Razones por las que los Cowboys sufrirán en 2018

  1. MÉXICO — Los Dallas Cowboys han sufrido de una reestructuración de su plantilla esta temporada baja. Ciertas bajas afectarán de manera considerable, mientras que sus rivales directos se han fortalecido considerablemente. Las cosas en “Jerry´s World” no pintan muy optimas para la próxima temporada, y salvo una campaña de absoluto ensueño por parte de Ezekiel Elliott y Dak Prescott, las posibilidades de los Cowboys de ingresar a los playoffs son pocas, y aquí están las 10 razones por las que tendrán una temporada complicada: Durabilidad de Sean Lee: El apoyador de los Cowboys se ha perdido un total de 19 partidos en las últimas cinco campañas. Y es que cada vez que Lee no está en el campo, la defensiva de Dallas es otra. Entrando a su octava temporada, se ve difícil que esté presente toda la campaña, lo que disminuye las posibilidades de Dallas.
  1. El retiro de Jason Witten: 1,152 recepciones, 12,448 yardas, 68 touchdowns son los números que dejó el gran ala cerrada en su carrera, toda con Dallas. Witten era un blanco confiable para el joven Prescott, quien sin su arma confiable en el juego aéreo sufrirá enormidades.
  2. La salida de Dez Bryant: Es una realidad que Bryant estuvo lejos de su mejor temporada el año pasado, pero algo que tampoco se puede ignorar es la atención y respeto que recibía por parte de las defensivas rivales. La partida de Bryant destruye aún más las posibilidades de playoffs de Dallas.
  3. La partida de Anthony Hitchens: Dallas no solamente sufrió bajas en la ofensiva. Del otro lado del balón, Hitchens se bajó del barco, dado que pedía más dinero de lo que Dallas le quería dar. La consecuencia fue que encontró diferentes aires con los Kansas City Chiefs, donde le pagaran 9 millones de dólares al año. Extrañarán su producción de 84 tacleadas en la temporada pasada.
  4. Philadelphia Eagles: El ganador de cada división recibe un boleto directo a los playoffs. Esto no es de mucha ayuda para Dallas, dado que tienen a los campeones reinantes de la NFL dentro de NFC Este. Los Eagles adquirieron a Michael Bennett procedente de los Seattle Seahawks, que sólo que una buena defensiva ahora sea temible. Jugar dos veces al año contra Philadelphia no será nada fácil para Dallas.
  5. Alex Smith: Los Washington Redskins tienen una nueva razón para confiar en futuros éxitos. Smith ha migrado de Kansas City a la capital para suplir la baja de Kirk Cousins. En muchos aspectos la llegada de Smith llega a ser una mejora en la posición de mariscal de campo. Esto solo agrega las malas noticias para Dallas, ya que lo deberán enfrentar dos veces al año.
  6. Saquon Barkley: Para muchos, Barkley era el mejor jugador disponible en el draft. Los New York Giants se hicieron de sus servicios amarrándolo en con la segunda selección global. Su presencia puede aliviar el embate que ha recibido Eli Manning en los últimos años, así como puede revitalizar la carrera del mariscal de campo, teniendo la libertad de entregar el balón a su corredor 25 veces por partido. Esto completa el tridente perfecto de los enemigos de Dallas. Todos mejoraron, mientras los Cowboys empeoraron.
  7. NFC: La NFC está repleta de talento. En la División Norte están los Minnesota Vikings, Green Bay Packers y Detroit Lions, en el Oeste se encuentran los renovados San Francisco 49ers, la reciente potencia de Los Angeles Rams y los siempre peligrosos Seattle Seahawks. En el Sur los Atlanta Falcons y New Orleans Saints siempre son candidatos. En fin, hay de dónde elegir en esta conferencia. Si Dallas quiere un lugar de comodín tendrá que superar a la mayoría de estos equipos, se ve muy difícil.
  8. El sistema ofensivo: El primer año de “Zeke” Elliott y Prescott terminó siendo una sensación. Después de perder a Tony Romo, literalmente para siempre, los dos jóvenes orquestaron una temporada que acabó con un record de 13-3. Sin embargo, la campaña pasada terminaron con un –no tan malo– 9-7, pero que no fue suficiente para entrar a los playoffs. Probablemente, ya se sabe la manera de frenar a “Zeke” y Dak. Simplemente los equipos cargarán la bolsa de protección con ocho hombres, obligando a Dak a deshacerse del balón rápidamente. Sin Bryant y Witten en la plantilla, esto sólo se pondrá peor.
  9. Jason Garrett:Es cierto, Garrett fue el Coach del Año hace tan sólo dos temporadas. Sin embargo, no ha sabido sacar a adelante a su equipo en momentos cruciales, quitándole el balón a sus corredores cuando tiene la ventaja, y por lo menos la temporada pasada, fallo en hacer algo creativo el ataque de sus Cowboys. Parece ser que año tras año hace lo justo para convencer a la familia Jones que es el entrenador en jefe indicado para el equipo. Este puede ser un año clave para Garrett. Si no entra a los playoffs y, peor aún, se queda lejos de calificar, podría ser su última temporada dirigiendo al equipo de la estrella solitaria.

1 comentario

    • Rey Cowboy en 08/06/2018 a las 1:33 pm
    • Responder

    Esto es un punto de vista negativo,es real,pero ya veremos las cosas positivas en la proxima temporada,para mi Zeke y Dak juntos son una maquinaria.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.