Combo de Noticias ESPN

 
 
 

Fuentes: Panthers nombrarán a Matt Rhule, coach de Baylor, su nuevo entrenador en jefe

play
Carolina Panther y Matt Rhule habrían llegado a un acuerdo (1:28)

CHARLOTTE, N.C. — Los Carolina Panthers llegaron a un acuerdo para que el ex coach de Baylor, Matt Rhule, se convierta en su nuevo head coach, de acuerdo a varias fuentes consultadas por ESPN.

El movimiento por parte del dueño David Tepper fue audaz, porque cuando explicaba lo que quería en su nuevo entrenador no dejó fuera la posibilidad de contratar a alguien de colegial pero dejó en claro que entendía la “dificultad” de moverse de colegial a la NFL. Rhule solo pasó un año en la la NFL, cuando en 2012 fue coach de la línea ofensiva con los New York Giants.

Rhule estaba agendado a reunirse con los Giants este martes, pero fue cancelada luego de su entrevista con Tepper en su casa en Waco, Texas el lunes.

Rhule tiene la reputación de cambiar los equipos para bien. En su tercera temporada en Temple, de Owls terminaron 10-2 durante la temporada regular. Un año después, lideró el programa colegial a un juego de campeonato de conferencia desde 1967.

Baylor quedó 11-3 la temporada pasada, cuando dos años atrás terminaron 1-11 en la primera campaña de Rhule en la conferencia Big 12.

Rhule, de 44 años, hereda a un equipo de Carolina que terminó 5-11 esta campaña y ha tenido tres temporadas perdedoras en los últimos cuatro años desde que llegó al Super Bowl luego de la temporada 2015.

Reemplaza a Ron Rivera, quien fue despedido faltando cuatro juegos en la temporada del 2019 cuando los Panthers estaban en una racha perdedora y entrando a su octavo juego seguido perdiendo. Rivera, quien tomó el equipo en 2011, tiene una historia ganadora con Carolina con un record de 76-63-1.

Rivera fue contratado por los Washington Redskins la semana pasada.

Esta es la primera vez en la historia de los Panthers que contratan a un entrenador que viene del futbol americano colegial.

Carolina entrevistó al ex entrenador de Green Bay Packers Mike McCarthy, quien fue contratado por Dallas. También entrevistaron al coordinador ofensivo de Kansas City Chiefs, Eric Bienemy, y estaba agendada una reunión con el coordinador ofensivo de los New England Patriots, Josh McDaniels este martes, con el entrenador interino Perry Fewwll el miércoles y el coach de Minnesota Vikings Kevin Stefanski el jueves.

Todos a excepción de Fewell están orientados más hacia la ofensiva, así como lo quiere Tepper.

Un de las mayores decisiones de Rhules será decidir el futuro de Cam Newton, quien se está rehabilitando de una cirugía en el pie donde tuvo una fractura en la articulación tarso-metatarsiana. No hay un periodo de tiempo para que Newton regrese y el NFL MVP del 2015 se convertirá en agente libre luego de la temporada 2020.

 

Wilson y Rodgers contra una nueva generación sedienta de éxitos

Los playoffs de la Temporada N° 100 siguen tomando forma, con la definición de los cruces de la Ronda Divisional. A primera vista, pareciera que la NFC tiene duelos más parejos que la AFC y los mariscales de campo de los Baltimore Ravens y los Kansas City Chiefs son las principales razones por las que esos equipos son favoritos, aunque Patrick Mahomesse las verá contra Deshaun Watson, también uno de los más apreciables talentos de la NFL hoy en día y para el futuro.

Mahomes, Watson y el favorito para ser el Jugador Más Valioso de la temporada, Lamar Jackson, tienen algo en común: ninguno ha levantado el Trofeo Vince Lombardi. Aquellos que lo han hecho, poco a poco han ido cayendo a lo largo de la temporada, ya sea por lesión o por eliminación.

Hay ocho quarterbacks en activo en la NFL que han ganado anillos de Super Bowl como titulares. Solamente dos de ellos tienen posibilidad de sumar a su colección este año.

En Ronda de Comodines la leyenda viviente Tom Brady (seis veces ganador del Super Bowl) cayó junto a sus New England Patriots ante los Tennessee Titans comandados por Ryan Tannehill, quien jugó por primera vez un partido de postemporada.

