después de su año de novato con Jeff Fisher.

Mike Shanahan, quien llevó a los Denver Broncos a campeonatos consecutivos de Super Bowl en 1998 y 1999, siempre supo que McVay llegaría lejos.

En 2010, estaba buscando un entrenador de control de calidad a la ofensiva. El apellido McVay ya estaba bajo el radar ya que el abuelo de Sean, John, era un ejecutivo de personal de los 49ers cuando Shanahan estuvo en la organización.

«Iba a entrevistar a varios para la posición», reconoció Shanahan, «pero tras mi charla con Sean, dije ‘hey, creo que ya no debo ir más allá. Él es lo que quiero’. Es un gran estudioso del juego.

«Él quería saber qué se estaba haciendo con el ataque terrestre, la ofensiva por pase, la línea ofensiva…quería saberlo todo. Es muy inteligente y con una gran ética de trabajo. Sabías que no le iba a tomar mucho tiempo».

La NFL suele ser una liga donde de copian muchas cosas. Ahorita, por el éxito de McVay, la mayoría están replicando lo que hicieron los Rams.

Además de la contratación de LaFleur por parte de los Packers –coordinador ofensivo de McVay en 2017– los Cincinnati Bengals están interesados en ofrecerle la misma posición a Zac Taylor, entrenador de mariscales de campo de los Rams. Otros dueños parecen obsesionados por encontrar al nuevo McVay.

Y aunque se siente halagado por el reconocimiento de los éxitos que han tenido, señala «no se trata de mi, sino de lo que hacen los entrenadores, los jugadores y todos los que siguen una meta en común. En lo que yo pienso es en la oportunidad que Mike Shanahan me dio cuando no tenía experiencia. Veo el trabajo de Kyle Shanahan, las jugadas que mandaba, la forma de atacar diferentes escenarios y entender lo que puedes hacer como ofensiva…todo eso me ayudó a crecer».

En su época con los Houston Texans de Gary Kubiak, quien fue el coordinador ofensivo de Mike Shanahan con los Broncos, Kyle Shanahan se desarrolló como un genio de la ofensiva Esto quedó demostrado en la temporada del 2012.

Para explotar las cualidades del entonces novato Robert Griffin III, Kyle, encargado de la ofensiva de Washington en ese momento, implementó un innovador esquema de zone-read y funcionó. Registró 815 yardas por juego con 27 anotaciones y un índice de 69.4. Los Redskins ganaron el Este de la Nacional y Griffin fue elegido como Novato del Año.

«Ese cuerpo de entrenadores, si nos fijamos del lado ofensivo, hizo un gran trabajo en 2012 implementando el sistema», dijo Mike, quizá uno de los mejores a la ofensiva en la NFL. «Realmente investigaron lo que estaba ocurriendo a nivel colegial y profesional.

«Kyle, Sean y Matt…tengo grandes recuerdos sobre el trabajo que realizaron para alguien con las habilidades como las de RG3. No cualquiera podía hacer esos ajustes. Definitivamente no como ellos. Eso es seguro».

Posteriormente, Kyle Shanahan, al frente de la ofensiva de los Atlanta Falcons, fue la mejor en puntos anotados y llegaron al Super Bowl. Además, Matt Ryan fue elegido como Jugador Más Valioso de la NFL.

En sus dos campañas con la franquicia de Georgia, LaFleur fue entrenador de mariscales de campo y posteriormente, en 2017, se unió a McVay en Los Angeles. Esta campaña se mudó a los Tennessee Titans, quienes le ofrecieron la oportunidad de decidir las jugadas. Ahora, los Packers esperan que le ayude a Aaron Rodgers. De acuerdo con Kyle, Green Bay tomó la decisión correcta.

«Matt es un gran entrenador», dijo Kyle en entrevista telefónica. «Fue parte del equipo de trabajo en Washington y también estuvo conmigo en Houston, por lo que fueron ocho años en total, pero lo divertido es que caí en cuenta de ello [que ya eran tres entrenadores en jefe] hasta que vi tu mensaje.

