La carrera de Ray Lewis en la NFL

0

Uno de los mejores jugadores que ha tenido la NFL, sin lugar a dudas, es Raymond Anthony Lewis, el linebacker seleccionado en la primera ronda del Draft NFL 1996 por los Baltimore Ravens y reconocido como el estandarte de la franquicia que en ese año comenzaba su existencia.

Aunque resulte increíble, Lewis no fue el primer linebacker seleccionado en ese Draft, por lo que tuvo que esperar hasta el pick 26 para escuchar su nombre, pues se pensaba que su estatura le afectaría en el nivel profesional.

No tardó en mostrar su calidad comenzando su temporada de novato. Terminó ese año con 95 tackleadas, 15 detrás de la línea de golpeo, con 15 asistencias y 2.5 sacks. Además logró interceptar el balón en una ocasión, entrando en el radar en la NFL a sus 21 años de edad.

googletag.cmd.push(function() { googletag.display(‘div-gpt-ad-1528234904691-0’); });

La segunda temporada fue el despegue en su carrera, cuando consiguió ser llamado a su primer Pro Bowl. Ese año consiguió la mayor cantidad de tackleadas en su carrera con 156 y 28 asistencias, siendo la segunda mejor marca para un defensivo en la historia de la liga. Y hablando de Pro Bowls, Lewis consiguió en toda su carrera 13 nombramientos, siendo de los pocos jugadores en la NFL que han sido parte de este juego en tres décadas distintas.

Su carrera continuó en claro ascenso. A sus 24 años, tras la temporada 1999, fue nombrado como parte del equipo All-Pro. Ese nombramiento lo consiguió en otras seis ocasiones para terminar con siete. Estos logros fueron conseguidos gracias a su fiereza en el terreno de juego y por siempre estar cerca del balón, máxima en su posición de linebacker central. Era un deleite verlo jugar.

En la temporada 2000 fue parte de una de las mejores defensivas de todos los tiempos. Los Ravens de ese año lograron ser una referencia en la NFL con su forma de detener al rival y obviamente con Ray Lewis como hombre clave. En cuatro ocasiones durante esa campaña dejaron en cero puntos al rival en turno y en 15 juegos, incluyendo playoffs, evitaron que les anotaran más de diez puntos. Brian Billick como head coach y Marvin Lewis como coordinador defensivo fueron las mentes responsables de guiar a estos grandes jugadores como DT Sam Adams, DT Tony Siragusa, LB Peter Boulware, LB Jamie Sharper, CB Chris McAlister Y DB Rod Woodson por mencionar algunos y quienes junto con Lewis lograron formar una gran unidad defensiva.

Ese año Baltimore consiguió avanzar por primera vez en su corta historia a los playoffs y terminaron conquistando el Super Bowl XXXV. También fue un gran año para Ray Lewis quien fue nombrado Pro Bowler, parte del equipo All-Pro, Jugador Defensivo del Año y MVP de Super Bowl. Es difícil imaginar que esa defensiva hubiese logrado sus éxitos sin el gran LB número 52 de Baltimore.

 

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas en durante la carrera de este jugador. Después de una fiesta de celebración del Super Bowl XXXIV en Atlanta, ocurrió un doble homicidio en el que Ray Lewis resultó implicado junto con un par de hombres que lo acompañaban. Este escándalo aún hoy empaña la carrera del jugador porque hubo evidencia como rastros de sangre en la limusina de Lewis además de que el traje que usaba esa noche nunca fue encontrado.

Lewis declaró a la policía que él no se encontraba en la escena del crimen, lo que resultó ser falso. Su abogado terminó negociando con el Fiscal para que le quitaran los cargos de homicidio siempre y cuando el linebacker declarara en contra de sus acompañantes y aceptar los cargos de obstrucción de la ley por haber mentido en primera instancia. Lewis fue sentenciado por 12 meses de libertad provisional a pesar que los cargos merecían tiempo en prisión.

De cualquier modo su legado como jugador es indudable. Incluso ese baile al salir hacia el terreno de juego sigue haciendo eco en estos días. Me gustaría verlo haciéndolo de nuevo durante su inducción al Hall of Fame. Incluso fue el primer jugador defensivo en aparecer en la portada del videojuego Madden en su versión 2005, justo cuando hizo su aparición el famoso movimiento hit stick que destrozaba a los jugadores ofensivos.

googletag.cmd.push(function() { googletag.display(‘div-gpt-ad-1527917130683-0’); });

Continuando con su carrera en la NFL, su nivel de juego fue constante aunque no inmune a las lesiones, como la que sufrió en el hombro en 2002 y lo dejó fuera por la mayor parte de la temporada. En 2005 fue enviado a la lista de lesionados y en 2006 perdió un par de juegos. En 2011, a sus 36 años, volvió a lesionarse perdiendo cuatro juegos, sin embargo fue llamado al Pro Bowl por última ocasión.

Llegó el año 2012 y su cuerpo ya comenzaba a cobrarle factura por tanto golpe. Una lesión de tríceps lo hizo reconsiderar el rumbo de su vida profesional y anunció que esa temporada sería la última como jugador en la NFL, justo cuando su equipo comenzaría a jugar playoffs. Regresó de su lesión para jugar contra los Colts en su último juego con Baltimore, por lo que lo alinearon como fullback para que estuviera en el terreno de juego en la última jugada de ese encuentro.

Posteriormente los Ravens se llevaron una gran victoria ante los Broncos de Peyton Manning para después visitar New England y ganar la final de la conferencia a Tom Brady y los Patriots. El último juego de Ray Lewis fue el Super Bowl XLVII contra los 49ers, a quienes derrotaron para que Lewis finalizara su carrera como dos veces campeón de Super Bowl.

Uno de los mejores linebackers que hemos visto en la era moderna cumplió así sus 17 años de carrera en la NFL. Este año, Ray Lewis será parte de los inmortales en Canton, Ohio.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.