DeMarco Murray emocionado por ofensiva “familiar” en Tennessee

NASHVILLE — DeMarco Murray no se pone metas personales para esta temporada. El corredor simplemente trabaja duro para encajar con su tercer equipo de NFL en seis campañas.

Hasta el momento en las actividades organizadas del equipo, con los Tennessee Titans, a Murray le gusta lo que ve de la ofensiva del entrenador en jefe Mike Mularkey.

“En cuanto a la terminología, estoy acostumbrado a mucho de ello y muchas jugadas las he ejecutado en el pasado, así que estoy emocionado”, señaló Murray.

Eso es exactamente lo que esperaban los Titans cuando canjearon para adquirir a Murray en marzo, intercambiando 13 posiciones en la cuarta ronda con losPhiladelphiaEagles para sumar al corredor que lideró a la NFL con 1,845 yardas terrestres en el 2014. La única campaña de Murray con los Eagles probó ser olvidable luego de iniciar apenas ocho de los 15 encuentros jugados y promediar 3.6 yardas por acarreo, el peor de su trayectoria.

Tennessee necesitaba de alguien que quitara la atención al quarterback Marcus Mariota y encendiera un juego terrestre que no ha contado con un corredor de 100 yardas terrestres en 32 juegos consecutivos. Los Titans endulzaron la movida reestructurando el contrato de Murray hasta el 2019.

Eso no les impidió reclutar al ganador del Trofeo Heisman, Derrick Henry, con el turno N° 45 global en abril como medida de seguridad. Mularkey llamó a Murray tras la selección para asegurar al veterano que seguiría recibiendo la mayor parte del trabajo en el backfield de Tennessee.

Ahora que los Titans están sobre el campo en la temporada baja, a Mularkey realmente le gusta lo que ve de Murray, incluso sin el equipamiento. El coach notó que el corredor realizó movimientos impresionantes que hubieran sido jugadas grandes en un encuentro.

“Se puede saber cuándo una jugada va a funcionar y cuándo no”, explicó Mularkey. “Esa jugada, un par de ellas, hubieran sido acarreos explosivos. Muy buena visión, muy buenos pies. Muchas cosas de las que hace, las ha hecho antes. No es nuevo para él”.

Hace un año, Murray intentaba encajar en la ofensiva del coach Chip Kelly en Philadelphia con su contrato de 40 millones de dólares. Acababa de imponer un récord para los Dallas Cowboys con una campaña enorme en el 2014 donde anotó 13 touchdowns al tiempo que atrapó 57 pases para 416 yardas. Eso se acabó después de que Murray se encontrara degradado mediante la aproximación de corredor por comité.

Los Eagles despidieron a Kelly antes del final de temporada, y eso hizo de Murray un caro recordatorio del mandato de Kelly. Los Titans aprovecharon para concretar un canje que hizo felices a todos, con Philadelphia descargando un pesado contrato y Tennessee obteniendo a una pieza clave para el “exótico juego de poder” que Mularkey pretende ejecutar de la mano de Mariota.

Murray dijo no ser uno que hable demasiado, pero que disfruta su tiempo en Tennessee.

“Trato de trabajar y cumplir lo mío, y digo algo si lo creo necesario”, externó Murray. “Pero pienso que hay muchos buenos jugadores en este equipo, muchos que han gozado del éxito individual y muchos coaches y jugadores que han sido exitosos en sus equipos. Así que hay que aprender de todos”.

Los Titans ciertamente esperan que Murray se parezca al corredor que fue en el 2014. Esa ha sido la única campaña en su trayectoria de cinco años en que Murray inició todos los partidos, aunque sí acumuló 1,121 yardas a lo largo de 14 encuentros en el 2013. Antonio Andrews lideró a Tennessee con 520 yardas terrestres la temporada pasada como uno de cuatro titulares distintos.

Esa combinación es la razón por la que Tennessee aprovechó la oportunidad de protegerse con la selección de Henry, también.

“Derrick está progresando todos los días”, declaró Murray. “Tenemos a muchos jugadores más jóvenes, pero todos compiten a un alto nivel y vamos a hacer que sucedan cosas buenas este año”.

Comentar

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.