«Es algo positivo para mi padre porque fue él quien les dio esas oportunidades. Nos tuvo a todos en el mismo edificio. Me dio la oportunidad de seguir creciendo y trabajar para hacer cosas que no se habían realizado antes. Quizá lo aprecie más adelante. Ahorita sólo puedo imaginarme lo que esto debe significar para él».

 

Fuertes vínculos unen a Kyle Shanahan, McVay y LaFleur, pero negocios son negocios. Los 49ers rechazaron a los Packers tres solicitudes de entrevista para algunos de sus asistentes, incluyendo el hermano menor de LaFleur, Mike. Las últimas dos campañas los Rams han finalizado en primer lugar del Oeste de la Nacional y los 49ers en últimos. Obviamente eso no hará sonreír a Kyle y aunque Sean siente un gran afecto por él, la verdad es que quiere destruir al equipo de su exjefe en cada oportunidad que tiene. Ahora, LaFleur estará en las laterales. «La amistad seguirá ahí, pero todos tenemos trabajo que hacer», finalizó Kyle.

Basándonos en la forma en que ha crecido el árbol genealógico de Mike Shanahan, parece que estos asistentes de los Redskins están haciendo bien su trabajo.

Julian Edelman: Sean McVay es una especie ejemplar

FOXBOROUGH — Quizá Julian Edelman, receptor de los New England Patriots, no recuerde a Sean McVay, entrenador en jefe de Los Angeles Rams, por sus dos enfrentamientos en colegial, pero aún así le impresiona que su rival en el Super Bowl LIII es su contemporáneo.

McVay, quien cumplió 33 años el jueves, jugó en Miami (Ohio) de 2004 a 2007. Edelman, de 32 años, estuvo en el programa de Kent State entre 2006-2008. Ambas instituciones pertenecen a la Mid-American Conference.

«Es algo que debe subrayarse. Es una especie ejemplar. Tiene mi edad y tiene a una organización en un Super Bowl», comentó Edelman mientras los Patriots se preparan para el Super Bowl LIII contra los Rams que se celebrará el 3 de febrero. «Es increíble y es un ejemplo de lo mucho que sabe del juego y lo fuerte que trabaja.

«Me encanta ver esto. Es un tipo de la MAC. Sabes que McVay y su cuerpo de entrenadores tendrán ese equipo listo. Nosotros también debemos tomar ventaja del tiempo de preparación».

McVay está en su segunda temporada como entrenador en jefe de los Rams y es el segundo más joven en alcanzar el Super Bowl, además que apenas tiene ocho años más que Tom Brady.

Bill Belichick lo supera por 33 años, lo que representa la mayor brecha entre dos entrenadores en jefe en un Super Bowl, de acuerdo con ESPN Stats&Information.

 
 
 

«Esto te demuestra que la edad sólo es un número», agregó el ala defensiva de los Patriots, Trey Flowers. «Pones el esfuerzo, el trabajo y puedes ser lo que quieras sin importar la edad».

Edelman y McVay ya se han visto antes. Dividieron triunfos a nivel colegial. Edelman, como mariscal de campo en Kent State, tuvo 504 yardas, una anotación y una intercepción en esos choques.

McVay tuvo una de sus mejores actuaciones en el primer enfrentamiento con cuatro recepciones para 47 yardas. Finalizó con siete pases atrapados para 84 yardas de forma combinada.

Desde entonces, ambos han tomado caminos muy diferentes y ahora se volverán a encontrar en Atlanta para el Super Bowl. Edelman es segundo en la historia de la NFL con 105 recepciones en postemporada y también ya tiene un par de anillos.

McVay ha escalado posiciones y recibió su primera oportunidad con los Rams en 2017. Dos años después, está disputando el Vince Lombardi, e inclusive ha impresionado a quizá el mejor en la historia.

