Bears-Packers: Mack y Rodgers presumen sus carteras en SNF

Mark Tenally | AP Photo

La lucha por la NFC Norte inicia con otro capítulo en la rivalidad más añeja de la NFL.

Los Green Bay Packers convirtieron a Aaron Rodgers en el quarterback mejor pagado de la liga por este tipo de partidos. Un duelo divisional que podría establecer el ritmo para toda la temporada y enfrentando a una feroz defensiva que tiene los elementos más que suficientes para causar mucho daño.

Los Chicago Bears adquirieron a Khalil Mack y lo convirtieron en el defensivo mejor pagado de la NFL precisamente para esta clase de partidos. Detener a Aaron Rodgers y darse una oportunidad de ganar la división por primera vez desde 2010, precisamente el último año en que fueron a postemporada.

En estricta teoría, es un duelo de poder a poder y un reflejo de lo reñida que ha sido la rivalidad más antigua de la NFL, que hasta el momento está 95-93-6 en favor de los Packers. Pero la realidad es que un triunfo de los Bears representaría una sorpresa mayúscula.

El coach Mike McCarthy tiene marca de 17-7 ante los Bears para inclinar la rivalidad en favor de Green Bay. Rodgers acumula 4596 yardas con 42 touchdowns en 19 inicios, 15 triunfos, en contra de los Bears y está rodeado por una potente ofensiva que incluye a Jimmy Graham, Davante Adams y Randall Cobb.

Por otro lado, el coach Matt Nagy hace su debut como entrenador en jefe en la liga en la peor de las circunstancias: Un duelo divisional, la mayor rivalidad y con Aaron Rodgers enfrente. Nagy, quien llega al cargo con reputación de gurú ofensivo, luego de convertir a los Chiefs en un festival pirotécnico y ser artífice en la mejor temporada en la carrera de Alex Smith, ahora debe repetir el truco con ingredientes distintos.

Mitch Trubisky tiene apenas 12 juegos de experiencia y sus credenciales incluyen 7 touchdowns, 7 intercepciones y 4 triunfos. Sus objetivos en el juego aéreo _ Allen Robinson, Taylor Gabriel y Anthony Miller_ aunque mejores que los que tuvo en 2017, están lejos de compararse a los de Rodgers y tiene en el ataque terrestre, que encabezan Jordan Howard y el versátil Tarik Cohen, a sus mejores armas.

Es muy pronto para pretender pararse en el centro del cuadrilátero a intercambiar golpes con Rodgers. Pero la presencia de Mack le da a los Bears una oportunidad… y un ingrediente extra a la rivalidad.

Deja un comentario

Your email address will not be published.