Dez Bryant jugó un partidazo tras la muerte de su padre

El jugador recibió la noticia de la muerte de su padre, MacArthur Hatton, menos de 24 horas antes del inicio del partido contra los Steelers en el que anotó un touchdown.

Dez Bryant jugó ante los Steelers un partido excepcional. Como arma profunda tuvo su mejor actuación de toda la temporada, con 116 yardas en seis recepciones y un touchdown, y volvió loca a la secundaria de los Steelers, que nunca supo como frenar su juego.

Además, ya está consiguiendo compenetrarse con Dak Prescott. Bryant se perdió de la jornada 4 a la 7 por lesión y y Terrance Williams fue usado como receptor profundo con éxito, pero sin crear el mismo peligro que el receptor estrella.

Con él en el campo, el poker del ataque de los Cowboys se completa. Ahora ya tienen un corredor imparable con Elliott, un buen quarterback con Prescott, peligro en el pase corto con Witten y Beasley, y a Bryant capaz de crear el pánico a campo abierto.

Sin embargo, el choque contra los Steelers fue muy especial para él no solo por la victoria. Menos de 24 horas antes del comienzo del partido le comunicaron que su padre había fallecido.

MacArthur Hatton, padre de Dez Bryant, falleció por una enfermedad que no ha sido pública. Según parece, no tenía prácticamente relación con su hijo. Sin embargo, pese a esa distancia, el jugador estaba conmocionado y muy triste con la noticia. Pese a ello, decidió jugar, y todo el vestuario se volcó con él en esos momentos difíciles. El propio Jerry Jones, propietario del equipo, comentó que en las horas previas al partido “hemos apoyado a Dez con sensibilidad y cariño. Estoy seguro de que el único sitio en el que quería estar era en este vestuario. Ese era su sitio”.

El touchdown de Bryant en el partido llegó tras un espectacular pase de 50 yardas. Tras conseguirlo, el jugador se dio un golpe en el corazón, señaló al cielo y lanzó un beso. Después se arrodilló, y varios compañeros llegaron para felicitarle y consolarle, mientras él lanzaba otro beso al cielo. Según Cole Beasley “estaba jugando por su padre”.

Dak Prescott, quarterback novato del equipo, también se volcó especialmente con su compañero: “Le dije que este partido le traería paz y que debíamos enfocarlo así. Tu padre te está mirando y tiene el mejor asiento para ver el partido”. “Le dije que saltara al campo y le honrara e hizo exactamente eso”.

Tras la finalización, en el vestuario, Jason Garrett de dio a un Bryant emocionado el balón del partido.

Pese a la fría relación entre ambos, Dez Bryant terminó la jornada homenajeando a su padre en Instagram: “Sinceramente, no conozco a ningún hombre más fuerte que tú que haya caminado por la tierra”.

(Tomado de AS.com)

1 comentario

    • Rey Cowboy en 17/11/2016 a las 12:55 am
    • Responder

    Muy bonito gesto de Bryant,a pesar de todo la sangre es la sangre y siempre impacta algo como esto,gracias Dez.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.