Raiders vs Texans (Wild Card 2016)

La defensa de los Texans fue su tarjeta de triunfo

 

HOUSTON — Los Houston Texans hicieron la tarea que se suponía: Presionar al quarterback novato de los Oakland Raiders y evitar errores a la ofensiva.

 

Esa era la receta simple que los Texans tenían que aplicar para aspirar a avanzar a la Ronda Divisional de la postemporada y cumplieron de sobrada manera.

 

Los Texans estuvieron al frente durante todo el partido del novato Connor Cook, quien fue incapaz en tiempo trascendente de hacer algo para ayudar a la ofensiva de los Raiders. Incluso sus estadísticas al entrar al último cuarto eran demasiado malas para un equipo que ganó 12 partidos.

Jadeveon Clowney y la defensa de los Texans manutiveron a la ofensiva en posición de ganar. Getty Images

 

Houston ganó 27-14 en un marcador que resultó benévolo para Oakland, que al llegar al descanso tenían cero conversiones en tercera oportunidad en siete intentos. Las yardas totales de los Raiders después de los primeros dos cuartos eran 75 y al comenzar el último parcial ni siquiera alcanzaban las 100 yardas y seguían sin primero y 10 en tercera oportunidad en 12 intentos.

 

“Eso es lo que hemos hecho como defensiva toda la temporada”, dijo el ala defensiva Jadeveon Clowney. “Nunca importa el rival. Importa que cada uno hace su asignación y que somos una unidad física. Jugamos como una unidad toda la temporada”.

 

Capturaron tres veces a Cook, quien fue golpeado en una decena de ocasiones, y la defensa de los anfitriones interceptó tres pases y defendió otros 10.

 

Cook, sin su lastimado tackle izquierdo pro bowler Donald Penn, completó sólo dos de 10 pases a Amari Cooper para 10 yardas sin primero y 10, y eso incluyó 0-5 en pases de 15 yardas o más.

 

Poco ayudaron para su causa al menos media docena de pases que diferentes receptores soltaron y eran atrapables por completo. Mucho menos fue hacia su lado la fortuna cuando los Raiders apenas corrieron para 64 yardas.

 

“Nuestra misión era llegarle al quarterback”, explicó Clowney. “Si llegamos al quarterback, todo lo demás es menos complicado. Teníamos que hacerlo (al mariscal de campo) sentir nuestra presencia, que no supiera qué hacer o a dónde ir. Queríamos hacer jugadas para ayudar a nuestra ofensiva”, agregó.

 

El ataque de los Texans fue práctico y aprovechó, en especial en la primera mitad, las bondades de la posición de campo y las entregas de balón cortesía de su defensa.

 

Pero es un hecho que su inoperancia, encabezada por el quarterback Brock Osweiler, de nuevo se puso de manifiestao en el juego aéreo y la selección de jugadas extremadamente conservador, que este sábado se unió a un discreto ataque terrestre en la primera mitad, aunque pudieron rescatarlo en la segunda.

 

Osweiler pasó para 146 yardas en la primera mitad. En la segunda, apenas para 22. Su falta de precisión, como en toda la temporada, en pases de al menos 15 yardas, fue evidente otra vez, salvo en un envío de 68 yardas a Hopkins, quien tuvo que realizar una espectacular atrapada porque el pase no fue uno certero.

 

“Mi mentalidad al llegar a este partido era disfrutar el momento y divertirme”, mencionó Osweiler. “A partir de ahí quería concentrarme en hacer mi trabajo, hacer cada jugada pero ir pensando de una en una. Sólo quería ayudar a poner a mi equipo en posición de ganar”.

 

La principal virtud de Osweiler, quien con todo y su contrato de 72 millones de dólares, abrió su primer partido en postemporada por lesión de Tom Savage, fue evitar las intercepciones y balones sueltos.

 

“Esto es lo que habíamos ambicionado desde el principio, desde el primer entrenamiento”, dijo Osweiler. “Ambicionábamos ganar el campeonato de la División Sur y hacer ruido en los playoffs. Así que hacer el trabajo este día significa un montón”.

 

La ofensiva de los Texans tendrá que hacer mucho más la próxima semana, si pretende trascender, sin importar el rival en turno.

Contenido Patrocinado

Comentar

 

 

La historia no terminó como los Raiders querían

 

HOUSTON — Los Oakland Raiders distaron de terminar su temporada como hubieran pensado, incluso apenas hace unos cuantos días.

 

Su mejor temporada en 14 años sufrió un giro inesperado cuando vieron caer fracturado a su mariscal de campo titular, Derek Carr en la Semana 15. Finalizaron con marca de 12-4 la temporada regular y en el subliderato de la División Oeste de la Conferencia Americana, antes de ser eliminados este sábado por los Houston Texans en la ronda de comodines de los playoffs.