Eli Manning (dos Super Bowls) jamás estuvo en contención, ni siquiera por un lugar en los playoffs, y otro que tampoco pudo hacer mucho por su equipo fue Ben Roethlisberger (dos Super Bowls) quien se lesionó en la Semana 2 del codo, lo que significó para el veterano el final de la campaña.

Otro mariscal de campo campeón que se lesionó muy pronto en el año fue el sorpresivo Nick Foles (un Super Bowl). El ex suplente Philadelphia Eagles, no pudo tomar las riendas de los Jacksonville Jaguars. Se lastimó en la Semana 1 y regresó para la 11, con los Jags 4-5. Luego de la semana de descanso vino la debacle para las ambiciones de la franquicia con cuatro derrotas consecutivas, en tres de ellas con Foles involucrado.

Joe Flacco (un Super Bowl) dejó los mandos de los Ravens a Jackson. Con los Denver Broncos, el ganador del Super Bowl XLVII y Jugador Más Valioso de aquella noche en New Orleans, nada pudo hacer para revivir pasadas glorias. Broncos acabó con marca de 7-9.

Y hablando de New Orleans. También en juego de Ronda de Comodines, Drew Brees (un Super Bowl) terminó la temporada con los Saints al ser derrotado por los Minnesota Vikings de Kirk Cousins, un quarterback que no sabía lo que era ganar un partido de postemporada.

Con la victoria de Russell Wilson (un Super Bowl) y los Seattle Seahawksen Philadelphia –otra oportunidad perdida para Carson Wentz, quien además salió por conmoción– solo él y Aaron Rodgers (un Super Bowl) quedan en la postemporada como mariscales que saben lo que es jugar y ganar un Super Bowl. Se eliminarán en Ronda Divisional y con ello la probabilidad de que el Super Bowl sea conquistado por un quarterback de nueva generación, incrementará.

MUCHO TALENTO; POCA EXPERIENCIA

Mahomes perdió el juego de campeonato de la AFC el año pasado contra los Pats de Brady. No le faltó talento al entonces JMV de la temporada, pero quizá sí experiencia para saber manejarse en semejantes circunstancias, algo que le sobra a Brady.

De los nuevos talentos de la NFL, el de Kansas City es quien más cerca ha estado del Vince Lombardi –a un partido de pelear por el trofeo.

Jackson fue despachado en 2018 por Los Angeles Chargers en primera ronda 23-17. Ese día quizá a Jackson le faltó un poco más de apoyo de la defensiva y de su línea ofensiva, luego de lanzar de 29-14 para 194 yardas y dos touchdowns, pero fue capturado siete veces e interceptado en una ocasión.

 

Watson, otro candidato este año a MVP, también tendrá su revancha en postemporada luego de que la campaña pasada fuera eliminado por los Indianapolis Colts, 21-7. Watson lanzó para 235 yardas, pero apenas una anotación, además de ser interceptado una vez y capturado en tres. Ese día, Houston perdió 67 yardas en 8 castigos y apenas convirtió tres terceras oportunidades de 13 intentos.

Esos son los tres muy talentosos jóvenes que disputarán la postemporada. ¿Qué hay del resto?

Como Foles hace dos años, Tannehill sorprendió al mundo al despachar a Brady y compañía, con el agregado de haberlo hecho en Foxborough, con tremenda actuación del corredor Derrick Henry. Cousins tuvo una buena tarde y demostró ser más que un administrador de juego, aunque falta ver si su nivel será consistente por lo que le reste de playoffs.

Finalmente, está Jimmy Garoppolo. No sabe lo que es jugar un partido de playoffs, aunque conoce la situación como suplente de Brady en New England. El mariscal de sexto año enfrentará a Cousins, y es Garoppolo y sus Niners los que parten como favoritos. La campaña de San Francisco ha sido una sorpresa y la victoria de Vikings en New Orleans ha sido otra. Ya veremos que nos depara la Ronda Divisional de la cual, ahora lo sabemos, solo quedará un mariscal campeón vivo en la postemporada de la NFL para la Ronda de Campeonatos de Conferencia.