«Están muy bien entrenados», dijo Belichick sobre los Rams. «Ofensivamente son muy creativos, pero tienen muy buenos fundamentos».

Los Rams recibieron visita de los Dodgers previo al Super Bowl LIII

Los Angeles Rams son la sensación del momento en California y nadie quiere desaprovechar la oportunidad de desearles suerte de cara a su compromiso en el Super Bowl LIII, tal y como ocurrió con otra franquicia de la ciudad: Los Angeles Dodgers.

Ambos equipos, a través de sus cuentas de Twitter, presumieron el encuentro de las dos franquicias en las instalaciones del equipo de la NFL a un par de días de viajar a Atlanta, Georgia donde estarán disputando el Trofeo Vince Lombardi ante los New England Patriots.

Los Dodgers se han constituido como un programa ganador recientemente al ostentar tres títulos divisionales de forma consecutiva y un par de Campeonatos de la Liga Nacional que les ha válido viajes consecutivos a la Serie Mundial, pero en ambas cayeron ante los Houston Astros y los Boston Red Sox, quedándose a la orilla de la gloria de la mano de Dave Roberts.

Los Rams, en su tercer año ya en Los Angeles, se volvieron a coronar como monarcas de la Conferencia Nacional tras disponer de los New Orleans Saints.

Los Dodgers aún no comienzan trabajos de pretemporada pero eso no evitó que varios de sus peloteros se dieran cita para el encuentro y entre ellos destacaba el mexicano Alex Verdugo, Walker Buehler, quien se combinó para un juego sin hit ni carrera en Monterrey y otras estrellas de la novena angelina como Justin Turner, quien compartió unas palabras con el entrenador en jefe Sean McVay.

Jugadores de los Rams como Aaron Donald y Todd Gurley también compartieron su alegría por ver ahí a los beisbolistas ya que ellos en anteriores ocasiones, como Jared Goff, han sido elegidos para ceremonias del primer lanzamientos en el Dodger Stadium.

El último equipo que llevó un título a la ciudad fue el LA Galaxy en la temporada 2014 de la MLS.

Benjamin Watson implora a Roger Goodell liderar con el ejemplo y romper el silencio

play

Para Mauricio Pedroza y ‘Tapa’ Nava, la madurez de Jared Goff, la defensiva y la reacción rápida del equipo fueron las claves para que Los Angeles saliera de su zona de confort y ganara a los Saints. (1:22)

El ala cerrada de los New Orleans Saints, Benjamin Watson, imploró al comisionado de la NFL, Roger Goodell, «liderar con el ejemplo» y abordar el error oficial del domingo que les costó la oportunidad de llegar al Super Bowl.

En una publicación en redes sociales, Watson escribió:

«Comisionado Goodell: Entendemos que el futbol es un juego imperfecto, dirigido y arbitrado por gente imperfecta. Lo que ocurrió el pasado domingo en Nueva Orleans, sin embargo, está fuera de las normas esperadas y aceptadas. Su continuo silencio en este asunto es impropio de la posición que ocupa, y va en detrimento de la integridad del juego y le falta el respeto y desdeña a los aficionados de todo el orbe. Desde el vestuario hasta Park Ave, la responsabilidad es lo que hace grande a nuestra liga. Lidere con el ejemplo. Estamos esperando».

La falta no marcada en el Juego de Campeonato de la NFC llegó con 1:45 restantes en tercera oportunidad y 10 por avanzar, en la línea de 13 yardas de Los Angeles Rams con el marcador empatado 20-20. El esquinero de los Rams, Nickell Robey-Coleman, se encontró con el receptor abierto de los Saints, Tommylee Lewis, e hizo contacto casco a casco antes de que llegara la pelota.

Robey-Coleman admitió que fue una interferencia en el pase, y el jefe de oficiales de la NFL, Alberto Riveron, le dijo al entrenador de los Saints, Sean Payton, después del juego que los oficiales «dejaron de marcar la falta».

