Lo que aprendimos de la semana 7

martes, 23 de octubre de 2018 0:10

La semana 7 de la NFL terminó y ahora es momento de revisar qué fue lo que aprendimos de los juegos de esta jornada. Así que sin muchas vueltas vayamos a nuestra acostumbrada sección “Lo que aprendimos”:

1. Terminó la competencia en la NFC Oeste. Después de ver como fueron apaleados los Cardinals ante los Broncos y los 49ers ante los Rams, es un hecho que ninguno de los dos equipos está pensando en playoffs. Y los Seahawks, a pesar de estar mucho mejor que Arizona y San Francisco, no parecen tener lo suficiente para pelear por la división. Así que es posible decir desde ahora, poco antes de la mitad de la temporada, que la carrera en esa división está terminada: los Rams serán los campeones del Oeste, y ahora solamente les queda pelear por mantenerse como el número 1 de la conferencia.

2. Decisiones, decisiones. Muchas veces se le critica a los coaches que no sean más agresivos. Otras se les juzga por ser demasiado agresivos. En el caso de Mike Vrabel la critica de esta semana cae en el segundo grupo. Justo después de anotar el TD que los ponía abajo 20-19 ante los Chargers, Vrabel dio la orden de ir por dos puntos en lugar de buscar el punto extra que hubiera empatado el encuentro. Es imposible saber si los Titans hubieran ganado el juego en tiempo extra o si la ofensiva de los Chargers hubiera anotado un TD antes de darles una oportunidad a ellos, pero sí es claro que cuando menos tendrían que haber intentado llegar a esa instancia. Más allá de eso, hay que reconocer el valor de Vrabel para ir por la victoria en tiempo regular, ya que habla de la confianza que le tiene a su equipo.

3. Excelente idea. Debo decir que a estas alturas de la vida y con la cantidad de juegos que se han llevado a cabo en Londres el hecho de que se jueguen allá ya no sorprende. Pero lo que sí me parece una excelente idea es que los partidos sean puestos en un horario vespertino para esa ciudad, ya que representa tener el juego por la mañana en este lado del planeta. Ver un partido de NFL a las 8:30 am (hora del centro de México) es muy agradable, y permite extender un poco el día de NFL. Y si, como yo, son de ver toda la jornada, eso significa ver 4 partidos: el de Londres, uno en la jornada matutina, uno en la vespertina y el SNF.

4. Drew Brees sigue sumando marcas. Ya no debería ser sorpresa que Drew Brees imponga una marca, pero lo sigue haciendo y es imposible no sorprenderse de lo que ha logrado. Esta semana logró vencer por primera vez a los Ravens, por lo que se vuelve el tercer QB que le ha ganado a los 32 equipos de la NFL (junto con Peyton Manning y Brett Favre) y de paso lanzó su pase de TD 500, siendo así el cuarto en la historia en lograr esa marca (junto a Manning, Favre y Tom Brady). Y por si eso fuera poco le añadió 212 yardas a su marca de yardas por pase. En un futuro hablaremos de la era en que tres de los mejores QBs de la historia (Brees, Brady y Aaron Rodgers) jugaron en la liga al mismo tiempo.

5. Muy sólidos. La victoria de los Redskins ante los Cowboys fue interesante porque lograron detener a Ezekiel Elliott de forma contundente. En todo el partido Zeke solamente sumó 33 yardas en 15 acarreos, promediando menos de 3 yardas por intento. Para un equipo que ha padecido mucho con la defensiva en años recientes, lo que está logrando su línea frontal es de llamar la atención. Y es mucho más importante porque se han invertido 2 selecciones de draft en lograr ese cambio, con Jonathan Allen y Da’Ron Payne llegando como selecciones de primer round en 2017 y 2018. Si los Redskins van a pelear por su división es porque su defensiva estará al frente de esa pelea.

6. Los Bears parecen reales. Cuando un equipo empieza a ganar partidos de manera llamativa, como los Bears, es normal que haya dudas sobre su verdadero nivel. Chicago no ha sido la excepción, y el partido ante New England era una auténtica “prueba de fuego”. Y si los vamos a juzgar por lo que hicieron, se puede decir que son un contendiente legítimo a llegar a playoffs. Cierto, no parecen el equipo llamado a derribar a los Rams, pero al menos deberán ser un conjunto que pelee hasta el final un boleto a postemporada.

7. Giro radical. Por varios años los Browns eran el hazmerreír de la liga. Vamos, pensar en ver un partido de ellos era poco atractivo. ¿Este año? Cuando menos uno tiene asegurado que va a ser muy entretenido verlos. Una vez más los Browns se fueron a tiempo extra, y aunque les tocó perder, queda claro que este equipo es todo menos irrelevante. Con un roster joven y con mucho talento los Browns son un equipo que va a seguir generando partidos interesantes, y la próxima semana ante Pittsburgh es uno de esos juegos que muchos queremos ver.

