Pittsburgh se lame las heridas tras ser vapuleado por Browns

Joe Robbins

AFP

Los Steelers podrían enfrentar más problemas después de ser superados en todos los niveles por Cleveland.

Seamos claros, los Browns (sí, ¡Los Browns!) aplastaron a los favoritos Pittburgh Steelers en todos los aspectos del juego, salvo en el más importante: El marcador.

Pittsburgh tiene suerte, mucha, de no regresar a casa con una derrota a cuestas. Que un equipo no consiga un triunfo después de generar cinco intercambios más que el rival solo es la más reciente prueba del por qué Cleveland ha ganado un miserable juego en dos campañas. Fuera de eso, lo hizo todo bien. Demasiado bien si le preguntan a Pittsburgh.

A la crisis que se forma en las instalaciones de los Steelers respecto a la situación y ausencia de Le’Veon Bell, Pittsburgh ahora tiene que enfrentar serios problemas también dentro del campo.

No solo están las seis pérdidas de balón, cuatro de ellas de Ben Roethlisberger, sino también las cuatro sacks _ que no aceptaban desde la semana 3 de 2016 _, las 116 yardas en castigo o el gol de campo de 42 yardas que falló el usualmente confiable Chris Boswell en el tiempo extra.

Los Browns (sí, ¡Los Browns!) exhibieron muchas de las debilidades de uno de los pesos completos de la AFC y un poco más. Dentro de la paliza, especialmente anímica, también se incluye un serio daño a corto y mediano plazo.

Ben Roethlisberger salió con una lesión en el codo, y considerando el nivel que desplegó el domingo pasado, no puede darse el lujo de tener un pretexto físico para jugar peor. Su mejor liniero, David DeCastro sufrió una fractura en la mano que podría ausentarlo (aunque posiblemente no) del juego de la próxima semana. Y Joe Haden, su mejor esquinero tiene molestias en el tendón de la corva. Esas no se curan en una semana.

Pittsburgh llega maltrecho a un, repentinamente, crucial duelo en casa ante los Chiefs, un equipo que desplegó el mismo poderío ofensivo que se esperaba de los Steelers.

Pittsburgh tiene muchos problemas actualmente, pero la posición de corredor no es una de ellas. James Conner reemplazó sin ningún problema  salvo un fumble que le devolvió la vida a Cleveland en el cuarto periodo a Bell, como lo demuestran sus 192 yardas totales, dos touchdowns y el hecho de que es el líder corredor en la liga luego de una semana.

Independiente a la situación de Bell, el coach Mike Tomlin tiene mucho que cambiar en la “Ciudad del Acero” si va a convertir a los Steelers en el equipo que muchos creen que son.

Deja un comentario

Your email address will not be published.