La NFL hizo una declaración no oficial acerca del golpe que el CB Nickell Robey-Coleman de los Rams propinó al WR Tommylee Lewis de los Saints. La NFL multó a Robey-Coleman con la cantidad de 26,739 dólares por chocar cascos, jugada que no fue marcada durante el Juego de Campeonato de la NFC, reveló una fuente a Adam Schefter, de ESPN.

Las consecuencias de la decisión han sido significativas, ya que los jugadores expresaron su incredulidad, se presentaron demandas y peticiones, se publicaron carteles en Atlanta, boicots en todo el área de Nueva Orleans y una carta del gobernador de Louisiana criticando a Goodell.

La falta de respuesta pública de la NFL, al menos inicialmente, fue recibida con crecientes críticas de los medios nacionales. Pero parece que Goodell esperará para responder a la falla arbitral por primera vez cuando se reúna con los medios de comunicación el próximo miércoles en su conferencia de prensa del Super Bowl.

Según una fuente, la NFL determinó que no había nada más que agregar a lo que Riveron le dijo a Payton después del juego.

Según Payton el domingo por la noche, Riveron le dijo: «Lo estropeamos».

«Dijeron que no solo se trataba de interferencias, sino de casco a casco», agregó Payton. «Ellos simplemente… no podían creerlo».

Payton no se ha reunido con los medios desde el juego. Pero el gerente general de los Saints, Mickey Loomis, dijo el miércoles que el equipo no había escuchado nada de la oficina de la liga desde la noche del domingo. Dijo que la falta de una declaración pública de la liga «es lo que es».

Loomis aplazó la mayoría de sus comentarios sobre la reciente decisión a la declaración reciente de la propietaria de los Saints, Gayle Benson, en la que se comprometió a «perseguir agresivamente los cambios en las políticas de la NFL para garantizar que ningún equipo ni base de fanáticos vuelva a enfrentar una posición similar».

La declaración de Benson agregó: «La NFL siempre debe comprometerse a proporcionar las expectativas más básicas: equidad e integridad».

 

«Pensé que era una gran declaración. Y creo que hace un gran trabajo encapsular cómo nos sentimos al respecto», dijo Loomis, quien admitió que tuvo algunas «noches de insomnio» después de la pérdida.

«Mira, nuestros fanáticos están sufriendo», dijo Loomis. «Nuestros entrenadores y personal dedicaron mucho tiempo y esfuerzo. Y logramos tantos grandes objetivos: ganar la división, asegurar el sembrado No. 1, ganar la ronda divisional en un juego difícil. Hicimos lo suficiente para ubicarnos en una posición para ganar este juego. Y luego, para que así suceda y te saquen la alfombra debajo de ti, por así decirlo, es difícil de tomar. Es difícil para nuestros fanáticos.

«Así que entiendo el dolor. Esto se incluye en la categoría de ‘La vida no es justa'».

Watson se perdió el juego del domingo luego de recuperarse de una apendicitis. Anteriormente anunció que este año será su última temporada en la NFL.

NFL multa a Nickell Robey-Coleman por polémica jugada ante Saints

El esquinero de Los Angeles Rams, Nickell Robey-Coleman, fue multado con 26,739 dólares por la NFL por un golpe casco a casco sobre el receptor abierto de los New Orleans Saints, Tommylee Lewis, que no fue sancionado durante el Juego por el Campeonato de la NFC, indicó una fuente a Adam Schefter de ESPN este viernes.

El golpe ocurrió cuando Robey-Coleman pareció hacer contacto con Lewis antes que llegara el pase del mariscal de campo de los Saints, Drew Brees, en una jugada en tercera y 10 en la yarda 13 de los Rams, una jugada polémica con 1:45 por jugar y el partido empatado 20-20.

Un castigo por interferencia de pase habría dado a los Saints el primer intento y los Saints habrían tenido más oportunidades y la posibilidad de agotar el tiempo antes de intentar un gol de campo corto con menos de 20 segundos por jugar.

