Las “fake-news” de la Jornada 1

La mentira forma parte esencial del ser humano. Desde los orígenes de nuestra cultura en el mito de Adán y Eva, hasta las novedosas “fake-news” que denuncian políticos actuales cuando las noticias no les son propicias. La mentira, el equívoco, la confusión… han sido argumento fundamental desde los autores griegos hasta mitos de la literatura como Shakespeare o Lope de Vega. La mentira ha creado incluso un género propio, las teorías de la conspiración. La humanidad no sabe vivir sin mentiras. De hecho, es posible que ni siquiera pueda, como puso de manifiesto Jim Carrey en su comedia “mentiroso compulsivo”.

O más aún, es probable que no queramos un mundo sin ellas. Dudo que prefiramos prescindir de los comentarios de nuestra madre sobre que somos los niños más guapos del colegio, o nuestra pareja de que ha sido el mejor polvo de su vida, o del jefe sobre que el expediente de regulación de empleos no afecta a nuestro departamento. Las necesitamos para sobrellevar nuestra existencia. Autoengaños, exageraciones, mentiras piadosas, burlescas, inocentes o perversas… componen nuestra vida en todos sus ámbitos. La NFL no es una excepción. La jornada 1, también llamada de sobrerreacción, es claro ejemplo.

 

Fake-new: Los Tampa Bay Buccaneers se postulan como aspirantes en la Conferencia Nacional

Falso. O al menos, excesivo. Que los Buccaneers le mojen la oreja a un contrincante divisional, por bueno que sea, no deja de ser una sorpresa… relativa. Partidos de rivalidad se pueden perder en la jornada 1 y en la 17. No me parecen los Saints menos contendientes por el título tras esta derrota. No obstante, hay que aplaudir el triunfo bucanero por merecido e inesperado. Aunque con Fitzpatrick a los mandos, tampoco deberíamos haberlo descartado tan alegremente. Cosas ciertas en la vida: la muerte, hacienda… y el ciclo “Fitzpatrickiano”

Fake-new: El mejor QB de la liga es Aaron Rodgers, y el segundo mejor, Rodgers cojo.

Exageración. Rodgers es muy bueno, pero mientras haya por ahí otro número 12, éste con camiseta azul, es una afirmación desmedida. Lo que está fuera de duda es el efecto que su presencia provoca, tanto en compañeros como en rivales. Cual moderno Cid Campeador, es capaz de ganar batallas después de muerto. Prácticamente inmóvil, con la rodilla evidentemente estropeada, y haciendo gala de un imperturbable dontancredismo, supo guiar a los suyos a una insospechada victoria, tal como estaba resultando el envite.

 

Pero quizá lo más destacable no fuesen sus epopéyicas acciones, a las que nos tiene afortunadamente acostumbrado, sino el efecto provocado en los contrarios. Los Bears lo tuvieron en su mano para ganar y no supieron hacerlo. Todo el peso de Lambeua cayó sobre los todavía neófitos hombros de Nagy y Trubisky. Cursillo acelerado de supervivencia en la NFL: nunca des a Rodgers una oportunidad.

 

Fake-new: Sam Darnold es el nuevo Joe Namath.

Barbaridad. Es cierto que cuando empezó con un pick-six en su contra, muchos temimos que fuera a hundirse. Por fortuna para los seguidores de la NFL, y desasosiego de los de Lions, no fue así. Darnold completó un debut más que decente. Ahora bien, compararlo con el mítico “Broadway” son palabras mayores. La victoria de Jets tuvo más que ver con su acierto defensivo que con las virtudes del troyano.

 

No obstante, ya empiezan a escucharse comentarios acerca del error cometido por los Browns por dejarle pasar en el draft. No adelantemos acontecimientos. Es solamente un partido, y Mayfield aún no ha tenido la oportunidad de darle réplica.

 

Fake-new: Cleveland es el equipo emergente de la AFC Norte mientras Pittsburgh se hunde sin Bell.

Engaño. A quien se eche las manos a la cabeza tras el empate entre Steelers y Browns, le recomendaría revisar el mismo partido de la jornada inaugural 2017. En aquella ocasión, los acereros se impusieron con muchos apuros. Después el campeonato derivó como todos sabemos, por lo que conviene poner este resultado en cuarentena.

