Cinco equipos que podrían pasar del último al primer lugar

 

Cinco equipos que podrían pasar del último al primer lugar

Getty Images

En la NFL es común que un equipo que terminó en el sótano de su División juegue los Playoffs un año después; la campaña pasada lo lograron cinco franquicias.

 
Estados Unidos Actualizado: 14 julio 2018 21:25h EDT
 

A los Playoffs 2017 clasificaron ocho equipos que no lo hicieron en 2016, lo cual igualó un récord (2003) de la NFL desde que la liga adoptó una postemporada de 12 equipos, en 1990.

Buffalo, Carolina, Jacksonville, Los Angeles Rams, Minnesota, New Orleans, Philadelphia y Tennessee fueron los equipos que jugaron al menos un partido de Playoffs un año después de haberse combinado para un récord de 51-77. De hecho, los Titans fueron el único de esta lista con marca ganadora en 2016, con 9-7.

Jaguars (3-13), Rams (4-12), Vikings (8-8), Eagles (7-9) y Saints (7-9) ganaron el título de su División después de terminar en tercero o cuarto lugar un año antes.

¿Qué equipos podrían lograrlo este año después de un decepcionante 2017?

Aquí hay cinco opciones:

5.- Chicago

El Año 2 de Mitch Trubisky será clave para los Bears, que en 2017 únicamente ganaron cinco juegos y terminaron 0-6 dentro de la División Norte de la NFC.

Para ayudar al joven pasador de Chicago, la gerencia general del equipo firmó a los receptores Allen Robinson, Taylor Gabriel y al ala cerrada Trey Burton.

Matt Nagy, el ex coordinador ofensivo en Kansas City, es el nuevo coach y su presencia también debe ayudar al desarrollo de Trubisky.

Sin hacer mucho ruido, la defensiva de los Bears terminó como la décima mejor de la liga en cuanto a yardas por partido en 2017, con un promedio de 319.1. Será interesante ver qué tanto resiente esta unidad las bajas de los linebackers Jerrell Freeman, Lamarr Houston, Christian Jones, Pernell McPhee y Willie Young.

Si Trubisky brilla en la ofensiva de Nagy, nadie se acordará de esas ausencias.

4.- Giants

El régimen de Ben McAdoo duró poco, pero hizo mucho daño a los Giants, particularmente a la ofensiva.

Por eso el equipo contrató a Pat Shurmur, ex coordinador ofensivo de los Vikings, como su nuevo coach, tras una horrible campaña en la que los Giants terminaron con marca de 3-13.

Shurmur podría cambiar rápidamente la narrativa en New York y para ello será clave cómo se comporte el novato y segunda selección global del Draft, el corredor Saquon Barkley.

Barkley podría ser a los Giants lo que Ezekiel Elliott es a los Cowboys. Su presencia ayudará muchísimo a Eli Manning y también podría extender la carrera de este veterano de 36 años de edad, que la campaña pasada fue enviado a la banca por McAdoo.

La gerencia general de los Giants estuvo muy activa en la agencia libre y contrató a un grupo de veteranos que podrían ser de impacto inmediato, como CB William Gay, LB Alec Ogletree, LT Nate Solder y RB Jonathan Stewart.

La División Este de la NFC no repite un campeón desde que Philadelphia lo logró en 2003 y 2004.

No descarten a los Giants para dar la “sorpresa” en 2018.

3.- Denver

Los Broncos terminaron con récord de 5-11 en 2017, todavía como parte de la cruda tras el retiro de Peyton Manning después del triunfo en el Super Bowl 50.

Tras el fallido experimento con Trevor Siemian, el gerente general y presidente del equipo, John Elway, firmó a Case Keenum, quien tuvo una impresionante campaña con los Vikings en 2017.

Keenum terminó con récord de 11-3 y llevó a Minnesota hasta el Juego por el Campeonato de la NFC.

Únicamente sufrió 7 intercepciones y eso es justo lo que necesita Denver: un quarterback que cometa pocos errores. Keenum no tiene que ganar los partidos; con no perderlos podría ser suficiente para que una de las mejores defensivas de la liga haga el resto.

El novato Bradley Chubb promete hacer una pareja explosiva con Von Miller, quien la campaña pasada únicamente tuvo 10 capturas de quarterback, lo más bajo desde 2014.

2.- San Francisco

Pocos equipos con récord de 6-10 se sienten tan bien como los 49ers de cara a la siguiente campaña.

La razón tiene nombre y apellido: Jimmy Garoppolo.

En el primer año de Kyle Shanahan como coach, San Francisco ganó seis de los últimos siete juegos de la campaña, un récord de la NFL para un equipo que inició 0-9.

La diferencia comenzó a notarse cuando “Jimmy G” se convirtió en el quarterback titular. En cinco juegos al mando, Garoppolo completó 67.4% de sus envíos, con 1,560 yardas, 7 touchdowns, 5 intercepciones y 96.2 puntos de rating.

Con los meses que ha tenido para estudiar el libro de jugadas de Shanahan, “Jimmy G” es la razón principal por la cual los 49ers son considerados por algunos expertos como favoritos para ganar la División Oeste de la NFC, corona que le pertenece a los sorprendentes Rams, con marca de 11-5 en 2017.

Las adiciones en la agencia libre de veteranos como OG Jonathan Cooper, RB Jerick McKinnon y CB Richard Sherman, deben ayudar a consolidar esta sorpresa.

1.- Houston

Los Texans únicamente ganaron cuatro juegos en 2017, en gran medida porque el quarterback Deshaun Watson se perdió la mitad de su campaña de novato tras romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha durante una práctica.

En sólo siete juegos, Watson pasó para 1,699 yardas, con un decente 61.8% de efectividad, 19 touchdowns, 8 intercepciones y rating de 103.0. Por tierra sumaba 269 yardas y un par de anotaciones, incluida una espectacular escapada de 49 yardas ante Cincinnati.

Si Watson está recuperado al 100%, los Texans deben ser considerados candidatos a ganar el título de la División Sur de la AFC.

La defensiva también necesita recuperar a dos de sus líderes: J.J. Watt y Whitney Mercilus.

Un año después de perderse 13 partidos debido a una lesión en la espalda, Watt sufrió una fractura en la meseta tibial izquierda en la Semana 5 de la campaña pasada. Mercilus fue otro que jugó únicamente cinco partidos, después de sumar 19.5 capturas entre 2015 y 2016.

Con todos ellos sanos, los Texans serán un hueso duro de roer en 2018.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.