El linebacker de los Raiders, Khalil Mack, dijo que, al final de cuentas, Oakland no pudo recuperarse de la adversidad. Getty Images

 

“No es la manera en que pensamos que esto terminaría”, reconoció el linebacker Khalil Mack. “Así es el futbol americano. No podemos culpar a una lesión, ni a nadie en particular. Hay que dar crédito al equipo que hoy nos sacó de los playoffs”.

 

La realidad es que Carr parecía uno de los mejores jugadores de la NFL al momento de lastimarse. En 15 partidos completó 63.8 por ciento de sus pases para 3,937 yardas, 28 touchdowns y sólo seis interepciones. Además, fue capaz de guiar a los Raiders a siete victorias en modalidad de remontada; la segunda mejor marca de la NFL, apenas atrás de las ocho veces que los Detroit Lions tuvieron que llegar de atrás para ganar en el último cuarto.

 

“Tenemos toda la fé en Connor Cook o Matt McGloin“, aseguró después del partido de este sábado el esquinero de los Raiders David Amerson en referencia a los mariscales de campo suplentes de su equipo. “Pero ellos saben, todo el mundo sabe, quién es nuestro quarterback. Derek hizo un trabajo grandioso. Todos en la liga saben que con fuerza completa nadie nos toca. Vamos a tomar esta derrota en la quijada y vamos a regresar. Eso es seguro“.

 

Mack fue el líder en tackleadas para los Raiders con 11, incluidas tres para perdida de yardas.

 

“Nos pegó demasiada adversidad”, dijo Mack. “No supimos manejarla bien y ya vieron el resultado”.

 

Mack coincidió en que la pérdida de Carr fue demasiado grande en sus aspiraciones.

 

“Obviamente cuando pierdes un MVP (Jugador Más Valioso, por sus siglas en inglés), hay que pagar la cuota”, mencionó. “Pero necesitábamos jugar mejor todos y enfocarnos. Pero sin duda fue un golpe grande para el equipo”.

 

Fallan los Raiders en tercera oportunidad

 

Uno de los principales problemas de los Raiders este sábado es que fueron incapaces de convertir en primero y 10 las situaciones de tercera oportunidad. Los Raiders fallaron en sus primeros 11 intentos, incluyendo siete en la primera mitad, que terminaron con 75 yardas totales.

 

La primera tercera oportunidad exitosa para Oakland llegó en el último cuarto, en el que lograron dos primeros y 10 en esa situación. Al final los Raiders sólo hicieron par de primeros y 10 en 16 intentos de tercer down.

 

“Uno tiene que convertir las jugadas más trascendentes”, dijo el entrenador en jefe de los Raiders, Jack Del Río. “El problema es que tuvimos muchas de las tercera oportunidades en situaciones de largo yardaje y así las probabilidades son pocas. Cometimos demasiados errores de ejecución y mentales”.

 

Salen los Texans de la mala racha

 

Los Texans ganaron su primer partido de playoffs desde que vencieron en la misma ronda de comodines del 2012 a los Cincinnati Bengals.

 

Fue además la tercera victoria en postemporada de su historia; la primera vez en tres intentos que derrotaron en playoffs a un equipo frente al que ya habían perdido en campaña regular.

 

“Sólo se trata de tener confianza en tus compañeros y creer en tus propias habilidades y las de ellos”, dijo el quarterback de Houston Brock Osweiler, quien abrió su primer partido de playoffs en la NFL. “No hay que tener ninguna duda. Pero esto sólo es el principio de lo que queremos lograr aquí. Aún hay tarea por hacer”.

 

En Breve

 

Los Texans dejaron en 8-1 su marca en casa esta temporada. Fue la primera aparición y derrota de los Raiders en playoffs desde que perdieron el Super Bowl XXXVII, correspondiente a la temporada 2002. Los Raiders tienen marca de 3-12 como visitantes en playoffs, incluidas seis derrotas seguidas.

Contenido Patrocinado

Comentar

 

 

El futuro de los Raiders está en la recuperación de Derek Carr

 

Los Oakland Raiders (12-5) vieron su temporada de 2016-17 llegar a su final el sábado con una derrota por 27-14 ante los Houston Texans en la primera ronda de los playoffs. He aquí una mirada a su temporada y lo que les espera en los próximos meses:

 

Nota: A-

 

Resumen de su temporada: Por un lado, su mejoría de 3-13 a 7-9 a 12-4 en la temporada regular debe ser causa para celebrar. De otro lado, lo que tenía todos los ingredientes para convertirse en una temporada mágica se desvió en el cuarto final de la Semana 15. Ahí fue que su quarterback y entonces candidato a Jugador Más Valioso de la NFL, Derek Carr, se lesionó con una fractura de su pierna izquierda. Entonces, su suplente, Matt McGloin no pudo seguir el ritmo, se lesionó y la defensa nunca llegó a jugar en Denver, costándole a los Raiders el título de la AFC Oeste, un bye en la primera ronda y un partido de playoffs en casa.