 

Seattle usará más a Marshawn Lynch ante Packers

play
¿Drew Brees y Tom Brady estarán en 2020 con sus equipos? (1:39)

El plan de juego de los Seattle Seahawks para el duelo de Ronda Divisional ante los Green Bay Packersincluirá más “Beat Mode”.

El coach Pete Carroll lo dijo el lunes, en su programa matutino de radio en 710 ESPN Seattle y lo repitió en su conferencia de prensa vespertina.

Marshawn Lynch ha jugado como suplente del novato Travis Homer en sus dos primeros partidos desde que salió del retiro para jugar con los Seahawks en la Semana 17 y ha participado en 41 jugadas en comparación a las 94 de Homer.

“(Marshawn) va a jugar más esta semana. Está listo y ya tiene tiempo suficiente con nosotros”, dijo Carroll. “Se siente confiado sobre lo que está haciendo y el plan (de juego). Podemos meterlo y sacarlo del campo y hacer que ambos corredores jueguen bien”.

Lynch anotó su segundo touchdown en igual número de partidos en la victoria en el Juego de Comodines de los Seahawks sobre los Philadelphia Eagles. También tuvo una recepción de 20 yardas en una tercera oportunidad y una y que preparó, dos jugadas después, el touchdown de DK Metcalf.

Sin embargo, Lynch (seis carreras, siete yardas) y Homer (11 carreras, 12 yardas) no encintraron mucho espacio para correr ante Fletcher Coxy la línea defensiva de los Eagles. Russell Wilson sumó 45 de las 64 yardas por tierra de los Seahawks.

Tampoco ayudó que los Seahawks lidiaran con lesiones en la línea ofensiva que los dejaron sin sus dos tackles titulares y, por ende, sin la posibilidad de usar paquetes pesados para correr, lo que ha sido sello de su ataque. Típicamente, George Fantllena ese hueco, pero tuvo que suplir a Duane Brown como tackle izquierdo. Jamarco Jones remplazó a Mike Iupati como guardia izquierdo.

Carroll dijo el lunes que Iupati aún lidiaba con síntomas de un pellizco en el cuello. El ala defensivo Ezekiel Ansah dejó el partido del sábado tras resentirse de otro pellizco.

Carroll dijo desconocer cuál sería el estatus de ambos para la Ronda Divisional ni el de Brown, quien se sometió a una cirugía menor en la rodilla hace dos semanas. El receptor Jaron Brown está de regreso con el equipo tras perderse el juego ante los Eagles por un problema similar.

 

Ronda de Comodines generó los mejores ratings desde el 2016

play
Lo que aprendimos de los juegos por el wild car de la NFL: Deshaun Watson es Superman (3:34)

LOS ANGELES — La ronda de comodines de la NFL fueron el fin de semana de apertura de playoffs más visto en cuatro años.

Los cuatro partidos promediaron 30.5 millones de televidentes, un incremento del 7 por ciento respecto a la temporada pasada, impulsados por marcadores de una anotación de ventaja en los instantes finales, incluyendo un par de partidos que se fueron a la prórroga.

La victoria de los Seattle Seahawkspor 17-9 sobre los Philadelphia Eagles en NBC –el partido final del fin de semana — generó la mayor cantidad de televidentes, con un promedio de 35.8 millones, de acuerdo a Nielsen y Abode Analytics. Eso también lo convierte en el programa de televisión más seguido desde el Super Bowl del año pasado.

El enfrentamiento tardío del domingo también fue el partido de Ronda de Comodines más visto con un equipo de la Costa Oeste desde que los San Francisco 49ers chocaran contra los Green Bay Packers en el 2014.

El partido del sábado por la noche entre los Tennessee Titans y New England Patriots en CBS promedió 31.42 millones de televidentes. Eso supone un aumento del 1 por ciento respecto a la última ocasión en que la cadena llevó un partido de horario estelar en la primera ronda de los playoffs de la AFC, cuando los Pittsburgh Steelers jugaron contra Cincinnati Bengals en el 2016 marcando 31.23 millones de televidentes.

La victoria de los Minnesota Vikingspor 26-20 en la prórroga sobre los New Orleans Saints, por Fox –el primer partido del domingo– promedió 30.79 millones de televidentes, convirtiéndolo en el programa más visto para la cadena desde el Juego de Campeonato de la NFC entre los Saints y Los Angeles Rams.

