Es la hora de que los Bears suelten las riendas a Trubisky

Mitchell Trubisky

Getty Images

Todos los movimientos de los Chicago Bears parecen enfocados a que Mitchell Trubisky, segunda selección global del año pasado, tome el siguiente paso.

Chicago Actualizado: 20 marzo 2018 14:55h EDT

La temporada pasada, los Chicago Bears se ubicaron como la peor ofensiva aérea gracias a un ataque por demás conservador y en buena medida obsoleto para la NFL de la actualidad.

Ello se debe a que en las laterales estaba John Fox, uno de los pocos entrenadores de la NFL capaz de convertir a Peyton Manning en un quarterback conservador.

Si Fox le hizo eso a Manning, es obvio que Mitchell Trubisky, la segunda selección global del año pasado, sufriera el mismo destino.

Una temporada después el gerente general Ryan Pace, quien de inicio se mostró reacio a entregarle las llaves del equipo a Trubisky, ahora parece estar dispuesto a todo por soltarle la rienda a su joven pasador y darle la oportunidad de demostrar que es el futuro de la franquicia.

El primer paso fue darle las gracias a Fox, un entrenador con mentalidad defensiva, y reemplazarlo con el joven Matt Nagy, quien recibe su primera oportunidad como head coach en la liga. El cambio en la posición está enfocado únicamente en el progreso de Trubisky como pasador.

Nagy estuvo apenas un año como coordinador ofensivo de los Chiefs luego de cuatro temporadas como coach de quarterbacks en Kansas City.

Durante su temporada al frente del ataque, fue capaz de cambiar la percepción de la liga en torno a Alex Smith, quien pasó de ser un administrador del juego a uno de los pasadores más prolíficos de la NFL.

Pace espera que tenga el mismo efecto sobre Trubisky.

Obviamente, Smith logró imponer marcas personales en 2016 en pases lanzados, completos, touchdowns, yardas y rating en parte al aporte de Nagy y en parte al talento del que estaba rodeado como el corredor Kareem Hunt, el receptor Tyreek Hill y el tight end Travis Kelce.

Pace también hizo la tarea en ese sentido durante la agencia libre al firmar al mejor receptor disponible en Allen Robinson como amenaza profunda, a Taylor Gabriel como una opción confiable en las trayectorias cortas y al tight end Trey Burton, todos ellos con contratos multianuales.

Esas llegadas, aunadas a la presencia del explosivo running back Jordan Howard y el versátil Tarik Cohen le abren toda una baraja de posibilidades a Trubisky, a quien le arrebataron todos los pretextos para dar el siguiente paso la próxima temporada.

Bueno, casi todos. La línea ofensiva de Chicago sigue siendo un trabajo en desarrollo, por decirlo de una manera benéfica, y es sin duda el área que deben reforzar en el draft con mayor urgencia, pues defensivamente el equipo se ubicó entre los 10 primeros de la NFL al permitir más de 30 puntos en una sola ocasión en la temporada.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.