Adrian Peterson busca equipo

Adrian Peterson busca equipo y nadie busca a Adrian Peterson

El running back, uno de los mejores de la historia en el puesto, se encuentra en paro y en persecución activa de trabajo, con escasas perspectivas.

Adrian Peterson está sin equipo. Adrian Peterson quiere seguir jugando en la NFL. Adrian Peterson se está encontrando con la gran verdad que encuentran los running backs que se deslizan hacia el lado malo de la barrera de los 30 años: no existe mercado para ellos, no hay equipos demandando sus servicios.

El running back es uno de los mejores de la historia en el puesto. Eso es incuestionable. En diez fabulosas temporadas en los Minnesota Vikings, ocho si descontamos su año de sanción por haber pegado a su hijo y la última en la que se lesionó de gravedad, se convirtió en la gran cara y fundación en el campo de la franquicia. En 2012 pasó de 2.000 yardas, una enormidad, lo que le valió ganar el MVP de la temporada. En esos ocho años mágicos superó la decena de touchdowns.

Pero todo tiene un final. El año pasado le ficharon los New Orleans Saints, donde no encajó en el esquema ofensivo desde el principio y se vio ampliamente superado por Alvin Kamara y Mark Ingram. Fue traspasado a los Arizona Cardinals donde tuvo un mejor rendimiento, aunque muy poca cosa también. Al menos sumó dos touchdowns y casi 500 yardas de carrera.

Adrian Peterson lleva todo el invierno subiendo a sus redes sociales vídeos de sus exhaustivos entrenamientos y demostrando que, físicamente, está como un toro. Ahora, además, ha comenzado la ronda de entrevistas por medios, incluida la NFL Network, para decir a los equipos que lo tienen a su disposición y que va a ser una ganga de cara a los campos de entrenamiento que comienzan en julio.

Y es cierto que hay equipos que podrían estar interesados. Los Tampa Bay Buccaneers, por ejemplo, donde Jameis Winston ha dicho que le gustaría jugar con Peterson; o los Houston Texans, donde el jugador ha dicho que le encantaría jugar; también en los Rams, aunque con el error de señalar que estaría encantado de jugar “en Saint Louis con Todd Gurley” cuando el equipo ya lleva un par de años en Los Angeles; o en los Green Bay Packers, a la búsqueda de un nuevo juego de carrera.

Quizás algún equipo lo intente ¿quién sabe? Es evidente que no será caro y que podrían darle una última oportunidad. Pero lo cierto es que Adrian Peterson tiene 33 años y, a su edad, los veteranos running backs no suelen tener muchas llamadas. Así se retiraron Landanian Tomlison o Marshall Faulk, por ejemplo, que también fueron gigantes. Más jóvenes que él son Jamaal Charles y DeMarco Murray, por ejemplo, y también están sin trabajo.

Adrian Peterson no fue un running back más. Fue el mejor. Fue un jugador inmenso, enorme, incomparable. Su final, no obstante, es muy parecido al de todos en la posición cuando les llega la hora de empezar a contar con un tres las decenas de su edad.

1 comentario

    • Rey Cowboy on 08/06/2018 at 1:19 pm
    • Responder

    Lamentable que una pocision tan expectacular como esta,mi favorita,la durabilidad sea tan corta.

Deja un comentario

Your email address will not be published.