¿Es hora de que Aaron Rodgers cambie su estilo de juego? ‘No’

GREEN BAY, Wis. — La primera vez que le hicieron la pregunta a Aaron Rodgers en noviembre pasado, poco después de sufrir la fractura de la clavícula por segunda ocasión e cuatro temporadas, lo siguiente que se escuchó fue una larga pausa.

Esta vez, cuando el quarterback de los Green Bay Packers fue cuestionado sobre si necesita cambiar su estilo de juego –mantenerse más en la bolsa de protección que exponerse a la clase de golpes que le han provocado el par de lesiones más grandes de su carrera— él mismo respondió y sin dudar.

“No.”, dijo Rodgers.

¿En lo absoluto?

Rodgers movió su cabeza de lado a lado.

El pasador respondió más que poco después de su lesión, cuando dijo, “No he pensado mucho en eso, pero lo que viene a mi mente de inmediato es no. Quizá necesite pensarlo las próximas ocho semanas”.

Desde que se convirtió en titular en 2008, ningún quarterback ha lanzado más pases de touchdown desde afuera de la bolsa de protección que Rodgers y nadie está siquiera cerca. Rodgers suma 62 envíos de anotación en 126 juegos de temporada regular, de acuerdo a ESPN Stats & Information. El siguiente pasador en la lista es Matt Ryan, quien tiene 27 envíos de este tipo en 16 juegos más. Ben Roethlisberger está empatado en el tercer lugar (31 en 128 partidos) con Matt Stafford (31 en 125 encuentros).

“(Aaron) es el mejor en la liga jugando fuera de la bolsa y extendiendo jugadas fuera de ella. Eso no cambiará”, afirmó Frank Cignetti Jr., el nuevo coach de quarterbacks de los Packers. “Esperamos que Aaron juegue de la forma que siempre juega”.

Rodgers probó ser efectivo, y dinámico, principalmente como pasador de bolsa en 2014, cuando jugó hasta los Playoffs con una pantorrilla lesionada, pero, incluso a la edad de 34 años, su habilidad de improvisar no ha disminuido.

Quizá, simplemente Rodgers tiene que protegerse a sí mismo esperando ser golpeado en cada jugada. El video de la lesión del año pasado mostró que, claramente, Rodgers no esperaba que el linebacker de los Minnesota Vikings, Anthony Barr, lo golpeara –golpe que lo hizo caer al piso. Eso fue evidente por la forma en que el pasador cayó. Intentó aligerar la caída con el brazo derecho, algo que no es cómo el coach Mike McCarthy y su staff enseñan cuando instruyen a sus quarterbacks.

Esa fue una clara reacción de sorpresa de Rodgers al golpe.

“Nos encantaría poder a tener a nuestros quarterbacks ir con sus progresiones, lanzar el balón desde la bolsa de protección a tiempo, en ritmo, que nunca lo golpeen”, dijo el coordinador ofensivo de los Packers, Joe Philbin. “Sabemos que no es realista.

“Como Mike siempre dice, hay dos fases en cada jugada de pase: está la progresión –la fase de la bolsa de protección—y está la fase fuera de la bolsa. Nos hemos beneficiado de grandes jugadas creadas por Aaron fuera de la bolsa. No queremos perder esa parte de la ofensiva.

“Francamente, eso nos ayuda, porque las defensivas rivales tienen que hacer su plan de juego considerando que (Aaron) puede escaparse, puede lanzar sobre la carrera fuera de la bolsa, pero, como en todo, siempre hay un balance”, agregó Philbin.

Rodgers pareció ser el mismo de siempre durante las prácticas de las actividades organizadas. Lanzó el balón con fuerza y buen giro y orquestó una serie que acabó en touchdown en un ejercicio de dos minutos al lanzar un misil a Randall Cobb en un envio de 48 yardas.

“Me siento muy bien”, dijo Rodgers luego de la práctica.

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.