 

Roethlisberger no se va a retirar, ni Le’Veon Bell enclaustrarse en un monasterio, ni Antonio Brown salir huyendo en helicóptero. Aunque las aguas bajen ahora revueltas en la ciudad de los tres ríos, en cuanto lleguen las victorias volverán a su cauce. Conner, con sus 192 yardas totales, demostró que tras esa OL todo es posible. El pequeño Watt, que no tiene nada que envidiar a su hermano mayor. Y por supuesto, el hecho de que todos los años, los Steelers tienen una asombrosa habilidad para dispararse en el pie en el partido más inoportuno. Por experiencia les digo, no les borren del listado de favoritos.

 

Lo que sí es real es la mejoría experimentada en los de Cleveland. Sobre todo, en el lado defensivo. Su front-seven, con todas sus unidades ya sin lesionados, será una auténtica tortura para los rivales. La secundaria ya no es tan magnánima, para sonrojo de quienes criticaron la elección de Ward en el draft. El ataque es otra historia. Incierta composición de la línea ofensiva, un QB deficiente, y sobre todo, un playcall de lo más surrealista, ponen en evidencia a los supuestos “gurús” que se esconden tras su dirección.

 

 

Fake-new: Cómodo triunfo de Bengals ante un limitado Andrew Luck.

Error. El típico que comete quien juzga un partido sólo por su resultado. El “limitado” Andrew Luck llevó a su equipo a la yarda 15 bengalí cuando apenas faltaban 40 segundos y un TD les daba la victoria. Nada se le puede criticar a él, tan sólo lamentar por un bando el fumble del hasta entonces muy seguro TE Doyle, y por el otro, felicitarse por la acertada jugada defensiva del SF Fejedelem, quien lo retornó para touchdown. El triunfo atigrado fue todo menos cómodo.

 

Aunque la mayoría de sus pases fueron cortos (más bien por diseño que por necesidad) supone una satisfacción para todos los aficionados comprobar que Luck está realmente de vuelta. Más de 300 yardas, 2 TD (y una intercepción) y un rating de 93,2 son cifras bastante optimistas.

 

Por su parte, los Bengals sufren, pero ganan, que al final es lo que cuenta. Aviso a navegantes: un equipo que gana remontando demuestra más carácter que quien lo hace con solvencia. Nadie les sitúa aún en el radar de la NFL, y jugar sin presión puede ser su mejor camuflaje.

 

Fake-new: Comienza el declive de Matt Ryan lo que aboca a una reconstrucción en Atlanta.

Disparate. Matt Ryan tuvo un mal partido, esto es innegable. Pero tampoco se puede ocultar que fue contra una de las mejores defensas de la liga, ni que el plan de juego de los Falcons parecía diseñado por su enemigo. “Matty-ice” es uno de los mejores QBs de la liga. Con sus defectos, pero también muchas virtudes. Un mal día lo puede tener cualquiera. Quien se atreva a enterrarlo, puede encontrarse una sorpresa. Una ofensiva con tantas armas a su disposición puede desarbolar a cualquiera en cuanto recupere la inspiración.

 

Como implacable ley de Murphy, el equipo que llegaba más sano a la jornada inaugural salió con dos importantísimas bajas para el resto de la temporada. Las ausencias del LB Jones y el SF Neal son de las que hacen daño. Por aquí, más que por su QB, es por donde se le puede ir el campeonato a Atlanta.

 

Fake-new: La Conferencia Nacional es muy superior a la Americana.

Osadía. Un comentario muy común en cualquier tertulia footballistica fue encumbrar la conferencia nacional y desprestigiar a su hermana americana. Aunque a priori la NFC parezca más competida, o con más calidad en sus representantes, en la NFL dos y dos muchas veces no suman cuatro. Partiendo de la base de que todo equipo puede ganar un domingo cualquiera, siempre resultan muy aventuradas dichas afirmaciones. De momento, en la jornada inaugural, de cuatro enfrentamientos conferenciales, tres cayeron del bando americano. Quizá solo esté yo en defensa de la AFC, pero recomendaría a los gruppies de la NFC que revisen sus categóricas aseveraciones.

 

Fake-new: Los Patriots se reinventan para ganar sin apenas receptores.

Menti… No, esto es cierto. Los patriotas parecen seres autotómos, dotados de esta capacidad de regenerar miembros amputados. Se han reinventado tantas veces que hemos perdido la cuenta. ¿Qué no tienen wide-receivers? Ningún problema. Pases a runningbacks, fullbacks, tight-ends o quienquiera que se ponga a tiro de Brady. De una forma u otra, el equipo de Belichick siempre se las ingenia para salir victorioso.

 

Una buena mentira conviene que tenga algo de verdad para hacerla creíble. Entre todas las fake-news de la jornada inaugural, que Nueva Inglaterra siga pareciendo inalcanzable en su conferencia es sin duda el hecho más cierto que nos deja.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.