Los Rams terminaron ganando 26-23 en tiempo extra para avanzar al Super Bowl LIII.

No se marcó nada, aunque el entrenador en jefe de los Saints, Sean Payton, dijo que el director de oficiales de la NFL le indicó que los réferis «se equivocaron en la llamada» al no castigar a Robey-Coleman.

«Fue simple. Se equivocaron en la llamada. Dijeron que nunca debió dejarse sin marcar», expresó Payton tras el partido de la explicación que recibió. «Dijeron que no sólo era interferencia, era un contacto casco a casco. Ellos simplemente no podían creerlo».

Robey-Coleman admitió que pensó por un momento que sería castigado, pero indicó que un oficial en el campo le dijo que sospechaba que el balón había sido desviado, algo que las repeticiones demuestran que no ocurrió.

Desde el partido, Payton ha hablado con el comisionado de la NFL, Roger Goodell; el vicepresidente ejecutivo de operaciones de fútbol americano de la NFL, Troy Vincent; el presidente del comité de competencia Rich McKay y Riverón, dijo una fuente a Schefter este viernes.

La explicación que le dieron a Payton, dijo la fuente, fue que es una llamada que los oficiales debían hacer.

Goodell también habló con la propietaria de los Saints, Gayle Benson, indicó la fuente a Schefter.

Las consecuencias de la decisión han sido importantes, con jugadores expresando su incredulidad, la presentación de demandas y peticiones, carteles en Atlanta, boicots en el área de New Orleans y una carta del gobernador de Louisiana criticando al comisionado Roger Goodell.

El gerente general de los Saints, Mickey Loomis, indicó el miércoles que el equipo no había escuchado nada de la oficina de la liga desde la noche del domingo. Loomis también aplazó el reciente comunicado de Benson, en el que prometió «luchar agresivamente por cambios en las políticas de la NFL para garantizar que ningún equipo ni afición vuelva a ocupar una posición similar».

Sean McVay celebra su cumpleaños N° 33 enfrentando a Bill Belichick

play

Ambos doblan la cantidad de finales de NFL que posee cual otra dupla. Brady busca su sexto Super Bowl. (2:02)

LOS ANGELES — Sean McVay cumple 33 años de edad ese jueves. El entrenador en jefe de Los Angeles Rams ha recorrido un largo camino en su joven vida.

¿Pero qué recibes de regalo cuando eres un entrenador de mente ofensiva con gran memoria y ya tienes a Todd Gurley II y el cazamariscales Aaron Donald?

¿Qué tal un juego en el que compares tu ingenio con el que posiblemente es el mejor entrenador de la NFL, Bill Belichick, quien es 33 años de edad más grande que McVay? De acuerdo a ESPN Stats & Information, esa es la brecha de edad más grande entre entrenadores en la historia del Super Bowl.

Esa no es la única disparidad en el Super Bowl LIII. El mariscal de campo de los New England Patriots, Tom Brady, tiene 41 años de edad, lo que lo hace 17 años mayor que su rival de los Rams, Jared Goff.

Con más de una semana de que estos jóvenes y veteranos se reúnan en Atlanta, aquí están algunas cosas más que deben saber sobre esta diferencia de edad:

McVay nació el 24 de enero de 1986, 19 días antes que, Belichick, coordinador defensivo de los New York Giants en ese momento, quedara eliminado de los playoffs en la NFC por los Chicago Bears. Los Bears ganaron el Super Bowl dos días después que naciera McVay.

Un día después que McVay celebrara su cumpleaños N° 1, Belichick ganó el primer Super Bowl de su carrera como asistente de los Giants. New York derrotó a los Denver Broncos en el Super Bowl XXI el 25 de enero de 1987.

Brady tenía 9 años de edad en ese momento, tal vez viendo desde su hogar de la infancia en el norte de California.

Goff nació el 14 de octubre de 1994. Un día antes, Belichick, entonces entrenador en jefe de los Cleveland Browns, venció a los Houston Oilers. Eso fue durante su única campaña ganadora en Cleveland. Fue despedido a la temporada siguiente.

