Lo mejor y lo peor de la semana 1 de la NFL

AP/AFP

El primer domingo de temporada regular trajo actuaciones memorables, que no siempre significa que sean buenas.

Pocas cosas son más importantes en la NFL que un buen quarterback. La noche del domingo lo demostró Aaron Rodgers en una sola mitad y con una sola pierna. Pero Rodgers nos ha enseñado a esperar ese tipo de actuaciones de su parte.

Para el inicio de la nueva campaña, más de la tercera parte de la liga, 11 equipos, utilizaron en la primera semana de 2018 a un quarterback distinto que a su titular de la campaña anterior con resultados en su mayoría positivos. Hubo tres, sin embargo, que llamaron la atención por encima del resto, dos de ellos por lucir terriblemente bien y otro por lucir terriblemente. Punto.

Lo mejor

Nadie tuvo una mejor actuación en la primera semana de campaña que Ryan Fitzpatrick en su debut con los Bucs. A fin de cuentas, 21 de 28 para 417 yardas, 4 pases de touchdown y uno más por tierra hablan por sí solos. Pero “Fitzmagic” nos ha demostrado una y otra vez que esa es la excepción, no la norma. Que es un excelente zopilote a la hora de detectar la posibilidad de adueñarse de una titularidad solo para revertir en un quarterback apenas por encima de la mediocridad.

Es por eso que el veterano de 36 años solo se puede quedar con la mención honorífica esta semana. El premio va para alguien con potencial a futuro: Patrick Mahomes.

El joven pasador de los Chiefs demostró justo lo que el equipo esperaba que fuera cuando el año pasado lo eligió con la décima selección global y este año le dio las llaves del auto por encima de Alex Smith.

Mahomes apenas completó 15 pases pero cuatro de ellos fueron para touchdown, los Chiefs ganaron un importante duelo divisional fuera de casa y el futuro a corto, mediano y largo plazo luce a salvo en el potente brazo del egresado de Texas Tech. Más importante aún, Mahomes no lanzó intercepciones ante una defensiva de mucho respeto, ahuyentando los temores de pretemporada, donde lució errático por momentos.

Otra mención honorífica es para Rodgers y las explicaciones no son necesarias.

Lo peor

A pesar de lanzar cinco intercepciones en una sola mitad durante su debut en la NFL la campaña anterior, el coach de los Bills Sean McDermott decidió otorgarle la titularidad a Nathan Peterman para esta temporada.

Los aficionados de los Bills tenían la esperanza de que McDermott supiera algo que ellos no. Que esas cinco intercepciones fueran un espejismo, que el potencial se reflejara y que, dueño de la titularidad, comenzara a mostrar algo de talento. Se equivocó.

Peterman inició 2018 justo donde terminó 2017 con una actuación para el olvido. Completó apenas 5 de 18 pases para 24 yardas, dos intercepciones, tres capturas y fue un blanco fácil para la feroz defensiva de los Cuervos. De un quarterback, lo menos que se espera es que te dé una oportunidad. Peterman nunca la tuvo, como lo demuestra el marcador de 47-3.

“Mención horrorífica” para Ben Roethlisberger y sus tres intercepciones, dos fumbles y cuatro sacks. Lo único que lo evitó que le arrebatara el puesto de honor a Peterman fue que Pittsburgh no perdió. Bueno, tampoco ganó.

Deja un comentario

Your email address will not be published.