Retirada la invitación a la Casa Blanca a los Eagles

Donald Trump retira invitación a la Casa Blanca a los Eagles

Getty Images

A un día de llevarse a cabo la visita de los campeones del Super Bowl, el presidente de Estados Unidos negó el acceso al equipo de Philadelphia.

Estados Unidos Actualizado: 5 junio 2018 08:17h CEST

Donald Trump, presidente de los Esatados Unidos, decidió ayer retirar la invitación a la Casa Blanca a los Philadelphia Eagles, campeones de la Super Bowl. Se trata de un acto sin precedentes en la política norteamericana desde que se convirtió en tradición el que los equipos deportivos que ganan sus competiciones pasen por la casa del mandatario supremo del país. El año pasado no se invitó a los Golden State Warriors, campeones de la NBA, pero en este caso sí que había invitación formal, que se ha derogado a 24 horas de la visita.

Trump ha querido, con este movimiento, evitar un bochorno. La visita estaba prevista para hoy y no había confirmación de asistencia ni de una decena de jugadores de los Eagles, cuando la plantilla invitada superaba las 70 personas.

En un comunicado público, Trump hizo ver que su decisión tenía que ver con el hecho de que muchos jugadores de los Philadelphia Eagles estaban entre los que se arrodillaban antes de la interpretación del himno nacional en los partidos de la NFL y que no estaba dispuesto a tolerar faltas de respeto a los militares y las fuerzas de seguridad estadounidenses en las visitas a la Casa Blanca.

Ningún jugador de los Eagles se arrodilló ante el himno en la pasada temporada (ni en ninguna otra). Es más, como recordó al presidente Torrey Smith, receptor campeón en Philadelphia, es completamente falso que los jugadores decidieran no ir porque Trump insista en el asunto del himno y esto sólo es una cortina de humo, poniendo a los militares por delante, ya que jamás ha habido una falta de respeto hacia ellos por parte de ningún jugador de la NFL ni, por extensión, de los Philadelphia Eagles.

En esa misma linea se ha expresado el alcalde de Philadelphia, del partido demócrata, que ha lamentado profundamente la actitud de Donald Trump y se ha mostrado orgulloso de los jugadores de los Eagles tanto por su éxito en el campo de juego como por su activismo fuera de él, con ejemplos tan comprometidos con la lucha social, la pelea contra le desigualdad y el compromiso con su comunidad como Malcolm Jenkins o Chris Long. A toda la plantilla le ha dicho que el Ayuntamiento siempre estará abierto para ellos.

Los propietarios de la NFL han cambiado la política con respecto al himno norteamericano para impedir que ningún jugador se arrodille durante el acto protocolario de homenaje que precede a cada partido de la liga. Con ello, querían aplacar a Donald Trump en su cruzada contra los jugadores más vocales en asuntos políticos. Como se ve, se equivoca la NFL si piensa que puede quedarse en medio de una batalla mediática que es suya, aunque le pese. Los jugadores lo tienen muy claro. Y Donald Trump, desde luego, también.

Deja un comentario

Your email address will not be published.