 

Derek Carr estaba en medio de una temporada calibre de Jugador Más Valioso antes de fracturarse la pierna izquierda en la Semana 15 ante los Colts. AP

 

En vez, con el novato Connor Cook haciendo historia como el primer quarterback en la era del Super Bowl en hacer su debut en la NFL en la postemporada, los Raiders cayeron a un puesto de comodín y perdieron en la carretera contra los Texans.

 

Tanta promesa y de momento … poof.

 

Sin embargo, los Raiders fueron la historia del año en la NFL y lograron poner siete titulares como selecciones al Pro Bowl. La tónica de la temporada se estableció en la Semana 1 cuando el entrenador Jack Del Rio, apostó todo a una conversión de dos puntos para lograr una victoria de gira ante los New Orleans Saints. Los Raiders lograron la jugada y no miraron hacia atrás con Carr pasando para un record de franquicia de 513 yardas y cuatro touchdowns sin intercepciones en la carretera ante los Tampa Bay Buccaneers, el liniero defensivo Khalil Mack tuvo una racha de ocho partidos consecutivos con una captura y los Raiders lograron su primera temporada ganadora desde el 2002. Y entonces Carr cayó en las garras del linieron defensivo de los Indianapolis Colts, Trent Cole, y la energía se acabó, aún cuando el futuro se ve prometedor.

 

Necesidad más grande para el Draft: Un linebacker central que golpee, pero que sea atlético. Luego que Ben Heeney enfrentara programa y entonces fuera enviado a la lista de reservas lesionadas, el novato Cory James estaba jugando fuera de posición, Perry Riley Jr. fue firmado desde la calley logró estabilizar las cosas. Aún así, los Raiders necesitan a alguien que solidifique el centro de la defensiva a largto plazo. ¿Podrán encontrar a alguien con un turno en los 20s en la primera ronda del Draft?

 

Interrogantes claves en la temporada muerta

 

¿Cuán rápido sanará la fractura de Carr? Con los Raiders usando a Cook en los playoffs, es probable que el veterano McGloin ya haya jugado su último partido en Oakland. McGloin fue el quarterback de los Raiders mejor pagado esta temporada, ganando más de $2.5 millones en salario base, y los Raiders han probado que si confían en Cook lo suficiente como para enviarlo de titular en un partido de playoffs, deben confiar lo suficiente para que sea el suplente de Carr.

 

Sin embargo, si la pierna de Carr no está al 100 por ciento para el comienzo de los entrenamientos de temporada muerta, Cook volverá a tomar repeticiones con el primer equipo. Hubo reportes que la lesión de Carr no era tan severa y que potencial podría estar disponible para jugar en el Super Bowl si por suerte Cook y McGloin podrían llevar al equipo al partido final.

 

Castillos en las nubes, decían los críticos. Pero esto sí es cierto: Si Carr está recuperado y no pierde tiempo de entrenamiento, será uno de los favoritos para ser el JMV de la NFL el próximo año y los Raiders deberían estar en la conversación sobre el SUper Bowl.

 

Los Raiders también querran asegurar firmar a Carr a un contrato a largo plazo esta temporada muerta con, lo que algunos informes dicen, “dinero al estilo de Andrew Luck” para una de las estrellas nacientes de la liga.

 

¿Regresará Latavius Murray con los Raiders? El Tay Train se descarriló en ocasiones, pero lució potente en otras. Se perdió dos partidos con una lesión de un dedo del pie y terminó con 788 yardas por tierra en su último año de contrato y un año después de haber ido al Pro Bowl con una temporada de 1,066 yardas. Pero promedió 4.0 yardas por acarreo y tuvo 12 touchdowns por tierra. Con estatura de 6 pies, 3 pulgadas y 220 libras, Murray es uno de los running backs más grandes de la liga y clave en el cambio de dirección de los Raiders — los potentes novatos DeAndre Washington y Jalen Richard — no lograron cargar con la ofensiva cuando Murray estuvo fuera. Aún así, Murray logró más de 100 yardas en un partido en solo dos ocasiones esta temporada y en siete partidos tuvo menos de 50 yardas, incluyendo el último partido con el título divisional sobre la mesa, cuando terminó con apenas 11 yardas en 5 acarreos.

 

¿Habrá mudanza a Las Vegas? El dueño de los Raiders, Mark Davis, tiene planificado pedir a la liga permiso para mudarse esta temporada muerta, quizás más tarde en enero o en marzo. ¿Qué pasa si Davis logra que 23 otros dueños estén de acuerdo con “una oferta que no podrán negar”? Bien, Davis ha dicho que se quedará en Oakland al menos dos temporadas más — los Raiders tienen dos opciones de un año cada una para jugar en el Oakland Coliseum — mientras el nuevo estadio es construido en Las Vegas. Además, Davis ha dicho que quiere ganar un título de Super Bowl antes de irse de Oakland.

 

Nada de esto está finalizado, pero esos son los planes. Los Raiders también tendrán que buscar un lugar para establecer su campamentos de entrenamientoi — ¿Napa o Reno? — mientras potencialmente buscan un partido de pretemporada en Las Vegas.

Contenido Patrocinado

Comentar