Cinco años más tarde, Brady guió a Michigan a una victoria por remontada sobre Alabama en el Orange Bowl, Belichick extrañamente renunció como entrenador en jefe de los New York Jets. Tres semanas después, McVay cumplió 14 años. Ese cumpleaños es importante. Siendo de Atlanta, el Super Bowl se jugó en su ciudad ese año. Los St. Louis Rams y su «The Greatest Show on Turf» vencieron a los a Tennessee Titans de manera dramática, con McVay viendo el juego.

«Es irónico que el único Super Bowl al que fui como aficionado fue cuando los Rams enfrentaron a los Titans. Estuve en ese juego», declaró McVay tras derrotar a los New Orleans Saints en el Juego por el Campeonato de la NFC. «Mi abuelo, cuando todavía estaba involucrado en la NFL, me consiguió boletos por mi cumpleaños».

El 19 de diciembre del 2003, fue un día importante para McVay. Jugando como mariscal de campo para Marist School, anotó un touchdown y ganó el campeonato estatal Clase AAAA de Georgia. Al día siguiente, Brady y Belichick, que ya habían estado juntos por dos temporadas, vencieron a los Jets para terminar la temporada 14-2. Terminaron ganando su segundo Super Bowl juntos.

Goff tenía 9 años de edad en ese momento, tal vez estaba viendo desde su hogar de la infancia en el norte de California.

El 7 de septiembre del 2013, Goff tenía 19 años y obtuvo su primera victoria en el fútbol americano colegial. Al día siguiente, Brady inició la campaña del 2013 con una de sus 28 victorias como profesional sobre los Buffalo Bills. Brady tenía 36 años en ese momento.

Goff y su nuevo entrenador no han tenido mucho éxito contra Belichick y Brady. Como novato a sus 22 años de edad, Goff lanzó para 161 yardas y dos intercepciones en una derrota 26-10 en New England. En ese moento, McVay era coordinador ofensivo de los Washington Redskins. Durante su etapa con Washington, McVay enfrentó a New England dos veces y perdió ambos juegos.

Aunque podría no importar en el Super Bowl, McVay ha tenido algo de éxito contra el receptor abierto de los Patriots, Julian Edelman, si la victoria de Miami (Ohio) en el 2007 sobre Kent State cuenta para algo. Sin embargo, McVay no estaba dirigiendo. Como receptor de Miami, atrapó tres pases para 37 yardas. El mariscal de campo de Kent State, Edelman, completó 19 de 33 pases y lanzó dos intercepciones en la victoria 20-13 de los RedHawks de McVay.

Cuando Belichick tenía la edad de McVay, era entrenador de apoyadores en el cuerpo de asistentes de Bill Parcells, dirigiendo a dos futuros miembros del Salón de la Fama, Harry Carson y Lawrence Taylor.

Cuando Brady tenía la edad de Goff, llevó a su equipo a ganar el primero de sus Super Bowls. Gran coincidencia.

Sin embargo, podría ser un cumpleaños triste para McVay. La experiencia a menudo cuenta cuando se trata del Super Bowl.

 

En esos años adicionales que tiene Belichick sobre McVay, vio a los Estados Unidos sumar dos estados más, el lanzamiento de 16 películas de James Bond, la presentación de siete presidentes de los Estados Unidos, toda la carrera como boxeador de Muhammad Ali y los 755 cuadrangulares conectados por Hank Aaron.

Al final, el domingo de Super Bowl, la edad podría importar. De acuerdo a ESPN Stats & Information, Brady y Belichick son la pareja de mariscal de campo-entrenador en jefe de mayor edad en la historia del Super Bowl con 107 años combinados, mientras Goff y McVay son los más jóvenes, con 57 años combinados.

Así que, feliz cumpleaños, Sean. Has recorrido un largo camino en 33 años y has vivido más que Alejandro Magno y muchos otros conquistadores jóvenes. Pero ninguno de ellos tuvo que enfrentarse a Belichick y Brady.