La victoria en tiempo extra de los Houston Texans por 22-19 sobre los Buffalo por ESPN y ABC del sábado promedió 26.41 millones de dólares, convirtiéndolo en el partido de la Ronda de Comodines más visto desde que empezaron a transmitir el juego de apertura de postemporada en el 2015.

 

Devonta Smith deja en espera a la NFL para volver a Alabama

El líder receptor para Alabama, DeVonta Smith, regresará a la escuela para la campaña del 2020, mientras que su compañero Henry Ruggs III ha declarado su intención de saltar al draft de la NFL.

Smith anunció su decisión vía Instagram, no mucho tiempo después de que el quarterback Tua Tagovailoa confirmara que se declaraba elegible para el Draft 2020. El analista de draft para ESPN, Mel Kiper Jr., ranqueaba a Smith como el prospecto global N° 23, y sexto mejor receptor abierto para este año.

“Hay mucho que me falta por lograr como jugador y como estudiante, y siento que mi tiempo no se ha acabado en Alabama”, escribió Smith en Instagram. “Tengo negocios inconclusos de los que debo ocuparme, y el único modo es quedarme un año más”.

Smith lideró a Alabama en yardas por recepción (1,256) y touchdowns por recepción (14), al tiempo que se colocó segundo detrás de Jerry Jeudy en recepciones (77). Jeudy recientemente anunció que saltaría al draft, y es ampliamente proyectado como el mejor prospecto en la posición de receptor abierto.

Ruggs, un junior de Montgomery, Alabama, era considerado uno de los jugadores más veloces en el fútbol americano este año.

Atrapó 40 pases para 746 yardas, promediando 18.6 yardas por atrapada.

Kiper lista a Ruggs como el prospecto N° 13 global, y cuarto mejor receptor.

Smith obtuvo honores al equipo ideal de la SEC para AP en el 2019, y fue selección de segundo equipo para los coaches. Suma 118 recepciones para 2,109 yardas y 23 touchdowns en sus primeras tres temporadas. Nativo de Amite, Louisiana, atrapó el touchdonw de la victoria de Tagovailoa para derrotar a Georgia en el Juego por el Campeonato Nacional en su primer año.

 

Kiko Alonso sufrió una nueva rotura de ligamento anterior cruzado

play
Minnesota tropezó a New Orleans en prórroga para avanzar a la Ronda Divisional (2:33)

METAIRIE — El linebacker Kiko Alonso se rompió el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha durante la derrota de playoffs de los New Orleans Saintsante los Minnesota Vikings, confirmó una fuente a ESPN.

La noticia fue reportada en primera instancia por NFL Network.

Alonso, de 29 años de edad, ha sufrido ahora tres roturas de ligamento anterior cruzado desde sus épocas colegiales. Se rompió el ligamento de la rodilla derecha mientras jugaba para Oregon, y la izquierda cuando estaba por comenzar su segunda campaña de NFL con los Buffalo Bills, en el 2014. Alonso también sufrió un esguince de rodilla en el 2015 con los Philadelphia Eagles. Obviamente, ha regresado con suficiente fuerza de esas lesiones para armarse una carrera productiva con los Bills, Eagles, Miami Dolphins and Saints.

Sumó al menos 115 tacleadas en tres temporadas consecutivas con Miami desde el 2016 al 2018. Jugó muy bien esta temporada en un rol de medio tiempo para los Saints tras llegar vía canje como parte de la purga de plantilla y cambio de esquema defensivo de los Dolphins en septiembre.

Alonso se convirtió en el linebacker medio principal para los Saints en formaciones base luego de que perdieran al titular Alex Anzalone por una lesión de rodilla en la Semana 2. El tiempo de juego de Alonso se incrementó a 33 oportunidades por juego cuando estuvo sano a lo largo de la segunda mitad de la campaña.

El linebacker de 6 pies con 3 pulgadas y 239 linras tuvo un total de 20 tacleadas y un pase desviado a lo largo de sus cinco partidos finales de la temporada regular, ayudando a New Orleans a finalizar con la cuarta mejor defensiva terrestre de la NFL, aunque se perdió tres partidos en diciembre por una lesión en el cuádriceps.

