El origen del fútbol americano en México a finales del siglo XIX

El próximo lunes 21 de noviembre, la visita de la NFL al Estadio Azteca con el partido de Monday Night Football entre los Houston Texans y Oakland Raiders será el punto culminante para una historia que comenzó hace más de 100 años en México.

Quizás para muchos resulta extraño pensar que el fútbol americano llegó a México no mucho después de su origen en los Estados Unidos, con el partido entre New Jersey (posteriormente Princeton) y Rutgers en 1869, considerado el primer partido de la historia.

Consideremos que en aquella época las vías de comunicación estaban bastante limitadas, los trenes y barcos de vapor eran las mejores opciones para viajar, así que las noticias también tardaban más tiempo en llegar.

En esos años, México estaba gobernado por Porfirio Díaz, quien en 1892 designó gobernador de Veracruz a Teodoro A. Dehesa, quien se mantuvo en el cargo hasta 1911, coincidiendo con la salida de Díaz.

Dehesa fue un gobernador que se caracterizó durante su mandato por apoyar a estudiantes y artistas de la época para prepararse en el extranjero, entre ellos el muralista Diego Rivera.

Por lo anterior, no es extraño que Dehesa procurara que sus hijos, Teodoro y Raúl, también recibieran la mejor educación y los envió a estudiar a Estados Unidos, donde Raúl se interesó por el fútbol americano, aunque no está claro en qué universidad estudiaba y cómo fue que tuvo contacto con el deporte.

Existen pocos datos sobre la muerte de Teodoro hijo y si ésta estuvo relacionada con el regreso de Raúl a México, pero a partir de aquí empieza la historia que da nombre a nuestro artículo.

De acuerdo a la investigación “Xalapa, cuna del fútbol americano en México” escrito por Alejandro Vázquez-Vela Duhalt, el primer partido ocurrió el 17 de marzo de 1895 en los terrenos que actualmente ocupa el Estadio Xalapeño, citando un artículo publicado en el diario ESTO el 21 de julio de 1942.

Mi compañero Pablo Viruega cita el origen del fútbol americano en México en 1896, también en Xalapa, con jóvenes que estudiaban en Estados Unidos y volvieron a casa para estar con su familia, aprovechando su regreso para jugar un partido entre amigos.

Desafortunadamente, en la Hemeroteca Nacional México no se encontró información ni registro del diario para confirmar la información.

ESPN Digital consultó al cronista de la ciudad de Xalapa, Vicente Espino Jara, quien no confirmó la historia ante la escasa información pero tampoco la descartó tras escuchar los datos recabados a lo largo de nuestra investigación.

El libro El juego que el CAM jugaba, orígenes del fútbol americano en EE.UU. y México (1869-1932), escrito por Salvador Larios Pérez, también cita el trabajo de Vázquez-Vela y la reseña de ESTO, mencionando que Raúl Dehesa reunió a algunos de sus amigos en Xalapa para realizar el partido.

Una de las pruebas físicas sobre la participación de Raúl Dehesa en este evento histórico nos remitió a un retrato suyo, en el que es posible verlo vestido muy parecido a Walter Camp, considerado el padre del fútbol americano en Yale alrededor de 1880.

Espino Jara confirmó la existencia de la pintura y la ubicó en el Museo Salvador Ferrando de Tlacotalpan, Veracruz, alrededor de 200 kilómetros al sur de Xalapa.

La pintura retrata a Raúl Dehesa sentado en una playa y a lo lejos se aprecia un faro, lo que difiere un poco con la ubicación geográfica de Xalapa que no tiene salida al mar, sin embargo, el guía del museo recordó que en esa época los cuadros se pintaban por partes, primero se retrataba a la persona y después se agregaba el paisaje, lo que explicó con una petición directa del cliente al artista para ubicarlo en otro lugar.

En el museo, el guía confirmó que el cuadro fue pintado por Luis Muñoz Pérez y está fechado el 12 de junio de 1894, lo que cambia un poco la historia de ESTO citada por Vázquez-Vela, pero que confirma la vinculación de Raúl Dehesa con el deporte.

Si bien no se puede asegurar con precisión la fecha exacta en que ocurrió el primer partido en México, las fuentes apuntan a que se jugó en Xalapa con Raúl Dehesa como protagonista entre 1894 y 1895.

La confirmación oficial del suceso ocurrió el 29 de abril del 2016, cuando el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga, declaró durante un evento con el equipo local, los Zorros Dorados: “El fútbol americano en este país inició en Xalapa, la primera demostración de este deporte en toda la historia de México fue en el Estadio Xalapeño. Estamos muy orgullosos de que ustedes nos representen muy dignamente”.

Así, después de más de 120 años de la primera tacleada en México, el fútbol americano continúa enriqueciendo su historia.

(Tomado de ESPNsports.com)

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.