Información de ESPN Stats & Information fue utilizada en la redacción de esta nota.

El regreso de Sean McVay a Georgia como entrenador para el Super Bowl LIII

play

Ambos doblan la cantidad de finales de NFL que posee cual otra dupla. Brady busca su sexto Super Bowl. (2:02)

LOS ANGELES — El génesis de la clarividencia de Sean McVay se remonta a diciembre del 2003, cerca de la línea de gol de un partido en los cuartos de final estatales, en tercera oportunidad, su equipo de preparatoria estaba cinco puntos abajo con sólo un par de minutos por jugar.

McVay, ahora entrenador en jefe de Los Angeles Rams, era un mariscal de campo de triple opción pequeño y fornido en la Marist School en Atlanta, que esa noche estaba siendo golpeada por el poderoso equipo de Shaw mientras trataba de responder con una formación a la que llamaban «Wham».

Pidieron tiempo fuera.

McVay, quien había pasado la mayor parte de esa semana estudiando detenidamente videos de su próximo rival, reunió a los entrenadores. Quería ejecutar una jugada que el equipo nunca antes había ejecutado, correr sin protección para la «Wham», lo que requería que McVay simulara entregar el balón al corredor, quedárselo, después correr con él, sin bloqueadores enfrente.

 
 
 

«Simplemente tenía esta habilidad de sentir las jugadas», declaró el compañero de preparatoria de McVay y buen amigo, Chris Ashkouti. «Lo sabía. Es decir, nunca había visto algo así. Caminó a las diagonales».

Quince años después, los que conocieron a McVay entonces todavía se maravillan con esa jugada. En el exterior engañó a un defensivo con un corredor que no tenía el balón. Otros jugadores celebraron lo que pensaron era una tacleada que sellaba el partido. Un estadio abarrotado poniéndose de pie cuando el mariscal de campo dobló la esquina. El coraje que mostró McVay como adolescente.

McVay nunca jugó en la NFL y en realidad no se destacó a nivel colegial, pero fue una leyenda de preparatoria en Georgia. Se convirtió en el primer jugador en la historia del programa y correr y lanzar para 1,000 yardas en años consecutivos. Llevó a su equipo a un campeonato estatal en su año senior en el 2003, jugando la segunda mitad del partido por el título con un pie fracturado.

Después que terminó, McVay superó al ex receptor abierto de los Detroit Lions, Calvin Johnson, un futuro miembro del Salón de la Fama, por el premio al Jugador Ofensivo del Año en Georgia 4A, un dato bastante curioso del que muchos se ríen al día de hoy. McVay lo define «más un premio de equipo que algo más, porque no hay duda de eso cuando veías a los reclutas. [Johnson] era un receptor de cinco estrellas, era especial, y yo no tenía su calibre».

Otros dirán que McVay está siendo humilde.

Todd Holcomb, editor del Georgia High School Football Daily, quien ha cubierto los deportes de preparatoria para el Atlanta Journal-Constitution desde el 2001, dijo que McVay «podría haber sido el jugador de fútbol americano más valioso» en el 2003.

«Había prospectos colegiales mucho mejores», escribió Holcomb en un correo electrónico, «pero nadie tuvo un impacto mayor en un juego de preparatoria que él».

McVay no tenía el brazo más fuerte, pero era rápido y explosivo, y era más duro e inteligente que todos en el campo. El entrenador veterano de Marist, Alan Chadwick, recuerda un acarreo diseñado en particular en el que la responsabilidad de McVay era leer al defensivo de técnica-3 y decidir dónde ir con el balón. Corrió hacia la brecha-B y explotó el hueco «como si hubiera salido disparado de un cañón», después corrió 60 yardas casi sin ser tocado.

Las jugadas favoritas de Ashkouti venían inmediatamente después de las intercepciones, en noches en las que McVay también jugaba a la defensiva.