A Alonso todavía le resta un año de contrato, pero él y los Saints probablemente tendrían que acordar alguna clase de reducción salarial para retenerlo en New Orleans. Tiene programado cobrar 7.85 millones de dólares en el 2020, incluyendo un bono de plantilla de 1.45 millones.

 

Wade Phillips fuera de los Rams como coordinador defensivo

Wade Phillips ha entrenado a 20 jugadores de Salón de la Fama. AP

THOUSAND OAKS, Calif. – Will Phillips no regresará la siguiente temporada como coordinador defensivo de Los Angeles Rams, fuentes dijeron a ESPN el lunes.

Phillips firmó un contrato por tres años con los Rams luego de que Sean McVay fuese nombrado entrenador en 2017. El coordinador de 72 años dijo el pasado mes sobre los rumores de que no sería retenido, que quería seguir entrenando.

La temporada después de ganar el campeonato de la NFC y jugar el Super Bowl LIII, los Rams fueron eliminados de la postemporada en la semana 16 y terminaron con marca de 9-7.

La defensa de los Rams quedó 17ma en puntos permitidos, con un promedio de 22.6 puntos por juego. Aunque a menudo robustos, la unidad también sufrió muchos lapsos, evidentes en Semana 16 cuando San Francisco 49ers convirtió en dos ocasiones en tercera y 16para patear un gol de campo ganador y eliminar a Rams de la postemporada. En las derrotas contra Tampa Bay BuccaneersBaltimore Ravens y Dallas Cownoys, la defensa experimentó un total derretimiento, permitiendo más de 40 puntos por juego.

A mediados de octubre, los Rams añadieron a Jalen Ramsey a la defensiva de Phillips, que ya incluía al dos veces Jugador Defensivo del año, Aaron Donald. Debido a la adición de Ramsey, la secundaria se hizo más de cobertura al hombre, que permitió a la línea acumular más capturas con su formación 3-4. Los Rams fueron cuartos en capturas con 50.

 

Sin embargo, la unidad de Phillips no jugó con suficiente consistencia.

McVay le pidió a Phillips que se convirtiera en su coordinador defensivo antes de que fuese entrevistado para el puesto de entrenador de los Rams en 2017. Phillips, quien conoció a McVay a través de su hijo Wes Phillips, inicialmente desconfió de la idea, dado que McVay tenía 30 años en ese momento. Pero cuando McVay fue nombrado el entrenador en jefe más joven en la historia moderna de la NFL, Phillips –cuyo contrato no fue renovado por los Denver Broncos—no dudó en unírsele.

En su primera temporada juntos, McVay y Phillips tomaron un equipo con cuatro triunfos y lo transformaron en un campeón divisional de 11-5. La defensa fue 12da en la liga, promediando 20.6 puntos por juego.

El paso a postemporada aquella campaña fue la continuación de una impresionante racha en la carrera de Phillips. Desde 1989, cada equipo al que se unió –los Rams, los Broncos de 2015, Houston Texans en 2011, Cowboys en 2007, San Diego Chargers en 2004, Atlanta Falcons en 2002, Buffalo Bills en 1995 y los Broncos en 1989—logró la postemporada en su primera campaña con él.

 

La temporada pasada, mientras que la ofensiva de los Rams adelantaba a sus oponentes, la defensiva (que permitió 24 puntos por juego, 20na) logró muchas detenciones al final de los partidos que contribuyeron para una marca de 6-1, y los ayudaron para lograr 13 victorias, un segundo título de división consecutivo, un campeonato de la NFC y la aparición en el Super Bowl LIII.

Phillips inició a entrenar en la NFL en 1976, sirviendo como entrenador de apoyadores para los Houston Oilers, donde fue contratado por su padre, el legendario Bum Phillips.

Sirvió como coordinador defensivo para los Broncos de 2015, que ganaron el Super Bowl 50.

Phillips ha entrenado a 20 jugadores de Salón de la Fama y has tenido a 101 jugadores, incluyendo 35 a la defensiva, seleccionados al Pro Bowl, de acuerdo a Elias Sports Bureau.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.