8. Volando bajo el radar. Dentro de todo lo que se habla en la NFC, se está dejando de lado a Carolina. Este equipo está ganando y este domingo le dieron la vuelta a una desventaja de 17 puntos ante los Eagles. Y, como es de esperarse, Cam Newton es la pieza central. En el último cuarto, que fue cuando el equipo logró el regreso, Newton completó 16 de 22 pases para 201 yardas y 2 TDs. Vamos, esa es la producción de toda la ofensiva de los Bills en un buen día. Los Panthers no estarán llamando la atención, pero son el rival principal de los Saints en la división Sur y van a estar muy metidos en la pelea por los playoffs en la NFC.

9. Por fin. Tras muchos, muchos años de buscar un RB, parece que los Lions por fin tienen al indicado. Kerryon Johnson tuvo 158 yardas ante los Dolphins, marcando su segundo juego del año en que supera las 100 yardas. 2 juegos de 100 yardas para Johnson es el doble de lo que los Lions habían tenido en los últimos 5 años. Vamos, cuando Johnson sumó 100 yardas en la semana 3 se rompió una racha de 70 partidos sin un corredor con esa cantidad de yardas en Detroit. Que Johnson haya sumado su segundo juego de esas características en un mes es impresionante para los estándares recientes de los Lions.

10. El principio del fin. Blake Bortles perdió la titularidad durante la derrota ante los Texans, y aunque ya se anunció que seguirá en su puesto para la semana siguiente, la realidad es que se mantendrá ahí porque los Jaguars no tienen nada mejor. Y considerando que tienen una buena línea ofensiva, un juego terrestre sólido y una defensiva de lujo, no suena nada extraño pensar que este equipo dedicará todo el offseason siguiente en conseguir al mejor QB posible. Si somos sinceros es lo que los separa de ser un buen equipo a ser un contendiente real. Así que el reloj empezó a correr para Blake Bortles.

Los datos de la semana: 1. Marcus Mariota lanzó una intercepción en la zona roja ante los Chargers. Resulta que esa fue la primera intercepción que lanza en zona roja en su carrera. En ese proceso había lanzado 41 pases de TD.

2. El safety que lograron los Browns al tacklear a Peyton Barber en la zona de anotación es el primer safety en la NFL desde la semana 5 del 2014, además de que es el primer safety para los Browns desde el 2001, cuando lo lograron tackleando a Jerome Bettis en su zona de anotación.

3. En la primera mitad de los últimos tres partidos los Jaguars han permitido un promedio de 19.0 puntos. En la primera mitad de los 20 juegos previos a eso habían recibido en promedio 6.2 puntos.

4. Los Panthers tuvieron 8 series ofensivas en el partido ante los Eagles. En las primeras 5 todas terminaron en despeje. Las últimas 3 terminaron todas en touchdown.

5. Al sumar más de 100 yardas ante los Jets, Adam Thielen es el segundo jugador en la historia de la NFL en sumar al menos 100 yardas por recepción en cada uno de los primeros siete juegos de una temporada. El otro es Charley Hennigan de los Oilers en 1961.

6. En siete semanas los Browns han jugado cuatro partidos que se han ido tiempo extra. El último equipo en irse a tiempo extra en cuatro juegos de una temporada fueron los Cardinals del 2011. Esos Cardinals ganaron todos esos partidos, mientras que los Browns están 1-2-1 este año.

7. Justin Tucker falló un punto extra en la derrota de su equipo por 24-23 ante los Saints. ¿Lo más increíble? es el primer punto extra que Tucker falla en su carrera, que ahora marca que ha conectado 222 de 223 intentos.

8. Todd Gurley anotó 3 TDs ante los 49ers, y esta es la tercera vez en la temporada que anota al menos 3 TDs en un partido. Desde 1950 solamente 3 jugadores habían anotado al menos 3 TDs en 3 partidos de los primeros 7 de la temporada regular: Priest Holmes (en 2002 y 2004), Emerson Boozer (1972) y Jim Brown (1958).

9. Odell Beckham logró llegar a 5,000 yardas por recepción en apenas 54 juegos, rompiendo la marca de menos partidos para llegar a esa cifra. El récord anterior lo tenía Julio Jones, que llegó a 5,000 yardas en 56 partidos.

10. Giorgio Tavecchio, que hoy jugó con los Falcons en lugar de Matt Bryant, conectó un gol de campo de 56 yardas en el cuarto cuarto del MNF. Ese es el gol de campo más largo para un pateador que está debutando con un equipo en los últimos 40 años.

Deja un comentario

Your email address will not be published.