«Todos nos parábamos y mirábamos», expresó Ashkouti, «porque tenía la misión de aplastar al tipo que lo interceptó».

McVay llegó a Marist como un destacado jugador de fútbol soccer con gran linaje en el fútbol americano. Su abuelo, John, era un ex gerente general de los San Francisco 49ers que hizo equipo con Bill Walsh para cinco Super Bowls. Su padre, Tim, fue un mariscal de campo estelar en Ohio que jugó como back defensivo en Illinois. Después de iniciar como esquinero su año sophomore, McVay fue el mariscal de campo para Marist como junior y senior, finalizando su última temporada con 1,128 yardas terrestres, 1,107 yardas aéreas y 375 yardas despejadas.

McVay recibió ofertas de beca para jugar como mariscal de campo de opción en Rice, Air Force y la Naval Academy, indicó Tim, pero eligió asistir a Miami (Ohio). Se rompió el tobillo a principios de su primer año y nunca fue el mismo.

«Es una de esas cosas donde miras a los médicos y te dicen, ‘puedes arruinar esto a largo plazo'», refirió McVay. «Tenía un enfoque realista de que quería estar involucrado en el fútbol americano y esa oportunidad se fue».

McVay fue contratado por Jon Gruden, un amigo de la familia, para ser entrenador asistente con sus Tampa Bay Buccaneers en el 2008. Terminó entrenando alas cerradas en la United Football League en el 2009, después pasó sus siguientes siete años con los Washington Redskins, trabajando con alas cerradas y eventualmente convirtiéndose en coordinador ofensivo. Ahora, en su cumpleaños N° 33, es el entrenador en jefe más joven que llega al Super Bowl, la culminación de un impresionante lapso de dos años que vio a McVay hacerse cargo de una franquicia pisoteada y ponerla en las puertas de un campeonato.

Muchos todavía lo conocen mejor por sus días en la preparatoria.

 

Tim McVay se ríe de cómo su hijo solía quedarse hasta tarde en la oficina de los entrenadores que estudiaban a sus rivales durante la semana.

Chadwick vio a Sean McVay como un «tipo de personalidad vivaz, enérgica, extrovertida y madura más allá de su edad» que se sentía muy cómodo en su papel. Ashkouti se refiere a McVay como «una bestia» y un «asesino de piedra» en el campo, pero brillante para inspirar a los demás.

Ocurrió al inicio de la serie que terminó con su escapada, que terminó provocando un campeonato estatal.

Marist había permitido la anotación de la ventaja y necesitaba avanzar 82 yardas para ganar el juego, así que McVay –de 17 años– se dirigió a sus compañeros en el campo.

«Mira a todos a los ojos y tenía esa mirada de, ‘Vamos a hacer esto, vamos'», recordó Ashkouti. «Estaba muy tranquilo. Cuando lo tenías en tu equipo, lo sabías, al 100 por ciento, que ibas a ganar con este tipo. Por supuesto, que llamara la jugada fue impresionante. Pero fue su capacidad para hacer que creyeras. Y eso era todo el tiempo».

 

NFL estudiará reporte de láser sobre Tom Brady ante Kansas City Chiefs

play

Hay una imagen que capta el momento en que el QB de los Patriots recibía el láser en la cara al momento de ejecutar una jugada. (0:16)

La NFL «estudiará el reporte» de una estación de televisión en Kansas City que mostraba un láser sobre Tom Brady, mariscal de campo de los New England Patriots, durante el último cuarto en el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana en Arrowhead Stadium, de acuerdo con un vocero de la liga.

Un fotógrafo de KMBC subió un video en el que se apreciaba una luz verde cerca del hombro y la cara de Brady.

Los Patriots dijeron que estaban enterados sobre el tema pero no tenían comentario al momento.

Brady no fue interrogado sobre esta situación al finalizar el compromiso.

Los Patriots vencieron a los Kansas City Chiefs 37-31 en tiempo extra para avanzar al Super Bowl LIII.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.